TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA


Auto Supremo Nº 476

Sucre, 01 de julio de 2015

Expediente: 176/2011-S

Demandante: Miriam Edith Vargas Aramayo

Demandado: Club “San José”

Distrito        : Oruro

Magistrado Relator: Dr. Pastor Segundo Mamani Villca

======================================================

VISTOS: El recurso de casación de fs. 144 a 145 vta., interpuesto por Freddy Orlando Padilla Hering, en su condición de apoderado legal del Club “San José”, contra el Auto de Vista Nº 07/2011 de 13 de enero, emitido por la Sala Social y Administrativa de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, dentro del proceso que por pago de beneficios sociales sigue Miriam Edith Vargas Aramayo contra la entidad recurrente; el Auto Nº 34/2011 de 30 de marzo que concedió el recurso a fs.156; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

I.1 Antecedentes del Proceso

I.1.1 Sentencia

Tramitada la demanda interpuesta, la Jueza Segunda del Trabajo y Seguridad Social de Oruro, pronunció Sentencia Nº 005/2010 de 28 de enero (fs. 104 a 106 vta.), declarando probada en parte la demanda, respecto al pago de la indemnización del periodo del 1 junio de 2006 al 19 de enero de 2009; e, improbada la misma con relación al periodo comprendido entre el 21 de octubre de 1998 al 31 de mayo de 2006. Asimismo, declaró probada parcialmente la excepción de pago planteada por el demandado; e, improbada por el periodo comprendido entre el 21 de octubre de 1998 al 31 de mayo de 2006, sin costas, disponiendo que el personero legal del Club San José cancele a la actora la suma de Bs.10.966,66.-, suma que deberá ser cancelada por concepto de beneficios Sociales dentro de tercero día de ejecutoriada la resolución, bajo alternativa de ley, sin perjuicio de que en ejecución de Sentencia se aplique el DS Nº 28699, de acuerdo al detalle contenido en la parte resolutiva.

I.1.2 Auto de Vista

En grado de apelación, recurso interpuesto por el apoderado legal del Club “San José” (fs. 110 a 111), la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, pronunció Auto de Vista Nº 07/2011 de 13 de enero (fs. 138 a 141) que confirmó la Sentencia apelada, con la modificación del sueldo promedio indemnizable y el tiempo de servicios, sin costas, ordenando al personero legal del Club “San José” cancele la indemnización por años de trabajo a favor de la demandante de Bs.10.047,73 .-, por concepto de beneficios Sociales de acuerdo al detalle contenido en la presente resolución.

I.2 Motivos del Recurso de Casación

Contra el referido Auto de Vista, el representante legal del Club “San José” interpuso el recurso de nulidad de fs. 144 a 145 vta., con los siguientes fundamentos:

a) El Auto de Vista Nº AV-SSA-07/2011, es contradictorio, pues pese a establecer que el tiempo de trabajo de la demandante fue de 2 años, 7 meses y 19 días, del 1 de junio de 2006 al 19 de enero de 2009, habiéndose retirado voluntariamente en aplicación del DS Nº 11478 de 16 de mayo de 1974 (vigente en ese momento), no correspondiendo el pago de indemnización ni beneficios sociales; sin embargo, aplicó indebidamente el DS Nº 0110 de 1 de mayo de 2009, que no estaba vigente a momento de sucederse la relación laboral ordenándoles paguen a la actora indemnización por el tiempo de servicios determinado.

       b) Si bien la doctrina reconoce la figura de retroactividad de la ley, la misma debe ser expresamente declarada. En el caso, el hecho jurídico ocurrió en vigencia del DS Nº 11478, cuyo art. 1 fue derogado por el DS Nº 0110 de 1 de mayo de 2009, que no determinó ninguna aplicación retroactiva, tampoco la misma fue invocada por la actora, siendo por ello contradictoria la resolución del Tribunal de apelación cuando indicó: ”El presente DS Nº (010 de 1 de mayo de 2009) entrará en vigencia a partir de la fecha de su publicación”, pero no obstante ello lo aplica.

II.1.1 Petitorio

Por lo expuesto, solicitó a la Corte Suprema de Justicia falle en lo principal del litigio, determinado que como la demandante renunció voluntariamente antes de los cinco años, no le correspondía el pago de beneficios sociales siendo además inaplicable el DS Nº 0110 en la resolución del caso.

CONSIDERANDO II:

II.1 Fundamentos Jurídicos del fallo        

En la especie, la parte recurrente cuestiona el Auto de Vista AV-SSA-07/2011 de 13 de enero, por haber confirmado la Sentencia de primera instancia que dispone el pago de la indemnización por tiempo de servicios por el periodo entre el 1 de junio de 2006 al 19 de enero de 2009, al amparo del DS Nº 0110 de 1 de mayo de 2009, decisión que cuestiona la parte recurrente indicando que, cuando concluyó la relación laboral estaba vigente el DS Nº 11478 de 16 de mayo de 1974 y no su homólogo Nº 0110.

II.1.1. Señalar que, la indemnización por tiempo de servicios es la compensación al desgaste psíquico y físico que genera la actividad laboral, así la define el artículo 2 del DS Nº 0110. Este beneficio social se paga en el equivalente a un sueldo por año o en su caso de manera proporcional a los meses trabajados cuando no se alcanzó el año, es decir por duodécimas. Es un beneficio social que se paga exento de cualquier impuesto, conforme lo establece la Ley No. 843 de 20 de mayo de 1986. El art. 19 de la Ley General del Trabajo (LGT) determina que el cálculo de la indemnización se hará tomando en cuenta el término medio de los sueldos o salarios de los tres últimos meses.

Por otra parte, el  art. 1 del DS Nº 11478 establecía que si el trabajador tuviera cinco o más años continuos de servicios cumplidos, recibiría la indicada indemnización aunque se retire voluntariamente. De acuerdo a esta norma, el trabajador retirándose voluntariamente de su fuente laboral, debía cumplir cinco o más años de servicios para acceder al beneficio social de la indemnización y si su retiro voluntario se producía con anterioridad a los cinco años perdía este beneficio.

El DS Nº 110 modificó lo expuesto en el anterior párrafo, garantizando la indemnización por tiempo de servicios cuando el trabajador haya cumplido más de 90 días de trabajo continuo sin  importar que éste se retire voluntariamente o sea despedido de manera forzosa o intempestiva. En ese mismo sentido, la Resolución Ministerial (RM) 447 de 8 de julio de 2009, establece que el empleador deberá cancelar la indemnización por el tiempo de servicios, junto con los otros beneficios sociales y derechos laborales que correspondan en el plazo de quince días calendario a partir de la conclusión de la relación laboral. En caso que el empleador incumpla la obligación de pagar la indemnización en el plazo mencionado, pagará el monto establecido, incluyendo los derechos laborales que correspondan, debidamente actualizado en base a la variación de la Unidad de Fomento a la Vivienda UFVs, más la multa del treinta por ciento (30%) del monto total a cancelar en beneficio de la trabajadora o del trabajador.

II.1.2 En este orden, debe tenerse en cuenta que el art. 123 de la Constitución Política del Estado, consagra el principio general de irretroactividad de ley, en los siguientes términos “La ley sólo dispone para lo venidero y no tiene efecto retroactivo”; principio que en el ámbito Penal y Social es una derivación del principio de legalidad, encontrándonos frente a una prohibición de retroactividad de toda ley penal o social desfavorable, que en el último caso afecte los derechos del trabajador.

El principio de favorabilidad, como excepción al principio de irretroactividad de la ley social  y sus alcances está establecido en el mismo artículo en los siguientes términos: “La ley sólo dispone para lo venidero y no tiene efecto retroactivo, excepto en materia social cuando lo determine expresamente a favor de las trabajadoras y trabajadores; en materia Penal, cuando beneficie a la imputada o al imputado(Las negrillas son nuestras).

La naturaleza jurídica del principio de irretroactividad es la premisa según la cual, en la generalidad de las circunstancias se prohíbe, con base en la preservación del orden público y con la finalidad de plasmar la seguridad y estabilidad jurídica, que una Ley tenga efectos con anterioridad a su vigencia, salvo circunstancias especiales que favorezcan, tanto al destinatario de la norma como a la consecución del bien común, de manera concurrente. En materia social la exigencia Constitucional es que tiene que haber una determinación expresa, entendemos de la Ley.

II.1.3 En ese contexto, revisados los antecedentes del caso, la actora en su demanda señaló que ingresó a trabajar al Club San José el 21 de octubre de 1998, como contadora por el plazo de un año, plazo que pasó desapercibido para las partes, suscribiendo nuevo contrato indefinido el 1 de junio de 2006, donde se reconoce (última parte de la cláusula primera) que prestó servicios en la entidad desde el 21 de octubre de 1998, ocupando el cargo primero de contadora luego de administradora; asimismo en la cláusula quinta se reconoce que el tiempo de prestación de servicios al 1 de junio de 2006, era de 7 años, 7 meses y 9 días de forma continua e ininterrumpida. Reconoce que mediante nota de 27 de abril de 2006, solicitó la cancelación del quinquenio correspondiente, cuya liquidación se realizó desde el 21 de octubre de 1998 hasta el 31 de mayo de 2006, la que le fue cancelada. La relación laboral concluyó el 29 de enero de 2009, cuando cansada de los abusos presentó su renuncia, conforme lo relatado prestó servicios por espacio de 10 años, 2 meses y 29 días y, si bien se le reconocieron sus derechos hasta el 31 de mayo de 2006, quedaban pendientes de pago 2 años, 7 meses y 19 días, por lo que al amparo de los arts. 46 y 48 I y II de la Constitución Política del Estado, 2 del DS Nº 110 de 1 de mayo de 2009 y parágrafo I del art. 9 del DS Nº 28699 de 1 de mayo de 2006, interpone la demanda de pago de beneficios sociales.

Por su parte, el representante legal del Club San José opuso la excepción previa de contradicción en la demanda porque el periodo comprendido entre 1998 hasta el 2006 se le canceló desvinculándose hasta firmar nuevo contrato con la institución que fue interrumpido por la renuncia de la actora, no  ha existido reconducción ya que inicialmente la demandante firmó contrato con el Club Deportivo San José, posteriormente con el Club San José, quien recién obtuvo su personería el año 2001, habiéndose cancelado desde el año 1998 al 2006.

Al resolver la problemática los de instancia han reconocido el pago de la indemnización a la actora por el tiempo de 2 años, 7 meses y 19 días aplicado el DS Nº 0110 de 1 de mayo de 2009, reglamentado por la Resolución Ministerial Nº 447 de 8 de julio de 2009, que disponen el pago de la indemnización por tiempo de servicios de los trabajadores luego de haber cumplido más de 90 días de trabajo continuos, al constituir el mismo un derecho adquirido.

Para la resolución del caso es necesario referirnos al principio de legalidad que se traduce en el principio de sometimiento de los poderes al orden constitucional y las leyes, es una manifestación del principio general de imperio de la Ley, según el cual todos (Gobernantes y Gobernados), se encuentran sujetos a la Ley y únicamente en virtud de ella adquieren legitimidad sus actuaciones (Principio de Legalidad). Conforme a esto, en el marco de nuestra Constitución, el principio de legalidad se constituye en el pilar básico del Estado de Derecho y soporte del principio de seguridad jurídica. Viene a sustituir el Gobierno de los hombres por el Gobierno de la Ley. Es por tanto un principio informador de todo el ordenamiento jurídico del Estado.

Bajo este entendimiento, la aplicación del DS Nº 0110 de 1 de mayo de 2009, en virtud de lo previsto por el art. 123 de la Constitución Política del Estado (CPE), para el pago de la indemnización en el caso, resulta inadecuada, debido a que no existe ningún acápite en la citada norma que declare expresamente su retroactividad; sin embargo, el reconocimiento del pago de la indemnización por el plazo de 2 años, 7 meses y 19 días es correcto, porque de los antecedentes del caso se puede establecer con claridad que la actora trabajó para el Club San José antes denominado Club Deportivo San José desde el 21 de octubre de 1998 hasta el 19 de enero de 2009, fecha en la que se retiró voluntariamente, habiéndosele pagado la indemnización correspondiente al periodo  21 de octubre de 1998 al 31 de mayo de 2006, restándole el pago correspondiente al periodo 1 de junio de 2006 al 19 de enero de 2009, que es el periodo demandado, cuyo pago corresponde porque existió una relación laboral continuada por lo tanto la actora tiene más de cinco años continuos de servicio por lo que le corresponde el pago de la indemnización por el periodo no cancelado en aplicación del art. 1 del DS Nº 11478, por lo que corresponde declarar infundado el presente recurso.

Por lo expuesto y en mérito a los antecedentes y fundamentos referidos, al no haber incurrido el Tribunal de Alzada en ninguna de las infracciones acusadas por el recurrente, corresponde resolver el recurso extraordinario de casación según lo previsto por los arts. 271.2 y 273 ambos del Código de Procedimiento Civil (CPC), aplicables por mandato del art. 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Adm., Social y Adm. Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida por los arts. 184.1 de la Constitución Política del Estado y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo interpuesto por Freddy Orlando Padilla Hering, apoderado legal del Club “San José”, Con costas.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Dr.  Pastor Segundo Mamani Villca

                Dr. Antonio Guido  Campero Segovia

Ante mí: Dr. Pedro Gabriel Fernández Zuleta

                Secretario de la  Sala  Contenciosa y Contenciosa Adm.,  Social  y Adm. Primera