TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA


Auto Supremo Nº 634

Sucre, 23 de septiembre de 2015

Expediente: 372/2011-S

Demandante: Sebastián Nicolás Villarroel Arze

Demandado: Industria Textil Grigota S.A.

Distrito        : Santa Cruz

Magistrado Relator: Dr. Pastor Segundo Mamani Villca

=============================================================

VISTOS: El recurso de casación de fs. 127 a 129, interpuesto por Industria Textil Grigota S.A., representada por Ewaldo Fischer Albuquerque y Ewaldo Fischer Parada, contra el Auto de Vista Nº 194 de 27 de agosto de 2010, cursante de fs. 118 a 119, pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz; dentro del proceso Social seguido por Sebastián Nicolás Villarroel Arze contra la empresa hoy recurrente; respuesta al mencionado recurso a fs. 131 y vta., el Auto 166 de 1 de julio de 2011 a fs. 133, que concedió el recurso; los antecedentes del proceso; y:

       CONSIDERANDO I:

I.1. Antecedentes del proceso

I.1.1. Sentencia

Que, interpuesta la demanda por pago de sueldo y beneficios sociales y tramitado el mismo, la Juez Tercero del Trabajo y Seguridad Social de Santa Cruz, pronunció la Sentencia Nº 19 de 6 de mayo de 2009 de fs. 87 a 90, por la que declaró: 1) Probada en parte la demanda de fs. 3 a 4 vta.; 2) Probada la excepción de prescripción por primas; 3) Improbada la excepción de pago documentado en cuanto al bono de antigüedad; y, 4) Disponiendo el pago a favor del actor la suma de Bs.16.916,58.- (dieciséis mil novecientos dieciséis 58/100 bolivianos), por concepto de indemnización, bono de antigüedad, sueldo devengado por 20 días y multa del 30% acorde el art. 9 del Decreto Supremo (DS) Nº 28699 de 1 de mayo de 2006.        I.1.2. Auto de Vista

En conocimiento del precitado fallo la empresa Industria Textil Grigota S.A. a través de sus representantes opuso recurso de apelación de fs. 95 a 97 vta., resuelto por el Auto de Vista descrito al prefacio, que determinó revocar parcialmente la Sentencia de grado en cuanto refirió al pago del bono de antigüedad en la suma de Bs.6.262.- (seis mil doscientos sesenta y dos 00/100 bolivianos), Sin costas por las modificaciones.

I.2. Motivos del recurso de casación

El Auto de Vista referido, motivó el recurso de casación interpuesto por representantes de la empresa Industria Textil Grigota S.A., cursante de fs. 127 a 129, que previa reseña de antecedentes y brindando una definición de los principios procesales de exhaustividad, congruencia, motivación; señalan que, el Auto de Vista impugnado resolvió parcialmente los agravios contenidos en el recurso de apelación, sin existir una relación de hechos y norma aplicadas que fundamenten la desestimación de la pretensión.

Señala que, tal situación es patente en cuanto al reclamo sobre el bono de antigüedad ya que el Tribunal de alzada no tuvo presente que la sumatoria de las boletas de pago cursante de fs. 19 a 27, asciende a Bs.1148,4.- y no, como incorrectamente consigna Bs.1147.-, sobre este aspecto, agrega que fue cuestionado oportunamente vía complementación y enmienda, sin embargo, tal pedido fue rechazado sin fundamentación, constituyendo una violación a los arts. 239 y 196.2 del Código de Procedimiento Civil (CPC); más adelante, el recurrente apoyando su argumento, transcribe una porción de la Sentencia Constitucional (SC) 0043/2005-R de 14 de enero. 

Bajo similar argumento, en cuanto al agravio de erróneo cálculo de antigüedad señala que, en apelación no reclamó tal operación a través de centésimas o duodécimas, manifestando que “nunca mencionamos tales palabras…por lo que el auto de vista no cumple con los principios y requisitos mencionados…de exhaustividad, motivación y congruencia” (sic)

I.2.1. Petitorio

Solicita que la Corte Suprema de Justicia de la Nación, deliberando en el fondo case el Auto de Vista “declarándolo fundado, disponiendo la debida fundamentación y la congruencia estableciendo al correcta suma de Bs. 1148.4 a ser descontada, y se restituya la majestuosidad de la ley” (sic)

       CONSIDERANDO II:

II.1. Fundamentos jurídicos

II.1.1. Sobre el derecho de impugnación; naturaleza y procedencia del recurso de casación 

       El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), reconoce el derecho de impugnación de las resoluciones judiciales, estableciendo que éstas son recurribles implicando que las decisiones judiciales -según la legislación- son pasibles a revisión por un juez o tribunal superior.

En lo que es el sistema de recursos previstos por el Código de Procedimiento Civil, aplicable en materia de autos por la remisión normativa contenida en el art. 252 del Código Procesal del Trabajo (CPT), la revisión integral de los fallos es prevista a través de dos tipos de recursos, el de apelación y el de casación; en el primero de los casos, conforme la exigencia contenida en el art. 227 del CPC, apunta a la fundamentación del presunto agravio producido por la sentencia; deduciéndose que el Tribunal de alzada, aún constituye una instancia de revisión fáctica y aplicación normativa. En cuanto es el recurso de casación el art. 258.2 del CPC, acorde con su naturaleza jurídica impone al recurrente “citar en términos claros, concretos y precisos…, la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, ya se trate de recurso de casación en el fondo, en la forma, o ambos. Estas especificaciones deberán hacerse precisamente en el recurso…”; carga procesal que debe ser cumplida con la finalidad de abrir la competencia del Tribunal Supremo, porque su inobservancia es sancionada con la declaración de improcedencia del recurso conforme previene el art. 272.2 del adjetivo citado.

       Sobre la naturaleza y los requisitos que deben ser cumplidos para la procedencia del recurso de casación, el Auto Supremo Nº 304 de 22 de agosto de 2012, estableció que dicho recurso se: “equipara a una nueva demanda de puro derecho, misma que debe contener los requisitos enumerados en el art. 258 del CPC, debiendo el recurrente fundamentar por separado de manera precisa y concreta, las causas que motivan la casación ya sea en la forma, en el fondo o en ambos. Así también, por cuanto define la doctrina y jurisprudencia, el recurso de casación en el fondo, debe fundarse en errores in judicando en que hubieran incurrido los tribunales de instancia al emitir sus resoluciones, demostrando la violación de leyes sustantivas en la decisión de la causa, debiendo estar debidamente identificadas y justificadas las causales señaladas en el art. 253 del CPC, mientras que el recurso de casación en la forma, se funda en errores in procedendo, referidos a la infracción de normas adjetivas incumplidas o mal aplicadas en la tramitación del proceso, enumeradas igualmente para cada caso en concreto en el art. 254 de la citada norma…”.

       Finalmente corresponde hacer referencia a lo dispuesto por los arts. 253 y 254 del CPC, que prevén las causas de procedencia del recurso de casación en el fondo y en la forma, o ambos, teniendo cada una de estas sus propias características y efectos, por lo que el recurrente en la interposición del recurso está obligado a precisar si el recurso interpuesto es una u otra forma o en ambos. El art. 253 del adjetivo citado, establece tres motivos de procedencia: cuando las resoluciones del inferior contuvieren violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley, cuando contuviera disposiciones contradictorias, y cuando en la apreciación de las pruebas se hubiera incurrido en error de hecho o derecho; por su parte el art. 254 del ritual, prevé siete motivos de procedencia, que se fundan esencialmente en errores en el procedimiento en los que se hubiera incurrido; del detalle de las normas que preceden, se advierte que cada recurso tiene sus propias características que hacen a uno y a otro recurso, diferencias que tienen incidencia en la forma de resolución, pues en el recurso de casación en el fondo lo que se pretende es que el Tribunal Supremo de Justicia resuelva el fondo del conflicto, y en la forma se procurara que se anule obrados.

       II.1.2. Análisis del caso

       El recurrente en casación cuestiona el Auto de Vista Nº 194 de 27 de agosto de 2010, reclamando en él exhaustividad, congruencia y motivación, por cuanto en perspectiva del recurso, no responde a los agravios expuestos en el recurso de apelación, aduciendo “que fueron parcialmente mal interpretados” (sic), los puntos referidos a la consideración de recibos de pago del bono de antigüedad; y, un erróneo cálculo en torno a la antigüedad, asignando una escala equivocada, con ello precisa que se “cometió un error, estableciendo el total de Bs. 1147, cuando lo correcto era Bs. 1148.4” (sic).

Así las cosas, como se explicó anteriormente, la exigencia procesal contenida en el art. 258.2 del CPC apunta a la propia naturaleza del recurso de casación, pues éste no constituye una tercera instancia, en la que se debatan o controviertan nuevos hechos, sino que es el estadio procesal destinado a uniformizar la aplicación de la ley a partir de los reclamos que los recurrentes planteen. En el recurso de casación que es motivo de análisis, se advierte que el recurrente omitió cumplir con los requisitos de procedencia exigidos por el art. 258.2 del CPC, pues no es posible identificar un motivo sea de forma o de fondo por el que se individualice el error o violación en el que hubiera incurrido el Tribunal de alzada al pronunciar el Auto de Vista impugnado; los argumentos expuestos por él recurrente, sólo hacen referencia a un error de cálculo, y no exponen cual fuera la norma que en su criterio haya sido mal aplicada en relación a ese reclamo en específico, omitiendo identificar las vulneraciones o errores en los que hubiera incurrido el Tribunal de apelación al pronunciar el Auto de Vista en relación a los agravios que se expuso en el recurso de apelación que incumban aplicación o entendimiento normativo.

Si bien el recurso señala como transgredidos los arts. 196.2 y 239 del CPC, la Sala no encuentra en el recurso cuál el argumento jurídico de errónea o indebida aplicación de la ley, por cuanto la base fáctica del recurso se apoya en un error de cálculo y no en una delimitación normativa de esos artículos en específico, aspecto que de ninguna manera puede constituir sostén procesal valedero con el que se cumpla la exigencia contenida en el art. 258.2 del CPC.

En igual sentido, si bien el contenido del recurso en examen alude a una denuncia de falta de debida fundamentación incurrida por el Tribunal de alzada a momento de resolver el recurso de apelación, la falta de cumplimiento de requisitos procesales son una constante; pues, a más de que el recurrente realiza tal denuncia de manera vaga, aduciendo que el Tribunal de alzada rechazó sus reclamos sin la fundamentación debida, no brinda cual fuera la relevancia e incidencia de esa omisión, a los fines de que este Tribunal cuente con los elementos suficientes para verificar si efectivamente se produjo el reclamo  denunciado. Esto implica que si el recurrente, se limita a realizar denuncias genéricas, exponiendo argumentos generales, sin resaltar la incidencia que esa omisión haya tenido en el resultado final del proceso, o que de ella dependa un nuevo resultado de los autos precedentes, se considerará que la denuncia sobre este supuesto, resulta insuficiente y por lo tanto inadmisible para su consideración de fondo.

Lo advertido evidencia que el recurrente desconoce las características y naturaleza de este recurso extraordinario, que al constituirse en una nueva demanda de puro derecho, exige que en su interposición se cumpla con los requisitos enumerados en el art. 258 del CPC, fundamentando de manera precisa y concreta las causas que dieron lugar a la interposición del recurso ya sea en el fondo, en la forma o en ambos a la vez, no pudiendo conformarse con la simple cita de normas legales o la relación de hechos, sino demostrar en términos razonados y razonables, en qué consiste la infracción en la que hubiera incurrido el Tribunal de alzada al pronunciar el Auto de Vista.

       Por lo expuesto, corresponde resolver el recurso de casación conforme advierten los arts. 271.1 y 272.2 del CPC, aplicables por mandato de la norma permisiva contenida en el art. 252 del CPT.

       POR TANTO: La Sala Social Contenciosa y Contenciosa Adm., Social y Adm. Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida por los arts. 184.1 de la CPE y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación interpuesto por Industria Textil Grigotá S.A. representada por Ewaldo Fischer Albuquerque y Ewaldo Fischer Parada, cursante de fs. 127 a 129, con costas.

Se regula el honorario profesional del abogado del demandante en la suma de Bs. 500, que mandará a pagar el Juez de grado.

Regístrese, notifíquese y devuélvase

Firmado: Dr.  Pastor Segundo Mamani Villca

                Dr. Antonio Guido  Campero Segovia

Ante mí: Dr. Pedro Gabriel Fernández Zuleta

                Secretario de la  Sala  Contenciosa y Contenciosa Adm,  Social Adm. Primera