TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA



Auto Supremo No 156

Sucre, 19 de marzo de 2015

Expediente: 516/2010-S

Demandante: María Marcia Galinca Montoya Salinas   

Demandada: Universidad Autónoma del Beni  

Distrito        : Beni 

Magistrado Relator: Dr. Pastor Segundo Mamani Villca

========================================================================

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de (fs. 175 a 176 vta.), interpuesto por Jean Pierre Farah Cabral en representación legal de la Universidad Autónoma del Beni “José Ballivian”, y el recurso de casación en el fondo de (fs. 180 a 181) interpuesto por María Marcia Galinca Montoya Salinas, contra el Auto de Vista de 9 de julio de 2010, pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Beni (fs. 169 a 170), dentro del proceso social sobre reincorporación, seguido por María Marcia Galinca Montoya Salinas contra Universidad Autónoma del Beni; el Auto de fs. 193 que concedió el recurso; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

I. ANTECEDENTES DEL PROCESO

I.1 Sentencia

Que, Tramitado el proceso, el Juez Primero de Trabajo y Seguridad Social de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Beni, emitió la Sentencia Nº 31/2010 de 22 de febrero (fs. 145 a 147 vta.), por la que declara, improbada la demanda en lo que corresponde a la reincorporación de sus funciones de la demandante y dispone el pago de sus beneficios sociales en la suma de Bs.58.765.- (cincuenta y ocho mil setecientos sesenta y cinco 00/100 bolivianos); conforme al detalle que se tiene asentado en la Sentencia.

I.2 Auto de Vista

En grado de apelación deducida por la demandante María Marcia Galinca Montoya Salinas, y Guillermo Suárez Zambrano en representación legal de la entidad demandada Universidad Autónoma del Beni, la Sala Social y Administrativa de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Beni, mediante Auto de Vista de 9 de julio de 2010 (fs. 169 a 170), revoca en todas sus partes la Sentencia y dispone la reincorporación de la actora a su fuente de trabajo. Sin costas.

II. MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN

II.1 Recurso de casación de la parte demandada

La resolución de segunda instancia, motivo que Jean Pierre Farah Cabral en representación legal de la Universidad Autónoma del Beni, mediante memorial de fs. 175 a 176 vta., interponga recurso de casación en el fondo bajo los siguientes argumentos:

Manifiesta que en la legislación laboral se establece que los contratos de trabajo pueden ser escritos o verbales, podrán pactarse por tiempo indefinido cierto tiempo o realización de obra de servicio, los contratos a plazo fijo podrán ser renovados por una sola vez y no podrán suscribirse contratos a plazo fijo en tareas propias y permanentes de la empresa, tal como establece el art. 12 de la Ley General del Trabajo (LGT), Resolución Ministerial (RM) No 283/62 de 13 de junio, RM No 193/72 de 15 de mayo y Decreto Ley (DL) No 16187 de 16 de febrero de 1979, que según esas disposiciones legales, la demandante trabajó en la Universidad Autónoma de Beni en forma ininterrumpida desde el 13 de marzo del 2000 al 16 de diciembre del 2005, fecha en la que se corta la relación laboral, volviendo a empezar el 27 de marzo de 2006, concluyendo su relación definitivamente, dado que transcurrió más de 3 meses cesante sin trabajar ni ganar sueldo conforme establece el art. 3 de la RM No 193/62 de 15 de mayo; después del cese de la relación laboral empieza una nueva que comienza el 27 de marzo del 2006 hasta el 22 de diciembre de 2006, existiendo en este tiempo 2 contratos a plazo fijo, por lo que no es procedente la reincorporación demandada puesto que la relación laboral fue concluida en la segunda contratación de acuerdo al art. 2 del DL No 16187 del 16 de febrero de 1979 que prohíbe la suscripción de más de 2 contratos sucesivos a plazo fijo, y que el Juez a quo valorando lo detallado actuó conforme a derecho, estableciendo que no es procedente la reincorporación porque  la relación laboral ha concluido en la segunda contratación.

Sostiene que se aplicó la normativa institucional que goza el resguardo de la Constitución Política del Estado en su art. 92, ya que a la demandante, se la designa mediante Resolución como docente extra ordinario a tiempo completo, resultando aplicables las normas que regulan la docencia extraordinaria en calidad de ad-ínterin, determinando que el vínculo jurídico de la demandante con la Universidad Autónoma del Beni se caracteriza por su periodicidad, su temporalidad y preaviso tácito, habiendo desvirtuado lo manifestado por la demandante en su acción a través de los medios probatorios establecidos en el art. 151 del Código Procesal del Trabajo (CPT), aportadas de acuerdo al art. 3.f).h) del mismo cuerpo legal, pruebas que el Tribunal de apelación no valoró, menos aplicó de manera correcta los arts. 3.f).h), 63, 66, 150, 151 y 152 del CPT, al no otorgarle toda la fe probatoria, habiendo incurrido en error de hecho y de derecho en la apreciación de las pruebas.

II.2 Petitorio

Concluye su recurso manifestando, dictar resolución casando el Auto de Vista recurrido conforme al art. 271.4) y 274 del Código de Procedimiento Civil (CPC), y fallando en el fondo y en lo principal del litigio declare improbada la demanda con costas.

II.3 Contestación al recurso

María Marcia Galinca Montoya Salinas, en la contestación al recurso de casación manifiesta, que el mismo es contradictorio puesto que refiere la existencia de error de hecho y derecho, pero al mismo tiempo manifiesta que se vulneraron y violaron leyes, existiendo total contradicción ya que solo cita el art. 253 del CPC; por otro lado no menciona en que consiste el error en la apreciación de las pruebas, es decir no cumple con el requisito del art. 258.2) del CPC; lo que impide que el Tribunal de casación abra su competencia para resolver el recurso en el fondo.

II.4 Recurso de casación de la parte demandante

Asimismo la resolución de segunda instancia, motivó que María Marcia Galinca Montoya Salinas, mediante memorial de fs. 180 a 181, interponga recurso de casación en el fondo bajo los siguientes argumentos:

       Manifiesta que el Tribunal de apelación violó el parágrafo III del art. 10 del Decreto Supremo (DS) No 28699 de 1 de mayo de 2006 al no aplicar correctamente este precepto legal, es decir debió revocar la Sentencia y disponer la reincorporación, pero más los sueldos devengados y demás derechos sociales actualizados a la fecha de pago, lo cual no lo hizo pues revoca la Sentencia y reincorpora, sin referirse a los salarios de devengados y demás derechos sociales que son una consecuencia de la reincorporación.

II.5 Petitorio

Concluye su recurso manifestando se le conceda el mismo ante la entonces Corte Suprema de Justicia para que deliberando en el fondo casen en parte el Auto de Vista y dispongan la reincorporación, más el pago de los sueldos devengados y demás derechos sociales, actualizado a la fecha de pago. 

II.6 Contestación al recurso

Luis Carlos Zambrana Aguirre en representación legal de la Universidad Autónoma del Beni, manifiesta que la doctrina aclara que el recurso extraordinario de casación es una demanda nueva de puro derecho en el que ya no se pueden discutir los hechos sino la aplicación del derecho así lo expresa la jurisprudencia del Auto Supremo N° 282 de 14 de octubre de 1997, no constituye una tercera instancia, que en mérito a ello el recurrente debe de acreditar personería exponer sus generalidades de ley guardando las formalidades prescritas en el art. 327 del CPC aspecto extrañado omisión que hace improcedente el recurso; al margen de lo argumentado la parte contraria recurre de casación en el fondo sobre un Auto de Vista inexistente es decir Auto de Vista N° 32 de 9 de julio de 2006, por ser un defecto absoluto debe ser rechazado con multas y costas.

CONSIDERANDO II:

II. FUNDAMENTOS JURÍDICOS DEL FALLO

II. 1 Recurso de casación de la parte demandada

Que así planteado el recurso de casación en el fondo, y considerando las normas aplicables, se tiene:

En el caso en examen, dentro del recurso de casación en el fondo, se formula denuncia sobre error de procedimiento, relativo a la pertinencia del Auto de Vista relacionado con el reclamo de la falta de pronunciamiento sobre los sueldos devengados y demás derechos sociales.

En cuyo mérito y en base al entendimiento precitado, se ingresa a examinar el fondo de dicha denuncia. La norma establecida por el artículo 236 del CPC, discurre en el sentido de que el auto de vista que resuelve la alzada debe circunscribirse a los puntos resueltos por el inferior y que hubieren sido objeto de apelación y fundamentación conforme lo dispone el art. 227 del precitado procedimiento, consagrándose de esta manera el principio normativo de congruencia, según el cual la resolución judicial debe ser exacta, precisa y relacionada con la pretensión oportunamente deducida en el proceso laboral, constituyéndose el límite de la potestad jurisdiccional del juzgador, puesto que el contenido de sus resoluciones se encuentran delimitados de acuerdo al sentido y alcance de las peticiones de las partes, a fin de que exista identidad entre lo pedido y lo resuelto.

El vicio de incongruencia, constituye un defecto procesal o error "in procedendo" que se sanciona con la anulación de obrados, por ende, debe ser denunciado a través de la interposición del recurso de casación en la forma, que procede cuando en la resolución recurrida se violaron formas esenciales del proceso por vicio "citrapetita", situación que se da cuando se deja de resolver sobre algo pedido, o lo que es lo mismo, cuando no se ha pronunciado sobre una de las pretensiones deducidas en el proceso y reclamadas oportunamente ante los tribunales inferiores, como establece el art. 254.4), con relación al art. 275 del CPC; en apelación, puede darse esta incongruencia cuando el Ad quem omite considerar y resolver aspectos importantes que la parte hizo valer ante el Juez de origen y que oportunamente los denunció al momento de interponer el recurso de apelación, por ende, el auto de vista es "citrapetita", por haberse infringido el art. 236 del CPC, que, como se tiene dicho, fija los límites de la competencia de las autoridades judiciales.

De la revisión integral de los antecedentes expuestos, se tiene que el Juez a quo, declara, improbada la demanda en lo que corresponde a la reincorporación y dispone el pago de beneficios sociales en favor de la actora, en la suma de Bs.58.765.- (cincuenta y ocho mil setecientos sesenta y cinco 00/100 bolivianos).

En apelación deducidas por ambas partes, el Juez ad quem, mediante Auto de Vista de 9 de julio de 2010 (fs. 169 a 170), revoca la sentencia y dispone la reincorporación de la actora a su fuente de trabajo.

Sin embargo de ello el Tribunal de Alzada, al dictaminar el Auto de Vista no se ha enmarcado dentro del principio dispositivo que debe regir en los recursos, por el cual no emitió criterio sobre el punto expuesto en apelación, si la misma consideraba viable o no, debiendo haber observado necesariamente lo dispuesto por el art. 236 del CPC, que fija el límite dentro del cual debe circunscribirse la decisión judicial, error en el que incurrió el Tribunal ad quem, al emitir fallo de fondo revocando en todas sus partes la Sentencia apelada, ordenando la reincorporación de la actora, empero omitió pronunciarse sobre el pago de sueldos devengados, y exponer los motivos por que corresponden o no corresponden los mismos, cosa que no fue tomado en cuenta a tiempo de resolver la alzada, quien tiene también un marco jurisdiccional sobre el cual debe recaer su decisión y que no es otro que el que le fija el ya enunciado art. 236 del Adjetivo Civil norma legal que obliga al juzgador a circunscribirse a los puntos resueltos por el inferior y que hubieran sido objeto de la apelación, aspecto que causa perjuicio a los litigantes y constituye vicio de procedimiento enmarcado dentro de la causal 4 del art. 254 del CPC, en desmedro del principio de seguridad jurídica, error in procedendo que debe ser saneado por este Tribunal.

No siendo necesario ya entrar a esclarecer las denuncias que van al fondo del asunto, contenidas en el recurso de casación, interpuesto por Jean Pierre Farah Cabral en representación legal de la Universidad Autónoma del Beni.

Consiguientemente, en base a los fundamentos expuestos corresponde emitir resolución en la forma prevista en el art. 271.3) del CPC, con la facultad conferida por el art. 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Adm., Social y Adm. Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en los arts. 184.1 de la CPE y 42.I.1 de la LOJ, ANULA obrados con reposición hasta el Auto de Vista de 9 de julio de 2010, (fs. 169 a 170), disponiendo que el Tribunal de Alzada pronuncie nuevo Auto de Vista enmarcándose a lo dispuesto por el art. 236 del CPC, y sin espera de turno.

Sin apercibimiento por ser excusable.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Dr.  Pastor Segundo Mamani Villca

                Dr. Antonio Guido  Campero Segovia

Ante mí: Dr. Pedro Gabriel Fernández Zuleta

                Secretario de la  Sala  Contenciosa y Contenciosa Adm,  Social Adm. Primera