TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA


Auto Supremo N° 308

Sucre, 13 de mayo de 2015

Expediente: 54/2011-S

Demandante: Noel Luis Gonzales Rengifo

Demandada: TOYO SERVICE S.R.L.

Distrito        : La Paz

Magistrado Relator: Dr. Antonio Guido Campero Segovia

============================================================================

VISTOS: El recurso de casación de fs. 372 a 373, interpuesto por Niva Quiroga Palazuelos, en representación legal de TOYO SERVICE S.R.L., contra el Auto de Vista N° 142/2010 de 16 de agosto (fs. 369), pronunciado por la Sala Social y Administrativa Tercera de la entonces Corte Superior de Justicia de La Paz; dentro el proceso social de pago de beneficios sociales y otros derechos laborales, que sigue Noel Luís Gonzáles Rengifo contra TOYO SERVICE S.R.L.; la respuesta de fs. 376 y vta.; el Auto de fs. 377 que concedió el recurso; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

I. ANTECEDENTES DEL PROCESO

I.1 Sentencia

Promovida la acción y tramitado el proceso de pago de beneficios sociales y otros derechos laborales, la Juez Quinto de Trabajo y Seguridad Social de La Paz, emitió Sentencia N° 131/2009 de 19 de diciembre (fs. 251 a 255), por la que declaró probada en parte la demanda de fs. 3, subsanada a fs. 6 de obrados, ordenando a la Empresa TOYO SERVICE S.R.L. a través de su representante legal, cancelar al actor por los conceptos de indemnización, desahucio y multa del 30%, la suma total de Bs.27.290,90.-, monto a ser actualizado conforme a Ley. De acuerdo al detalle que se tiene asentado en la misma Sentencia.

I.2 Auto de Vista

Dicha resolución fue recurrida en apelación por la Empresa demandada (fs. 259 a 260), mereciendo el Auto de Vista N° 142/2010 de 16 de agosto (fs. 369), pronunciado por la Sala Social y Administrativa Tercera de la entonces Corte Superior de Justicia de La Paz, que confirmó la Sentencia N° 131/2009 de 19 de diciembre, de fs. 251 a 255, con costas.

II. RECURSO DE CASACIÓN - MOTIVOS

El Auto de Vista mencionado, originó que la empresa demandada formule recurso de casación (fs. 372 a 373), que en lo esencial de su contenido señaló:

Que, el Auto de Vista recurrido, contiene violación y aplicación indebida de la Ley, toda vez que, no consideró el hecho de que el demandante abandonó su fuente de trabajo por más de 6 días consecutivos, violando el art. 2 de la Ley de 23 de noviembre de 1944, derogatoria del art. 16. d) y f) de la Ley General del Trabajo (LGT), así como el art. 7 del Decreto Supremo (DS) N° 1592, por lo que el demandante no es acreedor al pago del desahucio ni de indemnización, por cuanto se probó la inasistencia o el abandono injustificado.

Indicó también que no se tomó en cuenta la prueba adjuntada al expediente durante el proceso, puesto que ofreció prueba original consistente en un libro de asistencia con juramento de reciente obtención, con el que demostró que el demandante no asistió a su fuente de trabajo por más de 6 días consecutivos, y que presidencia de la sala señaló que dicho libro cursa en obrados en fotocopias legalizadas, por lo que dio fe de la existencia de dicha prueba y le otorgó valor, siendo contradictorio el Auto de Vista al señalar que esa prueba habría desconocido el art. 1311 del Código Civil (CC), cuando dicho aspecto fue subsanado al presentar el cuaderno de asiste original.

Acusó que la Sentencia estableció que, el actor ingresó a trabajar en mayo de 2003, concluyendo después que la fecha de inicio fue el 15 de mayo de 2003, siendo la fecha cierta de ingresó el 13 de septiembre de 2004, conforme comprobó con el Certificado de inscripción de empleador, de fs. 44, y con el libro de asistencia de fs. 50 a 77, siendo que esta última prueba, fue adjuntada en copias legalizadas en el juzgado de primera instancia, así como el original a la Sala Social Tercera.

Señaló también que, solo se dio fe a la declaración cursante a fs. 156, donde el testigo indicó que se fue antes de ver o ser testigo de los hechos sujetos a controversia, y que no le consta cuando ingresó y cuando dejó de trabajar el demandante.

Finalmente indicó que el Auto de Vista, sólo observó la prueba consistente en el libro de asistencia, sin considerar la prueba adjuntada en el anillado, ni la prueba presentada con juramento de reciente obtención, mediante memorial de fs. 173, donde se relacionan los recibos de pago de sueldos y salarios del demandante, así como el esquema didáctico donde se demuestra que el actor asistió a su fuente de trabajo desde el 13 de septiembre de 2004, aspecto corroborado con los comprobantes de egresos de  18 y 26 de septiembre de 2004.

Petitorio

Solicitó al Tribunal Supremo de Justicia, que case el Auto de Vista N° 142/2010, corriente a fs. 369 de obrados, y que deliberando en el fondo, declare improbada la demanda de fs. 3 y vta., subsanada a fs. 6 de obrados. 

CONSIDERANDO II:

II. FUNDAMENTOS JURÍDICOS DEL FALLO

De la revisión de los antecedentes del proceso y las normas aplicables a la materia, se ingresa a resolver, conforme a los siguientes fundamentos:

Que, antes de considerar los fundamentos del recurso, el Tribunal Supremo de Justicia, tiene la obligación de examinar los procesos que llegan a su conocimiento a fin de establecer si los jueces y los tribunales inferiores, observaron las leyes y plazos que norman la tramitación y conclusión de los procesos, para aplicar en su caso las sanciones pertinentes, conforme dispone el art. 252 del Código de Procedimiento Civil (CPC), el cual refiere: “El Juez o Tribunal de Casación anulará de oficio todo proceso en el que se encontraren infracciones que interesan al orden público”.

Es necesario traer a colación que el orden Constitucional, garantiza el principio de la doble instancia en la jurisdicción ordinaria, conforme señala el art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), bajo ese criterio, el art. 30 num. 14 de la Ley Nº 025 Ley del Órgano Judicial (LOJ), señala que la jurisdicción ordinaria se sustenta en el Principio de Impugnación que: “Garantiza la doble instancia; es decir, el derecho de las partes de apelar ante el inmediato superior, de las Resoluciones definitivas que diriman un conflicto y que presuntamente les causa un agravio”, previsiones que no se reducen a simples declaraciones programáticas, sino al contrario, es la vocación Constitucional y el sustento del cual debe verter la tarea de administrar justicia para todos los habitantes que constituyen el pueblo boliviano, por lo que el proceder de los Jueces y Tribunales de justicia deben ser coherentes con los principios desarrollados en el nuevo sistema jurisdiccional.

Bajo la misma línea, se debe señalar que la apelación es el recurso ordinario que garantiza la doble instancia en el proceso, recurso dado para reparar los agravios que profesa aparentemente la Sentencia; en consecuencia, la apelación abre la operación de revisión a cargo del superior, encontrándose en desarrollo el derecho de impugnación del litigante, que de “…ninguna manera se agota con la sola interposición de un recurso, sino que este derecho se va a concretar y materializar con la respuesta debidamente motivada y fundamentada por parte del Tribunal superior, que precisamente conozca y resuelva sobre los motivos que orientan la interposición del recurso; siendo en consecuencia trascendental a los efectos de la realización de este derecho la respuesta que le corresponde”. (Auto Supremo Nº 44/2012).

En tal razón, el agravio formulado en apelación, juega un papel gravitante a momento de la Resolución en Alzada, pues los límites de la apelación están dados por el propio recurso, que abre materialmente la competencia del juez de segunda instancia, por lo que se debe tener prudencia en considerar su tratamiento, toda vez que, el art. 219 y 227 del Adjetivo Civil, no impone una técnica explicita de formulación del recurso, o sea, no imputa requisitos de forma, lo cual supone que es el Juez o Tribunal que debe examinar el recurso y lo haga sin un rigorismo excluyente, siempre a la luz de la flexibilización que tienen los principios procesales de doble instancia y debido proceso, bastando que el agravio tenga análisis crítico de la Sentencia y sostenga por qué dicha Sentencia le es gravosa a sus intereses; claro está, que no siempre un recurso presenta una técnica ideal de expresión de los agravios, lo que no supone que no lo contenga, y por tanto no es permisible desestimar de entrada la apelación deducida, por una aparente falta de técnica recursiva y ausencia de normativa legal y especifica.

Bajo ese contexto, éste Tribunal Supremo de Justicia encuentra que el Tribunal ad quem, a tiempo de pronunciar la Resolución de vista, no ha realizado una exhaustiva revisión y análisis del recurso de apelación planteado de fs. 259 a 260 de obrados, coligiéndose que el impugnante si expresó cada uno de sus agravios, tal vez no con una técnica adecuada, pero sí cumplió con lo determinado por los arts. 219 y 227 del CPC; como es el de criticar el inc. b) del cuarto considerando, respecto al tiempo de servicios, donde indicó haber probado por la prueba adjunta de fs. 44, y el libro de asistencia de fs. 50 a 77, que el demandante trabajó a partir del 13 de septiembre de 2004; así como también señaló que, no se tomó en cuenta su objeción de que el Certificado extendido por la Empresa demandada fue otorgado al demandante, para que este obtenga un préstamo bancario y solo con fines administrativos; del mismo modo, cumple al realizar la crítica respecto a la valoración probatoria, especificando el libro de asistencia y la declaración de fs. 156; finalmente también reclamó que el inc. c) del cuarto considerando, no tomó en cuenta la inasistencia del demandante a su fuente de trabajo por más de 6 días, aspecto que afectaría sus intereses, más aun cuando habría presentado copias legalizadas de dicho cuaderno de asistencia; cuestiones que, más allá de ser valederas o no, correctas o incorrectas, deben ser examinadas en doble instancia debido a que constituyen una crítica a la Sentencia y debe ser el Tribunal de Alzada, el que deba absolver tales agravios y darles una repuesta fundamentada y motivada a cada uno de los conceptos reclamados ante dicha instancia; máxime cuando el Auto de Vista recurrido, en su considerando segundo inc. a), estableció los agravios de la empresa demandada, que en apariencia ingresaría a resolverlos, no obstante, y de manera contradictoria, concluye indicando que: “El memorial de apelación no contiene ninguna fundamentación referida a agravios sufridos en la resolución del inferior”, por lo cual decide confirmar la Sentencia apelada, con costas.

En ese sentido, el Tribunal ad quem, estaba en la obligación de entrar a considerar el fondo del recurso y dar solución al conflicto emitiendo una resolución debidamente fundamentada y motivada, aspecto que evidentemente no lo hizo, al señalar que no se tenían agravios expresados por la empresa demandada; determinación errada, toda vez que, éste Tribunal determinó que la apelación cumple con lo exigido por las normas legales, que son los arts., 219 y 227 del CPC, por lo que el criterio del Tribunal de Alzada, resulta contrario al debido proceso y ajeno al principio de impugnación, más aun cuando el presente proceso trata conceptos sociales, con una serie de disposiciones normativas y principios reguladores que merecen ser considerados con seriedad y responsabilidad por los administradores de justicia.

Por consiguiente, se concluye que el Tribunal ad quem incurrió en la causal de nulidad prevista por el art. 254.4) del CPC, al no haberse pronunciado respecto a los agravios denunciados, llevados por la empresa demandada en apelación, y al no cumplir con el art. 236 del CPC, por lo que, corresponde a este Tribunal de derecho, resolver el recurso dando aplicación a los arts. 271.3) y 275 del CPC, aplicables a la materia por mandato de la norma prevista en el art. 252 del CPT.

Es preciso hacer constar que, dada la nulidad que se dispone para que el Tribunal de Alzada emita nuevo Auto de Vista, en el marco de los fundamentos arriba expuestos, no se hace necesario ingresar a resolver las cuestiones de fondo traídas ante esta instancia, pues, como se advertirá, no existe elemento material sobre el que éste Tribunal pueda desarrollar criterio jurídico alguno, en cuanto a la problemática o problemáticas de fondo reclamadas, y será la instancia de segundo grado, la que desarrolle razonamiento al respecto, para luego, ante la eventualidad de plantearse el recurso de casación, pueda este Tribunal realizar control jurisdiccional al respecto.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida en el art. 184.1 de la Constitución Política del Estado y el art. 42.I.1 de la Ley de Organización Judicial, ANULA el Auto de Vista Nº 142/2010 de 16 de agosto de fs. 369, pronunciado por la Sala Social y Administrativa Tercera de la entonces Corte Superior de Justicia de La Paz, disponiendo que el Tribunal ad quem, previo sorteo y sin espera de turno, pronuncie nueva resolución, debidamente fundamentada, motivada y dentro de los marcos de su competencia y el contenido del presente Auto Supremo.

No siendo excusable el error en el cual incurrieron los vocales signatarios del Auto de Vista anulado, se les sanciona con multa de Bs. 200.- (DOSCIENTOS BOLIVIANOS 00/100), a cada uno de ellos, descontables de sus haberes a favor del Tesoro Judicial.

Cumpliendo lo previsto por el art. 17.IV de la LOJ, comuníquese la presente decisión al Consejo de la Magistratura a los fines de ley, debiendo tenerse presente que la multa impuesta tiene calidad de sanción.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Dr.  Pastor Segundo Mamani Villca

                Dr. Antonio Guido  Campero Segovia

Ante mí: Dr. Pedro Gabriel Fernández Zuleta

                Secretario de la  Sala  Contenciosa y Contenciosa Adm,  Social Adm. Primera