TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM.,SOCIAL Y ADM. PRIMERA


Auto Supremo No573

Sucre, 19 de agosto de 2015

Expediente: 109/2015-S

Demandante: Esilda Castro Rivera

Demandado: Zulema Muñoz Pantoja

Distrito        : Chuquisaca

Magistrado Relator: Dr. Antonio Guido Campero Segovia

================================================================

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 81a82 vta., interpuesto por Raúl Freddy Flores Martínez en representación legal de Zulema Muñoz Pantoja, contra el Auto de Vista Nº 076/2015 de 4 de marzo (fs. 66 a 68 vta.), pronunciado por la SalaSocial y Administrativa, Contenciosa y Contenciosa Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, dentro del proceso social, por pago de beneficios sociales y derechos laborales sigue Esilda Castro Riveracontra la recurrente; la respuesta de fs. 85 y vta.;el Auto No 120/2015de fs. 86, que concedió el recurso; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

I.1. Antecedentes del proceso

I.1.1. Sentencia

Que, tramitado el proceso por pago de beneficios sociales y derechos laborales, el Juez Segundo de Trabajo y Seguridad Social, Administrativo Coactivo Fiscal y Tributario de Chuquisaca, emitióSentencia Nº 71/2014 de 12 de septiembrede (fs. 45 a 48), por la que declaró probada en parte la demanda,sin costas, ordenando a la parte demandada,cancelara favor de la actorapor concepto de desahucio, indemnización, aguinaldo y sueldos devengados, la suma de Bs.10.676,33.- (Diez mil seiscientos setenta y seis33/100 bolivianos);más la multa del 30% prevista en el art. 9 del Decreto Supremo (DS) Nº 28699 de 1 de mayo de 2006.

I.1.2. Auto de Vista

Interpuesto el recurso de apelación por la parte demandada (fs. 52 a 54 vta.), mediante el Auto de Vista Nº 076/2015 de 4 de marzo (fs. 66 a 68 vta.), la Sala Social y Administrativa, Contenciosa y Contenciosa Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, confirmó totalmente la Sentencia Nº 71/2014 de 12 de septiembre,de fs. 45 a 48. Con costas en ambas instancias.

I.2.Motivos del recurso de casación

Dicha Resolución motivó el recurso de casación en el fondo de fs. 81 a 82 vta., interpuesto por Raúl Freddy Flores Martínez en representación legal de Zulema Muñoz Pantoja,que en lo esencial de su contenido, expresó:

Que, si bien los principios de proteccionismo y de inversión de la prueba del art. 3.g) y h) Código Procesal del Trabajo (CPT) son aplicables a favor de los intereses de los trabajadores, sin embargo, el Juez a quo no aplicó los test positivos y negativos de control jurisdiccional de proporcionalidad a la valoración de las pruebas que aportó la demandada, porque las mismas reflejan que el sueldo real que se convino con la demandante era de Bs.650.- y no así los Bs.1.200.- por concepto del salario que percibiría conforme a la naturaleza del trabajo que prestó la actora en la Pensión “El Vicio”.

Que la parte demandada presentó pruebas en los tiempos y plazos procesales, y dando cumplimiento a la inversión de la prueba conforme el art. 66 de la Ley General del Trabajo (LGT) porque aportaron las testificales de descargo como también el recibo del aguinaldo de 20 de diciembre de 2013 cursante a fs. 1 y el Acta de Audiencia ante la Inspectoría del Trabajo de 28 de febrero de 2014 cursante a fs. 12, las cuales no fueron debidamente valoradas con las demás pruebas de cargo como de descargo dentro del proceso.

I.2.2. Petitorio

Concluyó solicitando que el Tribunal Supremo de Justicia anule el Auto de Vista confutado y la Sentencia de primera instancia emitida por el Juzgado donde se tramitó el proceso laboral.

       CONSIDERANDO II:

II.1. Fundamentos jurídicos del fallo

Que,así formulado el recurso de casación y considerando los antecedentes del proceso así como las normas jurídicas aplicables al caso concreto, se tiene:

Que, el reclamo se concentra en el sueldo mensual establecido por los de instancia, lo cual incide en el pago de los distintos conceptos que le fueron reconocidos a la trabajadora actora, así como los sueldos devengados, cuestión de hecho sobre la que se acusa errónea valoración probatoria, conforme lo precisado en el recurso de casación que ocupa a éste Tribunal Supremo.

Al respecto, consideramos necesario partir recordando la previsión normativa fundamental contenida en el art. 48.II de la Constitución Política del Estado (CPE), que señala: “Las normas laborales se interpretarán y aplicarán bajo los principios de protección de las trabajadoras y de los trabajadores como principal fuerza productiva de la sociedad; de primacía de la relación laboral; de continuidad y estabilidad laboral; de no discriminación y de inversión de la prueba a favor de la trabajadora y del trabajador”;postulados fundamentales que constituyen en la actualidad, los pilares sobre los que se asienta el derecho laboral, siempre en la búsqueda de la protección de los derechos laborales y beneficios sociales que puedan corresponder a los trabajadores; elemento que hace la diferencia del resto de las ramas del derecho.

Así, al ser manifiesta la desigualdad existente entre el trabajador y el empleador a tiempo de tener acceso a la prueba idónea para acreditar o desvirtuar determinados asuntos laborales, como por ejemplo a la prueba documental, el legislador -con el ánimo de compensar esta situación- ha previsto que en los procesos laborales la carga de la prueba es obligatoria para la parte patronal y facultativa para el trabajador, conforme disponen los arts. 3.h), 66 y 150 del CPT; es decir, que corresponde al empleador desvirtuar los hechos afirmados por el trabajador y sobre los cuales se funda la acción interpuesta. 

En el caso de examen, la actora a tiempo de formular su demanda, refirió como antecedentes que inicialmente ésta fue contratada de forma verbal en fecha 15 de mayo de 2013 para prestar sus servicios como ayudante de cocina, con un horario de trabajo de hrs. 08:00 a 12:00 del mediodía, es decir por medio tiempo y de lunes a sábado con un salario mensual de Bs.600.-; no obstante de lo convenido con la demandada, el primer día de su trabajo, es decir, el mismo 15 de mayo del mencionado año, la ahora demandada le impuso la obligación de quedarse a trabajar hasta las 17:00 pm en forma continua y no hasta el mediodía como acordaron originalmente, porque no tenía personal en su pensión, encargando cumplir otras funciones adicionales a las de ayudante de cocina, como el de mesera, encargada de entregar las pensiones a domicilio de los clientes y encargada de limpieza; por lo que a consecuencia de tales cambios en las condiciones laborales pactadas inicialmente, ambas partes reformularon el contrato verbal, acordando que su contrato consistiría en cumplir las funciones adicionales mencionadas, con nuevo horario de trabajo de horas 08:00 am a 17:00 pm, en forma continua, por tiempo completo como lo llamo la empleadora, y acordando que le cancelaría un sueldo mensual de Bs.1.200,00.-.

No obstante que la parte demandada, a tiempo de contestar a la demanda (fs. 13 a 14 vta.), afirmó, entre otros aspectos, que el salario de la actora era solamente de Bs.650, 00.-, por medio tiempo; la misma no demostró tal afirmación, es decir que el trabajo de la demandante sólo haya sido por medio tiempo, como afirmó en la respuesta a la demanda; o por el contrario, tampoco desvirtuó lo afirmado por la actora respecto a su jornada laboral y que por lo mismo, el sueldo convenido no sería el señalado por la demandante, es decir, Bs.1.200,00.-; en ese sentido es que se tiene asentado en la Sentencia de primer grado (fs. 45 a 48), que señaló que el trabajo que prestaba la demandante era a tiempo completo, ya que la parte demandada no habría demostrado lo contrario, puesto que los testigos desconocían cual era el horario de la actora en la pensión de la demandada; razonamiento similar al también asumido por el Tribunal de Alzada, que en el fallo recurrido anotó que no se encuentra ningún elemento de juicio respecto al salario mensual que se le pagaba a la demandante, sólo las afirmaciones y contra afirmaciones de las partes respecto del monto del salario mensual que estaba vigente al momento de la desvinculación laboral, de modo que, aplicando los principios protectivos, se concluyó por dicho Tribunal, en que el sueldo era el afirmado por la trabajadora en su demanda; advirtiéndose con ello que la parte demandada descuidó su obligación procesal en relación a la carga de la prueba, conformelos arts. 3.h), 66 y 150 del CPT.

Si bien en casación se reclama que las literales de fs. 1 y 12, “no fueron debidamente valoradas” con las demás pruebas de cargo y descargo, cursantes en el proceso; revisadas ellas, tampoco demuestran lo afirmado por la parte demandada ahora recurrente, puesto que, tanto el recibo por posible pago de aguinaldo, cursante a fs. 1, como la copia legalizada del acta de audiencia llevada a cabo en dependencias del Ministerio de Trabajo, cursante a fs. 12, no constituyen prueba idónea que desvirtúe lo afirmado por la actora en cuanto a que, inicialmente se pactó un sueldo de Bs.600.- por una media jornada de trabajo, y que al haberse pactado un tiempo completo posteriormente, bajo el compromiso de pagar Bs.1,200., la empleadora fue la que incumplió aquel compromiso, pese a que la trabajadora cumplió de su parte prestando sus servicios por jornada completa en horario continuado, es decir, fue precisamente tal hecho lo que motivó a la actora, entre otros, la formulación de su demanda en instancia judicial, pues así se tiene expuesto en el memorial de fs. 3 a 7.

Una cuestión de hecho que el Juez A quo, consideró importante y sobre el cual la parte demandada no hizo mucho hincapié, fue el relacionado al “horario de trabajo” de la actora, como elemento imprescindible para establecer la pertinencia o no del pago del salario devengado que se demandaba por la trabajadora; así, el A quo, refirió en su Sentencia: “En cuanto al salario, los testigos de descargo, establecen de forma imprecisa el monto de Bs.650,00.-, empero desconocen cuál era su horario, lo que significa que no saben a ciencia cierta que dicho salario corresponde por medio tiempo y/o tiempo completo…” (sic.); de modo que, aún la prueba testifical referida por la parte recurrente en su memorial de casación, tampoco es eficaz para desvirtuar los hechos afirmados por la parte actora en cuanto a la jornada laboral y consiguientemente el sueldo percibido.

Por lo anotado, éste Tribunal advierte que la parte demandada no ha desvirtuado con prueba eficaz, pertinente y suficiente, los hechos afirmados por la parte actora en su demanda, como era su obligación de acuerdo al principio de la inversión de la prueba que rige material laboral; bajo tales razonamientos, éste Tribunal tampoco encuentra que el fallo recurrido haya incurrido en posible error en la apreciación de la prueba, como pretende hacer ver la parte recurrente.

Bajo esos parámetros, se concluye que al no ser evidentes las infracciones denunciadas en el recurso de casación en el fondo de fs. 81 a 82 vta., deviniendo estas en infundadas, corresponde dar aplicación a los dispositivos contenidos en los arts. 271.2) y 273 del CPC, aplicables por la norma permisiva contenida en el art. 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Adm.,Social y Adm. Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida en el art. 184.1 de la CPE y el art. 42.I.1 de la LOJ, declara INFUNDADOel recurso de casación en el fondo de fs. 81 a 82 vta., interpuesto por Raúl Freddy Flores Martínez en representación legal de Zulema Muñoz Pantoja, contra el Auto de Vista Nº 076/2015 de 4 de marzo, de fs. 66 a 68 vta., pronunciado por la Sala Social y Administrativa, Contenciosa y Contenciosa Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca. Con costas.

Se regula honorario profesional del abogado de la parte demandante la suma de Bs.500.- (quinientos 00/100 bolivianos) que mandará pagar el Jueza quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Dr.  Pastor Segundo Mamani Villca

                Dr. Antonio Guido  Campero Segovia

Ante mí: Dr. Pedro Gabriel Fernández Zuleta

                Secretario de la  Sala  Contenciosa y Contenciosa Adm,  Social Adm. Primera