TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

     SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA


Auto Supremo N° 391

Sucre, 03 de junio de 2015

Expediente: 126/2011-S

Demandante: Jorge Gonzalo Cornejo Bracamonte

Demandada: Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la    Navegación Aérea

Distrito        : La Paz

Magistrado Relator: Dr. Antonio Guido Campero Segovia

============================================================

VISTOS: Los recursos de casación de fs. 293 a 295, y de fs. 298 a 300, interpuestos por Hugo Monzón Castillo en representación de la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (AASANA Regional La Paz), y por Marco Antonio Dick en representación legal de Jorge Gonzalo Cornejo Bracamonte, respectivamente, ambos contra el Auto de Vista Nº 145/10 de 23 de agosto (fs. 290 y vta.), pronunciado por la Sala Social y Administrativa Tercera de la entonces Corte Superior de Justicia de La Paz, dentro del proceso social seguido por Jorge Gonzalo Cornejo Bracamonte contra AASANA Regional La Paz; las respuestas a los recursos de casación, de fs. 298 a 300 y de fs. 302 a 303 vta.; el Auto de fs. 304, que concedió los recursos; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

I. ANTECEDENTES DEL PROCESO

I.1 Sentencia

Que, tramitado el proceso social de restitución de cargo, el Juez Segundo de del Trabajo y Seguridad Social de El Alto, emitió la Sentencia N° 49/2009 de 10 de noviembre, cursante de fs. 267 a 272, por la que declaró probada en parte la demanda de fs. 4 a 5, anulando el memorándum N° YGAY/47006; YGYC/324/06 de fs. 3, que cambió el ítem del demandante y le asignó el ítem 279, nivel 14 de la planilla presupuestaria, dejando vigente y con valor legal la circular o instructivo de fs. 19; disponiendo en consecuencia la inmediata restitución del actor al cargo de TÉCNICO RADIO AYUDAS II, NIVEL 13, con el mismo sueldo e ítem que tenía en AASANA, antes de la emisión del memorándum cursante a fs. 72 de fecha 16 de enero de 2006 y sea con el pago de los saldos de sus sueldos que correspondan en derecho, cuya liquidación se efectuará en ejecución de fallos.

I.2 Auto de Vista

Interpuestos los recursos de apelación tanto por Hugo Monzón Castillo en representación de  AASANA, como por Marco Antonio Dick en representación legal de Jorge Gonzalo Cornejo Bracamonte (fs. 275 a 276 vta., y 280 a 282 vta. respectivamente), mediante Auto de Vista Nº 145/10 de 23 de agosto (fs. 290 y vta.), la Sala Social y Administrativa Tercera de la entonces Corte Superior de Justicia de La Paz, confirmó la Sentencia N° 49 de fecha 10 de noviembre de 2009, cursante a fs. 267 a 272 de obrados, sin costas, por ser ambas partes apelantes.

II. Recurso de casación - motivos

Dicha Resolución motivó los recursos de casación de fs. 293 a 295 y de fs. 298 a 300, interpuestos por Hugo Monzón Castillo en representación de AASANA Regional La Paz, y por Marco Antonio Dick en representación legal de Jorge Gonzalo Cornejo Bracamonte respectivamente, que en lo substancial de su contenido, acusaron:

II.1 Recurso de casación en el fondo interpuesto por la parte demandada (fs. 293 a 295)

1. Que, el fallo recurrido, al igual que la Sentencia de primera instancia, incurrió en error de hecho y de derecho en la valoración de la prueba presentada, porque no se tomó en cuenta que la rebaja de nivel del actor fue asumida porque se tenía la obligación de cumplir la Resolución de amparo constitucional Nº 47/2005, que determinó la reincorporación laboral de David Flores al cargo de Jefe de radio ayuda, por lo que la rebaja del nivel salarial es válida y legal; no obstante, la institución siempre mostró su predisposición para pagar al actor la indemnización por la diferencia de nivel.

2. Que, no se consideró que el Reglamento Interno de la Institución es un acuerdo de partes entre la Institución y el trabajador, el cual fue aprobado por el Ministerio del Trabajo, según Resolución Ministerial N° 566/80 de 27 de octubre, que en su art. 55.2 establece normativa con referencia a los despidos indirectos, y que en el caso corresponde pagar al demandante la indemnización por el tiempo de servicios de la diferencia resultante entre los haberes, puesto que el demandante al desempeñar funciones en el cargo de Técnico III, nivel 14, aceptó tácitamente el cargo. En ese mismo sentido se tiene el Decreto Supremo de 9 de marzo de 1937.

3. Que el hecho de que el demandante permaneció en el cargo significó una aceptación tácita con la designación en el nivel 14, y que corresponde al demandante, el pago de la indemnización por el tiempo de servicios de la diferencia resultante entre los haberes, y no así la restitución a su cargo.

II.1.1 Petitorio

Concluyó solicitando que la Corte Suprema de Justicia, hoy Tribunal Supremo de Justicia, case el Auto de Vista recurrido, aplicando las Leyes conculcadas, con las formalidades de rigor.

II.2 Recurso de casación en parte interpuesto por la parte actora (fs. 298 a 300)

Indicó que, el Juez a quo manifestó que la Circular Instructivo de fecha 17 de marzo de 2006, es un acto completamente legal y no puede refutarse como ilícito; pero no explicó en que se respalda para hacer semejante afirmación, toda vez que, la legalidad de la circular no fue un punto de hecho a probar.

Acusó que contrariamente a lo señalado por los de instancia, la Ley laboral prevé que el despido indirecto es ilegal, por estar en contra del régimen de estabilidad laboral, conforme el DS N° 28699, y que si un trabajador se porta bien, no tiene por qué ser afectado su cargo y salario, como expresa el art. 5.II de la Resolución Ministerial (RM) N° 362/07 de 18 de julio; indicando también que, la rebaja de salario va en contra del principio de continuidad y estabilidad laboral.

Señaló que el Reglamento Interno de Trabajo (no señaló de donde), en su art. 51, dispone que la inamovilidad funcionaria de AASANA está garantizada; así también que el art. 55.2, determina que ningún trabajador podrá ser rebajado de jerarquía, salvo el caso que no reúna los requisitos exigidos para el ejercicio de la función; y que la rebaja de jerarquía y salario no fue por falta de requisitos, por lo que le corresponde la restitución al cargo de Técnico de Radio Ayudas I, con nivel 11. 

II.2.1 Petitorio

Concluyó pidiendo que el Tribunal Supremo de Justicia, declare infundado el recurso de casación de AASANA y fundado el recurso de casación de su parte.

CONSIDERANDO II:

II. FUNDAMENTOS JURÍDICOS DEL FALLO

Que, así planteados los recursos de casación, se ingresa al análisis de los mismos en relación a los datos del proceso y las disposiciones legales cuya infracción se acusa, conforme las siguientes consideraciones:

II.1 En cuanto al recurso de casación en el fondo interpuesto por Hugo Monzón Castillo en representación de la AASANA Regional La Paz.

Cuya acusación se centra en la errónea valoración de la prueba presentada, por cuanto se habría demostrado -en criterio de la entidad recurrente- que la decisión asumida por la entidad demandada, de cambiar al actor al ítem 279, correspondiente al nivel 14, habría sido para cumplir la Resolución de Amparo Constitucional Nº 47/2005, que disponía la reincorporación de David Flores al cargo de Jefe de Radio Ayudas, movimiento de personal que según afirma, en ningún momento significó la negativa de la entidad demandada, para pagar la indemnización que le corresponde por el tiempo de servicios y sobre la diferencia resultante de los haberes entre el nivel 13 y nivel 14, conforme al art. 55.2 del Reglamento Interno de AASANA, de modo que considera que se dio cumplimiento al Decreto Supremo de 9 de marzo de 1937, más cuando el trabajador aceptó tácitamente el cargo al que fue rebajado.

Siendo ese el reclamo, empezamos anotando que por disposición del art. 48.II de la CPE, las normas laborales se interpretan y aplican bajo los principios de protección de las trabajadoras y de los trabajadores como principal fuerza productiva de la sociedad; de primacía de la relación laboral; de continuidad y estabilidad laboral; de no discriminación y de inversión de la prueba a favor de la trabajadora y del trabajador.

Bajo ese contexto, en el caso de análisis, se observa que el demandante venía ocupando el cargo de Técnico Radio Ayudas II, con el ítem 274, nivel 13, conforme se demuestra por la prueba de fs. 22 y 79; posteriormente, en fecha 16 de enero de 2006, mediante memorándum YGYA/170/06 YGYC/153/06 cursante a fs. 72, se dispuso el cambió de ítem, designándole desde esa fecha como Técnico Radio Ayudas I, con el mismo ítem, sin embargo en el nivel 11, esto por efecto de la propuesta de un proceso de recomposición de la planilla salarial de AASANA en esa regional; luego en fecha 17 de marzo de 2006, mediante Circular Instructivo con Cite N° YGYA/002/06, la Dirección Regional de AASANA La Paz, por intermedio de Iván Cortez Castillo, instruyó dejar sin efecto los memorándums emitidos en fecha 16 de enero del año 2006, haciendo referencia a la recomposición de la planilla salarial, mientras se tramite la propuesta presentada ante la Dirección Ejecutiva Nacional e instancias correspondientes, quedando por lo tanto anulado el documento de fs. 72, lo que conllevó que el trabajador actor vuelva al cargo de Técnico Radio Ayudas II, con su mismo ítem, y al nivel 13; finalmente mediante memorándum N° YGYA/470/06 YGYC/324/06 de 29 de septiembre (fs. 71), la AASANA regional La Paz, indicó al demandante que, en cumplimiento al Informe Jurídico A.J. 71/06 y a la Resolución Judicial N° 47/2005, a partir del 02 de octubre de 2006, se dispuso su cambio de ítem asignándole el 279 (ítem distinto), en el nivel 14 de la planilla presupuestaria en vigencia, en el cargo de Técnico Radio Ayudas III. Cabe advertir que la remuneración en cada uno de los niveles es distinta.

Si bien es evidente que mediante Resolución de Amparo Constitucional Nº 47/2005 de 10 de agosto de 2006, pronunciada por la Sala Penal Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, se dispuso la reincorporación del Sr. David Flores Barroso al cargo que ejercía de Jefe Regional de Radio Ayudas de AASANA, del cual había sido despedido sin existir razón legal alguna que respalde la decisión de la autoridad recurrida; sin embargo, aquella decisión no tiene relevancia alguna en el hecho que ahora se reclama en casación, como es la reincorporación laboral dispuesta por el Tribunal de Alzada a favor del trabajador actor, al cargo de Técnico Radio Ayudas II, en el nivel 13, puesto que el cargo que se reclamaba por el Sr. David Flores correspondía al de Jefe Regional de Radio Ayudas de AASANA, por lo tanto, se tratan de cargos distintos uno del otro, de modo que, se reitera, el hecho señalado no guarda relevancia jurídica con respecto a la decisión de las autoridades que emitieron el fallo recurrido de casación, máxime si dicha Resolución de Amparo, fue revocada por la Sentencia Constitucional (SC) Nº 0288/2007-R de 19 de abril.

Debe quedar anotado que, cualquier decisión del empleador de poner término a la relación laboral, debe estar imprescindiblemente enmarcada a derecho, tanto en lo que respecta a la necesidad de que la causal invocada para el despido, se encuentre establecida expresamente por Ley, como el hecho de que tenga que llevarse adelante un sumario administrativo interno que le permita al trabajador asumir defensa con las reglas del debido proceso, de modo que, la decisión se encuentre respaldada por Ley, dado que todo acto administrativo siempre es susceptible de generar consecuencias jurídicas.

Bajo esas consideraciones, se concluye que la Resolución de Amparo Constitucional N° 47/2005, no tiene relación con el ítem, nivel o cargo repuesto al demandante, por lo que, en mérito al principio de proteccionismo al trabajador, no es justificación válida la rebaja de jerarquía y nivel salarial del demandante basado en la resolución constitucional antes anotada.

En cuanto al reglamento interno de AASANA, que se constituye en una norma de carácter interno y observable en todo momento por ambas partes laborales (empleador y trabajador), cuya aplicabilidad es indiscutible, en la medida en que su regulación esté enmarcada en los principios y valores constitucionales, así como normas positivas previstas en la norma fundamental, además de toda otra disposición legal.

Así, el contenido del art. 55.2) del mismo reglamento, establece: “…1.- El trabajador no podrá ser retirado por causales políticas, sindicales, credo religioso, so pretexto de reestructuración  de la Institución o cualquier otra causal no especificada en el presente reglamento o en las disposiciones legales vigentes; 2.- Ningún trabajador podrá ser rebajado en jerarquía de cargo o nivel salarial, salvo el caso que no reúna los requisitos exigidos para el ejercicio de la función que desempeña, en especial para aquellos cuyo requisito esencial es el Título Universitario…; En caso del inciso anterior, el trabajador tendrá derecho alternativo de acogerse al retiro con pago de beneficios sociales previstos por Ley o de permanecer en la entidad con el nuevo haber asignado…” ; texto normativo del cual se colige que, en primer lugar, por regla general se encuentra expresamente establecida la prohibición para AASANA de efectuar una rebaja de jerarquía, cargo o nivel salarial a cualquier trabajador, estableciéndose por la vía de excepción, sólo cuando el trabajador no cumpla con los requisitos para el cargo (perfil del puesto), caso en el cual, evidentemente el trabajador tiene derecho alternativo de acogerse al retiro con pago de beneficios sociales previstos por Ley (despido indirecto) o de permanecer en la entidad con el nuevo haber asignado, liquidando en el último caso la indemnización por la diferencia del puesto.

En el caso de análisis, la circunstancia descrita por su propia normativa interna no sucedió, por cuanto la rebaja de nivel salarial del trabajador actor no sucedió por la causal descrita, por lo tanto, ni siquiera respetó su propia norma interna, toda vez que AASANA apoyó su decisión de rebajar de jerarquía y nivel salarial al trabajador demandante conforme a una resolución de amparo que ni siquiera buscaba la restitución al puesto y nivel salarial que el actor demanda; y si bien el Decreto Supremo de 9 de marzo de 1937, establece la posibilidad de que, una vez producido el despido indirecto por rebaja salarial, el trabajador tiene la posibilidad de quedarse en el nuevo puesto con un nuevo nivel o alternativamente, aceptar el despido con el pago de sus beneficios sociales y derechos laborales, es importante tomar en cuenta que para que se opere con una rebaja salarial, ésta debe estar legal y debidamente justificada, por cuanto, dado el nuevo escenario constitucional vigente, en el que se prevé una estabilidad laboral absoluta del trabajador en su fuente de trabajo, y los principios normativos ahora constitucionalizados respecto a la interpretación y aplicación de las leyes laborales, no es permisible que bajo ésta vía, se afecte el derecho a la estabilidad y continuidad laboral, aún sea con la alternativa de pago de los beneficios sociales y derechos laborales que puedan corresponder al trabajador.

Por consiguiente, éste Tribunal de Casación concluye, no ser evidentes las infracciones normativas denunciadas en el recurso de casación en el fondo de fs. 293 a 295, haciendo por lo tanto aplicable las disposiciones legales contenidas en los arts. 271.2) y 273 del CPC, aplicables por la norma permisiva contenida en el art. 252 del CPT.

II.2 En cuanto al recurso de casación en parte interpuesto por la parte demandante.

Cuyo reclamo está referido a que la reincorporación laboral debió ser al nivel 11 y no así al nivel 13 como fue dispuesto por el Auto de Vista recurrido, bajo el fundamento que no existe motivo legal válido que permita a la entidad demandada realizar la rebaja del nivel salarial.

Para resolver el reclamo, partimos mencionando que el art. 48.II de la CPE, incorporó en el conglomerado normativo laboral, una serie de principios protectivos al trabajador, que sirven de guía de interpretación de las normas laborales, así, se señala que las normas se aplicarán e interpretarán bajo los principios de protección a los trabajadores, los cuales son de continuidad y estabilidad laboral, de no discriminación y de inversión de la prueba a favor del trabajador; el principio de protección también se encuentra regulado en el art. 3.g) del CPT, ahora el DS N° 28699 enfoca también el mismo lineamiento, puesto que en su art. 4 ratifica la vigencia plena, en las relaciones laborales, del principio protector con sus reglas del in dubio pro operario y de la condición más beneficiosa, así como los principios de continuidad o estabilidad de la relación laboral, de primacía de la realidad y de no discriminación.

No obstante lo anotado, tampoco debe perderse de vista que, la aplicación de los principios de protección mencionados debe ser en el marco de la razón, pues cada caso en particular es diferente uno del otro; así, en la causa se advierte que los de instancia establecieron que la rebaja del nivel 11 del demandante, fue a consecuencia de que AASANA regional La Paz, al recomponer las planillas salariales, no realizó el trámite correcto para hacer aprobar la nueva propuesta de estructura salarial de la entidad, que al ser pública, tenía que observar las normas al respecto, por cuanto están comprometidos los recursos del Estado, puesto que existían instancias superiores que debían autorizar la aprobación de las planillas salariales, antes de realizar los cambios de ítem y nivel salarial, como es el caso del demandante.

En ese sentido, siendo que la entidad demandada demostró con prueba fehaciente, cursante de fs. 82 a 93, que existieron problemas para autorizar la propuesta de la planilla salarial ante su Dirección Ejecutiva Nacional, demostrando que, la Juez Sumariante Dra. Jenny Encinas Flores, inició proceso administrativo interno en contra del Director Regional de AASANA La Paz y del Jefe Administrativo Regional El Alto La Paz, por irregularidades cometidas en la alteración de la estructura orgánica de AASANA y alteración de los niveles vigentes de su Institución referente a la escala salarial, sin contar con las debidas autorizaciones o aprobaciones; demostrándose en tal sentido que, el nivel 11 al que fue llevado el demandante, sin que previamente se cumplan los presupuestos administrativos para que aquella modificación del nivel salarial, llegue a consolidarse correctamente, de modo que genere para el trabajador un derecho adquirido, no puede ser fundamento válido que permita al trabajador exigir su reincorporación a dicho nivel salarial, por cuanto, como se dijo, dicho cambio al nivel 11, aún no generó para el trabajador, un derecho adquirido, de modo que, no le corresponde su reposición al nivel exigido (11).

Por lo que se advierte que los de instancia actuaron de acuerdo a las normas vigentes, no siendo procedentes los reclamos de la parte recurrente.

Merced a los fundamentos expuestos y al no encontrar cierta infracción alguna a la normativa denunciada en el memorial de casación de fs. 298 a 300, corresponde resolver el mismo de acuerdo a los arts. 271.2) y 273 del CPC, aplicables a la causa por la disposición contenida en el art. 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Adm., Social y Adm. Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida en el art. 184.1 de la CPE y el art. 42.I.1 de la LOJ, declara INFUNDADOS los recursos de casación de fs. 293 a 295 y fs. 298 a 300, interpuestos por Hugo Monzón Castillo en representación de AASANA Regional La Paz, y por Marco Antonio Dick en representación legal de Jorge Gonzalo Cornejo Bracamonte respectivamente, ambos contra el Auto de Vista Nº 145/10 de 23 de agosto (fs. 290 y vta.), pronunciado por la Sala Social y Administrativa Tercera de la entonces Corte Superior de Justicia de La Paz.

En ejecución de autos, previo al pago de los derechos reconocidos en Sentencia, el demandante debe prestar juramento que certifique la no percepción de remuneración alguna durante el tiempo transcurrido desde su retiro hasta la fecha de su reincorporación.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Dr.  Pastor Segundo Mamani Villca

                Dr. Antonio Guido  Campero Segovia

Ante mí: Dr. Pedro Gabriel Fernández Zuleta

                Secretario de la  Sala  Contenciosa y Contenciosa Adm,  Social Adm. Primera