TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA


Auto Supremo N° 630

Sucre, 22  de septiembre  de 2015

Expediente: 350/2011-S

Demandante: Carlita Amutari Román

Demandado: Unidad Educativa María Auxiliadora

Distrito        : Pando

Magistrado Relator        : Dr. Antonio Guido Campero Segovia

============================================================================

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 80 a 81, interpuesto por Liliana Derzi de Díaz en representación legal de la Unidad Educativa María Auxiliadora, contra el Auto de Vista N° 64 de 2 de julio de 2011 (fs. 76 a 77), pronunciado por la Sala Civil, Social, de Familia, Niño, Niña y Adolescente de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Pando, dentro del proceso social de pago de Beneficios Sociales que sigue Carlita Amutari Román contra la Unidad Educativa María Auxiliadora; la respuesta al mencionado recurso, cursante de fs. 83 a 84; el Auto de fs. 84 y vta., que concedió el recurso; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

I.1. Antecedentes del proceso

I.1.1 Sentencia

Promovida la acción y tramitado el proceso laboral, el Juez de Trabajo y Seguridad Social, Niño, Niña y Adolescente de Cobija-Pando, emitió Sentencia N° 19/11 de 25 de abril (fs. 58 a 60 vta.), por la que declaró probada en parte la demanda de fs. 7 a 8, con costas, disponiendo que la Unidad Educativa demandada pague a favor de la actora el monto de Bs.8.372,00 (Ocho mil trescientos setenta y dos 00/100 bolivianos), por los conceptos de desahucio más la multa del 30%, indemnización por tiempo de servicios de un mes y salario devengado de enero de 2011. Todo conforme al detalle que se tiene asentado en la misma Sentencia.

I.1.2 Auto de Vista   

Dicha Resolución fue recurrida en apelación por la parte demandada (fs. 64 a 65), mereciendo el Auto de Vista N° 64 de 2 de julio de 2011 (fs. 76 a 77), por el cual, la Sala Civil, Social, de Familia, Niño, Niña y Adolescente de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Pando, resolvió confirmar la Sentencia apelada, con costas.

I.2 Motivos del recurso de casación

El mencionado Auto de Vista originó que la parte demandada formule el recurso de casación en el fondo cursante de fs. 80 a 81, que en lo esencial de su contenido señala:

Que el Considerando I del Auto de Vista impugnado violó e infringió el art. 112 del Código Procesal del Trabajo (CPT), dando lugar a la vulneración de los arts. 3.1 y 90 del Código de Procedimiento Civil (CPC), toda vez que Liliana Derzi de Días es sólo la Directora del establecimiento de nivel administrativo educacional y que no se acreditó que la misma hubiera contratado a la actora y peor aún que sea la representante legal del establecimiento demandado, puesto que no cuenta con el mandato o poder legal otorgado por los propietarios a su favor para instancias judiciales, así como no cumple con los requisitos exigidos por los arts. 58, 60, 61 y 62 del CPC, debiendo tomar en cuenta también el art. 52.1 del Código Civil (CC), puesto que la actora no acreditó la personería de la Directora de la Unidad Educativa demandada como representante legal de la misma.

Señaló también como jurisprudencia el Auto Supremo 248 de 17 de diciembre de 199 de la Sala Civil I, y que no hubo legitimación en la demanda, puesto que no se acreditó su personería como representante legal de la Unidad demandada, por lo tanto no hubo legitimación del sujeto en la contienda laboral.

Finalmente acusó que el Juez A quo no recibió las declaraciones de los testigos de descargo, aduciendo que serían dependientes de la Directora, vulnerando el debido proceso y el derecho a la defensa, violando los arts. 3.1 y 447 del CPC, este último que señala que la tacha no impedirá recibir la declaración de la persona propuesta como testigo, pero que probada la tacha el A quo en la Resolución de la Sentencia prescindirá de dicha declaración, siendo que en el presente caso no se tomó las declaraciones ni se probó las tachas.

I.2.1 Petitorio

Concluyó pidiendo: “…al noble Tribunal de Alzada, conforme a los arts. 271.4 y 274 del CPC, dicte Auto Supremo CASANDO EL AUTO DE VISTA recurriendo dictando nuevo auto en la forma pedida en el presente recurso” (Sic.)

CONSIDERANDO II:

II.1 Fundamentos jurídicos del fallo

Es necesario señalar que la parte recurrente planteó el recurso de casación sólo en el fondo, sin embargo se advierte que dicho recurso contiene dos reclamos los cuales son en la forma, así como también un impreciso petitorio donde pidió que se case el Auto de Vista recurrido o que se dicte uno nuevo; por lo que, se esgrimen los siguientes razonamientos al respecto:

Sobre el reclamo de que la Directora de la Unidad Educativa demandada no tuviera personería para la presente demanda judicial, se tiene que el art. 72 del CPT en su parte in fine establece: “…Sin embargo, tratándose de personas jurídicas, esta citación se efectuará válida e indistintamente a sus presidentes, gerentes generales, administradores o personeros legales”, de lo que se concluye que la citación con la demanda a personas jurídicas, surte efecto cuando se pone en conocimiento de la persona que dirige, administra o representa dicha persona jurídica, no siendo necesario practicar la diligencia de citación precisamente al propietario o a los propietarios de las personas jurídicas, como erróneamente reclamó la parte recurrente en el presente caso.

No obstante, se advierte también que la parte recurrente no planteó la excepción previa de impersonería, que se encuentra dispuesta por el art. 127.a) del CPT, toda vez que de acuerdo al art. 131.b) del mismo cuerpo legal, cuando se declare probada la excepción previa de falta de personería del demandado, el Juez ordenará nueva citación con la demanda a quien corresponde; lo que se evidencia que no sucedió en el presente proceso, siendo que la parte demandada representada por su Directora, recién observó dicho aspecto de impersonería en la etapa de apelación, empero tramitó todo el proceso sin realizar la mencionada observación de personería en su debido momento procesal, contestando a la demanda, presentando prueba de descargo, etc., con lo que llegó a convalidar la personería de la Directora de la Unidad Educativa demandada como representante legal, por lo que no se evidencia ninguna infracción al art. 112 del CPT, así como tampoco incumplimiento de los arts. 58, 60, 61 y 62 del CPC como planteó la parte recurrente.

Respecto al Auto Supremo citado como jurisprudencia por la parte recurrente, se tiene que el mismo no fue precisado correctamente, dado que señala que sería de fecha 17 de diciembre de 199, generando que este Tribunal no pueda considerarlo, al no tener certeza a qué fallo concretamente se habría citado como jurisprudencia.

Finalmente sobre el reclamo que no se recibió las declaraciones de los testigos de descargo, lo que en criterio de la recurrente generó la violación del art. 447 del CPC; se tiene que, este aspecto no fue reclamado en la etapa de apelación, por lo que, este Tribunal no puede ingresar a resolver tal reclamo, en aplicación al instituto jurídico de la preclusión procesal establecido en los arts. 3.e) y 57 del CPT, sin embargo solo a manera de aclaración, es preciso indicar que el A quo en el decreto cursante a fs. 32 y vta., fijó fecha y hora de audiencia para las declaraciones de los testigos de descargo, de los cuales se advierte que dos prestaron sus declaraciones, por lo que no se advierte vulneración a los arts. 3.1 y 90 del CPC, siendo correctas las determinaciones de los de instancia, más cuanto actuaron en estricto apego a la Ley.

Por consiguiente, al no ser evidentes las infracciones normativas denunciadas en el recurso de casación en el fondo de fs. 80 a 81, conforme los fundamentos antes expuestos, corresponde dar aplicación a las disposiciones legales contenidas en los arts. 271.2) y 273 del CPC, aplicables por la norma permisiva contenida en el art. 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Adm., Social y Adm. Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida en el art. 184.1 de la CPE y el art. 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo de fs. 80 a 81, interpuesto por Liliana Derzi de Díaz en representación legal de la Unidad Educativa María Auxiliadora, contra el Auto de Vista N° 64 de 2 de julio de 2011 (fs. 76 a 77). Con costas.

Se regula honorario profesional del abogado de la parte demanadante en la suma de Bs.500,00.- (Quinientos 00/100 bolivianos), que mandará pagar el Juez A quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Dr.  Pastor Segundo Mamani Villca

                Dr. Antonio Guido  Campero Segovia

Ante mí: Dr. Pedro Gabriel Fernández Zuleta

                Secretario de la  Sala  Contenciosa y Contenciosa Adm,  Social Adm. Primera