TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

     SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA


Auto Supremo Nº 243

Sucre, 22 de abril de 2015

Expediente: 580/2010-S

Demandante: Miriam Márquez Ortega

Demandado: Hospital “Virgen de Chaguaya”

Distrito        : Tarija

Magistrado Relator: Dr. Pastor Segundo Mamani Villca

==========================================================================

VISTOS: El recurso de casación (fs. 97 a 98) interpuesto por Amparo Ruth Bráñez Rios representando legalmente al Hospital “Virgen de Chaguaya”, contra el Auto de Vista de 27 de octubre de 2010 (fs. 93 a 94 vta.) pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la entonces Corte Superior de Justicia en el Distrito Judicial de Tarija; dentro del proceso de pago de beneficios sociales incoado por Mirian Márquez Ortega contra la entidad recurrente; el Auto de 20 de noviembre de 2010 (fs. 102) que concedió el recurso; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I

I.1. ANTECEDENTES DEL PROCESO

I.1.1 Sentencia

Tramitado el proceso, la Juez de Partido del Trabajo y Seguridad Social de Bermejo en el Distrito Judicial de Tarija, pronunció  Sentencia 16/2010 de 8 de junio (fs. 65 a 67), declarando probada en parte la demanda de fs. 6 a 7 aclarada a fs. 9, disponiendo el pago a favor de la demandante de Bs.40.353,50.-,por concepto de  beneficios sociales demandados conforme el detalle inmerso en la Sentencia.

Esa Resolución fue aclarada por Auto a fs. 69 sobre acumulación de vacaciones e improcedencia de valoración de planillas de pago de fs. 19 y 20 reclamadas como pago de aguinaldos.

I.1.2. Auto de Vista

En conocimiento del precitado fallo, la entidad de salud demandada opuso recurso de apelación (fs. 72 a 73 vta.), resuelto por el Auto de Vista descrito al exordio, que confirmó en parte la Sentencia de grado, modificando el monto de los derechos laborales en la suma de Bs.27.455,00.-, así como, revocar el pago de costas procesales en el entendido de ser la entidad demandada una de carácter estatal.

I.2. RECURSO DE CASACIÓN

Contra aquel Auto de Vista, Amparo Ruth Bráñez Rios, presentó recurso de casación, conforme se desprende de fs. 97 a 98, donde invocando el art. 253.3 del Código de Procedimiento Civil (CPC), señala:

  1. El pago de Bs.8.760.- por concepto de aguinaldo de las gestiones 2008 y 2009, excede lo que en realidad le corresponde a la actora, por cuanto incluso en el Auto de complementación a fs. 69 sólo se devengarían los aguinaldos de 2008 y 2009 en la suma de Bs.6.960.-.
  2. En perspectiva del recurso, el pago de vacaciones de las gestiones 2008-2009, no responde a la antigüedad de la actora pues conforme a la confesión provocada de ésta, se supo que entró a trabajar al Hospital el 16 de abril de 2005 y su cesación se produjo el 31 de diciembre de 2009, por cuanto el importe por aquel concepto sería de Bs.1.740.- por 15 días por cada gestión, y no como erróneamente dispone el Auto de Vista que impone el pago de un sueldo completo. El Tribunal de apelación, entonces, no dio valor correcto a la documental de fs. 1 a 5 que fueron corroboradas por las testificales a fs. 45 y vta.

II.2.1 Petitorio

Solicita a este Tribunal que teniendo presentes los aspectos expuestos en su recurso case el Auto de Vista impugnado y deliberando en el fondo declare no haber lugar al pago de aguinaldo y vacaciones.

CONSIDERANDO II

II.1 FUNDAMENTOS JURÍDICOS DEL AUTO SUPREMO

El recurso de casación se equipara a una nueva demanda de puro derecho que debe contener los requisitos enumerados en el art.  258 del Código de Procedimiento Civil (CPC), debiendo fundamentarse por separado de manera precisa y concreta las causas que motivan la casación ya sea en la forma, en el fondo o en ambos, no siendo suficiente la simple cita de disposiciones legales, sino demostrar conforme señala la Ley en qué consiste la infracción que se acusa y es reclamada.

Debe tenerse en cuenta que el recurso de casación en el fondo tiene por objetivo modificar el contenido de un auto definitivo, Sentencia o Auto de Vista, basado en que los Jueces o Tribunales de instancia a tiempo de emitir las referidas resoluciones hubiesen incurrido en errores “in judicando”, aspectos que imperativamente deberán ser exteriorizados a través de los tres presupuestos contenidos en el art. 253 del CPC, vale decir cuando se acredite: "que la resolución objeto del recurso hubiera sido emitida en virtud a una errónea interpretación o aplicación indebida de una ley" o "cuando la referida resolución contuviere disposiciones contradictorias", y finalmente cuando se demuestre: "que en la valoración de las pruebas se hubiere cometido error de derecho o de hecho, aclarando que este último debe ser evidenciado por otros documentos o actos auténticos que demostraren la equivocación manifiesta del juzgador".

En este último caso, es decir, el art. 253.3 del CPC, si bien se reconoce una eventual revisión probatoria en casación, ella se vincula no sólo a la demostración de una errada apreciación o valoración de la prueba o bien un error de derecho en cuanto refiere la errada asignación de una norma sobre la calidad de una prueba, sino, esencialmente a la aplicación de una norma sustantiva. Esto quiere decir, que si se considera una errada actividad de valoración probatoria ella debe repercutir necesariamente en el fondo de la decisión.

Lo anotado, demuestra la importancia que tiene el cumplimiento de los requisitos previstos en el art. 258.2 del CPC, relativas a la cita clara, concreta y precisa de la Ley o Leyes violadas o aplicadas erróneamente o del error de derecho o hecho en la apreciación de las pruebas, con la conclusión de un petitorio claro acorde a los intereses demandados y a la normativa acusada como transgredida, por cuanto el legislador cuida que el recurso cumpla su finalidad de abrir la competencia del órgano y éste no incurra en arbitrariedad alguna.

En este contexto, corresponde puntualizar que en el caso de autos, el recurrente planteó recurso de casación en el fondo, lo que implica que debió hacer un análisis sobre la existencia de errores "in judicando" en el trámite del proceso, adecuando el recurso a una o a todas las previsiones del art. 253 del adjetivo civil, citando en términos claros, concretos y precisos las normas que se presumen infringidas, la forma en que han sido vulneradas y la posible solución jurídica a la situación planteada, indicando además las disposiciones contradictorias que contuviera la resolución o en su caso establecer de forma precisa el error de derecho o hecho en la apreciación de las pruebas, no siendo suficiente realizar una relación de los antecedentes, sin precisar ni demostrar los errores in judicando en los que según su criterio incurrió el Tribunal de apelación.

Por lo expuesto, corresponde dar vía a lo previsto por los arts. 271.1 y 272.2 del CPC, aplicables en virtud de lo dispuesto por el art. 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Adm., Social y Adm. Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida por los arts. 184.I de la CPE y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación interpuesto por Amparo Ruth Bráñez Rios representando legalmente al Hospital “Virgen de Chaguaya” cursante de fs. 97 a 98.

Regístrese, notifíquese y devuélvase

Firmado: Dr.  Pastor Segundo Mamani Villca

                Dr. Antonio Guido  Campero Segovia

Ante mí: Dr. Pedro Gabriel Fernández Zuleta

                Secretario de la  Sala  Contenciosa y Contenciosa Adm,  Social Adm. Primera