SALA PLENA


SENTENCIA:                                    188/2015.

FECHA:                                Sucre, 19 de mayo de 2015.

EXPEDIENTE Nº:                        215/2009.

PROCESO        :                        Contencioso Administrativo.

PARTES:        Compañía Boliviana de Transporte Aéreo Privado AEROSUR S.A. contra la Superintendencia General del Sistema de Regulación Sectorial (SIRESE).  

MAGISTRADO RELATOR:                Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano.

Pronunciada en el proceso contencioso administrativo seguido por la Compañía Boliviana de Transporte Aéreo Privado AEROSUR S.A. contra el Superintendente General del Sistema de Regulación Sectorial (SIRESE), actual Ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda.


VISTOS EN SALA PLENA: La demanda contencioso administrativa cursante de fojas 221 a 225, corrección de fojas 285 a 289, impugnando la Resolución Administrativa de Recurso Jerárquico Nº 2017 de 3 de febrero de 2009, la respuesta de fojas 343 a 346, réplica de fs. 353 a 355, consiguiente dúplica de fs. 363 a 365 y los antecedentes del proceso.


CONSIDERANDO I: Que la Compañía Boliviana de Transporte Aéreo Privado AEROSUR S.A. a través de su representante legal Oscar Eduardo José Vargas Claure, se apersona e interpone demanda contencioso administrativa, argumentando que:

El 6 de julio de 2007, el abogado Freddy Ticona Chique en representación de la pasajera Ruth Viscarra Tellería y otros, presentó un memorial de reclamación administrativa ante la Superintendencia de Transportes (STR) contra la Empresa AEROSUR S.A., por supuestos perjuicios ocurridos ante la cancelación del vuelo 5L 300 de 30 de marzo de 2007 con destino a España, habiendo la STR mediante Resolución Administrativa (RA) SC-STR-DS-RA-0163/2007 de 24 de julio de 2007, desestimado tal pedido por falta de personería jurídica, decisión contra la que presentó el recurso de revocatoria que fue resuelto por la Superintendencia de Transporte mediante la RA SC-STR-DR-RA-0185/2007, rechazándolo, originando la presentación del recurso jerárquico, ante el que la Superintendencia General del SIRESE pronunció la RA Nº 1625 de 17 de enero de 2008, anulando obrados hasta el vicio más antiguo, es decir, hasta la R.A. SC-STR-DS-RA-0163/2007; no obstante, por Auto SC-STR-DJ-A-0442/2008 la Superintendencia de Transportes resolvió formular cargos contra AEROSUR por presunta vulneración a los principios de calidad, eficiencia y continuidad que rigen la prestación del servicio aeronáutico en lo referente a la negación de espacio con reserva confirmada, por lo que previo periodo de prueba, el 15 de julio de 2008, la Superintendencia de Transportes emitió la RA SC-STR-DS-RA-0238/2008 declarando fundada la reclamación administrativa interpuesta por Ruth Viscarra Tellería mediante su apoderado, ordenando el pago de $us.3.099 (Tres Mil Noventa y Nueve dólares estadounidenses 00/100) por concepto de gastos en los que incurrió la pasajera sin llegar a destino final; por lo que AEROSUR interpuso recurso de revocatoria y solicitó la suspensión del acto administrativo pronunciándose el 16 de septiembre de 2008, la RA SC-STR-DS-RA-0318/2008 que resolvió aceptar parcialmente el recurso y disponer que el operador cancele la suma de $us.2.280,30 (Dos Mil Doscientos Ochenta dólares estadounidenses 30/100), planteando AEROSUR S.A., recurso jerárquico que fue resuelto por la Superintendencia General del SIRESE mediante la Resolución Administrativa Nº 2017 de 3 de febrero de 2009, confirmando la Resolución impugnada SC-STR-DS-RA-0318/2008 de 16 de septiembre y en su mérito la Resolución SC-STR-DS-RA-0238/2008 de 15 de julio.

El demandante señala que los argumentos esgrimidos en las resoluciones impugnadas por la Superintendencia General y Superintendencia de Transporte, son confusos y tienen errores de criterio, procedimiento y aplicación de la norma legal, refiriéndose concretamente a la capacidad de la aeronave N753NA de la operadora Ryan que cubrió el vuelo Nº 300 de la ruta VVI-GRU el 30 de marzo de 2007, en la que cabían 186 pasajeros habiendo embarcado 125, quedando 61 espacios libres, dato preciso que descarta contundentemente cualquier indicio de haber existido sobreventa en el vuelo en cuestión, sin que dicha prueba presentada por AEROSUR S.A. hubiera sido considerada como corresponde, aspecto al que se suma que el reclamo planteado se inició como cancelación de vuelo, demostrándose que el mismo simplemente sufrió una demora, retraso ocasionado en primera instancia por un pasajero que sufrió de claustrofobia y amenazó con abrir las puertas del avión y el segundo motivo fue una falla en el sistema eléctrico de la aeronave, desperfecto que fue solucionado por los mecánicos de la Empresa Ryan propietaria del avión, por lo que dicho extremo que no pudo acreditarse documentalmente, en tal sentido, como el arreglo de la aeronave se prolongó, AEROSUR S.A. hizo conocer que los pasajeros que no tenían visa que no podían entrar a territorio europeo, porque las exigencias de la Comunidad Europea cambiarían desde el 1 de abril de 2007, por lo que quienes no tenían visa no podían entrar a España, debían perder sus conexiones y ser devueltos a sus ciudades de origen, propuesta no aceptada por los pasajeros argumentando que la empresa tenía dos vuelos directos a Madrid ese mismo día horas más tarde, comunicándoles que al encontrarse completamente llenos, no se tenía certeza sobre si se los podría embarcar o no quedando la empresa exenta de cualquier responsabilidad si deseaban entra en la lista de espera, por lo que partieron con toda su capacidad, procediéndose a devolver a los pasajeros del vuelo 300 la tasa de aeropuerto cancelada.

Señala que el monto a devolver estimado por la Superintendencia de Transportes y ratificado por la Superintendencia General del SIRESE, no tiene relación con el costo del pasaje aéreo, pretendiéndose que AEROSUR S.A. asuma gastos que no corresponden bajo ningún punto de vista, y que no fueron respaldados documentalmente por la pasajera, lo que imposibilita el reembolso; respecto al desembarque, sostiene que en ningún momento la reclamante demostró en instancia administrativa que AEROSUR S.A. la bajó de la aeronave junto a los primeros 30 pasajeros, y que su equipaje fue botado en plataforma para posteriormente descender los demás pasajeros, algo que es inaudito y alejado de la verdad, sin que en ningún momento se hubieren sustituido los asientos de los 30 pasajeros que desembarcaron, ya que como se dijo, siendo la capacidad del avión de 186 pasajeros, solo partió con 125 pasajeros a horas 15:28 y no como señala la reclamante a las 12:30, aclarando que no existió negación de espacio con reserva confirmada de los reclamantes en el vuelo 5L 300 con destino a España, ya que el mismo solamente tenía como destino final la ciudad de Sao Paulo, extremo que no fue considerado por la Superintendencia de Transporte ni la Superintendencia General del SIRESE, generándole un grave perjuicio. Por lo argumentado solicita se declare probada la demanda, se revoque y deje sin efecto la Resolución Administrativa Nº 2017 de 3 de febrero de 2009, así como las resoluciones SC-STR-DS-RA-0318/2008 de 16 de septiembre y SC-STR-DS-RA-0238/2008 de 15 de julio, se deje sin efecto y sin valor la pretendida devolución de dinero, ordenada ante la inexistencia de elementos indiciarios que demuestren la responsabilidad de la empresa. Por memorial cursante de fs. 353 a 355, reitera en la réplica los fundamentos expuestos en la demanda.


CONSIDERANDO II: Citado el entonces Director Ejecutivo de la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Telecomunicaciones y Transportes (ATT), con la provisión citatoria emitida por la extinta Corte Suprema de Justicia (fs. 234 a 245), formuló excepción de incapacidad o impersonería del demandante o del demandado o sus apoderados, declarándose por Auto Supremo Nº 144/2010 probada la excepción previa de impersonería del demandado (fs. 279 a 283); por lo que en  cumplimiento a dicho fallo, AEROSUR S.A. corrigió su demanda dirigiéndola contra el Ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda y la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Telecomunicaciones y Transportes, misma que planteó la excepción de impersonería del demandado, que fue declarada probada por Auto Supremo Nº 225/2012 (fs. 381 a 384); por su parte citado el Ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, en el plazo previsto por los arts. 146, 345 y 346 del Código de Procedimiento Civil, contestó a la demanda por memorial cursante de fs. 343 a 346, señalando:

  1. AEROSUR S.A. no tomó en cuenta que la ex Superintendencia de Transportes, a través del Auto SC-STR-DJ-A-0442/2008 de 25 de marzo, formuló cargos en su contra, por la presunta vulneración de los principios de calidad, eficiencia y continuidad que rigen la prestación del servicio aeronáutico, en lo referente a la negación de espacio con reserva confirmada de los reclamantes, cuando debían realizar el vuelo Nº 5L 300 con destino a España; sin embargo, independientemente de que la aeronave tenga capacidad para 186 pasajeros y hubiese partido con 125, la empresa ahora demandante no demostró a lo largo del proceso, las razones que justificaron el desembarco de Ruth Vizcarra Tellería; 2) Con relación a la demora generada por la pasajera que sufrió claustrofobia, la ex Superintendencia General del SIRESE al emitir la Resolución Administrativa Nº 1666 de 27 de febrero de 2008, estableció que: “La Comunicación Interna 019/TS/2007 de 4 de julio, emitida por el Jefe de Servicios de Tierra de AEROSUR S.A. señaló que: La pasajera que había causado el disturbio a bordo salió del avión escoltada por el Jefe de Cabina, el mismo nos explicó que la pasajera se negaba a volar si es que su compañera no abordaba, explicándole que su compañera no iba a poder abordar” (sic); desembarcada la pasajera, se cerró la aeronave encaminándose a cabecera de despegue, retornando por segunda vez a plataforma por motivos técnicos, lo que ocasionó que la demora que inicialmente no pasaba de 30 minutos, se prolongara por más de una hora, sin que se pueda justificar el retraso de 6 horas y 16 minutos que tuvo este vuelo, habiéndose requerido al operador durante el proceso administrativo, documentos que acrediten que la aeronave sufrió problemas técnicos, sin que curse en el expediente prueba que certifique tal situación; 3) Con relación al desembarque de pasajeros efectuado por AEROSUR S.A., la ex Superintendencia de Transportes, en la Resolución Administrativa R.A. STR-DS-RA-0238/2008, señaló que en el proceso la empresa demandante no manifestó las razones que motivaron el desembarque de pasajeros ni las justificó, ante el perjuicio que este acto ocasionó a los pasajeros a quienes impidió abordar el vuelo de Iberia con destino a España, señalando que era de trascendental importancia embarcarse en la fecha establecida en el boleto aéreo, porque desde el 1 de abril de 2007, entraba en vigencia la nueva normativa para el ingreso de ciudadanos bolivianos a España, quienes requerían de visa; 4) Que en cuanto a la solicitud de suspender la sanción impuesta a AEROSUR porque afectaba sus ingresos e imagen, se aclaró que esta se veía afectada por la infracción de normas y que dicho monto además no constituía una sanción sino un reembolso de los gastos efectuados por la pasajera Ruth Vizcarra Telleria, correspondiente al pasaje aéreo La Paz - Madrid, que debía ser desglosado en la ruta La Paz - Santa Cruz - Sao Paulo con cargo a devolución a AEROSUR S.A., en cuanto a la ruta Sao Paulo-Madrid, el operador debía efectuar la acción de repetición contra Iberia de acuerdo a procedimientos internos de las líneas aéreas, en aplicación del inc. b) del art. 7 de la Decisión 619 de las Normas para Armonización de los Derechos y Obligaciones de los Usuarios, Transportistas y Operadores de los Servicios de Transporte Aéreo de la Comunidad Andina de Naciones, que dispone que en caso de cancelación de un vuelo por causas imputables al transportista aéreo, éste debe otorgar a los usuarios afectados, embarque en el siguiente vuelo que cuente con espacio disponible o transporte alternativo o reembolso del valor total del billete sin penalidad, disponiendo el art. 11 de la citada Decisión, el reembolso a los usuarios del costo pagado del billete en la parte proporcional del viaje no efectuado, o la totalidad de lo pagado si el vuelo ya no tiene razón de ser, en relación al plan de viaje inicial del usuario. En atención a estos argumentos, solicita se declare improbada la demanda, manteniendo firme la Resolución Administrativa Nº 2017 de 3 de febrero de 2009, que confirmó la RA SC-STR-DS-RA-0318/2008 de 6 de septiembre y en su mérito la RA SC-STR-DS-RA-0238/2008 de 15 de julio. Por memorial cursante de fs. 363 a 365, reitera en la dúplica los fundamentos expuestos en la contestación.


CONSIDERANDO III: Que la naturaleza jurídica del proceso contencioso administrativo, reviste las características de juicio ordinario de puro derecho, cuyo conocimiento y resolución de la controversia en única instancia, es de exclusiva competencia del Tribunal Supremo de Justicia en su Sala Plena, por mandato de los arts. 4 y 6 de la Ley Nº 620 de 29 de diciembre de 2014 en concordancia con los arts. 778 a 781 del Código de Procedimiento Civil, corresponde de acuerdo a las circunstancias acreditadas o no, conceder o negar la tutela solicitada por el demandante, por cuanto el trámite en la fase administrativa se agotó en todas sus instancias con la resolución del recurso jerárquico, por lo que corresponde a este Tribunal analizar si fueron aplicadas correctamente las disposiciones legales en relación a los hechos sucedidos en la fase administrativa, y realizar el control de legalidad sobre los actos del Superintendente General del SIRESE, ahora Ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda.

En el caso de autos, la controversia se origina en la lesión a los principios de calidad, eficiencia y continuidad por AEROSUR S.A. contra una pasajera en tránsito, quien el de 30 de marzo de 2007 debía tomar el vuelo Nº 300, en la ruta Santa Cruz - Sao Paulo (Brasil) y conexión vía IBERIA a España, habiendo sido desembarcada de la aeronave por razones controvertidas. Efectuada la revisión y compulsa de antecedentes, se concluye:

III.1.        Por memorial de 16 de abril de 2007, cursante de fs. 6 a 7 de obrados Freddy Ticona Chique y otros en representación de Ruth Marina Viscarra Telleria y otros presentaron ante el Gerente General de AEROSUR S.A. memorial solicitando la devolución de los gastos por cancelación de vuelo, petición que se reiteró por memorial de fs. 5 a 6, habiendo recibido como respuesta la nota de 15 de junio de 2007 en la que se acusó la recepción del formulario de reclamación directa CTOLPB/A 041/07 del vuelo demorado en la ruta la Paz Sao Paulo (fs. 3 a 4), habiendo presentado ante la ex Superintendencia de Transportes reclamación administrativa contra AEROSUR S.A. por la cancelación del vuelo 5L 300 con destino a España y negativa de la devolución de los gastos realizados (fs. 1 a 2), por lo que observada su personería por decreto de 10 de julio de 2007 (fs. 8), por RA SC-STR-DS-RA-0163/2007, al no contar con las facultades requeridas por el art. 13 de la Ley Nº 2341, se desestimó la solicitud de inicio de reclamación por falta de personería y ordenó el archivo de obrados (fs. 14).

III.2.        Impugnada tal determinación mediante el recurso de revocatoria, adjuntando testimonio de poder otorgado por Ruth Marina Viscarra Telleria (fs. 16), fue resuelto por RA SC-STR-DS-RA-0185/2007 de 24 de agosto (fs. 21 a 25), que fue objeto de recurso jerárquico (fs. 27 a 29) habiéndose pronunciado la Resolución Administrativa Nº 1625 de 17 de enero de 2008, anulando obrados hasta el vicio más antiguo, hasta la RA SC-STR-DS-RA-0163/2007 de 24 de julio; habiéndose pronunciado el 25 de marzo de 2008, el Auto SC-STR-DJ-A-044/2008 formulando cargos contra AEROSUR S.A. por la presunta vulneración de los principios de calidad, eficiencia y continuidad que rigen la prestación del servicio aeronáutica en lo referente a la negación del espacio con reserva confirmada en el vuelo Nº 300 con destino a España, corriendo en traslado tal decisión a la empresa aérea (fs. 77 a 78), cursando en obrados diversos memoriales presentados por Oscar Vargas Claure en representación de AEROSUR (fs. 81 a 117), aperturándose un término de prueba (fs. 121) al cabo del cual se pronunció la RA SC-STR-DS-RS-0238/2008 de 15 de julio, que resolvió: Primero, declarar infundada la reclamación administrativa presentada por Freddy Ticona Chique en representación de Carlos Chumacero Valle y otros, al no haber presentado documentación de respaldo; Segundo, declarar fundada la reclamación presentada por Freddy Ticona Chique en representación de Ruth Viscarra Telleria contra AEROSUR S.A. y Tercero, reembolsar en favor de Ruth Viscarra Telleria la suma total de USD 3.099 correspondientes a los gastos en que incurrió para llegar a su destino final (fs. 126 a 134).

III.3.        Contra dicha decisión se formuló recurso de revocatoria (fs. 143 a 145), siendo resuelto por RA SC-STR-DS-RA-0318/12008 de 16 de septiembre, revocando parcialmente el artículo tercero de la resolución cuestionada, debiendo reembolsar a la reclamante la suma de USD 1.781.30 por monto del boleto aéreo, USD 429 por la reserva de hotel, USD 25 por impuesto de SABSA, USD 23 por el pago del ISAE, USD 12 por el certificado de vacuna contra la fiebre amarilla, USD 10 por concepto de transporte, haciendo un total de USD 2.280.30 dólares americanos (fs. 151 a 163).

III.4.        Planteado el Recurso Jerárquico por AEROSUR S.A., previo Informe Legal DRJ Nº 31/2009 de 28 de enero, es resuelto por el Superintendente General del SIRESE mediante la Resolución Administrativa Nº 2017 de 3 de febrero de 2009, que resuelve confirmar la RA SC-STR-DS-RA-0318/2008 de 16 de septiembre, y en su mérito la RA SC-STR-DS-RA-0238/2008 de 15 de julio, emitidas por la Superintendencia de Transportes (fs. 173 a 183  del Anexo).

Con la finalidad de resolver la problemática planteada, corresponde ingresar a analizar si la Resolución Administrativa Nº 2017 de 3 de febrero de 2009 y las Resoluciones pronunciadas por el Superintendente de Transportes, como señala el demandante, son confusas y contienen errores de criterio, procedimiento y aplicación con respecto a la capacidad de la aeronave N753NA de la operadora Ryan que cubrió el vuelo Nº 300 el 30 de marzo de 2007, en la que podían embarcarse 186 pasajeros habiendo embarcado sólo 125, quedando 61 espacios libres; ya que si bien es un dato que evidencia que no hubo una sobreventa de boletos, y que la pasajera tenía el espacio que la compra del boleto le otorgaba, revisados los antecedentes no se advierte prueba documental que evidencie las razones por las que habiéndola hecho descender de la aeronave y aun después de la demora que ocasionó subsanar los supuestos desperfectos técnicos, no pudo reingresar o no se le autorizó el reingreso al avión para permitir llegar a su destino final, sin que tampoco exista constancia de los desperfectos que supuestamente se dieron en el sistema eléctrico, al no ser suficiente afirmar que al ser la nave “de propiedad de la empresa Ryan la misma cuenta con sus propios mecánicos, imposibilitando que se pueda especificar cuáles eran las fallas que presentaba…” (sic), porque a efecto de demostrar esa situación, se pudo presentar en el período de prueba, una certificación de dicha empresa con una explicación técnica de lo sucedido y la gravedad del posible daño; sin embargo, aun probándose dicho extremo y el retraso en la partida del vuelo que se efectuó a horas 15:28, se reitera, no cursa en obrados justificación alguna de los motivos por los que Ruth Viscarra Telleria no hubiera vuelto abordar la aeronave para realizar su viaje, situación que lesiona los principios de calidad, eficiencia y continuidad de los servicios de transporte aéreo, sin que el hecho comunicado por AEROSUR S.A. respecto a que los pasajeros que no tenían visa no podían entrar a territorio europeo, porque las exigencias de la Comunidad Europea iban a cambiar desde el 1 de abril de 2007, deba ser considerado como una atenuante válida, porque ese aspecto era de incumbencia y responsabilidad de los pasajeros, quienes aún en conocimiento de ese aspecto, solicitaron un espacio en los dos vuelos directos a Madrid el mismo día, horas más tarde, habiendo la empresa deslindado cualquier responsabilidad si deseaban entrar en la lista de espera y al encontrarse los mismos llenos, no pudieron abordarlos, devolviéndose a los pasajeros del vuelo 300 la tasa de aeropuerto cancelada.


En consecuencia, se advierte en la documental aparejada, que este proceso se inició con una reclamación directa por la cancelación del vuelo Nº 300 y no por las dos demoras sufridas, la primera, ocasionada por una pasajera que sufrió de claustrofobia y amenazó con abrir las puertas del avión, y la segunda, por una falla en el sistema eléctrico de la aeronave, sin que en la Superintendencia Tributaria menos en la Superintendencia General del Sistema de Regulación Sectorial se hubiere demostrado o explicado el por qué la pasajera Ruth Vizcarra Tellería fue desembarcada de la aeronave y no viajó en el vuelo Nº 300 el 30 de marzo de 2007, interrumpiéndose injustificadamente su viaje con itinerario La Paz - Santa Cruz -Sao Paulo (Brasil) y conexión vía Iberia a España, corresponde aplicar el inc. b) del art. 7 de la Decisión 619 Normas para la Armonización de los Derechos y Obligaciones de los Usuarios, Transportistas y Operadores de los Servicios de Transporte Aéreo en la Comunidad Andina de Naciones, de la Normativa Andina que dispone que en caso de cancelación de un vuelo por causas imputables al transportista aéreo, dicho transportista otorgará a los usuarios afectados embarque en el siguiente vuelo que cuente con espacio disponible o un transporte alternativo, o el reembolso del valor total del billete sin penalidad, en concordancia con el art. 11 de la misma Decisión que establece “el reembolso a los usuarios del costo pagado del billete en la parte proporcional del viaje no efectuado, o la totalidad de lo pagado si el vuelo ya no tiene razón de ser, en relación al plan de viaje inicial del usuario, caso en el cual deberá proporcionar un vuelo de vuelta al primer punto de partida lo más rápidamente posible. El referido reembolso se efectuará dentro de los cinco (5) días hábiles siguientes al hecho en el lugar señalado por el usuario”.


Por lo expuesto, se concluye que la Superintendencia General del Sistema de Regulación Sectorial, hoy denominada Ministerio de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, al pronunciar la resolución impugnada aplicó correctamente las normas legales que rigen la materia, realizando una valoración e interpretación cabal de las mismas en los argumentos expuestos en la Resolución pronunciada, en atención a los antecedentes presentados.


POR TANTO: La Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, en ejercicio de la atribución conferida por los arts. 4 y 6 de la Ley Nº 620 de 29 de diciembre de 2014, falla en única instancia declarando IMPROBADA la demanda contencioso administrativa de fs. 221 a 225, interpuesta por AEROSUR S.A.; en consecuencia, firme y subsistente la Resolución Administrativa Nº 2017 de 3 de febrero de 2009, que confirmó la RA SC-STR-DS-RA-0318/2008 de 6 de septiembre y en su mérito la RA SC-STR-DS-RA-0238/2008 de 15 de julio.


Procédase a la devolución de los antecedentes administrativos remitidos a este Tribunal por la autoridad demandada.


Regístrese, notifíquese y archívese.


Fdo. Jorge Isaac von Borries Méndez

PRESIDENTE

Fdo. Rómulo Calle Mamani

DECANO

Fdo. Antonio Guido Campero Segovia

MAGISTRADO

Fdo. Pastor Segundo Mamani Villca

MAGISTRADO

Fdo. Gonzalo  Miguel Hurtado Zamorano

MAGISTRADO

Fdo. Rita Susana Nava Durán

MAGISTRADA

Fdo. Norka Natalia Mercado Guzmán

MAGISTRADA

Fdo. Maritza Suntura Juaniquina

MAGISTRADA

Fdo. Fidel Marcos Tordoya  Rivas

MAGISTRADO


Fdo. Sandra Magaly Mendivil Bejarano

Secretaria de Sala

Sala Plena