TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., Y SOCIAL Y ADM. PRIMERA


Auto Supremo Nº 531

Sucre, 03 de agosto de 2015

Expediente:74/2011-A

Demandante: Hilanderías Bolivianas HILBO S.A.

Demandada: Gerencia Distrital del Servicio de Impuestos Nacionales

Distrito: Oruro

Magistrado Relator: Dr.Antonio Guido Campero Segovia

=================================================================

VISTOS: El recurso de casación en el fondo interpuesto por René Meier Klopstocken representación de Hilanderías BolivianasHILBO S.A., defs.712 a 716, contra el Auto de VistaN° 93/2010 de 14 de diciembre, cursante de fs. 705 a 709, pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, dentro del proceso Contencioso Tributario seguido por la Empresa HILBO S.A., contra la Gerencia Distrital Oruro del Servicio de Impuestos Nacionales (SIN), la respuesta de fs.638 a 639 vta., el Auto que concedió el recurso de fs. 722, la respuesta de fs. 720 a 721, los antecedentes; y:

CONSIDERANDO I:

I.1. Antecedentes del proceso

I.1.1. Sentencia

Que, en la tramitación del proceso contencioso tributario, el Juez de Partido Administrativo, Coactivo y Tributario del Distrito Judicial de Oruro, pronuncio  Sentencia N° 023/2009 de fecha 26 de septiembre, de fs.657 a 661 vta., declarando improbada la demanda, manteniendo firmes lasresoluciones sancionatorias de fecha 26 de agosto de 2008.

I.1.2. Auto de vista

Interpuesto el recurso de apelación, la Sala Social y Administrativa de la entonces Corte Superior de Distrito Judicial de Oruro, dictó el Auto de Vista N° 93/2010 de 14 de diciembre, cursante de fs. 705 a 709, que confirmó la Sentencia N° 023/2009 de fecha 26 de septiembre.

I.1.3. Motivos del recurso de casación

Dicha resolución, motivó el recurso de casación en el fondo por parte de HILBO S.A., 712 a 716, con los siguientes argumentos:

Acusa que Impuesto Nacionales emite proveídos de ejecución tributaria Nº 66/08 a 77/08; Nos. 79/08, 97/08; Nº88/ a 112/08; y 112/08 a 132/08 todos de fecha 27 de agosto, es notificado mediante cédula en fecha 4/09/08 a horas 18:05, que no tienen notificación alguna, así consta de la cédula que cursa a fs. 5 de obrados, significa que a la fecha no ha surtido efecto legal alguno, se demandó la nulidad de dichos proveídos porque las notificaciones no fueron realizadas de acuerdo a la Ley 2492.Dichos autos dan inicio a la ejecución tributaria al tercer día de su notificación con los proveídos tributarios tras su legal notificación con el presente proveído a partir del cual se realizarán las medidas coactivas correspondientes conforme establece el art. 110 de la Ley 2492. La interposición de la demanda ha sido presentada en el plazo de dos días antes de que se cumpla el plazo de tres días, es decir ni siquiera se venció el tercer día señalado en los autos dictados por Impuesto Internos para poder proceder a realizar las medidas correspondientes, infiriéndose violación a la Ley y error de hecho en la valoración de las pruebas.

Acusa vulneración de la Ley 1340, que Impuestos Nacionales conocía que HILBO S.A., se encuentra en pleno proceso de reestructuración voluntaria, con prueba legalizada por funcionarios que tienen a su cargoel archivo de documentos de HILBO S.A. La Prueba no ha sido observada menos rechazada por Impuestos Nacionales por ser idóneos que reflejan el estado real del proceso de reestructuración en el que sigue a la fecha HILBO S.A.,esta prueba no puede dejar de tener el valor que la Ley le asigna y no es como se establece en el Auto de Vista que no fue intervenida por funcionario público , pretendiendo desconocer que quien legaliza es quien detenta los originales , no puede violarse el derecho a defensa que es una potestad inviolable del individuo a ser escuchado en juicio, presentando las pruebas que estime conveniente en su descargo.

Continua mencionando que HILBO S.A., se encuentra bajo proceso de reestructuración voluntaria en el marco de la Ley 2495 de 4 de agosto de 2004, misma que guarda estricta relación con lo determinado por el art. 107 de la Ley 2492, se ha acreditado fehacientemente con documentos adjuntados, la prueba documental demostrativa del derecho que la Empresa HILBO S.A. se encuentra en pleno proceso de reestructuración voluntaria, documentos que cumplen con lo dispuesto por el art. 399 del Código de Procedimiento Civil (CPC), que no han sido valorados en su justa dimensión como lo disponen los arts. 233 y 397 del CPC, proceso que a la fecha no ha concluido porque no se cuenta con un fallo firme y ejecutoriado del recurso jerárquico presentado que niegue o rechace dicha reestructuración.

Acusa violación del principio de razonabilidad los miembros de la sala Social han actuado fuera de la conformidad que debe haber respecto de la adecuación de sus actos que se persigue en el presente proceso  contencioso tributario , es decir no hubo proporcionalidad ni tampoco adecuación a la Constitución y a la Ley 2492 y las disposiciones que hacen a la reestructuración voluntaria, también menciona la violación a la seguridad jurídica, ya que toda persona tiene la facultad de exigir al Estado el cumplimiento de sus fines y funciones entre ellos el de dotar de seguridad jurídica,la actual CPE hace referencia a la seguridad como un fin y función del Estado y consiste en aplicar correctamente la ley.

I.1.4. PETITORIO

Concluyo mencionando que, de lo expuesto y habiendo demostrado la violación expresa y aplicación indebida de la CPE, CPC, art. 174, 214 al 302 de la Ley 1340, art. 107.II de la Ley 2492 y las Sentencias Constitucionales (SSCC), por infringidas en el recurrido Auto de Vista AV-SSA-93/2010 de 14/012010, solicita que deliberando en el fondo declare nulo el mencionado Auto case en el fondo el Auto de Vista mencionado y disponga la admisión de la demanda interpuesta por HILBO S.A.

CONSIDERANDO II:

II.1. Fundamentos jurídicos del fallo

Resulta imperioso advertir en razón al contenido del recurso que se analiza, que el instituto jurídico de la casación, conforme lo preceptúa el Título V, Capítulo VI del Libro Primero del CPC, es una acción extraordinaria que se asimila a una demanda de puro derecho, a través de la cual se impugna una resolución judicial por los casos expresamente señalados por el art. 250 de la ya mencionada norma adjetiva;impugnando las infracciones en el fondo y la forma previstos en los arts. 253 y 254 del adjetivo civil; correspondiendo que en las diversas causales infracciónales en las que el recurrente funda su recurso, cumpla con la carga legal procesal prevista por el art. 258.2 del ritual civil, que señala: “Deberá citar en términos claros, concretos y precisos la sentencia o auto del que se recurriere, (…), la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, ya se trate de recurso de casación en el fondo, en la forma, o ambos. (…)…” [sic], es decir, evidenciando las infracciones y los errores de hecho o de derecho en los cuales pudieron incurrir las autoridades de grado o tribunales de instancia a tiempo de resolver las pretensiones deducidas en el proceso.

El recurso traído a casación acusa la infracción del art. 253.1 y 3  del CPC., señalando en forma indeterminada e indiscriminada que se ha cometido una violación expresa del CPC, las SSCC, la Ley de Organización Judicial (LOJ), Pacto de Costa Rica sobre derechos civiles y Ley 2492, constituyendo error de hecho y derecho, sin especificar ni detallar que articulado expreso de estas leyes habrían sido violadas, señalando erradamente la concepción de error de hecho y derecho sin especificar en qué consistiría desde su óptica esos errores y en qué consistiría la violación o la interpretación errónea; sin observar la exigencia de cumplimiento de las condiciones de admisibilidad del recurso que informa la provisión normativa establecida en el art. 258.2 del  señalado ritual civil, ahondando más su desconocimiento de este instituto jurídico al insertar en su petición nulidad en casación en el fondo, sin haber accionado en su recurso alguna causal de casación en la forma que derive en nulidad, ante lo cual se hace imperativo remarcar que el recurso de casación en la forma, se debe fundar en errores del procedimiento, referidos a la infracción de normas adjetivas incumplidas, o mal aplicadas por los tribunales de instancia identificadas expresamente en el art. 254 del CPC, mientras que el recurso de casación en el fondo se fundara en los errores de derecho referidos a la infracción de normas sustantivas violadas, erróneamente interpretadas o aplicadas indebidamente por los tribunales de instancia; o cuando en la apreciación de las pruebas se hubiera incurrido en error de hecho o de derecho, conforme lo señala expresamente el art. 253.1 y 3del ritual civil.Por ello al margen de exponer los motivos en que se fundaré el recurso de casación en la forma como en el fondo, es deber del recurrente concretar su pretensión recursiva en forma congruente con el recurso que deduce

En los argumentos señalados por el recurrente en clara confusión de la naturaleza jurídica del recurso de casación, pretende que este Tribunal Supremo de Justicia, analice, considere y emita pronunciamiento sobre violación, error de hecho y derecho de normas de Derecho Internacional, normas sustantivas y adjetivas incluyendo SSCC sin determinar en qué consistirían las infracciones en las que hubiese incurrido el Tribunal de Alzada, por cuanto el memorial de recurso se traduce en una narración y repetición de los argumentos formulados en su demanda y apelación, al margen de referirse en esta parte de su recurso, a la conculcación de pactos y convenios internacionales, como el Pacto de San José de Costa Rica sobre derechos civiles, la LOJ y SSCC; todo ello muestra que el recurrente no ha llegado a vislumbrar los reales alcances del recurso extraordinario el cual no se constituye en una tercera instancia de revisión del proceso como ha sido inferido en su exposición por el recurrente; debiendo precisarse que la función de la casación no es precisamente analizar las pretensiones de las partes, sino el de comprobar el proceder de las autoridades judiciales de instancia en la aplicación de la Ley sustantiva o de la Ley procesal, en la resolución de la causa; para lo cual es precisamente el recurrente quien debe cumplir con la carga procesal del ya nombrado art. 258.2 del ritual civil, carga procesal que se subsume en su deber de identificar aquellas infracciones o errores de hecho y derecho, en las que se hubiese incurrido en la resolución; en este caso el Auto de Vista emitido por el Tribunal de Alzada, evidenciándose en el caso de autos, el incumplimiento del recurrente, con la carga procesal exigida por Ley para poder ingresar a la resolución del recurso.

Por todo ello resulta imperativo para este tribunal aclarar que ante la formalidad y seriedad que reviste la interposición del Recurso Extraordinario de Casación; instituto jurídico extraordinario, instituido para la defensa de las partes en contención, el cual no puede ser interpretado por el accionante como un acto indiscriminado de lanzamiento de una lluvia de ideas, comentadas de acuerdo al libre albedrio del recurrente, quien está compelido por la provisión normativa señalada a proporcionar atención a una fundamentación debida en el sustento de su recurso, omisión evidenciada en la especie, que hace inviable su tratamiento.

En el contexto señalado, al no haber cumplido el recurrente con la especificación de su acusación y tampoco cumplir con la carga procesal prevista en el art. 258.2 del CPC., por desconocimiento de una adecuada técnica jurídica que debe imperativamente observarse en la formulación de esta acción extraordinaria, y al no poder suplir de oficio las omisiones, imprecisiones o impericias en que incurrió el recurrente, este tribunal se encuentra impedido de abrir su competencia para conocer el recurso intentado, siendo compelido a obrar conforme los arts. 271.1 y 272.2 del CPC, por mandato de la norma permisiva contenida en los arts. 214 y 297.II de la Ley Nº 1340 de 28 de mayo de 1992 y 74.2 del Código Tributario de 2 de agosto de 2003.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Adm., Social y Adm. Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida en el art. 184.1 de la CPE y el art. 42.I.1 de la LOJ, declara IMPROCEDENTE, el recurso de casación interpuesto por René Meier Klopstock en representación de la Empresa HILBO S.A. de fs. 712 a 716.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Dr.  Pastor Segundo Mamani Villca

                Dr. Antonio Guido  Campero Segovia

Ante mí: Dr. Pedro Gabriel Fernández Zuleta

                Secretario de la  Sala  Contenciosa y Contenciosa Adm,  Social Adm. Primera