TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA


AUTO SUPREMO Nº 292

Sucre, 06 de mayo de 2015

Expediente: 14/2015-S

Demandante: Faustino Quevedo Rocha   

Demandados: Eusebio Flores Limón y otra

Distrito        : Santa Cruz 

Magistrado Relator: Dr. Pastor Segundo Mamani Villca

=====================================================================

VISTOS: El recurso de nulidad y casación de fs. 133 a 134, interpuesto por Lola Gutiérrez de Flores y Eusebio Flores Limón, contra el Auto de Vista No 147 de 26 de marzo de 2014, cursante de fs. 129 a 130 vta., pronunciado por la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro de la demanda por Pago de Beneficios Sociales seguido por Faustino Quevedo Rocha contra los ahora recurrentes de casación; la respuesta al recurso de fs. 137 a 139; el Auto Nº 288 de 10 de septiembre de 2014, cursante a fs. 140, que concedió el recurso; los antecedentes del proceso, y:

CONSIDERANDO I:

  1. ANTECEDENTES DEL PROCESO

I.1. Sentencia

Que, interpuesta la demanda por Pago de Beneficios Sociales y tramitada la misma, el Juez de Partido de Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de Camiri, emitió Sentencia Nº 25/2013 de 21 de octubre, de fs. 111 a 115 vta., declarando probada la excepción previa de imprecisión o contradicción en la demanda, por no cumplir los requisitos establecidos por el art. 117 de Código Procesal del Trabajo (CPT) y probada la demanda de fs. 14 a 15 vta., y la subsanación cursante a fs. 54 vta., interpuesta por Faustino Quevedo Rocha, con costas, por haberse probado la relación laboral con los demandados, por lo que conforme a lo dispuesto por el art. 48 de la Constitución Política del Estado (CPE), art. 4 de la Ley General del Trabajo (LGT) y el art. 202 del CPT, por la irrenunciabilidad del derecho del trabajador demandante, ordenando a los demandados Eusebio Flores Limon y Lola Gutiérrez de Flores, dentro del tercero día de ejecutoriada la Sentencia, pague a favor del actor la suma de Bs.16.763,00.- (dieciséis mil setecientos sesenta y tres 00/100 bolivianos) por concepto de desahucio, indemnización, aguinaldo, vacación, sueldo devengado y más la multa del 30% previsto por el art. 9 del Decreto Supremo (DS) Nº 28699 de 1 de mayo de 2006.

I.2. Auto de Vista

Interpuesto el recurso de apelación por Lola Gutiérrez de Flores y Eusebio Flores Limon de fs. 118 a 119, mediante Auto de Vista Nº 147 de 26 de marzo de 2014, de fs. 129 a 130 vta., la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, confirmó en todas sus partes la Sentencia Nº 25/2013 de 21 de octubre, cursante de fs. 111 a 115 vta., con costas.

II. MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN

Dicha resolución motivó el recurso de nulidad y casación de fs. 133 a 134, interpuesto por Lola Gutiérrez de Flores y Eusebio Flores Limón, que en lo sustancial de  su contenido expresarón:

a) Señalan que, no se contempla en el Auto de Vista una justa valoración de las pruebas testificales de descargo cursantes de fs. 85 a 90, que evidencian que el demandante Faustino Quevedo Rocha nunca trabajó para ellos, que éstos señalaron que, sólo lo vieron de vez en cuando realizando trabajos eventuales, pues éste les compraba ganado vacuno para lo cual le entregaban su vehículo para realizar el transporte del ganado que le vendían, por lo que no era su trabajador como se afirma en el Auto de Vista. Dicen que, es falsa la aseveración de que, el demandante trabajó por más de dos años, lo que no corresponde a la verdad, porque como señalaron los testigos del demandante éste se dedicaba a la comercialización de ganado vacuno, extremo que no fue debidamente valorado.

b) Con respecto al desahucio manifiestan que, el demandante jamás fue su trabajador, sólo realizó trabajos esporádicos y eventuales por el lapso de 15 días antes de su detención por el Ministerio Público y la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de Camiri, en lo demás éste se dedicó a la venta, transporte y comercialización de ganado, trabajo que lo realizaba por cuenta propia. Agregan que, la detención preventiva fue por orden de autoridad competente y no así por sus personas, pero contrariamente el Juez de la causa tomó tal extremo como un despido intempestivo e injustificado, lo que derivó en la orden de pago de los beneficios que reclamó el actor, quien no trabajó por el lapso que se estableció, sino sólo 15 días.

c) Alegan que, no se valoró correctamente el acta de conciliación de fs. 25 y 30, en el cual el demandante de manera clara y expresa reconoció que se le adeudaba únicamente 15 días de trabajo y es lo que pidió se le cancele, pero en forma extraña no se compulsó dicha prueba al momento de dictar la Sentencia y el Auto de Vista, siendo que la prueba constituye confesión expresa del demandante.

d) Finalmente refieren que, los testigos de cargo no son contundentes para demostrar la verdad de los hechos, pues al ser contrainterrogados señalaron no conocer la propiedad donde supuestamente trabajó el demandante y que éste se dedicaba a la comercialización de ganado, con lo que se demostró que eran esas las actividades a las que se dedicaba el demandante y no a funciones laborales, extremos que no fueron valorados ni compulsados.        

II.1. Petitorio

Piden a este Tribunal Supremo de Justicia, dicte Auto Supremo “anulando y Revocando” el Auto de Vista impugnado, declarando improbada la demanda.

CONSIDERANDO II:

II. FUNDAMENTOS JURÍDICOS DEL FALLO

Sobre el derecho de impugnación, naturaleza y procedencia del recurso de casación 

El art. 180.II de la CPE, reconoce el derecho de impugnación, estableciendo que las resoluciones judiciales pronunciadas en la jurisdicción ordinaria son recurribles. Respecto a la procedencia del recurso de casación el art. 258.2 del Código de Procedimiento Civil (CPC), impone al recurrente”…citar en términos claros, concretos y precisos…, la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, ya se trate de recurso de casación en el fondo, en la forma, o ambos. Estas especificaciones deberán hacerse precisamente en el recurso…”; carga procesal que debe ser cumplida con la finalidad de aperturar la competencia del Tribunal Supremo de Justicia, pues su inobservancia es sancionada con la declaración de improcedencia del recurso conforme previene el art. 272.2 del CPC.

Sobre la naturaleza y los requisitos que deben ser cumplidos para la procedencia del recurso de casación, el Auto Supremo 304 de 22 de agosto de 2012, precisó que dicho recurso se: “equipara a una nueva demanda de puro derecho, misma que debe contener los requisitos enumerados en el art. 258 del CPC, debiendo el recurrente fundamentar por separado de manera precisa y concreta, las causas que motivan la casación ya sea en la forma, en el fondo o en ambos. Así también, por cuanto define la doctrina y jurisprudencia, el recurso de casación en el fondo, debe fundarse en errores in judicando en que hubieran incurrido los tribunales de instancia al emitir sus resoluciones, demostrando la violación de leyes sustantivas en la decisión de la causa, debiendo estar debidamente identificadas y justificadas las causales señaladas en el art. 253 del CPC, mientras que el recurso de casación en la forma, se funda en errores in procedendo, referidos a la infracción de normas adjetivas incumplidas o mal aplicadas en la tramitación del proceso, enumeradas igualmente para cada caso en concreto en el art. 254 de la citada norma…”.

Asimismo la Sentencia Constitucional Plurinacional 1916/2012 de 12 de octubre, estableció que: ”La casación es un recurso extraordinario, porque su interposición no cabe, sino contra determinadas resoluciones y por motivos preestablecidos por la ley; no constituye una tercera instancia ni una segunda apelación, sino que se la considera como una demanda nueva de puro derecho y sujeta al cumplimiento de requisitos esenciales específicamente determinados por ley. Se encuentra prevista por los arts. 250 y ss. del CPC, donde dispone que se la concederá para invalidar una sentencia o auto definitivo en aquellos casos señalados expresamente en la norma; pudiendo ser en el fondo y en la forma; ambas que pueden ser interpuestas al mismo tiempo”.

Finalmente corresponde hacer referencia lo dispuesto por los arts. 253 y 254 del CPC, que prevén las causas de procedencia del recurso de casación en el fondo y en la forma, o ambos, teniendo cada una de estas sus propias características y efectos, por lo que el recurrente en la interposición del recurso está obligado a precisar si el recurso interpuesto es una u otra forma o en ambos. El art. 253 del adjetivo citado, establece tres motivos de procedencia: cuando las resoluciones del inferior contuvieren violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley, cuando contuviera disposiciones contradictorias, y cuando en la apreciación de las pruebas se hubiera incurrido en error de hecho o derecho; por su parte el art. 254 del ritual, prevé siete motivos de procedencia, que se fundan esencialmente en errores en el procedimiento en los que se hubiera incurrido; del detalle de las normas que preceden, se advierte que cada recurso tiene sus propias características que hacen a uno y a otro recurso, diferencias que tienen incidencia en la forma de Resolución, pues en el recurso de casación en el fondo lo que se pretende es que el Tribunal Supremo de Justicia resuelva el fondo del conflicto, y en la forma se procurara que se anule obrados.

En la especie, del análisis del memorial de recurso de casación traído ante éste máximo Tribunal, se advierte que los recurrentes en su argumentación omitieron cumplir con los requisitos de procedencia exigidos por el art. 258.2 del CPC; pues si bien, atinaron a señalar cuatro motivos del recurso, en estos eludieron exponer los fundamentos fácticos y jurídicos, mediante los cuales se identifique y precise el error o violación en los que hubiera incurrido el Tribunal de Alzada al pronunciar el Auto de Vista.

       La labor de los recurrentes, conforme se puede apreciar de los argumentos que han sido extractados en el acápite II de esta resolución, constituyen copia fiel de los argumentos desarrollados en el recurso de apelación de fs. 118 a 119, que como es lógico ya merecieron respuesta por parte del Tribunal de Alzada a través del Auto de Vista impugnado. Este antecedente demuestra, la poca seriedad con la que se asumió la labor de interponer el recurso de casación, pues si bien se citó el Auto de Vista como resolución recurrida, pero los argumentos expuestos en su oportunidad tuvieron la finalidad de rebatir la decisión del Tribunal a quo en la Sentencia, lo que nos lleva a la certeza de afirmar que, los recurrentes pretenden inadecuadamente aperturar la competencia de este Tribunal para revisar la Sentencia y no así el Auto de Vista, que en definitiva es la resolución contra la que procede el recurso de casación conforme previene el art. 255 del CPC. La conclusión que precede es fácilmente evidenciable, de un cotejo entre el memorial del recurso de apelación con el de casación, de donde los recurrentes sólo atinaron a cambiar la denominación de la resolución recurrida de “Sentencia” a “Auto de Vista”, para luego copiar todos los argumentos expuestos en apelación, omitiendo identificar las omisiones, vulneraciones u errores en los que hubiera incurrido el Tribunal ad quem al pronunciar el Auto de Vista; actitud que muestra un desconocimiento de las características de este recurso extraordinario, que al constituirse en una nueva demanda de puro derecho, exige que en su interposición se cumpla con los requisitos enumerados en el art. 258 del CPC, fundamentando de manera precisa y concreta las causas que dieron lugar a la interposición del recurso ya sea en el fondo, en la forma o en ambos a la vez, no pudiendo conformarse con la simple cita de normas legales o la relación de hechos, sino demostrar en términos razonados y razonables, en qué consiste la infracción en la que hubiera incurrido el Tribunal de Alzada al pronunciar el Auto de Vista.

Por lo expuesto, corresponde resolver conforme lo advertido por los arts. 271.1 y 272.2 del CPC, aplicables por mandato de la norma remisiva contenida en el art. 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Social Contenciosa y Contenciosa Adm., Social y Adm. Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida por los arts. 184.I de la CPE y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación interpuesto por Lola Gutiérrez de Flores y Eusebio Flores Limón, cursante de fs. 133 a 134. Con costas.

Se regula el honorario profesional del abogado del demandante en la suma de Bs. 500, encomendando la orden de su pago al A quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase

Firmado: Dr.  Pastor Segundo Mamani Villca

                Dr. Antonio Guido  Campero Segovia

Ante mí: Dr. Pedro Gabriel Fernández Zuleta

                Secretario de la  Sala  Contenciosa y Contenciosa Adm,  Social Adm. Primera