TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA


Auto Supremo Nº 012

Sucre, 10 de febrero de 2015

Expediente: 390/2014-A

Demandante: Jorge Aguilar Escalier

Demandado: Servicio Nacional del Sistema de Reparto

Distrito        : Oruro

Magistrado Relator: Dr. Antonio Guido Campero Segovia

====================================================================

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 154  a 156, interpuesto por el Servicio Nacional del Sistema de Reparto (SENASIR), representado legalmente por Edson Paolo Saavedra Carreño, contra el Auto de Vista Nº 99/2014 de 27 de octubre de 2014 cursante a fs. 146 a 147, pronunciado por la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, dentro el proceso administrativo de renta de vejez seguido por Leonor Cuba Montaño, contra la entidad recurrente; la respuesta de la parte contraria de fs. 159 y vta.; el Auto de fs. 160 por el que se concedió el recurso de casación; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

I. Antecedentes del proceso

I.1 Resolución

Que tramitado el proceso administrativo de conformidad con las normas que regulan la materia, la Comisión de Calificación de rentas del SENASIR, emitió la Resolución Nº 3673 de 02 de mayo de 2013 cursante de fs. 72 a 74,  por la cual resolvió desestimar la renta única de viudedad solicitada por la señora Leonor Cuba Montaño.

I.2 Resolución de reclamación

Ante el recurso de reclamación interpuesto por la señora Leonor Cuba Montaño Vda. de Aguilar (fs. 94 a 95), la Comisión de reclamación del SENASIR, mediante Resolución Nº 0153/14 de 12 de marzo (fs. 120 a 123), resolvió Confirmar la Resolución Nº 0003673 de 02 de mayo de 2013, cursante de fs. 72 a 74, emitida por la Comisión de Calificación de Rentas, por encontrarse conforme a los datos del expediente y normativa en vigencia.

I.3 Auto de Vista

En grado de apelación formulado por la señora Leonor Cuba Montaño Vda. de Aguilar (fs. 124 vta. a 124), la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, pronunció el Auto de Vista Nº 99/2014 de 27 de octubre (fs. 146 a 147), por el cual se resolvió anular obrados hasta fs. 63 inclusive, debiendo reconducirse el trámite, hasta su conclusión.

I.4  Motivos del recurso de casación en el fondo.

Dicha resolución motivó el recurso de casación en el fondo (fs. 154 a 156) interpuesto por el SENASIR, representado legalmente por Edson Paolo Saavedra Carreño, que en relación a los puntos controvertidos expresó lo siguiente:

La institución recurrente señaló que, el Auto de Vista no habría considerado el informe emitido por la Dirección Departamental del Servicio de Registro Cívico, de 31 de octubre de 2012 (fs. 41 a 43), informe que evidenciaría el matrimonio de Jorge Aguilar Escalier y la señora Adriana Avendaño, a tiempo de contraer nupcias, Jorge Aguilar Escalier, no habría tenido “libertad de estado”, estando vigente el matrimonio con Adriana Aguilar, requisito indispensable según el art. 46 del Código de Familia (CF), corroborado por el reporte de la base de datos del Tribunal Supremo Electoral de fs. 66.

Así mismo, señaló que conforme al informe social 0022/2012 de 23 de noviembre de fs. 58 a 62, se tiene que Jorge Aguilar Escalier y la señora Leonor Cuba Montaño, pese a que se evidenciaría tres partidas de matrimonio del causante, con Adriana Avendaño (viva), Macaria Rueda Díaz (fallecida) y con Leonor Cuba Montaño, habiendo convivido con ésta última desde hace veinte años atrás, aclarando que existía convivencia los últimos años antes del fallecimiento del causante, hechos que la misma señora Leonor Cuba Montaño, declaró en el informe social y que actualmente se encuentra anulando la partida matrimonial con Adriana Avendaño, aspecto que ésta no puede desconocerse; por lo que, Leonor Cuba Montaño, no puede considerase como derechohabiente del señor Jorge Aguilar Escalier, para la calificación de una renta de viudedad, apoyando tales fundamentos en los arts. 46, 129 del CF, 52 del Código de Seguridad Social (CSS), y 32 y 34 del Manual de Prestaciones de Rentas en Curso de Pago y Adquisición (MPRCPA, normas jurídicas que habrían sido tomadas en cuenta para emitir las resoluciones Nos. 3673 de 2 de mayo de 2013 y 153/14 de 12 de marzo.

Por lo que, no corresponde anular obrados, ya que se demostró con las pruebas señaladas, los principios de verdad material y de verdad histórica, que las resoluciones antes señaladas han sido pronunciadas de acuerdo a la normativa legal de la materia de seguridad social y familiar.       

I.5  Petitorio.

Siendo evidente la violación de los arts. 46 y 129 del CF, 52 del CSS, 232 y 34 del MPRCPA, solicito al Tribunal de casación, casar el Auto de Vista Nº 99/2014 de 27 de octubre, de fs. 146 a 147 vta. 

CONSIDERANDO II:

II.1  Fundamentos jurídicos del fallo:

Que así planteado el recurso de casación en el fondo, la respuesta de contrario, ingresando a su análisis en relación a los datos del proceso y las disposiciones legales cuya infracción se acusa, se tiene:

Que antes de considerar los fundamentos del recurso de casación en el fondo, el Tribunal Supremo de Justicia, tiene la obligación de examinar los procesos que llegan a su conocimiento a fin de establecer si los jueces y los tribunales inferiores, observaron las leyes y plazos que norman la tramitación  y conclusión de los procesos, para aplicar en su caso las sanciones pertinentes, conforme establece el art. 17 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ) y si correspondiere, disponer la nulidad de obrados de oficio, según lo prevé el art. 252 del Código de Procedimiento Civil (CPC); siendo que, la propia institución recurrente, manifestó que el Auto de Vista recurrido, no debió ser anulado, por los fundamentos que habría expuesto.

En ese contexto el art. 190 del CPC, dispone que: “La Sentencia pondrá fin al litigio en primera instancia; contendrá decisiones expresas, positivas y precisas; recaerá sobre las cosas litigadas, en la manera en que hubieren sido demandadas sabida que fuere la verdad por las pruebas del proceso; en ella se absolverá o condenará al demandado”; de igual forma el art. 192.3) del mismo cuerpo legal adjetivo, establece que la sentencia contendrá las decisiones claras, positivas y precisas sobre la demanda o la reconvención  en su caso, y sobre las excepciones opuestas, declarando el derecho de los litigantes y condenando o absolviendo total o parcialmente.

Estas disposiciones normativas se aplican igualmente por los tribunales de alzada, quienes deben resolver de la misma manera, ajustando su resolución y decidiendo la controversia en función del art. 236 del CPC, con apego a los principios de congruencia, pertinencia y exhaustividad, dentro del marco jurisdiccional que le impone la sentencia y la expresión de agravios del recurso, enmarcando su decisión a las formas de resolución previstas en el art. 237 del mismo cuerpo legal.

En cumplimiento de dicha obligación procesal y de las normas citadas precedentemente, revisado el expediente, se advierte que el Tribunal de segunda instancia, a momento de emitir el Auto de Vista Nº 99/2014 de 27 de octubre (fs. 146 vta. a 147), en la parte resolutiva anuló obrados hasta fs. 63 inclusive, ordenando que debe reconducirse el trámite, hasta su conclusión.

Sin embargo, revisado el contenido del aludido Auto de Vista, se advierte que en el considerando II, de la parte los fundamentos del fallo, concretamente en los puntos 1, 2, 3, y 4, entró a dilucidar el fondo del asunto en el caso de autos e incluso se pronunció en parte respecto a algunos agravios esgrimidos por la señora Leonor Cuba Montaño, en su recurso de apelación, valorando y apreciando los medios de pruebas de fs. 31, 63, 46, 47, 95, 137; es más, llegó a ciertas conclusiones; en definitiva, emitió juicios valorativos sobre la problemática planteado en el caso de autos; en ese sentido, si el Tribunal ad quem se pronunció en la parte considerativa sobre algunos aspectos, también debió considerar y emitir criterio sobre esta situación en la parte resolutiva o dispositiva de Auto de Vista objeto de análisis, situación que no sucedió en el caso presente; es más el Tribunal de Alzada, al ser un Tribunal de conocimiento y no de puro derecho, debió valorar todas las pruebas de manera armónica y conjunta y juzgar el en el caso de autos como Juez ex novo, aspecto que no sucedió en el caso presente; por el contrario, anuló obrados, lo que implica la incongruencia interna del fallo por omisión, constituyendo un aspecto que queda en la nebulosa de la incertidumbre por cuanto no se asumieron decisiones precisas, claras y concretas al respecto.

En suma, los aspectos señalados, demuestran la existencia de incongruencia, falta de exhaustvidad, falta de motivación y pertinencia de la resolución emitida y especialmente la omisión del cumplimiento de las normas citadas precedentemente, impidiendo a que este Tribunal pueda analizar el recurso de casación en el fondo formulado por el SENASIR de Oruro.         

En ese sentido se concluye que la determinación del Tribunal de Alzada en el Auto de Vista recurrido, no ha sido producto de un razonamiento congruente y coherente, incumpliendo con los requisitos exigidos en el marco de los arts. 236, 190 y 192. 3) del CPC.

Consiguientemente, corresponde resolver en el marco de las disposiciones legales contenidas en los arts. 271. 3) y 275 del CPC, aplicables por la norma remisiva contenida en el art. 633 del Reglamento del Código de Seguridad Social (RCSS).            

POR TANTO: La Sala Contenciosa, Contenciosa Adm., Social y Adm. Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución contenida en los arts. 184.1 de la Constitución Política del Estado y 42.I.1 de la LOJ, ANULA obrados hasta el sorteo de fs. 145 inclusive, disponiendo que el Tribunal de Alzada, previo sorteo y sin espera de turno, pronuncie nuevo Auto de Vista, teniendo en cuenta los fundamentos de la presente resolución, dand o cumplimiento a las previsiones legales contenidas en los arts. 190, 192. 3) y 236 del CPC.

Se impone una multa de Bs. 100 a cada vocal suscribiente.

En cumplimiento a lo previsto en el art. 17.IV de la LOJ, póngase en conocimiento del Consejo de la Magistratura el presente Auto Supremo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Dr. Antonio Guido Campero Segovia

              Dr. Pastor Segundo Mamani Villca

Ante mi   Dr. Pedro Gabriel Fernández Zuleta

Secretario Sala Contenciosa y Contenciosa Adm. Social y Adm. Primera