TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA


Auto Supremo No 588

Sucre, 08 de septiembrede 2015

Expediente:320/2011-S

Demandante:Frida Matilde Mullisaca Choque

Demandado: PANAMERICANA TEXTIL-PANTEX DryCleaning

Distrito        :La Paz

Magistrado Relator: Dr. Pastor Segundo Mamani Villca

==================================================================

VISTOS:El recurso de casación cursante a fs. 87 y vta., interpuesto porla Empresa PANAMERICANA TEXTIL-PANTEX DryCleaning, representada por Julio Enrique Osuna,impugnando el Auto de Vista Nº 74/11 de 11 de marzo, cursante a fs.84 y vta., pronunciado por la Sala Social y Administrativa Tercera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz; dentro del proceso laboral seguido por Frida Matilde MullisacaChoquecontra la Empresa recurrente; la respuesta al mencionado recurso cursante a fs. 89 y vta.; el Auto Nº 297/11-SSA.III de 16 de mayo cursante a fs. 90 que concedió el recurso; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

I.1 Antecedentes del proceso

I.1.1 Sentencia

Interpuesta la demanda y tramitado el proceso, laJuezTercero deTrabajo y Seguridad Social de la entonces Corte Superior del Distrito Judicialde La Paz,emitióSentencia Nº 67/2010 de 3 de noviembre de fs.69 a 70 vta.de obrados, que declaró probadala demandade fs. 2 a 3 vta.,subsanada afs. 8y vta., con costas, disponiendo que la parte demandada cancele a la actora Bs.18.896,32.-, por concepto de los beneficios sociales demandados, consistentes en indemnización, desahucio, vacación, horas extras,sueldos devengados,subsidio prenatal, natalidad;lactancia; disponiendo también que tal monto sea actualizado en ejecución de Sentencia, así como sobre el imponer la multa del 30% previsto por el art. 9 del Decreto Supremo (DS) 28699 de 1 de mayo de 2006. Todo conforme al detalle que se tiene asentado en la misma Sentencia.

       I.1.2 Auto de Vista

En grado de apelación interpuesta por la parte demandada, como es visto en el memorial que cursa afs. 74 y vta., la Sala Social y AdministrativaTercera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, pronunció el Auto de Vista Nº 74/11de11 de marzo (fs.84 y vta.) que confirmóla Sentencia apelada, con costas en ambas instancias.

I.2Motivos del recurso de casación

Contra el señaladoAuto de Vista,Julio Enrique Osuna, propietario de PANAMERICANA TEXTIL-PANTEX DryCleaning, formulórecurso de casación en el fondo  cursante afs.87 y vta.,en el que expresa lo siguiente:

El Auto de Vista recurrido al confirmar la Sentencia Nº 67/2010 de 3 de noviembre, afirmó que la Jueza inferior valoró las pruebas ofrecidas, aplicando correctamente la normas legales, lo que no es evidente, avalando de ese modo una ilegal actuación de la inferior, quien no analizó la prueba aportada de su parte que demuestra que la actora trabajó bajo su dependencia, en dos periodos, primeramente desde noviembre de 2000 hasta noviembre 2003, retirándose en forma voluntaria; y luego, de enero de 2006 a diciembre de 2007, retirándose también de manera voluntaria por motivos de salud, extremo probado por demás en el anexo de documentos en fs. 205.

Añadió que si bien, la carga de la prueba le corresponde al empleador por expreso mandato de la Ley, la parte actora no está limitada a la presentación de los medios probatorios para demostrar sus pretensiones; en el caso, la demandante no presentó prueba alguna que demuestre que hubiera trabajado de manera ininterrumpida de noviembre de 2000 a diciembre de 2007.

I.2.1 Petitorio

El recurrentepidió que a partir de su exposición y siendo evidente la violación y aplicación de los arts. 149, 150, 151, 152, 153 y 159 del Código Procesal del Trabajo (CPT), y previa concesión de su recurso este Tribunal case el Auto de Vista impugnado, y revoque la Sentencia 67/2010, declarando improbada la demanda, con costas.

I.3 Respuesta al recurso

Frida Matilde Mullisaca Choque, contestó el recurso de casación formulado, mediante memorial cursante a fs. 89 y vta., afirmando que la resolución impugnada de manera correcta e imparcial aplicó la Ley en su debida dimensión jurídica,no obstante de ello, es recurrida de casación por el demandado con argumentos fuera de lugar, acusando la indebida aplicación de la Ley y la falta de valoración de las pruebas de descargo, afirmaciones falsas, lo cierto es que la parte demandada no pudo desvirtuar sus afirmaciones. Por lo señalado, solicitó se declare infundado el recurso interpuesto.

CONSIDERANDO II:

II.1Fundamentos jurídicos del fallo

En la especie, la parte recurrente cuestiona el Auto de Vista emitido por el Tribunal de apelación porque -manifiesta- confirmó una Sentencia ilegal que no valoró la prueba de descargo que demostraba que la actora trabajó bajo su dependencia, en dos periodos, el primero desde noviembre de 2000 hasta noviembre de 2003, retirándose de forma voluntaria; y el segundo de enero de 2006 a diciembre de 2007, retirándose también de manera voluntaria por motivos de salud, extremo probado por demás en el anexo de documentos en fs. 205.

II.1.1 Establecido el motivo del recurso de casación es necesario recordar que, conforme la abundante jurisprudencia desarrollada por el Tribunal Supremo de Justicia, el recurso de casación es uno extraordinario, constituyéndose por esta razón en una nueva demanda de puro derecho, que debe contener y circunscribirse a los requisitos enumerados en el art. 258 del Código de Procedimiento Civil (CPC). En este sentido, el recurrente se encuentra obligado a fundamentar de manera precisa y concreta las causas que dieron lugar a la interposición del recurso ya sea en el fondo, en la forma o en ambos a la vez, no siendo suficiente la simple cita de normas legales y la relación de los hechos que se dieron a lo largo del proceso, sino demostrar en términos razonados y razonables, en qué consiste la infracción que se acusa.

Por otra parte, en cuanto a la supuesta falta o error en la apreciación de la prueba, el Tribunal Supremo de Justicia ha señalado en su uniforme jurisprudencia que la apreciación y valoración de la misma por los jueces de instancia, es incensurable en casación; y que excepcionalmente podrá producirse una revisión o revaloración de la prueba, en la medida en que en el recurso se acuse y se pruebe la existencia de error de hecho o de derecho, de acuerdo con la regla que establece el art. 253.3) del CPC, que textualmente señala: "Cuando en la apreciación de las pruebas se hubiere incurrido en error de derecho o error de hecho. Este último deberá evidenciarse por documentos o actos auténticos que demostraren la equivocación manifiesta del juzgador".

Debe precisarse que el error de derecho y el error de hecho en la ponderación de la prueba tienen características propias que distinguen una de la otra, aunque, con seguridad, los efectos del vicio interpretativo tengan una misma desembocadura. En efecto, el error de derecho, doctrinalmente es entendido como un vicio interpretativo negatorio del valor o la validez que otorga la Ley a determinada prueba o, en contrario, le atribuye valor legal a la que carece de ella. También se atribuye a esta categoría la inexacta ponderación jurídica respecto de la procedencia, fuerza y eficacia de un elemento probatorio, este último habrá de concurrir en tanto se soslayen los elementos de admisibilidad de la prueba al momento inicial de la ritualidad probatoria, considerados en la doctrina como: a) admisibilidad extrínseca o formal, referida al ofrecimiento oportuno y; b) admisibilidad intrínseca o sustancial, referida a la licitud de la prueba y al modo como fue obtenida. Nótese que en ambos casos no se trata aún de ponderar el contenido del material probatorio que hace al error de hecho, sino a otros aspectos formales y legales.

El error de hecho, conforme se tiene doctrinalmente admitido, constituye una operación racional fallida sobre el contenido del material probatorio,que incidirá en la obtención de una significación distinta a las que tales pruebas, en el marco de la lógica, la razón y la experiencia informan (sana crítica); ahora bien, para su determinación debe tenerse en cuenta que cuando la resolución materia del recurso de casación se apoya en un conjunto de medios de prueba que concurrieron todos a formar la convicción del Tribunal, no basta para objetarla que se ataquen algunos de tales medios, suponiendo eficaz el ataque, si los que restan son suficientes para apoyar la solución a la que llegó aquel, tampoco es sustancial que se deje de considerar algunas pruebas si la Sentencia se funda en otras que no han sido atacadas.

II.1.2 En el caso presente, el recurrente impugnó el Auto de Vista porque dice que el mismo se limitó a confirmar la Sentencia de primera instancia que no valoró su prueba de descargo, entendemos -asumiendo esa valoración-sobre el particular debe tenerse en cuenta que la Sentencia de segunda instancia pronunciada por el Tribunal de apelación llega al juicio de casación amparado por la presunción de legalidad y acierto, lo cual implica para el recurrente la exigencia de desvirtuar dicha presunción, atacando los fundamentos que integran la motivación en la cual se soporta la parte resolutiva de la decisión; de ahí que la intervención de esta Sala dependerá de la adecuada formulación del recurso; de manera que la casación procede a iniciativa de las partes, en consecuencia esta Sala no puede actuar de oficio.

Desde esta perspectiva, la formulación de cargos por error de hecho en la valoración de la prueba debe cumplir requisitos mínimos que están contenidos en el art. 253.3) del CPC, que exige en el caso del error de hecho la obligación de mostrar esa equivocación por documentos o actos auténticos que demostraren la equivocación manifiesta del juzgador, conllevando ello la obligación de sustentar cada motivo del recuso, respecto del cual se pretende un pronunciamiento de fondo de la Sala.

Es así que, cuando se trata de error de hecho en la valoración de la prueba el recurrente debe en primer lugar, determinar cuál de los componente de la sana crítica ha sido vulnerado en la valoración al efecto debe individualizar cada prueba e indicar el tipo de error en el cual incurrió el juzgador, el reclamo debe presentarse de manera separada, luego de la sustentación del error en la prueba. La sustentación de cada cargo debe ser clara y sucinta dirigida a cuestionar la valoración probatoria del Juez. El recurrente tiene el deber de exponer las razones en las cuales sustenta que el Tribunal incurrió en error de hecho al analizar y valorar dicha prueba, demostrando que dicho error lo llevó a dar por probado lo que no está demostrado o a negar lo que estaba acreditado en el proceso.

La falta de apreciación o valoración es la omisión de una prueba válida que obra en el expediente, la cual es determinante en la decisión; aquí no se trata de dejar de ver un segmento, sino que no fue considerada la prueba como un todo. Para la demostración de este error, el recurrente debe indicarle a la Sala a qué fojas se encuentra en el expediente y cuál fue la prueba que el Tribunal dejó de ver, sobre la cual no debe existir referencia alguna en la motivación de la Sentencia, además, debe presentar la argumentación fáctica relativa a su incidencia en la parte resolutiva de la Sentencia y el alcance que tiene su valoración para cambiar la decisión.

Es más, el texto del recurso de casación que motiva este Auto Supremo, recae en la llana afirmación sobre una errada valoración probatoria realizada en instancias precedentes; sin superar aquella afirmación, por cuanto ese reclamo es genérico vinculado lejanamente a una situación de hecho (que es la aseveración sobre el retiro de la actora), sin que se ofrezca datos o información que más allá del descontento procuren la construcción de una plataforma recursiva acorde con las exigencias del art. 258 del CPC; tal es así, que el recurso en análisis, carece de una exposición de argumentos que medianamente transmitan el planteamiento jurídico del recurrente sobre cual fuera la violación, falsedad o error de la Ley que considera violada.

Por lo expuesto hasta aquí, y en vistas que el recurrente no cumple con esas exigencias mínimas limitándose a reclamar la confirmación de la Sentencia que no valoró la prueba de descargo, sin mayor argumento pretendiendo que el Tribunal de casación que, no puede actuar de oficio, establezca la fundamentación de los reclamos del recurrente determinado cuál el error en el que incurrió el Juez, aspectos que corresponden únicamente determinarlos al recurrente, de lo contrario se vulneraria el principio del Juez imparcial y la igualdad de las partes y por ende el debido proceso. Teniendo en cuenta lo precedentemente descrito y evidenciándose que el recurso en cuestión no se acomoda a las condiciones mínimas que exige la técnica recursiva prevista en el código ritual de la materia, lo que hace inviable su consideración, porque impide a este Tribunal Supremo abrir su competencia para resolver el fondo del litigio, correspondiendo resolver el mismo según lo previsto por los arts. 271.1) del CPC, aplicable por mandato del art. 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Adm., Social y Adm. Primera del Tribunal Supremo de Justicia, en ejercicio de la atribución prevista en los arts. 184.1 de la Constitución Política del Estado y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTEel recurso de casación cursante a fs. 87 y vta. interpuesto por Julio Enrique Osuna en representación de la Empresa PANAMERICANA TEXTIL-PANTEX DryCleaning, con costas.

Se regula honorario profesional del abogado de la parte demandante en la suma de Bs. 500,00.- (Quinientos 00/100 Bolivianos) que mandará a pagar el Juez A quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Dr.  Pastor Segundo Mamani Villca

                Dr. Antonio Guido  Campero Segovia

Ante mí: Dr. Pedro Gabriel Fernández Zuleta

                Secretario de la  Sala  Contenciosa y Contenciosa Adm,  Social Adm. Primera