TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA


Auto Supremo Nº 111

Sucre, 03 de marzo de 2015

Expediente: 418/2010-S

Demandante: Heinrich Roberto Mérida Maldonado

Demandado: Caja Nacional de Salud

Distrito        : Tarija

Magistrado Relator: Dr. Pastor Segundo Mamani Villca

=========================================================================

VISTOS: El recurso de casación en el fondo interpuesto por Juan Rodolfo Seborga Miranda en representación de la Caja Nacional de Salud (CNS) Tarija de fs. 162 a 163, contra el Auto de Vista de 27 de mayo de 2010, ( fs. 158 a 159) pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la Respetable Corte Superior de Justicia de  Tarija, dentro del proceso social seguido por Heinrich Roberto Mérida Maldonado contra la CNS; el auto a fs. 166 que concedió el recurso; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

  1. ANTECEDENTES DEL PROCESO

I.1 Sentencia

Tramitado el proceso laboral, la Jueza de Partido Segundo del Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de Tarija, emitió la Sentencia de 6 de julio de 2009, cursante de fs. 105 a 106, por la que declaró probada en parte la demanda  de fs. 17 a 19 e improbada la excepción de prescripción con costas disponiendo que la CNS Tarija cancele a Heinrich Roberto Mérida Maldonado el monto de Bs.5.904.- por concepto de horas extras.

I.2 Auto de Vista

Interpuesto el recurso de apelación por el demandado a fs. 109  vta.; mediante Auto de Vista de 27 de mayo de 2010, (fs. 158 a 159) pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la Respetable Corte Superior de Justicia de  Tarija, se resuelve confirmar totalmente la Sentencia apelada de 6 de julio de 2009. Con costas a la parte apelante.

II. MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN

La anotada resolución fue objeto del recurso de casación, de cuya revisión se extrae como motivos del mismo, lo siguiente:

Refirió que, el Auto de Vista impugnado, transgrede los arts. 120 de la Ley General del Trabajo (LGT) y 163 de su Decreto Reglamentario (DR-LGT), porque el demandante reclamó las horas extras de la gestión 2005 y de enero a octubre de 2006, no obstante su demanda fue presentada en abril de 2009, consecuentemente las horas trabajadas el 2005 prescribieron en febrero de 2007 y las correspondientes al 2006 se extinguieron en noviembre de 2008, por lo que el reclamo efectuado fue extemporáneo, en cuyo caso el razonamiento del Auto de Vista es incorrecto por considerar que la prescripción comenzaría a correr desde la ruptura de la relación laboral o desde la suscripción del finiquito, criterio errado pues no refleja lo señalado por la norma pre citada, asimismo cita los Autos Supremos  de 25 de mayo de 1968, 18 de septiembre de 1967 y 7 de julio de 1972. Finalmente señala que ha vulnerado los arts. 2 y 26 del Decreto Supremo (DS) Nº 27327 de 3 de enero de 2004, que prohíben pagos adicionales de todo servidor público.

       II.2 Petitorio

Concluyó solicitando que el Tribunal Supremo de Justicia Case el Auto de Vista recurrido con costas.

CONSIDERANDO II:

  1. FUNDAMENTOS JURÍDICOS DEL FALLO

Sobre prescripción de las horas extras

La entidad recurrente manifiesta que el derecho a las horas extras del demandante ha prescrito, pues fueron reclamadas fuera del plazo previsto por los arts. 120 de la LGT y 163 de su Decreto Reglamentario, y no es correcto computar el plazo a partir de la ruptura de la relación laboral o de la facción del finiquito.

Respecto al instituto jurídico de la prescripción en materia laboral, corresponde recordar que la doctrina define a la prescripción liberatoria como "la extinción de la acción emergente de un derecho subjetivo producido por la inacción de su titular durante el lapso señalado por ley" (Carlos Alberto Etala, Contrato de Trabajo, Editorial Buenos Aires Astrea, Pag. 256). En ese sentido, son dos los elementos que requiere la ley para que se configure la prescripción: a) El transcurso del término legal preestablecido y, b) La inacción o silencio voluntario del acreedor durante ese plazo. La legislación laboral del Estado Boliviano, regula el instituto de la prescripción extintiva del derecho del trabajador en el art. 120 de la LGT, determinando que: "las acciones y derechos provenientes de esta ley, se extinguirán en el término de dos años de haber nacido de ellas", por su parte el art. 163 del Decreto Reglamentario de la Ley General del Trabajo (DR-LGT), establece que: "las acciones y derechos emergentes de la ley que se reglamente se extinguirán en el término de dos años a partir de la fecha en que nacieron", institutos a la fecha aún vigentes, para aquellos derechos cuyo nacimiento fue anterior al régimen constitucional vigente. En ese sentido, la abundante Jurisprudencia Nacional ha establecido también, que por el principio de protección e irrenunciabilidad de los derechos del trabajador, la prescripción en materia social se interrumpe, por cualquier misiva, nota, dirigida al empleador u otro reclamo dirigido ante cualquier autoridad administrativa del trabajo o la presentación de la demanda judicial, no importando que ésta sea legalmente notificada al empleador, por cuanto se observa para su aplicación el principio proteccionista relacionado con otros principios como ser: el principio pro operario, expresada en la regla de aplicación de la norma más favorable y la regla de la condición más beneficiosa; el principio de la irrenunciabilidad de los derechos; el principio de la primacía de la realidad; el principio de la razonabilidad; el de buena fe, entre otros; es decir, que en el derecho laboral, la prescripción tiene su interpretación restrictiva, ya que previene la conservación del derecho, la subsistencia del derecho del trabajador y en definitiva, el cumplimiento efectivo de las obligaciones contraídas y no a su pérdida por la vía de la prescripción.

Del examen del proceso se observa que, si bien la relación laboral finalizó el 30 de diciembre de 2008, conforme se evidencia por finiquito de  fs. 25 a 26, no significa ello que la prescripción extintiva legislada para materia laboral se compute recién a partir de la ruptura laboral o fecha del finiquito para los derechos sociales como son las horas extras reclamadas, en razón a que constituyen derechos adquiridos que debieron ser pagados por el empleador en cada sueldo mensual al trabajador demandante, y el no haberlo hecho en cada mes, habilitaba al trabajador la posibilidad del reclamo, en los términos señalados precedentemente, para interrumpir así la prescripción respecto a los mismos, y pedir su pago, situación que no se ha probado en el proceso.

Sobre lo dispuesto en el art. 48.IV de la Constitución Política del Estado (CPE) respecto a la imprescriptibilidad de los derechos laborales y beneficios sociales no pagados, cabe señalar que este Tribunal ha establecido una línea jurisprudencial al respecto, a partir del Auto Supremo Nº 85 de 10 de abril de 2012, mediante la cual ha concluido que, al haber ingresado en vigencia la CPE en fecha 07 de febrero de 2009, dicho plazo se interrumpe, en cumplimiento a lo dispuesto por el art. 48. IV de la misma, que dispone "...los salarios o sueldos devengados, derechos laborales, beneficios sociales y aportes a la seguridad social no pagados tienen privilegio y preferencia sobre cualquier otra acreencia, y son inembargables e imprescriptibles...", es decir que por mandato de la Ley Suprema del ordenamiento jurídico boliviano, siendo que la misma goza de primacía frente a cualquier otra disposición normativa conforme al art. 410.II, al encontrar contradicción en cuanto a la prescripción de los derechos laborales con lo señalado por el art. 120 de la LGT y 163 de su Decreto Reglamentario, debe darse aplicación preferente a lo establecido por la CPE, por lo tanto, la aplicación de lo dispuesto por el art. 120 de la LGT, y 163 de su Decreto Reglamentario, se reserva sólo para aquellos casos en los que el cómputo de los 2 años se haya producido y consumado antes de la vigencia de la CPE de 7 de febrero de 2009, guardando de tal forma relación con el art. 123 de la norma fundamental, en cuanto a la retroactividad de la ley.

Para el caso de autos, si bien el tribunal de primera instancia ha resuelto declarar improbada la excepción perentoria de prescripción de las horas extras comprendidas de las gestiones 2005 y 2006, y que fue confirmado por el Auto de Vista impugnado, se tiene que los de instancia no han realizado un adecuado análisis de lo mandado por la CPE en cuanto al alcance del art. 48. IV con relación al art. 120 de la LGT y 163 de su Decreto Reglamentario, siendo que la prescripción de dichos derechos debió haber sido declarada probada, puesto que la acción comienza a contarse desde la fecha en que el derecho ha tenido efectividad o, mejor dicho, a partir del momento en que el hecho generador del derecho ha tenido ejecución, como es el caso de las horas extraordinarias, que debieron ser pagadas mensualmente junto al sueldo o salario del trabajador, así, pues las horas extras de la gestión 2005, aun tomando el mes de diciembre del mismo año, han prescrito en enero de 2008 y las de 2006, aun tomando la última que es de octubre del mismo año, prescribieron en noviembre de 2008, ello tomando en cuenta que la demanda recién fue presentada el 23 de abril de 2009, es decir, transcurridos más de dos años de su nacimiento a reclamar tales derechos, máxime si en el presente caso,  no existe en antecedentes prueba alguna que acredite que el actor reclamó durante la relación laboral el pago de estos derechos, por lo que los mismos se encuentran prescritos por expresa disposición de los arts. 120 de la LGT y 163 del DR-LGT; correspondiendo para el caso de autos, casar el Auto de Vista al respecto y declarar probada la excepción perentoria de prescripción de las horas extraordinarias correspondientes a las gestiones 2005 y 2006. Siendo así, resulta innecesario el análisis del DS Nº 27327 de 3 de enero de 2004 en sus arts. 2 y 26.

Por lo expuesto y en mérito a los antecedentes y fundamentos referidos, al existir vulneración de las normas denunciadas, corresponde a este tribunal resolver el recurso extraordinario de casación según lo previsto por los arts. 271.4) y 274 ambos del Código de Procedimiento Civil (CPC), aplicables por mandato del art. 252 del CPT.

POR TANTO.- La Sala Contenciosa y Contenciosa Adm., Social y Adm. Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad que le conferida en los arts.  184.1 de la CPE y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), CASA el Auto de Vista Impugnado, y deliberando en el fondo resuelve declarar improbada la demanda laboral presentada por Heinrich Roberto Mérida Maldonado contra la Caja Nacional de Salud Regional Tarija, cursante de fs. 17 a 19 de obrados; y probada la excepción perentoria de prescripción opuesta por la parte demandada y cursante de fs. 41 a 42 de obrados.

Sin responsabilidad de multa al Tribunal inferior por encontrarse excusable el error cometido.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Dr.  Pastor Segundo Mamani Villca

                Dr. Antonio Guido  Campero Segovia

Ante mí: Dr. Pedro Gabriel Fernández Zuleta

                Secretario de la  Sala  Contenciosa y Contenciosa Adm,  Social Adm. Primera