TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA


Auto Supremo Nº 641

Sucre, 23 de septiembre de 2015

Expediente: 174/2015-S

Demandante: Maurice Cuba Veramendi

Demandado: Carlos Roberto Lopez de Souza

Distrito        : Tarija

Magistrado Relator: Dr. Antonio Guido Campero Segovia

=============================================================================

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 200 a 203, interpuesto por Sergio Fernández Espíndola, en representación legal de Maurice Cuba Veramendi,  contra el Auto de Vista Nº 56/2015 de 20 de abril, de fs. 192 a 196 vta., pronunciado por la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, dentro del proceso social que por pago de beneficios sociales y derechos laborales sigue Maurice Cuba Veramendi contra Carlos Roberto López de Souza; la respuesta al mencionado recurso, cursante de fs. 206 a 208; el Auto de fs. 208 vta. a 209, que concedió el recurso; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

I.1 Antecedentes del proceso

I.1.1 Sentencia

Que, tramitado el proceso social referido al exordio, el Juez de Partido Primero de Trabajo y Seguridad Social de Tarija, emitió Sentencia de 1 de agosto de 2011 (fs. 164 a 165 vta.), declarando improbada la demanda de fs. 18 a 19 vta. y aclaración cursante a fs. 23 y vta. de obrados.

I.1.2 Auto de Vista

Interpuesto el recurso de apelación por la parte actora, mediante Auto de Vista Nº 56/2015 de 20 de abril (fs. 192 a 196 vta.), la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, confirmó totalmente la Sentencia de 1 de agosto de 2011, de fs. 164 a 165 vta. Con costas en la fase impugnativa.

I.2 Motivos del recurso de casación

Dicha Resolución motivó el recurso de casación en el fondo de fs. 200 a 203, interpuesto por la parte demandante, que después de un relato de los antecedentes del caso y una transcripción de disposiciones laborales alegadas como infringidas, acusó lo siguiente: 

Que, tanto el Juez A quo como el Tribunal de Alzada, infringieron, quebrantaron, cercenaron y conculcaron los arts. 2 de la Ley General del Trabajo (LGT) y 1 del Decreto Supremo (DS) N° 23570 de 26 de julio de 1993, puesto que de acuerdo con la declaración testifical cursante a fs. 116 y vta. y que merece la fe probatoria conforme el art. 169 del Código Procesal del Trabajo (CPT), existió una relación obrero-patronal entre el demandante y la parte demandada, con las características esenciales de una relación laboral: a) La relación de dependencia y subordinación del trabajador respecto al empleador; b) La prestación de trabajo por cuenta ajena; y c) La percepción de remuneración o salario en cualquiera de sus formas de manifestación.

Que, el Auto de Vista recurrido infringió, quebrantó, cercenó y conculcó los arts. 52, 39, 53 de la LGT y 48.IV de la Constitución Política del Estado (CPE), al no considerar que el salario es proporcional al trabajo realizado, y que el trabajador tiene ese derecho adquirido que no lo puede perder por ningún motivo, por su carácter irrenunciable, inembargable e imprescriptible por mandato constitucional, mencionando como jurisprudencia el Auto Supremo 216 de 3 de noviembre de 1983.

Que, el Juez A quo y el Tribunal Ad quem quebrantaron, cercenaron, infringieron y conculcaron los arts. 397 y 90 del Código de Procedimiento Civil (CPC); además que existió error de interpretación en la valoración de la prueba y las normas legales señaladas.

       I.2.1 Petitorio

Concluyó solicitando al Tribunal Supremo de Justicia, case el Auto de Vista y deliberando en el fondo declare probada la demanda en todas sus partes, con costas en ambas instancias.

       CONSIDERANDO II:

II.1 Fundamentos jurídicos del fallo

Que, del examen del recurso, corresponde verificar si es o no evidente lo denunciado, de cuyo análisis se establece lo siguiente:

Que, el Tribunal de Alzada, al confirmar el fallo recurrido, concluyó que en el caso de análisis no existió relación laboral entre el actor y la parte demandada, decisión que es cuestionada por la parte recurrente, que expresa los argumentos que   motivan un fallo de éste Tribunal de Casación. 

En ese contexto, hay que tener en cuenta que todo trabajo es una prestación a favor de otro, por lo que, siempre existe la realización de un acto, un servicio o ejecución de obra; la distinción radica en el modo de la relación existente entre quienes lo brindan y lo reciben, a tal fin, corresponde observar el papel realizado por cada una de las partes, que ante las exigencias de las reglas impuestas por el empleador, es posible que se pretenda ocultar o encubrir la realidad bajo apariencias de una relación no laboral; a este fin, la doctrina del derecho laboral destaca entre los varios componentes de la relación laboral, el elemento de la dependencia o subordinación, según el cual, quien recibe el trabajo tiene la facultad de dirigirlo e imponer sus reglas, tomando los frutos de ese trabajo, por lo que para determinar la relación se debe recurrir al principio de primacía de la realidad que privilegia los hechos frente a las formalidades y apariencias impuestas por el empleador.

Revisada la documentación adjuntada durante la tramitación del proceso, se evidencia que el actor en su demanda de fs. 18 a 19 vta. de obrados y aclaración cursante a fs. 23 y vta., manifestó que trabajó prestando sus servicios como profesional Técnico para el empleador Carlos Roberto Lopes de Souza desde el 12 de febrero de 2007 hasta el 27 de diciembre de 2007, fecha en la que habría sido despedido intempestivamente sin el pre-aviso de Ley, y que percibía un sueldo mensual de $us.1.200.- y que al momento de despedirlo la parte demandada no le canceló el pago de sus beneficios sociales y sueldos devengados.

De tales antecedentes se puede advertir, que el actor pretende la cancelación de beneficios sociales y sueldos devengados. Por su parte, el demandado al momento de responder a la demanda señaló que tal pretensión resulta incorrecta, toda vez que el actor nunca fue su empleado, y que prestaba servicios para Queiroz Galbao y para el Servicio Departamental de Caminos (SEDECA), por lo que no existió relación laboral entre ambos, sino con el SEDECA.

En este marco, conforme establece el art. 1 del DS Nº 23570 de 26 de julio de 1993, las características esenciales de la relación laboral son: a) La relación de dependencia y subordinación del trabajador respecto del empleador, b) La prestación del trabajo por cuenta ajena, y c) La percepción de remuneración o salario en cualquiera de sus formas de manifestación, concordante con el art. 2 de la misma norma legal que establece que en las relaciones laborales en las que concurran aquellas características esenciales precedentemente citadas, se encuentran dentro del ámbito de aplicación de la LGT, figura también contenida en el art. 2 del DS Nº 28699 de 1 de mayo de 2006; empero, dicha situación no se dio en el caso, ya que no se evidenció la existencia de ninguna de las características descritas precedentemente, así, se llegó a establecer que en ningún momento el recurrente trabajó como dependiente de Carlos Roberto López de Souza, a quien dirigió la demanda; única razón que obligaría al demandado a pagar los beneficios sociales que reclama el actor.

Respecto a la testifical de cargo, la cual tendría fe probatoria del art. 169 del CPT; si bien señala como única referencia que el actor trabajaba en los proyectos administrados por SEDECA y que pretendía cobrar un 40% más al demandado por el mismo trabajo realizado y cobrado al SEDECA, la misma fue objeto de tacha, por lo que en aplicación del art. 171 del CPT, concordante con el art. 446 del CPC, que fue aceptada contra la testifical cursante a fs. 116 y vta. de obrados, por lo que no fue considerada por los de instancia.

Ahora bien, de una revisión de los datos del proceso se tiene que el Juez de la causa con las facultades que le otorga el art. 165 del CPT, solicitó al SEDECA a través de la nota CITE OF. 12/2011 de 19 de abril (fs. 128) un informe detallado si el ahora demandante prestó servicios en el SEDECA desde el 16 de mayo de 2007 hasta el 11 de julio de 2008, en caso de ser evidente la relación contractual con la Institución mencionada indicar desde que fecha, cargo que ocupaba, el lugar de trabajo y si era de dedicación exclusiva para la entidad, por lo que dicha institución hizo llegar al despacho del Juez A quo la nota CITE DIR. S.D.C. Nº 323/11 de 03 de mayo (fs. 158), en la que adjuntó el Informe R.R.H.H. No. 0138/2011 de 27 de abril elaborado por el asesor legal de SEDECA que expresamente indica que el actor se incorporó a trabajar en dicha institución a partir del 16 de mayo de 2007 con el ítem 9 correspondiente al cargo Profesional II en el Proyecto Puerta del Chaco, tuvo un salario mensual de Bs.4050.-, y de acuerdo al Formulario de Aviso de Baja del Asegurado Maurice Cuba Veramendi en la Caja de Salud CORDES Nº 002087 de 11 de julio del 2008 se evidencia que su retiro fue por motivo de renuncia del propio asegurado (demandante), y por último señala dicho Informe que era totalmente prohibido el pago parcial o total a personas ajenas a la institución que no tengan una relación contractual con SEDECA.

En el caso, se observa que el actor suscribió contrato con el Servicio Departamental de Caminos, por lo que sus salarios se le cancelaba de acuerdo al contrato, pues no existe documento alguno dentro de tal institución (SEDECA) que acredite que el salario del ahora demandante, el 40% era cancelado por el SEDECA y el 60 % restante por el ahora demandado, adjuntando las documentales de fs. 129 a 157 de obrados que demuestran lo aseverado en el mencionado Informe Legal emitido por el SEDECA, consistentes en el contrato de trabajo entre la Institución y el actor, planillas de pago entre las cuales figuran de los meses correspondientes a septiembre cursante a fs. 145, octubre cursante a fs. 153, noviembre cursante a fs. 146, todas de la gestión 2007, como también la planilla de aguinaldos 2007 cursante a fs. 147, en las que se constata que el actor firma como constancia de recibido la cancelación de sus haberes mensuales y aguinaldo correspondiente cancelados por SEDECA, pruebas que concuerdan también con la certificación de trabajo que cursa a fs. 34 de obrados emitida por el SEDECA en la que señala que el actor prestaba servicios profesionales en dicha institución desde el 16 de mayo de 2007 con un haber básico de Bs.4050.-, hasta el 11 de julio de 2008, fecha de retiro porque presentó su renuncia a su fuente laboral.

Por todo lo expuesto, quedó demostrado que el actor era empleado del SEDECA, y que dicha relación laboral era entre el demandante y la institución referida porque reunía los requisitos exigidos para identificar como relación obrero-patronal conforme a los arts. 1 y 2 de la LGT, 1 del DS Nº 23570 de 26 de julio de 1993 y 2 del DS Nº 28699 de 1 de mayo de 2006 ya que existieron la subordinación, relación de dependencia, prestación de trabajo por cuenta ajena y su pago o remuneración respectiva, y que tales requisitos no podrían estar vigentes durante la misma jornada y periodo de trabajo para otro empleador, como es el demandado y como pretendía hacer creer el actor en su demanda, puesto que no es posible realizar trabajo en la misma jornada laboral para distintos empleadores, quedando demostrado que la relación laboral fue con el SEDECA y no así con el ahora demandado, de manera que la decisión de los jueces de fondo se encuentra correctamente dispuesta, y conforme a una adecuada valoración del elenco probatorio adjuntado durante la tramitación del proceso, conforme prevén los arts. 3.j), 158 y 200 del CPT.

Si bien como manifiesta el demandante, la CPE protege los derechos de las trabajadoras y de los trabajadores, los cuales se encuentran consagrados en los arts. 46 y 48 de la Ley Suprema, esta protección tiene su ámbito de aplicación en los casos en que evidentemente haya existido una relación laboral, situación que el en caso objeto de análisis no aconteció en el caso de autos, motivo por el cual no corresponde reconocer a favor del actor los beneficios sociales que demanda, toda vez que no realizó ningún tipo de trabajo a favor del demandado, única razón que lo obligaría a pagar beneficios sociales y pagos devengados, ya que el art. 52 de la LGT señala: “Remuneración o salario es lo que percibe el empleado u obrero en pago de su trabajo…” aspecto que no sucedió en el caso objeto de análisis con la parte demandada. 

Bajo estos parámetros se concluye que al no ser evidentes las infracciones denunciadas en el recurso de casación, ésta devienen en infundadas, por lo que corresponde resolverlo en el marco de las disposiciones legales contenidas en los arts. 271.2) y 273 del CPC, aplicables por la norma permisiva contenida en el art. 252 del CPT. 

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Adm., Social y Adm. Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida en los arts. 184.1 de la CPE y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo de fs. 200 a 203, interpuesto por Sergio Fernández Espíndola, en representación legal de Maurice Cuba Veramendi. Sin costas.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Dr.  Pastor Segundo Mamani Villca

                Dr. Antonio Guido  Campero Segovia

Ante mí: Dr. Pedro Gabriel Fernández Zuleta

                Secretario de la  Sala  Contenciosa y Contenciosa Adm,  Social Adm. Primera