TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA


Auto Supremo Nº 181

Sucre, 07  de abril de 2015

Expediente: 405/2014-S

Demandante: Claudio Daniel Claure Velasco

Demandada: Caja de Salud de Caminos R.A.

Distrito        : La Paz

Magistrado Relator: Dr. Pastor Segundo Mamani Villca

==========================================================================

VISTOS: El recurso de casación de fs. 114 a 115 vta., interpuesto por Fernando Víctor Salazar Patzi; Director General Ejecutivo de la Caja de Salud de Caminos R.A., contra el Auto de Vista Nº. 87/2014 SSA-I de 25 de abril de fs. 110 a 111, pronunciado por la Sala Social y Administrativa Primera del actual Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso social de pago de beneficios sociales que sigue Claudio Daniel Claure Velasco contra la entidad recurrente; el Auto a fs. 118 que concedió el recurso; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

I. ANTECEDENTES DEL PROCESO

I.1 Sentencia

Que tramitado el proceso social por pago de beneficios sociales, el Juez Primero de Partido de Trabajo y Seguridad Social de La Paz, emitió la Sentencia Nº 148 de 17 de mayo de 2013 (fs. 85 a 86 vta.), declarando probada la demanda, ordenando a la entidad demandada, cancele a Claudio Daniel Claure Velasco la suma de Bs. 15.160,75.- y probada en parte la excepción de pago de fs. 44 a 46 de obrados.

I.2 Auto de Vista

Interpuesto el recurso de apelación por el representante y director ejecutivo de la entidad demandada (fs.96 a 98), mediante Auto de Vista Nº 87/2014 SSA-I de 25 de abril (fs.110 a 111), la Sala Social y Administrativa Primera del actual Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, confirmó la Sentencia Nº.148/2013 de 17 de mayo.

II. MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN

Dicha Resolución motivó el recurso de casación de fs. 114 a 115 vta., interpuesto por Fernando Víctor Salazar Patzi; Director General Ejecutivo de la Caja de Salud de Caminos R.A., señalando que el Auto de Vista dispone “ que no se pagó derechos laborales de forma correcta y en función al tiempo de servicios” (sic), sin embargo el 1 de febrero de 2011 se canceló beneficios sociales a favor del demandante, resultando incongruente la posibilidad de una nueva reliquidación de beneficios sociales, por no haber cumplido con el preaviso de renuncia voluntaria con treinta días de anticipación, presentando su renuncia el 04 de enero de 2011, aceptada el 31 del mismo mes, y que habiendo trabajado hasta el 1 de febrero, el demandado no cumplió con el referido plazo, como dispone el art. 12 de la Ley General del Trabajo (LGT). Por ello la entidad demandada efectuó el pago de beneficios sociales por todo el tiempo trabajado, realizando únicamente el descuento previsto por el art. 12 de la LGT y la retención de impuestos al RC-IVA determinado en la Ley Nº 843.

II. 1 Petitorio

Concluyó solicitando que el Tribunal Supremo de Justicia case el Auto de Vista  fallando en lo principal del proceso rechace la solicitud de Claudio Daniel Claure Velasco.

CONSIDERANDO II:

II. FUNDAMENTOS JURÍDICOS DEL FALLO

II.1 Preaviso: Naturaleza jurídica

En el marco de nuestro ordenamiento jurídico, el distracto laboral puede obedecer a una serie de motivos y presentarse de diferentes modos, tal el caso del fallecimiento del trabajador, el despido con justa causa o el inmotivado unilateral ejercido por el empleador, con preaviso o de manera intempestiva; o bien, puede presentar renuncia voluntaria por parte del trabajador, o por jubilación; en tal margen, el art. 12 de la LGT, al tenor anuncia que: el contrato podrá pactarse por tiempo indefinido, cierto tiempo o realización de obra o servicio. En el primer caso, ninguna de las partes podrá rescindirlo sin previo aviso a la otra, conforme a las siguientes reglas: 1) Tratándose de contratos con obreros con una semana de anticipación, después de un mes de trabajo ininterrumpido; con 15 días, después de 6 meses y con 30 después de un año; 2) Tratándose de contratos con empleados, con 30 días de anticipación por el empleado y con 90 por el patrono, después de 3 meses de trabajo ininterrumpido. La parte que omitiere el aviso abonará una suma equivalente al sueldo o salario de los períodos establecidos”.

El aviso al que hace referencia el citado artículo, es conocido en la doctrina bajo el nombre de preaviso, su esencia radica en la notificación o comunicación anticipada, que de manera expresa la parte quien propicia el distracto laboral realiza a la otra parte, con el fin de no causar perjuicio, o que, inevitable que sea éste, tenga el menor efecto posible. Tal instituto constituye para el trabajador la garantía, de impedir ser sorprendido por una ruptura brusca de la relación laboral, teniendo el tiempo necesario para poder colocarse en una nueva fuente laboral; y desde la perspectiva del empleador tiene como cometido el garantizar que la producción o bien la actividad laboral no se vea perjudicada o interrumpida como emergencia del alejamiento súbito del trabajador, otorgando un lapso razonable para cubrir aquella vacancia. Asimismo, conforme el contenido del art. 12 de la LGT, la parte que omite brindar el preaviso, está obligada al pago de una prestación constituida en una suma de dinero, conforme el detalle que la propia norma contiene: tres meses de antelación en el caso del empleador y un mes en el caso del trabajador, bajo pena de abonar un monto equivalente a los salarios antes señalados.

II.3 Análisis de la controversia presentada en el recurso de casación

Delimitando la problemática de la presente acción impugnaticia, se tiene que el recurrente promueve recurso de casación señalando que el Tribunal de Alzada no dio una aplicación correcta de las disposiciones contenidas en el art. 12 de la LGT, porque el trabajador no dio el preaviso 30 días antes de su renuncia, motivo por el cual, se le hizo el descuento correspondiente y la retención de impuestos al RC-IVA determinado en la Ley Nº 843.

Que ante este agravio, el Auto de Vista señalo: “que el trabajador médico al momento de efectuar su solicitud para dejar la institución, no estaba provocando su retiro voluntario, sino se estaba sujetando al retiro forzoso por efectos de jubilación al haber alcanzado la edad de 62 años” (sic). Para ello, se deberá convenir previamente que el retiro forzoso al que hace referencia, no supone retiro intempestivo, toda vez que entre ambos existe diferencia sustancial, pues mientras que el retiro forzoso supone obligado distracto laboral, el intempestivo hace referencia a la inmediatez del mismo. Así entonces, en casos como el presente, aun siendo obligado el distracto, para su materialización el demandante presentó su carta de renuncia el 4 de enero de 2011, reiterando el 21 de enero que sea aceptada su solicitud e indicando que dejará la función de médico de guardia el 07 de febrero de 2011, por encontrarse de turno los días 5 y 6 de febrero, garantizando de esta forma la continuidad laboral en la entidad por un mes, aspecto acertadamente considerado por el Tribunal Ad quem.

Por último, se debe tener presente que la norma sustantiva laboral sanciona con la prestación de un mes de salario, al trabajador que omite dar el previo aviso de Ley, que en el presente caso se cumplió, considerándose además que se trata de un retiro forzoso como resultado de la jubilación (art. 66 de la LGT), no se enmarcaba dentro la característica de retiro intempestivo o voluntario descritos en el art. 12 de la LGT.

Bajo estos parámetros se concluye que al no ser evidentes las infracciones denunciadas en el recurso de casación de fs. 114 a 115 vta., corresponde resolverlo en el marco de las disposiciones legales contenidas en los arts. 271.2) y 273 del Código de Procedimiento Civil (CPC), aplicables por la norma permisiva contenida en el art. 252 del Código Procesal del Trabajo (CPT).

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Adm., Social y Adm. Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida en los arts. 184.1 de la Constitución Política del Estado y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, declara INFUNDADO el recurso de casación de fs. 114 a 115 vta., interpuesto por Fernando Víctor Salazar Patzi director general ejecutivo de la Caja de Salud de Caminos R.A.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Dr.  Pastor Segundo Mamani Villca

                Dr. Antonio Guido  Campero Segovia

Ante mí: Dr. Pedro Gabriel Fernández Zuleta

                Secretario de la  Sala  Contenciosa y Contenciosa Adm,  Social Adm. Primera