TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA


Auto Supremo Nº 487

Sucre, 10 de julio de 2015

Expediente: 95/2015-S

Demandante: Esteban Mamani Cruz

Demandado: Empresa Constructora Concordia S.A.

Distrito: La Paz

Magistrado Relator: Dr. Antonio Guido Campero Segovia

=======================================================

VISTOS: El recurso de casación de fs. 212 y vta., interpuesto por Maricruz Medrano Strelli y Sergio Javier Jiménez Terrazas en representación de la Empresa Constructora Concordia S.A., contra el Auto de Vista Nº 240/2014 de 19 de diciembre, cursante a fs. 203 y vta., pronunciado por la Sala Social y Administrativa Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso social por pago de beneficios sociales y derechos laborales, seguido por Esteban Mamani Cruz contra la empresa recurrente, la respuesta de fs. 215 a 216 vta.; el Auto concedió el recurso de fs.217; los antecedentes del proceso; y:

       CONSIDERANDO I:

I. Antecedentes del Proceso

I.1 Sentencia

Que, tramitado el proceso de referencia, el Juez de Partido Quinto del Trabajo y Seguridad de La Paz, emitió Sentencia Nº 122/2014 de 20 de junio (fs. 186 a 190), declarando probada en parte la demanda de fs. 13 a 15, subsanada a fs. 18 y 20, y probada en parte la excepción pago opuesta a fs. 32 de obrados, disponiendo que la Empresa Constructora Concordia S.A., a través de su representante legal, pague la suma de Bs. 31.088,09 a favor del actor Esteban Mamani Cruz por los conceptos anotados, de acuerdo al finiquito contenido en la parte resolutiva de la Sentencia.

I.2 Auto de Vista

En grado de apelación deducido por la Empresa Constructora Concordia S.A.  (192 a 193),  la Sala Social y Administrativa Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, mediante Auto de Vista Nº 240/2014 de 19 de diciembre (fs. 203 y vta.), confirmó la Sentencia Nº 122/2014 de 20 de junio.

II. Motivos del Recurso de Casación

El Auto de Vista mencionado, motivó el recurso de casación de fs. 212 y vta., interpuesto por Maricruz Medrano Strelli y Sergio Javier Jiménez Terrazas en representación de la Empresa Constructora Concordia S.A., en base a los siguientes argumentos:

Señaló que, el Tribunal Departamental de Justicia, no tomó en cuenta el contrato de trabajo de fs. 8 y 9, presentado como prueba documental por parte de la Empresa.

Indica que, en la valoración de la prueba un documento vale más que declaración testifical, más aun si se toma en cuenta que las declaraciones de los testigos remoran hechos ocurridos hace más de 10 años.

II. 1 Petitorio

Concluyó solicitando se anule obrados hasta que se resuelva conforme a derecho la correspondiente Sentencia y sea con las formalidades de ley.

       CONSIDERANDO II:

I. Fundamentos Jurídicos del fallo

La jurisprudencia sentada por este Tribunal Supremo, estableció que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho utilizada para invalidar una Sentencia o Auto definitivo en los casos expresamente señalados por ley, ello en razón a que no constituye una controversia entre las partes, sino una "cuestión de responsabilidad entre la ley y sus infractores", pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos efectos de acuerdo a lo estatuido por el art. 250 del Código de Procedimiento Civil (CPC), en tanto se cumplan los requisitos establecidos en el art. 258.2) del mismo cuerpo legal, lo que implica citar en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, especificando en qué consiste la violación, falsedad o error y proponiendo la solución jurídica pertinente, esto porque el recurso de casación es un acto procesal complejo, puesto que entre los elementos de forma esenciales a contener no es solo expresar la voluntad de impugnar, sino principalmente fundamentar esa impugnación conforme al modo de la estructura, del acto impugnado contenido en el citado art. 258.2) del CPC. Así, el recurso de casación está sometido a estrictos requisitos formales, de riguroso e indispensable cumplimiento, que determinan la admisión del mismo, de lo contrario se lo rechaza por la improcedencia, dando cumplimiento a la previsión del art. 272.2) del CPC.

Por otra parte, los recursos de "casación en el fondo" y "casación en la forma", si bien aparecen hermanados, son dos realidades procesales de diferente naturaleza jurídica. El primero se relaciona con el error "in judicando" que no afecta a los medios de hacer el proceso, sino a su contenido, o sea, a sus fundamentos sustanciales. El segundo, con el error "in procedendo" que es atinente a la procedencia del recurso de nulidad en la forma, es decir, cuando la resolución recurrida haya sido dictada violando formas esenciales del proceso, o lo que es lo mismo, errores de procedimiento y vicios deslizados que sean motivo de nulidad por haberse afectado el orden público. En ambos recursos el CPC en sus arts. 253 y 254, señala taxativamente los casos en que proceden. Consiguientemente, bajo estos parámetros la forma de resolución también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea en el fondo, lo que se pretende es que el Auto de Vista se case, conforme establecen los arts. 271.4) y 274  del Código de Procedimiento Civil, y cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, con o sin reposición, como disponen los arts. 271.3) y 275  del mismo cuerpo legal, siendo comunes en ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado. Técnicamente no hay recurso de casación, cuando se plantea uno en el que no se concreta correctamente el reclamo como casación en el fondo o casación en la forma, o no se concluye el recurso con una solicitud de forma independiente y alternativa.

En la especie, el escueto contenido del recurso de casación de fs. 212 y vta.,  resulta incompleto e impreciso; incompleto, porque la Empresa recurrente, no identifica la ley o leyes sustantivas o adjetivas violadas o aplicadas falsa o erróneamente, tampoco justifica su memorial  en  ninguna de las causales del recurso de casación en el fondo o en la forma contenida en los arts. 253 y 254 del CPC, tal como exige el art. 258.2) del mismo cuerpo legal. Por otro lado, resulta impreciso, porque, por una parte la Empresa recurrente apela de la resolución recurrida (expresión no adecuada al recurso de casación), y por otra, denuncia una supuesta falta de valoración del contrato de trabajo cursante a fs. 8 y 9, y contradictoriamente denuncia al mismo tiempo error de valoración entre lo que es la prueba documental y la prueba testifical producida en el proceso, sin tomar en cuenta, que no resulta lógico procesalmente acusar falta de valoración de medios de prueba (ausencia total) y alternativamente decir que hubo error en la valoración de los mismos, tomando en cuenta, que la denuncia sobre la  precisión de los medios de prueba que hubieran sido soslayados por los jueces de instancia resulta ser un argumento para la casación en la forma, en cambio  el efectuar una crítica de fondo respecto a los elementos probatorios analizados por los jueces de instancia resulta ser un aspecto que debe ser denunciado a través del recurso de casación en el fondo, diferenciación que no ha efectuado la Empresa recurrente, al otorgar a los mismos hechos la virtualidad de constituirse al mismo tiempo en motivos de casación sin identificar si lo hace en la forma y en el fondo. Asimismo, el recurrente olvidando que el recurso de casación en cualquiera de sus formas  se equipara a una demanda nueva de puro derecho, cuya fundamentación legal debe ser totalmente clara y precisa, además de congruente con las pretensiones de quien la interpone, en su petitorio final solicita se anule obrados hasta que resuelva conforme a derecho la correspondiente sentencia y sea con las formalidades de ley, forma de resolución no establecida en el art. 271 del CPC, lo que decanta en su improcedencia manifiesta.

Finalmente corresponde establecer que, la simple relación expuesta, no sustituye a la fundamentación que deben hacer los recurrentes para demostrar la forma en la que el Tribunal de grado violó las normas que se impugnan para dar lugar a una decisión en casación, por ello, la jurisprudencia nacional coincidente con los criterios doctrinales del derecho procesal requieren que el recurso de casación no tenga simplemente un carácter indicativo de la ley o leyes violadas, aplicadas falsa o erróneamente, sino que por el contrario sean observaciones precisas, claras y puntuales acerca de los yerros o faltas que se observan y/o acusan; lo que no ocurre en el caso de autos.

En consecuencia, al no haber cumplido la Empresa recurrente con la carga legal prevista en el artículo 258.2) del CPC, por desconocimiento de la adecuada técnica jurídica que debe de observarse en la formulación de este recurso extraordinario, y al no poderse suplir de oficio las omisiones, imprecisiones o impericias en que incurrieron los mismos, este Tribunal Supremo se encuentra impedido de abrir su competencia para conocer el recurso intentado, al que castiga conforme los arts.  271.1) y 272.2) del CPC aplicables al caso concreto por mandato de la norma permisiva contenida en el art. 252 del Código Procesal del Trabajo.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Adm., Social y Adm. Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución contenida en los arts. 184.1 de la CPE y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 212 y vta., interpuesto por Maricruz Medrano Strelli y Sergio Javier Jiménez Terrazas en representación de la Empresa Constructora Concordia S.A.. Con costas.

Se regula el honorario del profesional abogado del demandante en la suma de Bs.500.- (quinientos 00/100), que mandará hacer efectivo el Juez A quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Dr.  Pastor Segundo Mamani Villca

                Dr. Antonio Guido  Campero Segovia

Ante mí: Dr. Pedro Gabriel Fernández Zuleta

                Secretario de la  Sala  Contenciosa y Contenciosa Adm.,  Social  y Adm. Primera