TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA


Auto Supremo Nº 555

Sucre, 04 de agosto de 2015

Expediente: 268/2011-S

Demandante: Basilio Charca Tola

Demandados: Tomas Solano Alcocer y otro

Distrito        : Cochabamba 

Magistrado Relator: Dr. Pastor Segundo Mamani Villca

=================================================================

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 121 y vta.,interpuesto por Tomas Solano Alcocer y Víctor Solano Alcocer,contra el Auto de Vista N° 088/2011 de 11 de abrildefs. 117 a 119, pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la entonces Corte Superior de Justicia en el Distrito Judicial de Cochabamba, dentro del proceso social seguido por Basilio Charca Tola, contra los ahora recurrentes, el responde al recurso de casación de fs. 124;el Auto de 24 de mayo de 2011 que concedió el recursoa fs. 125;los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

I.1.Antecedentes del proceso

I.1.1. Sentencia

Tramitada la causa, la Jueza de Trabajo y Seguridad Social de Quillacollo, emitió la Sentencia de 28 de febrero de 2009 de fs. 83 a 87, declarando, i) probada la demanda de fs. 6 a 7 y ampliatoria de fs. 33 a 34, en cuanto a vacación e indemnización por accidente de trabajo y gastos médicos; e, ii)improbada en los demás puntos demandados conminándose a Tomas Solano Alcocer y Víctor Solano Alcocer, pagar al actor el monto total de la liquidación que asciende a Bs.4.607.-, todo conforme al detalle que se tiene inscrito en la Sentencia.

I.1.2. Auto de Vista

En grado de apelación deducida tanto por los demandantes Tomas Solano Alcocer y Víctor Solano Alcocer (fs. 93 a 94),como por el demandante Basilio Charca Tola (fs. 98 a 99), la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, mediante Auto de Vista N° 088/2011 de 11 de abril de fs. 117 a 119, confirmó la Sentencia apelada,sin costas por doble apelación.

I.2.Motivos del recurso de casación

La resolución de segunda instancia, motivó que los demandantes Tomas Solano Alcocer y Víctor Solano Alcocer, mediante memorial de fs. 121 y vta., interpongan recurso de casación en el fondo, bajo los siguientes argumentos:

I.2.1. Petitorio

Concluyen el mismo, solicitandose admita su recurso, disponiendo la remisión de obrados para que laCorte Suprema de Justicia mediante su Sala correspondiente case el Auto de Vista recurrido.

I.2.2. Contestación al recurso

Basilio Charca Tola en la contestación al recurso de casación manifiesta que, el argumento de abandono del hospital no tiene asidero legal, puesto que la incapacidad que su persona sufre fue como consecuencia del accidente de trabajo que inutilizo su mano derecha; que el recurso de casación no cumple con los requisitos exigidos por el art. 253 del Código de Procedimiento Civil (CPC).

CONSIDERANDO II:

II.1. Fundamentos jurídicos del fallo

La relación laboral entre el demandante Basilio Charca Tola y los demandados Tomás Solano Alcocer y Víctor Solano Alcocer, fue identificada por los tribunales de instancia, en mérito a los datos del proceso, así como el accidente de trabajo que sufrió el trabajador el 23 de febrero de 2008 en horas de la mañana, provocándole un incapacidad de trabajo de 18% según la valoración médica de incapacidad emitido por el médico del Trabajo Regional de Cochabamba de fs. 28 a 29.

De acuerdo al art.81 de la LGT, "el accidente de trabajo es toda lesión traumática o alteración funcional permanente o temporal, inmediata o posterior, o la muerte originada por una fuerza inherente al trabajo". La indemnización por accidente, según el art. 84 del cuerpo legal citado, "procede cuando la víctima prestó servicios en la empresa por lo menos 14 días antes del accidente y si la incapacidad para el trabajo excede de seis días".

En desarrollo de estas disposiciones, el art.87 de la LGT, establece las consecuencias de los accidentes o de las enfermedades profesionales calificándolas en: "a) muerte, b) incapacidad absoluta y permanente, c) incapacidad absoluta y temporal, d) incapacidad parcial y permanente, y e) incapacidad parcial y temporal".

Dentro de esta relación jurídica formulada con la finalidad de resolver las denuncias planteadas en el recurso de casación, corresponde establecer, de conformidad con el Decreto Ley (DL) Nº 2689 de 22 de agosto de 1951, que los derechos reconocidos al trabajador, entre ellos, la indemnización por riesgos profesionales previstos por el art. 79 y siguientes del Título VII, Capítulo I, de la LGT, no son incompatibles con la percepción de la indemnización por tiempo de servicios a que se refiere el art. 13 de la citada Ley, debiendo hacerse efectivos ambos beneficios sociales sin que el uno excluya al otro.

Teniendo en cuenta el carácter tutelar del derecho laboral, es menester señalar que los derechos de los trabajadores son irrenunciables, como nulas las convenciones en contrario o que tiendan a burlar o desvirtuar sus efectos al tenor de los arts. 162.II de la Constitución Política del Estado (CPE) de 1967, asimismo expresado por el Decreto Supremo (DS) Nº 28699 de 1 de mayo del 2006. En el mismo sentido dispone el art. 4 de la LGT.

Particularmente en lo que hace al presente caso y tomando en cuenta el principio protector, el principio de inversión de la carga de la prueba y el principio de primacía de la realidad, debe prevalecer la interpretación de la realidad sobre la apariencia. Al respecto Antonio Vázquez Vialard, expresa: "Conforme a él, cuando no hay correlación entre lo que ocurrió en los hechos y lo que se pactó o se documentó, hay que dar primacía a los primeros. Prima la verdad de los hechos (no la forma) por sobre la apariencia".

En autos, los recurrentes se limitan incisivamente a sostener que el trabajador abandonóel hospital donde se encontraba internado sin motivo ni causa y bajo su propia responsabilidad negándose a una segunda intervención quirúrgica que era necesaria para su restablecimiento, por lo que los de instancia debieron aplicar el art. 108 del DR-LGT.

Si bien es cierto que el trabajador a momento de sufrir el accidente de trabajo fue asistido por sus empleadores de forma inmediata con la asistencia médica, conforme manda el art.103 del DR-LGT, al punto inclusive de internarlo en un nosocomio, y realizar pagos para la intervención quirúrgica que requería, según se desprende de lo cursante defs. 39 a 47, para que luego el trabajador abandonara dicho nosocomio, negándose a seguir el tratamiento prescrito impidiendo deliberadamente su curación, empero era obligación de la parte patronal hacer seguimiento y comunicar al Juez sobre la irregularidad del trabajador conforme la última parte de la norma cuestionada en casación (art. 108 del DR-LGT), situación que fue omitida por los empleadores y razonada correctamente por el Auto de Vista, que mencionó “También se observa que los empleadores no hicieron un seguimiento en cuanto a la internación del trabajador en el hospital que ellos escogieron, tal como se apreció en Sentencia, y no se percataron de que el trabajador optó por elegir otro hospital, opción que le está permitida de acuerdo con lo previsto por el artículo 97 de la citada Ley General del Trabajo” (sic).

Otro elemento de relevancia y que es contenido mismo del art. 108 del DR-LGT, es el de la negación o bien el deliberado impedimento de parte del trabajador para seguir los tratamientos prescritos para su curación; en la especie, dicho elemento fue analizado por el Tribunal de alzada, que manifestó:

en el presente caso no se observa impedimento deliberado del trabajador para lograr su curación en el hospital al que lo llevó el empleador, sino más bien un desconocimiento sobre el tema y gran temor sobre una segunda intervención quirúrgica que se le planteó” (sic).

Tal conclusión, da cuenta la inexistencia de elementos que coadyuven a verificar si efectivamente la infracción reclamada en casación existió; es decir, no se demuestra objetivamente la evidente vulneración del precepto legal nombrado; y por otro lado constituye un ejercicio de valoración probatoria privativa a los jueces y tribunales de instancia, regida por el libre convencimiento, conforme dispone el art. 158 del Código Procesal del Trabajo (CPT), que establece: "El juez no estará sujeto a la tarifa legal de pruebas y por lo tanto formará libremente su convencimiento, inspirándose en los principios científicos que informan la crítica de la prueba y atendiendo a las circunstancias relevantes del pleito y a la conducta procesal observada por las partes", concordado con el art. 3.j) del mismo cuerpo legal; por lo que al haber sufrido un accidente en el trabajo, corresponde el pago de indemnización por accidente de trabajo por incapacidad para el trabajo del 18% del salario promedio indemnizable que fue calificado por el médico del trabajo de la Caja Nacional de Salud de Cochabamba de acuerdo a lo establecido por los arts. 91 y 97 del DR-LGT multiplicado por 18 meses o salarios conforme establece el art. 89 de la LGT.

Finalmente, la Sala advierte que los recurrentes persiguen se efectué una nueva valoración de las pruebas, pretendiendo que en sede casacional se dé cumplimiento al art. 108 del DR-LGT, sin percatarse, que la valoración y compulsa de las pruebas, es atribución privativa de los jueces de instancia e incensurable en casación, a menos que se demuestre fehacientemente la existencia de error de hecho o de derecho en la apreciación de la prueba, que recaiga sobre la existencia o interpretación de una norma jurídica, o en su caso que los juzgadores de instancia ignorando el valor que atribuye la Ley a cierta prueba le hubiera asignado un valor distinto, aspectos que en el caso de autos no concurrieron, al evidenciarse que el Tribunal de apelación,valoró correctamente la prueba, en sujeción a la normativa correspondiente.

En el marco legal descrito, se concluye que el Auto de Vista recurrido, no incurrió en la vulneración e infracción del art. 108 del DR-LGT, tal como arguyen los recurrentes, por lo que corresponde resolver en el marco de las disposiciones legales contenidas en los arts. 271.2 y 273 del CPC, con la facultad conferida por el art. 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Adm., Social y Adm. Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida en los arts. 184.1 de la CPE y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, declara INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por Tomas Solano Alcocer y Víctor Solano Alcocer. Con costas.

Se regula el honorario profesional del abogado de la parte demandante, en la suma de Bs.500.- que mandara a ser efectivo el Juez a quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Dr.  Pastor Segundo Mamani Villca

                Dr. Antonio Guido  Campero Segovia

Ante mí: Dr. Pedro Gabriel Fernández Zuleta

                Secretario de la  Sala  Contenciosa y Contenciosa Adm,  Social Adm. Primera