TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA


Auto Supremo Nº 752

Sucre, 09 de octubre de 2015

Expediente: 384/2011-S

Demandante: Álvaro Roger Montaño Zambrana

Demandado: Empresa FIJAN CONST. Ltda.

Distrito        : Cochabamba

Magistrado Relator: Dr. Pastor Segundo Mamani Villca                           

=============================================================

VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Claudia María Janco Fernández en representación de la Empresa FIJAN CONST Ltda., de fs. 115 a 116 vta., contra el Auto de Vista N° 117/2011 de 23 de mayo, cursante de fs. 111 a 112, pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, dentro del proceso por cobro de beneficios sociales seguido Álvaro Roger Montaño Zambrana contra la Empresa FIJAN CONST. Ltda.; el Auto de fs. 124 vta., que concedió el recurso; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

I.1 Antecedentes del Proceso

I.1.1 Sentencia

Planteada la demanda de pago por beneficios sociales de fs. 3 a 4, tramitado el proceso, el Juez de Partido Primero del Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de Cochabamba, pronunció Sentencia  de 7 de mayo de 2009 de fs. 85 a 88, declarando probada en parte de la demanda; disponiendo que el representante de la Empresa FIJAN CONST. Ltda., cancele a favor del actor Bs. 23.040,56.-, por concepto de indemnización por tiempo de servicios, desahucio duodécimas de aguinaldo por el año 2008, sueldos adeudados correspondiente al mes de junio de 2008 y 9 días del mes de julio de la misma gestión; más la multa del 30 % del monto total incluido el mantenimiento de valor, conforme determina el art. 9 del Decreto Supremo (DS) Nº 28699 de 1 de mayo de 2006.

I.2 Auto de Vista

Interpuesto el recurso de apelación por el demandado mediante memorial de fs. 92 a 95 fue resuelto por Auto de Vista N° 117/2011 de 23 de mayo, por el cual la Sala Social y Administrativa de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, confirmó la sentencia de 7 de mayo de 2009, con costas en ambas instancias.

I.2  Motivos del recurso de casación

En noticia del precitado Auto de Vista Claudia María Janco Fernández, interpone recurso de casación, a través del memorial corriente de fs. 115 a 116 vta., en el que previa reseña de antecedentes procesales, plantea como motivos de análisis lo siguiente:

1) El Auto de Vista impugnado, realizó un análisis superficial de las pruebas, no consideró la declaración de confesión provocada de fs. 57, por la cual se señaló que la asistencia del demandante al trabajo fue irregular siendo el verdadero motivo de su desvinculación laboral, declaración que se encuentra relacionada con las literales de fs. 61 a 63. Asimismo, la fecha de ingreso a trabajar fue en mayo de 2008 conforme lo acreditan mediante las planillas de asistencia de fs. 64 y 65.

2) Refiere no ser correcto el análisis efectuado por el Tribunal de Alzada respecto a que, quedó zanjado el “acápite relacionado a las continuas faltas” (sic) cuando los recibos de los pasajes acreditan las continuas faltas en las que incurrió el trabajador conforme lo previene el art. 159 del Código Procesal del Trabajo (CPT) donde inclusive no asistió durante 9 días continuos, aspecto confirmado por las llamadas de atención  habiéndose transgredido en todo caso lo dispuesto por el art. 16 en sus incs. c), d), e), f) y h) de la LGT y DS Nº 1592 de 19 de abril de 1949, suponiendo en todo caso la renuncia tácita del actor, en consecuencia no corresponde otorgarle ningún beneficio, mucho menos el desahucio.

3) Por otro lado denuncia que la irresponsabilidad del actor -demostrada por fs. 62 y 63- desencadenó en perjuicio para el demandado pues por las cartas de 17 de abril de 2008 y 20 de mayo de 2008 la empresa CIABOL requirió al señor Montaño la presentación de informes, continua señalando que dichos extremos no fueron tomados en cuenta, lo que constituye una transgresión a los arts. 115 de la Constitución Política del Estado (CPE), SC Nº 78/2004 de 20 de julio y 151 del CPT,

4) Arguye que no existe contrato que demuestre la fecha exacta de ingreso del  actor a su fuente laboral lo que constituye una falta a lo dispuesto por el art. 13, 22 de la LGT y 452 del Código Civil (CC) respecto a la eficacia del contrato, cita además la SC Nº 626/2001 de 22 de junio respecto a los derechos y obligaciones de las personas, concluyendo que los tribunales de instancia no consideraron la prueba documental referida, porque al actor no le corresponde el pago de beneficios sociales mucho menos del desahucio y que no se aplicó lo dispuesto por el art. 155 del CPT, citando asimismo el AS Nº 152/2002 de Sala Civil referido a la corrección del proceder respecto a tribunales inferiores.

II.2 Petitorio

Concluyó solicitando que la Corte Suprema de Justicia,  declare infundado el Auto de Vista y revoque la Sentencia en todas sus partes.

CONSIDERANDO II:

II.1 Fundamentos jurídicos del fallo

II.1. El recurrente denuncia que el Tribunal de Alzada incurrió en errada valoración de la prueba y no tomo en cuenta la declaración de confesión de fs. 57 en relación  con las documentales de fs. 61 a 65 que, demuestran la verdadera razón de desvinculación laboral y la auténtica fecha de ingreso al trabajo, asimismo que el actor incurrió  en faltas consecutivas al trabajo lo que ocasiono un perjuicio al ahora recurrente, siendo en todo caso su despido justificado, por otro lado acusa que no existe contrato de trabajo que evidencie la fecha exacta del ingreso del trabajador a la Empresa.

II.2. En el caso que se analiza, el demandado impugnó el Auto de Vista denunciando errada valoración de prueba consistente en confesión cuya acta cursa en fs. 57,  asimismo las de fs. 61 a 65 y falta de contrato de trabajo, valoración que hubieran determinado una conclusión equivocada del Tribunal de Alzada respecto a  otorgar el derecho al desahucio pese a tener faltas continuas y ocasionar un perjuicio en la Empresa, asimismo haber determinado incorrectamente la  fecha de inicio de relación laboral.

Con relación a la confesión provocada cuya acta cursa en fs. 57 el Auto de Vista lo contrapone contra el Memorando de despido de fs. 71 al manifestar:

la juzgadora analizó el memorando de fs. 71 en el que indubitablemente se establece que la Empresa demandada prescinde de los servicios del actor por motivos de reestructuración interna y es así que contra el contenido de este documento que tiene la fe probatoria prevista por el art. 169 del Código  Procesal del Trabajo (CPT), suscrito por el representante legal de la Empresa, resulta irrelevante lo que dicha representante hubiera podido decir en su confesión provocada…..”(sic)

Lo anterior demuestra por un lado que el Tribunal de Alzada en efecto consideró la declaración de fs. 57, y por otro dicha declaración no logra desvirtuar, ni quitar y mucho menos adicionar elementos en la carta de despido donde manifiesta que la desvinculación laboral se debió a una reestructuración del empleador, por otro lado las literales de fs. 61 a 63 tampoco logran modificar el memorando de despido de fs. 71, consecuentemente no se advierte errada valoración de la prueba en el Auto de Vista.

Con respecto a la fecha de ingreso del trabajador a la Empresa, el recurrente afirma haber sido contratado en mayo de 2008 y cita las literales de 64 y 65, sin embargo las documentales de fs. 61 y 63, son de 23 de abril y 17 de abril respectivamente, lo que advierte que dicho mes el actor ya se encontraba trabajando, consecuentemente no resulta errada la conclusión a la que arribo la Resolución Impugnada, aunque tomó en cuenta la literal de fs. 28.

En relación a no ser correcto el razonamiento del Auto de Vista en sentido que  “Las inasistencias del actor a su fuente de trabajo no fueron el motivo de su despido, entendiéndose que con los memorandos de llamadas de atención de fs. 61 a 63 este asunto quedó zanjado”, cabe señalar que si bien es cierto a fs. 61 existe una llamada de atención al demandante, empero, la causa que lo originó no fue inserta en el memorando de despido de fs. 71, sino como ya se dijo la reestructuración, lo que llevo a concluir correctamente al Tribunal de apelación, que las llamadas de atención en nada incidieron respecto a la desvinculación laboral, por lo que dicho razonamiento no transgrede en nada los preceptos contenidos en los art. 16.c) d) e) f) y h) de la LGT y DS Nº 1592 de 19 de abril de 1949; más cuando, entendiendo que el parágrafo III del art. 49 de la CPE, “prohíbe el despido injustificado”; conlleva a afirmar que el acto de despido se somete a la existencia de una causa de despido que debe estar debidamente justificada, fundamentada y comprobada en el marco del respeto a los derechos laborales vigentes; siendo que las causales deben estar debidamente fundamentadas y comprobadas; es decir, los hechos por los cuales se va a dar por terminado el contrato, deben ser conocidos por el trabajador de manera expresa, ello claro, en el entendido de que los mismos hayan sido probados, con el fin de garantizar al trabajador la oportunidad de asumir defensa de los hechos que se le atribuyen, y por otro lado impedir que el empleador invoque otros hechos posteriormente con el fin de justificar el despido y eludir el pago de beneficios sociales.

En lo que concierne a la supuesta irresponsabilidad en la que hubiera incurrido el demandante y perjuicio ocasionado en la Empresa, cabe manifestar que dicho punto no fue considerado por el Tribunal de alzada, lo que imposibilita ser tratado en esta sede casatoria, máxime si durante la tramitación de la causa no existe prueba que demuestre perjuicio o daño ocasionado a la Empresa demandada.

Respecto a la inexistencia del contrato laboral que demuestre la fecha exacta de ingreso del trabajador, recordar que dicho argumento no fue expuesto a momento de interponer la apelación, sin embargo en materia laboral la relación laboral no únicamente puede ser demostrada mediante un contrato escrito sino rige también el contrato verbal y su existencia se demostrara mediante todos los medios de prueba, conforme lo dispone el art. 6 de la  Ley General del Trabajo (LGT), ahora bien en el caso presente el demandado no llegó a desvirtuar que el demandante ingreso a la Empresa a trabajar desde abril de 2008, por lo que no se advierte que el tribunal de Alzada haya incurrido en errada valoración probatoria para arribar a las conclusiones expuestas en el Auto de Vista.

A ello se añade, la consideración de que el Derecho Laboral, se estructura fundamentalmente sobre la base del reconocimiento de ciertos principios que deben regir la materia, tal el caso del principio de primacía de la realidad, que establece que en materia laboral, la verdad de los hechos, prevalece sobre los acuerdos formales; es decir que tiene más valor lo que ocurre en la práctica que lo pactado en forma solemne y formal a través de documentos. Ahora bien, la prueba en su sentido procesal se constituye en un medio de verificación de las proposiciones que los litigantes formulan en el juicio, con la finalidad de crear la convicción del juzgador sobre el hecho o hechos demandados, misma que debe ser valorada en su conjunto, en ese entendido se observa que la Resolución impugnada, resolvió conforme la normativa y principios vigentes.

Bajo esos parámetros se concluye que, al no ser evidentes las infracciones denunciadas en el recurso de casación de la parte demandante al carecer de sustento legal, corresponde resolverlo en el marco de las disposiciones legales contenidas en los arts. 271.2) y 273 del CPC, aplicables por la norma permisiva contenida en el art. 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Adm., Social y Adm. Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución contenida en los arts. 184.1 de la CPE y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, declara INFUNDADO el recurso de casación de fs. 115  a 116 vta., interpuesto por Claudia María Janco Fernández en representación de  FIJAN CONST. Ltda. Con costas.

Se regula el honorario profesional del abogado de la parte demandante en la suma de Bs.500,00.-, que mandará hacer efectivo el Juez de grado.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Dr.  Pastor Segundo Mamani Villca

                Dr. Antonio Guido  Campero Segovia

Ante mí: Dr. Pedro Gabriel Fernández Zuleta

                Secretario de la  Sala  Contenciosa y Contenciosa Adm,  Social Adm. Primera