TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA


Auto Supremo Nº 469

Sucre, 01 de julio de 2015

Expediente: 91/2015-S

Demandante: Claudia Obando Gutiérrez

Demandado: Empresa “FISIOVIC”

Distrito        : Santa Cruz

Magistrado Relator: Dr. Antonio Guido Campero Segovia

========================================================================

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 106 a 107 vta., interpuesto por la empresa “FISIOVIC”, legalmente representada por su propietaria María Victoria Cossio Lit, contra el Auto de Vista N° 288 de 19 de diciembre de 2014 (fs. 102 a 103 vta.), pronunciado por la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso social seguido por Claudia Obando Gutiérrez contra la Empresa recurrente; la respuesta al recurso a fs. 110; el Auto a fs. 111, que concedió el recurso; los antecedentes del proceso; y:

       CONSIDERANDO I:

I. Antecedentes del Proceso

I.1 Sentencia

Que, tramitado el proceso por pago de beneficios sociales, la Juez Cuarto de Partido de Trabajo y Seguridad Social de Santa Cruz, emitió la Sentencia N° 06 de 23 de enero de 2013 (fs. 82 a 84), por la que declaró, probada la demanda en todas sus partes, con costas; ordenando a la propietaria y representante legal de la Empresa demandada, cancele a favor de la actora, dentro de tercero día de ejecutoriada la Sentencia, la suma de Bs.32.721,65.-(treinta y dos mil setecientos veintiuno 65/100 bolivianos) por concepto de indemnización, desahucio, aguinaldo/doble, vacaciones y bono de antigüedad, más la multa del 30% conforme el Decreto Supremo (DS) Nº 28699; Auto que fue corregido y enmendando en cuanto al nombre y apellido de la actora, mediante Auto N° 440 de 25 de abril de 2014, que cursa a fs. 88.

I.2 Auto de Vista

Interpuesto el recurso de apelación por la parte demandada (fs.90 a 91 vta.), mediante Auto de Vista N° 288 de 19 de diciembre de 2014 (fs.102 a 103 vta.), la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, resolvió confirmar totalmente la Sentencia N° 06 de 23 de enero de 2013. Con costas.

II. Motivos del Recurso de Casación

Dicha Resolución motivó el recurso de casación en el fondo de fs. 106 a 107 vta., interpuesto por “FISIOVIC”, legalmente representada por su propietaria María Victoria Cossio Lit, en virtud a los siguientes argumentos:

Acusó que, tanto la Juez a quo como el Tribunal ad quem incurrieron en una errónea valoración de la prueba de descargo aportada en el proceso, como el contrato a fs. 49 presentado por la Caja de Salud de la Banca Privada, en el cual no se habla de la Empresa “FIOSIVIC”, Como parte demandada en el proceso; prueba documental de fs. 43 a 48 porque no fue objetivamente considerada porque es distinta la persona natural de la persona jurídica “FIOSIVIC”, así como el certificado de “FISIOVIC” en FUNDEMPRESA cursante a fs. 14, tampoco la respuesta emitida por el SEDES a fs. 56; documentales de fs. 53 a 54 emitidas por la universidad UCEBOL; elementos probatorios con los cuales se demostraría, que entre la actora y la demandada no existió una relación laboral, dado que además durante el periodo demandado la actora era estudiante por lo que no podía ejercer una profesión médica como lo es la de Fisioterapeuta.

Pruebas que debieron ser valoradas y consideradas adecuadamente, junto con las de la demandante, ya que los derechos de los empleadores también se encuentran tutelados por la Constitución Política del Estado, y le ocasionaron indefensión, porque no se aplicó el art. 150 del Código Procesal del Trabajo (CPT); pero también, importa vulneración del art. 151 del mismo Adjetivo Laboral, al fundar la Sentencia en una supuesta inspección judicial de fs. 29 vta., la cual nunca se llevó a cabo, y confirmada por el Auto de Vista, vulnerando el debido proceso y su derecho a la defensa dichos fallos.

II. 1. Petitorio

Concluyó solicitando que “se admita el presente recurso y que el Tribunal de Casación case la Sentencia y el Auto de Vista descritos” (sic).

CONSIDERANDO II:

I. Fundamentos jurídicos del fallo

Que, así planteado el recurso de casación en el fondo, ingresando a su análisis en relación a los datos del proceso y las disposiciones legales cuya infracción se acusa, se tiene:

Que, la parte recurrente busca que éste Tribunal efectúe nueva valoración probatoria, consistentes en nota de la Caja de Salud de la Banca Privada dirigida a la Juez de la causa a fs. 49 y el contrato de prestación de servicios de fs. 43 a 48 adjuntos en el expediente, porque según se afirma, no habrían sido consideradas objetivamente por el Auto de Vista ahora recurrido, ya que con ellas se demostraría que no existió relación laboral entre la trabajadora actora y la empresa demandada.

Al respecto, si bien es evidente que el contrato de fs. 43 a 48 suscrito entre los personeros de la Caja de Salud de la Banca Privada y María Victoria Cossio Lit, para prestar servicio de fisioterapia, no refiere en parte alguna a la empresa FISIOVIC, sin embargo, la certificación extendida por la misma entidad gestora y cursante a fs. 49, señala que en fecha 01/01/2008 se inició la compra de servicios de fisioterapia a la empresa FISIOVIC de propiedad de la Sra. María Victoria Cossio Lit, por lo que resulta claro que, dicho contrato no desvirtúa la existencia de la relación laboral que sostuvo la trabajadora demandante con la demandada desde el 20 de enero de 2007 hasta el 23 de diciembre de 2011, como correctamente establecieron los de instancia.

Es evidente que la demandada tenía un servicio de fisioterapia que prestaba mucho antes a la obtención del certificado de inscripción en FUNDEMPRESA, así se advierte del contenido mismo del contrato ya referido y de la misma certificación aludida, por lo tanto, la inscripción de la empresa unipersonal denominada FISIOVIC en el registro de empresas recién el 27 de enero de 2011, conforme la literal de fs. 14, tampoco desvirtúa la existencia de relación laboral por el tiempo establecido en los fallos de instancia, pues tal literal sólo demuestra la formalización del registro y no así, que entre la actora y la demandada no haya existido una relación laboral nacida el 20 de enero de 2007.

Pues es claro que en el servicio que prestaba la demandada, mantenía relaciones de dependencia con varias personas, así se advierte del mismo contrato, cuando en la cláusula Decima Quinta “Reserva y Confidencialidad”, señala que la contratada (ahora parte demandada), por sí y sus dependientes, se obligan a conservar la confidencialidad y reserva profesional sobre historiales clínicos y cualquier información de los asegurados de la Caja de Salud de la Banca Privada; así también, cuando la cláusula séptima refiere a las obligaciones de la contratada, señala textualmente, que entre otras, se compromete a ejercer mayor control en la supervisión de los fisioterapeutas; siendo claro entonces, que mucho antes a la inscripción en Fundempresa, existía personal que trabajaba para la ahora recurrente (propietaria de FISIOVIC).

En cuanto a la nota emitida por SEDES y cursante a fs. 56, por la cual se informa que la demandante Claudia Obando Gutiérrez no se encuentra registrada en el libro de profesionales del Servicio Departamental de Salud (SEDES Santa Cruz), lo que demostraría que la actora no estaría autorizada legalmente para ejercer la profesión de fisioterapeuta, documental que guarda relación con las literales de 53 a 54 de obrados; éste Tribunal considera irrelevante las mismas, por cuanto no tienden a demostrar la inexistencia de una relación laboral como sostiene la demandada, sino un simple silogismo relacionado a la titulación y consiguiente autorización legal de la actora para desempeñarse como profesional en el área de Fisioterapia, pues no se toma en cuenta que la trabajadora actora, afirmó en su demanda que, trabajó para la empresa unipersonal denominada FISIOVIC de propiedad de María Victoria Cossio Lit, es decir, nunca afirmó que haya prestado sus servicios en calidad de profesional titulada, para que se quiera así desvirtuar que la misma no tenga el título profesional que autorice su trabajo; de modo que, tampoco las mismas demuestran la inexistencia de la relación laboral, como forzadamente pretende hacer ver la parte recurrente.

Al contrario de lo anotado por la demandada ahora recurrente, las testificales de cargo declaran con absoluta claridad, que conocieron a la demandada porque las atendía en fisioterapia de la empresa “FISIOVIC”, que por los propios clientes realizaba su trabajo de manera excelente, como también que varias fisioterapeutas de la empresa demandada, no tenían título académico, pero aun así, prestaban el servicio a la empresa.

Bajo tales antecedentes este Tribunal de Casación concluye que, los argumentos expuestos por la parte recurrente no tienen sustento razonable y en consecuencia devienen en infundados, por cuanto no demuestra que el Tribunal de Apelación haya incurrido en errónea apreciación de la prueba aportada al proceso por ambas partes; sino al contrario, que la misma no dio cabal aplicación a los dispositivos contenidos en los arts. 3.h), 66 y 150 del CPT, es decir, en cuanto a la carga de la prueba se refiere, pues no basta prestar cualquier prueba, sino la apropiada y conducente a los hechos controvertidos, lo que evidentemente no sucedió con la entidad demandada.

Por último, en cuanto a la acusación de que se habría vulnerado el derecho al debido proceso y el derecho a la defensa de la parte recurrente, porque en su parecer, se fundó la Sentencia en una prueba que nunca se practicó como es la inspección judicial, refiriéndose a fs. 29 vta.; cabe aclarar, que éste Tribunal tampoco encuentra cierta dicha acusación, toda vez que, de una lectura integral del fallo de primera instancia, se advierte que si bien en su segundo considerando hace mención, entre las pruebas ofrecidas y propuestas por ambas partes en el término probatorio, a una inspección judicial (memorial de fs. 29 vta.), empero, se refirió a dicho medio probatorio, sólo como el ofrecimiento que hizo la actora en su memorial de fs. 29 a 30 de obrados, empero de ninguna manera refiere a una audiencia que se habría llevado a cabo respecto a dicho medio probatorio, para que luego sea considerada para efectos del decisorio en Sentencia, por ello es que no se tiene expuesto por el Juez de la causa, conclusión alguna que se base en dicha prueba, por lo que, es excesivo afirmar que la cita en la Sentencia, del memorial de ofrecimiento de prueba presentado por la actora, sea considerada como una causal de vulneración de los derechos fundamentales asentidos por la parte ahora recurrente, que a más, fue escuchado en el desarrollo del proceso, presentó las pruebas que creyó convenientes en su descargo, las cuales fueron valoradas en forma conjunta con todo el elenco probatorio, haciendo uso finalmente de los recursos que la ley le franquea, por lo que no se advierte vulneración alguna a los derechos de la recurrente.

Bajo estos parámetros, y al no ser evidentes las infracciones denunciadas en el recurso de casación en el fondo de fs. 106 a 107 vta., al carecer de sustento legal, corresponde resolver el recurso en el marco de las disposiciones legales contenidas en los arts. 271.2) y 273 del Código de Procedimiento Civil (CPC), aplicables por la norma permisiva contenida en el art. 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Adm., Social y Adm. Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por los arts. 184.1 de la CPE y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo de fs. 106 a 107 vta., interpuesto por María Victoria Cossio Lit, como propietaria de la Empresa “FISIOVIC”, contra el Auto de Vista N° 288 de 19 de diciembre de 2014 (fs. 102 a 103 vta.), pronunciado por la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz. Con costas.

Se regula honorario profesional del abogado de la demandante, en la suma de Bs.500.- (quinientos 00/100 bolivianos) que mandará pagar el Juez a quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Dr.  Pastor Segundo Mamani Villca

                Dr. Antonio Guido  Campero Segovia

Ante mí: Dr. Pedro Gabriel Fernández Zuleta

                Secretario de la  Sala  Contenciosa y Contenciosa Adm.,  Social  y Adm. Primera