TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA


Auto Supremo Nº 708

Sucre, 05 de octubre de 2015

Expediente: 448/2011-S

Demandantes        : Francisco Laura Pachaure y otros 

Demandada: Universidad Pública de El Alto

Distrito: La Paz

Magistrado Relator: Dr. Antonio Guido Campero Segovia

==========================================================

VISTOS: El recurso de casación a fs. 697 y vta., interpuesto por Marco Antonio Gutiérrez Abrego, en representación legal de Francisco Laura Pachaure, Lorenzo Chambi Tola, Cecilio García Camacho, Cecilio Mamani Apaza, Roberto Apaza Llanque, Jesús Fabián Ordoñez y Francisco Hilario Mamani, contra el Auto de Vista Nº 53/2011 de 12 de mayo, cursante a fs. 694 y vta., pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso Social de cobro de sueldos devengados, seguido por los ahora recurrentes contra la Universidad Pública de El Alto (UPEA); sin respuesta de la parte contraria al mencionado recurso; el Auto Nº 38/2011 de 2 de septiembre a fs. 700, que concedió el recurso; los antecedentes del proceso; y:

          CONSIDERANDO I:

          I.1. Antecedentes del proceso

          I.1.1. Sentencia

       Que, tramitado el proceso de referencia, la Juez de Partido Primero de Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de El Alto, emitió la Sentencia Nº 45/2009 de 8 de agosto, cursante de fs. 651 a 658, declarando improbada la demanda a fs. 4, aclarada a fs. 7, e improbada la excepción de prescripción a fs. 15, sin costas, salvando los derechos de los actores a la vía legal respectiva.

           I.1.2. Auto de Vista

       En grado de apelación interpuesto por Marco Antonio Gutiérrez Abrego en representación de Francisco Laura Pachaure y otros, cursante de fs. 661 a 663, la Sala Social y Administrativa Primera de la entonces Corte Superior de Justicia de La Paz, mediante Auto de Vista Nº 53/2011 de 12 de mayo a fs. 694 y vta., confirmó la Sentencia Nº 45/2009 de 8 de agosto.

       I.2. Motivos del recurso de casación

       El mencionado Auto de Vista motivó el recurso de casación a fs. 697 y vta., interpuesto por Marco Antonio Gutiérrez Abrego, en representación de los demandantes, en base a los siguientes argumentos:

       Denuncia que, no se puede llegar a una conclusión en base a la demanda presentada, y que la misma sólo refleja la pretensión de las partes, pudiendo estar equivocada en su redacción y dar a entender otras cosas, indica que, no obstante ello el art. 62 del Código Procesal del Trabajo (CPT) refiere que, el juez debe darle a la demanda petición el trámite que legalmente le corresponde, aun cuando el señalado por las partes aparezca equivocado, aspecto legal que no ha sido considerado, señala además que, por disposición del art. 64 del CPT, el Juez de primera instancia podrá condenar por pretensiones distintas de las pedidas cuando los hechos que los originen hayan sido discutidos en el proceso y se hallen debidamente probados, como lo hicieron los demandantes enmarcando su trabajo en lo señalado en el Decreto Supremo (DS) Nº 23570 de 26 de julio de 1993.

       Indica que, afirmar que sus representados hubieren confesado haber trabajado por cuenta propia y sujeto a una relación contractual, resulta una aberración jurídica ya que ninguno de sus representados, ni su persona han efectuado tales aseveraciones, mas por el contrario han hecho énfasis en que la UPEA adeuda sueldos devengados.

       Señala que, el Juez de la causa si consideraba que era un proceso civil debió aplicar lo dispuesto en el art. 127.a) y 131.a) y al no haberlo hecho no se puede deducir que se trata de un contrato civil.

       Manifiesta que, ha presentado conforme dispone el art. 159 los documentos solicitados por el juez, los cuales cursan a fs. 122 y que  demuestra la relación de trabajo de sus representados.

       I.2.1.Petitorio

       Concluyó señalando, se admita el recurso de casación, y sea el Tribunal de casación que deje sin efecto el Auto de Vista Nº 53/2011, ordenando se cancele a sus representados la suma de Bs. 279.244,19.

       CONSIDERANDO II:

       II.1.Fundamentos Jurídicos del fallo

       El recurso de casación definido como un recurso extraordinario, es concedido para invalidar una Sentencia o Auto definitivo en los casos expresamente señalados por ley,  ya sea que se presente en la forma o en el fondo o ambos a la vez, siempre y cuando cumplan con los requisitos formales previstos en el art. 258.2) del Código de Procedimiento Civil (CPC), de ahí que, se afirma que el recurso de casación es equiparado a una demanda nueva de puro derecho en la que tienen que cumplirse requisitos de orden formal para su procedencia. No puede considerarse a este recurso como una nueva instancia, porque no se revisan hechos, no se agregan pruebas, no se consideran aspectos que no fueron demandados y/o apelados que sean nuevos e insertos en la casación, al contrario este recurso extraordinario procede sólo en interés de la ley y se limita a determinar si concurren las causales de casación que se especifican en los arts. 253 y 254 del CPC.

       Por otra parte, resulta trascendental para la procedencia del recurso, que el recurrente cumpla con citar en términos claros, concretos y precisos cuáles las causales por las que recurre de casación; si es en el fondo, señalar si el Auto de Vista recurrido contiene violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley, especificando qué leyes fueron violadas y en qué consistió dicha violación, falsedad o error, o en su caso si dicha resolución contiene disposiciones contradictorias, y si  en la apreciación de las pruebas se ha incurrido en error de derecho o de hecho, demostrando la equivocación manifiesta del juzgador, denuncias que deben estar sustentadas en las tres causales establecidas en el art. 253 del CPC; y, si recurre en la forma, deberá especificar la norma (s) o ley (es) que hubieren sido violadas, interpretadas y aplicadas falsa o erróneamente adecuando a cualquiera de las  siete causales señaladas en el art. 254 del CPC, en relación a la violación de las formas esenciales del proceso, exigencias  formales  que se encuentran debidamente justificadas, toda vez que al interponer recurso de casación en el fondo, se entiende que el recurrente ha advertido errores de fondo en la resolución emitida por el tribunal de alzada calificados como  “error in judicando” y su pretensión consistirá en que el Tribunal de casación revise el fondo del litigio, siendo su finalidad la casación del Auto de Vista y la emisión de una nueva resolución que resuelva el fondo de la litis, destacando que, si de denuncia disposiciones contradictorias el recurrente deberá especificar e identificar las disposiciones  sustantivas contradictorias sean en la parte considerativa o en la parte resolutiva o en ambas, asimismo, si se pretende una nueva valoración y apreciación de la prueba, él, o los recurrentes tienen la obligación de acreditar la existencia de error de hecho o de derecho en su apreciación, toda vez que ésta es una atribución privativa de los juzgadores de instancia incensurable en casación.

       Por otro lado, si se interpone recurso de nulidad o de casación en la forma,  por errores de procedimiento o denominados “errores in procedendo”, el recurrente buscara como finalidad  la nulidad de la resolución recurrida o del proceso mismo cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso sancionadas con nulidad por la ley y que conlleven afectación del debido proceso.

       De lo manifestado, se infiere que, los recursos de "casación en el fondo" y "casación en la forma", si bien aparecen hermanados, son dos realidades procesales de diferente naturaleza jurídica, de ahí que, técnicamente no hay recurso de casación, cuando se plantea uno en el que no se concreta correctamente el reclamo como casación en el fondo o casación en la forma, no existe una justificación o fundamentación individualizada, o no se concluye el recurso con una solicitud de forma independiente y alternativa.

       En el marco de lo referido, en la especie el recurso de casación resulta impreciso e incompleto, no solo porque los recurrentes omiten mencionar si plantean recurso de casación en el fondo o en la forma además de no justificar el recurso en cualquiera de las causales contenidas en los arts. 253 y 254 del CPC, sino también, porque no han cumplido con la carga procesal obligatoria establecida en el art. 258.2) del mismo cuerpo adjetivo de leyes civiles, al no mencionar o identificar la ley o leyes sustantivas o adjetivas que habrían sido violadas, aplicadas falsa o erróneamente, o la existencia de disposiciones contradictorias, o errores de hecho o derecho en la valoración de la prueba, además de proponer la solución jurídica pertinente, limitándose tan solo a efectuar un comentario sin ningún argumento jurídico, respecto a que, los jueces de instancia no pueden llegar a una conclusión en base a la demanda presentada, ya que la misma solo refleja la pretensión de las partes, pudiendo estar equivocada en su redacción y dar a entender otras cosas, siendo que por disposición del art. 62 del Código Procesal del Trabajo (CPT), el juez debe darle a la demanda, petición, el tramite que legalmente le corresponda, aun cuando el señalado por las partes aparezca equivocado, agregando además que, por disposición del art. 64 del CPT, el juez de primera instancia podrá condenar por pretensiones distintas de las pedidas cuando los hechos que los originen hayan sido discutidos en el proceso y se hallen debidamente probados, como lo hicieron los demandantes respecto al trabajo realizado en el marco del DS Nº 23570 de 26 de julio de 1993. Asimismo indicaron que, no hubieran confesado el haber trabajado por cuenta propia y sujeto a una relación contractual, y que por el contrario hubieren hecho énfasis en que la UPEA adeuda sueldos devengados, pero además comentaron que, el juez de la causa si consideraba que era un proceso civil debió aplicar lo dispuesto en el art. 127.a) y 131.a) y al no haberlo hecho no se puede deducir que se trata de un contrato civil, y finalmente que presentaron conforme dispone el art. 159 los documentos solicitados por el juez, los cuales cursan a fs. 122 y que  demuestra la relación de trabajo de sus representados.

       Al respecto, se debe señalar que, esta  simple relación expuesta, acompañada al final del recurso con una mención de distintas normativas, no sustituye a la fundamentación que deben hacer como recurrente para demostrar la forma en la que el Tribunal de grado violo, interpreto o aplico erróneamente normas sustantivas para dar lugar a una decisión casatoria o anulatoria, por ello, la jurisprudencia nacional coincidente con los criterios doctrinales del derecho procesal requieren que el recurso de casación no tenga simplemente un carácter indicativo de la ley o leyes violadas, aplicadas falsa o erróneamente, sino que por el contrario sean observaciones precisas, claras y puntuales acerca de los yerros o faltas que se observan y/o acusan, pero además, los recurrentes traen a colación aspectos nuevos que no fueron motivo de denuncia y sometidos al debate a través del recurso de apelación como el referido a que: “…los jueces de instancia no pueden llegar a una conclusión en base a la demanda presentada, ya que la misma solo refleja la pretensión de las partes, pudiendo estar equivocada en su redacción y dar a entender otras cosas, siendo que por disposición del art. 62 del CPT, el juez debe darle a la demanda, el tramite que legalmente le corresponda, aun cuando el señalado por las partes aparezca equivocado, agregando además que, por disposición del art. 64 del CPT, el juez de primera instancia podrá condenar por pretensiones distintas de las pedidas cuando los hechos que los originen hayan sido discutidos en el proceso y se hallen debidamente probados…”, además del tema referido a: “…el juez de la causa si consideraba que era un proceso civil debió aplicar lo dispuesto en el art. 127 inc. a) y 131 inc. a) y al no haberlo hecho no se puede deducir que se trata de un contrato civil”, sin tomar en cuenta que este Tribunal no puede pronunciarse al respecto primero porque estas denuncias no fueron consideradas como agravios en el recurso de apelación de fs. 661 a 662 vta., y segundo porque se incurriría en un per saltum (por salto), respecto al pronunciamiento del Tribunal de apelación si acaso se emitiera un pronunciamiento al respecto, a estos defectos hay que agregarle aquel por el cual los recurrentes pretenden se efectué una nueva valoración probatoria respecto de algún medio probatorio, sin cumplir con la obligación procesal  de acreditar la existencia de error de hecho o de derecho en su apreciación, toda vez que ésta es una atribución privativa de los juzgadores de instancia incensurable en casación.

       En consecuencia, al no haber cumplido los recurrentes con la carga legal prevista en el art. 258.2) del CPC, por  desconocimiento de la adecuada técnica jurídica que debe de observarse en la formulación de este recurso extraordinario, y al no poder suplir de oficio las omisiones, imprecisiones o impericias en que incurrió el mismo, este Tribunal se encuentra impedido de abrir su competencia para conocer el recurso intentado, al que castiga conforme los arts. 271.1) y 272.2) del CPC, aplicables en materia laboral por permisión del art. 252 del CPT.

       POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Adm., Social y Adm. Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución contenida en los arts. 184.1 de la CPE y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 697 y vta., interpuesto por Marco Antonio Gutiérrez Abrego en representación de Francisco Laura Pachaure y otros.

       Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Dr.  Pastor Segundo Mamani Villca

                Dr. Antonio Guido  Campero Segovia

Ante mí: Dr. Pedro Gabriel Fernández Zuleta

                Secretario de la  Sala  Contenciosa y Contenciosa Adm,  Social Adm. Primera