TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 053

Sucre, 23  de febrero de 2015


Expediente                : 42/2014-A

Demandante                 : Empresa Unipersonal “Constructora SERRANO”

Demandado                         : Gerencia del Servicio de Impuestos Nacionales (SIN)

Distrito                         : Cochabamba                                                                                       


       VISTOS: La solicitud de explicación y complementación presentada por Gonzalo Amable Serrano Torrico, con relación al Auto Supremo Nº 018 de 10 de febrero de 2014, y:

       CONSIDERANDO: Que, el impetrante, amparado en la previsión del art. 276 del Código de Procedimiento Civil (CPC), solicitó la enmienda y complementación  del Auto Supremo arriba anotado, bajo los argumentos siguientes:

  1. Que, el Auto Supremo Nº 18 está fechado con el año 2014, cuando se está en el año 2015; la Resolución del amparo constitucional que amerita la dictación del nuevo Auto Supremo tiene data posterior a febrero de 2014, por lo tanto no podría pre-existir dicho acto judicial, que de ser cierto, se estaría ante un acto ilegal, por lo que pide se aclare el año de emisión del Auto Supremo Nº 018.
  2. Que, la resolución cuya aclaración se solicita, estableció que no habría demostrado los medios fehacientes de pago los Sres. Carlos Johannssen Martínez y Ponciano Condori Fernández, desechando la contabilidad presentada por considerarla inconsistente; en consecuencia, si se desechó la contabilidad que es un aspecto formal, considera que era deber del Auto Supremo ingresar al análisis de la verdad material, conforme el art. 180 de la Constitución Política del Estado (CPE), que en el caso hace referencia a la existencia o no del servicio o bien contratado, los que fueron demostrados a través de los contratos suscritos con las Entidades Públicas que cursan en obrados, cuestiona, ¿Cómo se puede validar el débito fiscal y dejar a un lado el crédito fiscal? ¿acaso la facturación realizada y su posterior cobro no tienen su base en un servicio o bien material?; hechos mencionados que considera no pueden ser desconocidos, solicitando en consecuencia se aclare las razones por las cuales el Auto Supremo Nº 018 no consideró el principio de verdad material previsto en el art. 180 de la CPE.
  3. Solicita se aclare, cuáles son los elementos materiales que demuestran que la incorrecta notificación con la Vista de Cargo, llevó a que igual tenga conocimiento del acto administrativo.

CONSIDERANDO:

Que, así formulada la solicitud de explicación y complementación por Gonzalo Amable Serrano Torrico respecto al fallo arriba anotado, corresponde dar respuesta a cada uno de los puntos expuestos, conforme sigue:

Al punto 1. Revisado el Auto Supremo Nº 018 cursante de fs. 1222 a 1227 de obrados, se advierte ciertamente un error en cuanto a la anotación del año consignado en la fecha de tal resolución, error numérico atribuible a un lapsus calami que, en el marco de la solicitud impetrada, y conforme la previsión del art. 276 y 196.1) y 2) del CPC, corresponde sea corregido, debiendo quedar establecido como fecha del Auto Supremo Nº 018, el 10 de febrero de 2015.

Al punto 2. Evidentemente el Auto Supremo Nº 018, concluyó que el contribuyente no demostró con medios fehacientes de pago la efectiva materialización de la transacción comercial que alega haber realizado con los señores Carlos Johannssen Martínez y Ponciano Condori Fernández, para que, de esa manera, se dé por bien hecha la apropiación del crédito fiscal que el contribuyente alegó tener sobre tales facturas; así, quedó claro que la contabilidad de la empresa demandante es inconsistente, por cuanto arroja serias dudas respecto a la materialización de las transacciones que la empresa afirma haber realizado efectivamente con los proveedores arriba mencionados, de modo que, no se tiene certeza que el hecho económico haya sucedido en la realidad, como se tiene anotado de manera clara en el fallo observado y de cuya realidad es consciente la propia empresa demandante, conforme se expone en el memorial de aclaración y complementación que se analiza; sin embargo de ello, considera el solicitante, que ante la observación de la contabilidad de la empresa que sería un aspecto meramente formal, el Tribunal Supremo debió haber aplicado la verdad material prevista en el art. 180 de la CPE, que en el caso hace referencia a la existencia o no del bien o servicio contratado, lo que se habría demostrado con la existencia de los contratos suscritos con las entidades públicas que cursan en obrados; empero, no se percata aún el solicitante, que no se encuentra en tela de juicio la posible adjudicación de obras con las entidades del sector público y su efectiva ejecución, sino la posible existencia efectiva de subcontrataciones del contribuyente (contratista) con terceros (sub-contratistas), cuestión última que no se demuestra con los contratos suscritos con las entidades públicas como afirma el solicitante, de modo que los contratos suscritos con entidades del estado no son relevantes a efectos de resolver la problemática en cuestión.

Es precisamente, en aplicación al principio de la verdad material previsto en el art. 180 de la CPE y a las previsiones normativas insertas en los arts. 4 y 8 de la Ley N° 843 y DS N° 21530, que correspondía al contribuyente, como titular para ser acreedor al derecho al crédito fiscal que alega tener, que debió demostrar la efectiva materialización de las transacciones comerciales con los proveedores anotados, lo que en el caso no sucedió, no siendo posible acudir al principio de la verdad material y bajo el entendido que el contribuyente suscribió contratos con entidades del estado como contratista, que se dé por probada una realidad económica distinta como es la posible subcontratación de tales obras o servicios adjudicados.

Al punto 3.         Debe recordarse que el contribuyente reclamó la nulidad de la notificación con la Vista de Cargo, bajo los argumentos que: 1) Se extrañaba la participación de una Notario de Fe Pública en el acto de notificación, 2) El labrado en forma tardía del acta correspondiente y finalmente, 3) La participación en dicho acto, como testigo de actuación, de personal de la misma entidad fiscal; observaciones que de ninguna manera estuvieron vinculadas a un probable desconocimiento del contenido de la Vista de Cargo, sino de cuestiones formales que buscaban invalidar el acto de notificación, como se anotó ut supra, de modo que no se demostró en el proceso contencioso tributario, ni se avizoró por éste Tribunal, que se haya provocado un estado de indefensión del contribuyente, de modo que haga viable la nulidad del acto extrañado y demandado como cuestión de fondo en el proceso judicial.

Quedó anotado en el Auto Supremo extrañado, que luego de ser notificado el contribuyente con la Vista de Cargo el 19.11/2008 mediante cédula, dos días después, es decir el 21.11/2008, el mismo contribuyente solicitó la nulidad del mencionado acto administrativo, argumentando lo ya señalado en el párrafo precedente, de modo que, éste asumió conocimiento del contenido de la Vista de Cargo, por lo que es evidente que es el propio memorial de nulidad presentado por el contribuyente en instancia administrativa, el que se constituye en el elemento objetivo que conlleva a sostener que éste tuvo conocimiento de la Vista de Cargo.

       POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Adm., Social y Adm. Primera del Tribunal Supremo de Justicia, conforme a la fundamentación arriba anotada, procede a la corrección de la fecha del Auto Supremo Nº 018 arriba anotado, debiendo quedar establecido su fecha de emisión como “10 de febrero de 2015”; por lo demás, siendo claros los fundamentos expuestos en dicho fallo, como se señaló en el presente Auto, no corresponde dar lugar a la solicitud de explicación y complementación presentada por Gonzalo Amable Serrano Torrico, debiendo proseguir el trámite del proceso en ejecución de sentencia.

       Al Otrosí.- Se toma en cuenta.

       Regístrese, notifíquese y devuélvase.