SALA PLENA


SENTENCIA:                                         132/2014.

FECHA:                                        Sucre, 8 de agosto de 2014

EXP. N°:                                        361/2007.

PROCESO:                                        Contencioso Administrativo.

PARTES:        Estación de Servicio Yapacaní S.R.L. contra la Superintendencia General del Sistema de Regulación Sectorial (SIRESE)

MAGISTRADA RELATORA:                Norka Natalia Mercado Guzmán


Pronunciada en el proceso contencioso administrativo seguido por la Estación Servicio Yapacaní S.R.L. contra el Superintendente General del Sistema de Regulación Sectorial (SIRESE), impugnando la Resolución Administrativa N° 1380/2007, de 18 de mayo.

VISTOS EN SALA PLENA: La demanda contencioso administrativa de fs. 200 a 228, subsanada de fs. 234 a 235; respuesta de fs. 248 a 253 y los antecedentes del proceso.

CONSIDERANDO I: Que Javier Roberto Rodríguez Rueda en representación legal de la Estación de Servicio Yapacaní S.R.L., demanda en la vía del proceso contencioso administrativo la nulidad de la Resolución Administrativa Nº 1380/2007, pronunciada por la Superintendencia General del SIRESE, y de los actos administrativos realizados por la Superintendencia de Hidrocarburos. 

Señala que el proceso administrativo seguido por  la Superintendencia de Hidrocarburos contra la Estación que representa, dio lugar al pronunciamiento de las Resoluciones Administrativas SSDH 1403/2006 y SSDH 1665/2006, emitidas por la Superintendencia de Hidrocarburos y Resolución Administrativa Jerárquica Nº 1380/2007, pronunciada por la Superintendencia General del SIRESE, que determinaron como sanción la revocatoria de la Licencia de Operación de la Estación de Servicio Yapacaní S.R.L., por la supuesta transgresión del art. 6 del Reglamento de Calidad de Carburantes y Lubricantes, aprobado por Decreto Supremo Nº 26276 de 5 de agosto de 2001, resoluciones que tienen como base y sustento un acto nulo, como es el Acta de Muestreo de verificación de calidad de combustibles líquidos de 20 de abril de 2006. Acusa que se violó el art. 12 del citado Reglamento, porque el Acta no está firmada por el representante de la empresa, sino por una bombera, no existiendo normativa alguna que permita sustituir o suplir a su representante legal.

Alega que el procedimiento administrativo está basado en dos informes completamente diferentes, por una parte, el Informe de Calidad SCGS-SCZ-ABR-35 de 27 de abril de 2006, cursante a fs. 5, emitido por SGS-Bolivia, que en relación a la gravedad específica de la muestra establece un resultado de 0.7958 y un Punto de Inflamación 29.5; y por otra, el Informe de Análisis de Combustible de Laboratorio Petroquímico Nº 0600554 de 23 de mayo de 2006, a fs. 8, evacuado por SGS-Chile, con una gravedad específica de 0.7951 y en el punto de inflamación 34.0, evidenciándose una diferencia de 9 décimas en cuanto a la gravedad específica y de 4.5 en cuanto al punto de inflamación, existiendo contradicciones, por lo que surge la duda razonable de que las muestras no correspondan al mismo producto en razón a que los resultados son totalmente diferentes, aspecto que viola los arts. 13 y 14 del DS Nº 26276 del Reglamento de Calidad de Carburantes y Lubricantes, por lo que al no coincidir ambos análisis, no se constituyen en instrumentos con suficiente fuerza para imponer una sanción.

Argumenta que el Informe de Análisis evacuado por SCS-Chile, fue remitido el 26 de mayo de 2006, después de los quince días administrativos que establece el art. 13 del DS Nº 26276, computables a partir de la obtención de las muestras, situación que demuestra negligencia en el ejercicio de sus funciones y violación de norma expresa que hace nulo el proceso en virtud a que se sustenta en prueba ilegal, por tanto viola el principio de legalidad, el de sometimiento pleno a la ley y el de seguridad jurídica, establecidos en el art. 4 de la Ley Nº 2341, de Procedimiento Administrativo, informe que no puede tener fuerza probatoria en atención a que fue evacuado 74 días después.

Sostiene que la Planta de Almacenaje Autuma Sinper S.R.L. no les entregó el Certificado de Calidad en el momento de la entrega del producto, el 17 de abril de 2006, como lo expresa el art. 15 del Reglamento de Calidad de Carburantes y Lubricantes, aspecto que fue ignorado al aplicar el art. 42 del DS Nº 24721, tomando como base los Informes Técnicos efectuados a la empresa Autuma Sinper en fecha 18 de abril de 2006. Agrega que la Superintendencia de Hidrocarburos en otras oportunidades ha emitido fallos contra la Planta de Almacenaje Autuma S.R.L. por infracción del art. 6 del Reglamento de Calidad aprobado por DS Nº 26276, sancionándolo no con la revocatoria sino con multa (fs. 113 a 124), forma de administración de justicia que vulnera el principio de igualdad.

Concluye solicitando se declare probada la demanda y en consecuencia se anule la Resolución Administrativa Nº 1380/2007 de 18 de mayo, emitida por la Superintendencia General del SIRESE que resolvió confirmar las Resoluciones Administrativas Nº SSDH 1665/2006, de 18 de diciembre y Nº SSDH 1403/2006 de 13 de octubre, por haberse sustentado en pruebas ilegales y procedimiento indebido.

CONSIDERANDO II: Que admitida la demanda por decreto de fs. 237, fue corrida en traslado al Superintendente General del SIRESE, quien se apersona y contesta negativamente a la demanda, señalando que la empresa demandante no ha podido desvirtuar los sólidos argumentos contenidos en la Resolución Administrativa Nº 1380, la misma se constituye de su parte, en el fundamento indispensable para responder la demanda interpuesta.

Expresa que el Informe ODEC 0220/2006 INF (fs. 23 a 25), establece que las condiciones de muestreo efectuadas por parte de la empresa SGS Bolivia S.A. se realizaron cumpliendo y siguiendo los procedimientos establecidos en la Norma ASTM 4057, y que la Estación Yapacaní no observó ninguna irregularidad al procedimiento, dando su conformidad mediante la rúbrica de su representante en el Acta de Muestreo Nº 006, documento que demuestra que la Estación Yapacaní tenía pleno conocimiento de lo establecido en dicha Acta. Aduce que la Superintendencia de Hidrocarburos no vulneró el debido proceso establecido en los arts. 75 al 80 del DS Nº 27172, pues conforme se evidencia en los antecedentes administrativos el demandante presentó alegatos, pruebas e hizo uso de los recursos que le franquea la ley.

Señala que la Superintendencia de Hidrocarburos no vulneró los plazos establecidos en el procedimiento administrativo sancionador, en razón a que remitió las muestras durante la vigencia de los 15 días, aclarando que en algunos casos la toma y análisis de los resultados por parte de los laboratorios lleva más tiempo del esperado, puesto que además del análisis y verificación, tienen que ir al exterior para un nuevo análisis completo, por tanto la muestras que realizó SGS Bolivia y su remisión a SGS Chile para el análisis completo hasta la formulación de cargos se realizaron dentro de plazo y sin vulnerar ninguna normativa.

Manifiesta que la responsabilidad sobre el despacho y entrega de carburantes y combustibles de la Planta de Almacenaje, cesa una vez que el distribuidor minorista (Estación Yapacaní) recibe y da su conformidad sobre el producto, conforme dispone el art. 42 del Reglamento para la Construcción y Operación de Plantas de Almacenaje de Combustibles Líquidos aprobado mediante DS Nº 25048, aclara que realizó el control de calidad a Autuma Sinper para la programación de marzo abril 2006, verificándose el cumplimiento de los parámetros establecidos en la normativa, por otra parte, se recabó la muestra de diesel oil que se comercializaba en la Estación Yapacaní después de que el combustible objeto de control de calidad fue recogido de la planta de almacenaje y transportado a las instalaciones de la demandante, siendo obligación de éste, verificar la calidad del producto.

Sostiene que la sanción de la revocatoria de la Licencia de Operación de la Estación Yapacaní se encuentra prevista en el art. 69 inc. c) del  Reglamento de Estaciones aprobado por DS Nº 26276, normativa que establece que en caso de existir alteración de la calidad de los carburantes comercializados, la Superintendencia de Hidrocarburos deberá proceder a la revocatoria de la Licencia de Operación.

Concluye solicitando se dicte sentencia declarando improbada la demanda en virtud a que la parte actora no ha desvirtuado la Resolución Administrativa Nº 1380, que fue emitida de acuerdo a la normativa legal vigente.

CONSIDERANDO III: Que en el caso de autos, la controversia radica en determinar si la SH cumplió a cabalidad o no con el procedimiento establecido en el Reglamento de Calidad Carburantes y Lubricantes; si el proceso se sustentó en prueba ilegal como acusa el demandante, y si en sede administrativa se interpretó y aplicó correctamente el art. 42 del Reglamento para la Construcción y Operación de Plantas de Almacenaje de Combustibles Líquidos.

Que deducida la demanda contencioso administrativa y tramitada la misma, corresponde al Tribunal Supremo de Justicia analizar si fueron aplicadas correctamente las disposiciones legales con relación a los hechos expuestos por la parte demandante y realizar el control judicial de legalidad sobre los actos ejercidos por la Superintendencia General del  SIRESE.

De la revisión de antecedentes administrativos, se evidencia lo siguiente:

En fecha 20 de abril de 2006, la empresa verificadora SGS Bolivia S.A.,  por cuenta y en representación de la Superintendencia de Hidrocarburos, procedió a la toma de muestras de diesel oil de la Estación de Servicio Yapacaní S.R.L. bajo las condiciones especificadas en el Acta de Muestreo Nº 0006, emitiendo el 27 de abril de 2006, el Informe de Calidad SGS-SCZ-ABR-35, el que refiere un registro de punto de inflamación de 29,5º C y un valor de gravedad específica de 0.7958, es decir, fuera de lo especificado en los DDSS Nº 27064 y Nº 26602, que modifican el DS Nº 26276(fs. 4 a 6 del Anexo 1).

Mediante nota de 8 de mayo de 2006, la SH instruye a la empresa SGS proceder con el envío de la muestra de diesel oil al laboratorio de SGS Chile Ltda., para el análisis completo, informe que fue emitido el 23 de mayo de 2006, estableciendo un valor de punto de inflamación de 34.0º C y un valor de gravedad específica de 0.7951, es decir, inferiores a los mínimos permitidos (fs. 8, Anexo 1).

Mediante Informe ODEC 0118/2006INF de 6 de junio de 2006, cursante de fs. 1 a 2, la Dirección Oficina del Consumidor Hidrocarburos, recomendó el inicio del proceso de investigación contra la Estación de Servicio Yapacaní, de la localidad de Yapacaní, departamento de Santa Cruz, conforme dispone el Reglamento de la Ley de Procedimiento Administrativo, aprobado mediante DS Nº 27172 y el Reglamento de Calidad de Carburantes y Lubricantes DSNº 26276, modificado por los DS Nº 27064 y Nº 26602, por  existir indicios de adulteración de diesel oil que se encontraba comercializando el día 20 de abril de 2006.

Posteriormente, la Superintendencia de Hidrocarburos emitió el Auto de 29 de junio de 2006, por el cual resolvió formular cargos contra la Estación de Servicio Yapacaní S.R.L., por infracción al art. 6 del Reglamento de Calidad de Carburantes y Lubricantes, otorgándole el plazo de diez días hábiles administrativos para que conteste los cargos, acompañe la prueba documental y ofrezca la restante, a los fines de asumir su defensa (fs. 9 a 10 Anexo 1, antecedentes administrativos).

En fecha 19 de julio de 2006, la Estación presentó memorial negando el cargo levantado en su contra, argumentando que existe duda razonable respecto a la veracidad de las pruebas realizadas sobre el producto, asimismo pidió se exhiban los ensayos de calidad de la empresa Autuma Simper S.R.L. sobre los productos que comercializaba entre los días 10 al 22 de abril de 2006, así como los certificados de verificación del producto, por ser la empresa que suministra de manera continua diesel oil a la Estación Yapacaní.

Clausurado el periodo de prueba, la Superintendencia de Hidrocarburos del SIRESE, emitió la Resolución Administrativa SSDH Nº 1403/2006, de 13 de octubre, mediante la cual declaró probado el cargo formulado contra la Estación de Servicio Yapacaní S.R.L., por infracción al art. 6 del Reglamento de Calidad de Carburantes y Lubricantes aprobado por DS Nº 26276, en consecuencia resolvió revocar la Licencia de Operación al haberse establecido que el producto que comercializó incumple las especificaciones de calidad establecidas en el Anexo A del Reglamento de Calidad de Carburantes y Lubricantes aprobado mediante DS Nº 26276 (fs. 32 a 35).

Contra esta resolución, Susana Campos Quiroga, en representación de la Estación de Servicio Yapacaní S.R.L. interpuso recurso de revocatoria (fs.37), que fue rechazado con Resolución Administrativa SSDH Nº 1665/2006 de 18 de diciembre, emitida por el Superintendente de Hidrocarburos del Sistema de Regulación Sectorial (fs. 43 a 46).

Notificada la empresa con dicha resolución, interpuso recurso jerárquico (fs. 48 a 49), emitiéndose la Resolución Administrativa Nº 1380 de 18 de mayo de 2007 (fs. 83 a 92), por el Superintendente General a.i. del SIRESE, mediante la cual resolvió confirmar la Resolución Administrativa SSDH Nº 1665/2006 de 18 de diciembre, y en su mérito la Resolución Administrativa SSDH Nº 1403/2006 de 13 de octubre, dictadas por la Superintendencia de Hidrocarburos.

Relacionados los antecedentes, corresponde resolver conforme a lo siguiente:

Que el art. 12 del Reglamento de Calidad Carburantes y Lubricantes, señala que la Superintendencia de Hidrocarburos recabará tres muestras de los productos observados, mismas que serán selladas y rubricadas por el funcionario o contratista de la Superintendencia que tome las muestras y por el representante del supuesto infractor; la primera muestra será enviada al laboratorio elegido por la Superintendencia de Hidrocarburos para su análisis, la segunda será entregada al infractor y la tercera se mantendrá en poder de la Superintendencia de Hidrocarburos. Por los antecedentes relacionados precedentemente, se tiene que la Superintendencia cumplió a cabalidad con el procedimiento establecido en dicha norma.

Al respecto, se tiene que la empresa SGS Bolivia S.A., realizó el análisis básico, obteniendo como resultado que el diesel oilin cumplía con las especificaciones de calidad del Reglamento, con punto de inflamación de 29.5º C y la gravedad específica de 07958 (fs. 6 Anexo 1),lo que motivó enviar la muestra al Laboratorio SGS Chile Ltda., reportando un punto de inflamación de 34.0º C y un valor de gravedad específica de 0.7951, inferiores a los mínimos permitidos, (fs. 8, Anexo 1), corroborando el resultado del análisis básico. En consecuencia, tanto el análisis básico como el análisis completo reportaron valores que indican que la Estación de Servicio Yapacaní incumplió las especificaciones establecidas en el Reglamento de Carburantes  y Lubricantes, sin que el demandante haya desvirtuado los cargos.

Tampoco es evidente que las pruebas hubiesen sido ilegales o fraguadas, en razón a que fueron obtenidas en presencia de representantes de la Estación de Servicio Yapacaní, suscribiendo el Acta de muestreo la señora Mirtha Castro, dependiente de la empresa, como reconoce el mismo demandante y se evidencia por la documental de fs. 111 a 112. Por otra parte, el hecho de que la responsable de la Estación en el momento en que se efectúa la verificación, no sea la representante legal de la empresa que señala la escritura de constitución, no inhabilita el acto de la toma de muestras, como tampoco el resultado del análisis básico, menos aún del análisis completo, al haberse cumplido con las formalidades que establece el DS Nº 26276.

Que el art. 13 del Reglamento de Calidad de Carburantes y Lubricantes señala que la Superintendencia de Hidrocarburos enviará la muestra a un laboratorio acreditado y, en un plazo de 15 días hábiles administrativos computables desde la obtención de las muestras obtendrá los resultados del análisis efectuado, informe que constituirá instrumento con fuerza suficiente para promover la acción de imposición de sanciones. Corresponde aclarar que al no existir en Bolivia laboratorios acreditados y especializados para realizar el adecuado análisis de los carburantes, la Superintendencia de Hidrocarburos con el objetivo de cumplir con lo señalado por el art. 13 del citado Reglamento, remitió dentro de plazo la muestra para el análisis al Laboratorio SGS Chile Ltda., sin que sea relevante que el resultado hubiesen enviado pasados los 15 días, más aún si se trata de un Laboratorio en el extranjero, al que se acude con el objetivo de otorgar certeza y seguridad a los resultados de los análisis básicos efectuados en Bolivia. En síntesis, el argumento de que el procedimiento sería ilegal por haber transcurrido más de 15 días para la realización del análisis completo, carece de sustento legal, por cuanto lo que se persigue al acudir a laboratorios especializados es contar con el análisis completo, correcto y transparente, privilegiando el principio de verdad material.

En relación a responsabilidad de la Planta de Almacenaje Autuma Siper S.R.L. en cuanto a la calidad del carburante, es preciso señalar que la Superintendencia General del Sistema de Regulación Sectorial, observó correctamente el art. 42 del Reglamento para la Construcción y Operación de Plantas de Almacenaje de Combustibles Líquidos, el mismo que establece “La responsabilidad sobre el despacho y entrega de carburantes y combustibles es de la Empresa y cesa solamente después de que el distribuidor minorista o propietario del producto haya recibido y dado su conformidad.”, es decir, la responsabilidad de Autuma Sinper cesó una vez que el distribuidor (Estación) recibió y dio su conformidad, siendo de su exclusiva responsabilidad verificar la calidad del producto a momento de recibirlo. Al margen de lo anotado, cursa a fs. 27 de los antecedentes, anexo 1 que la Superintendencia de Hidrocarburos a través de su concesionario, en fecha 18 de abril de 2006, recabó muestra de diesel oil de la empresa Autuma Sinper, cuyo resultado fue que el producto cumple con las especificaciones de acuerdo a normativa (fs. 29, Anexo 1).

Finalmente, el art. 69 inc.c) del Reglamento para Construcción y Operación de Estaciones de Servicio determina que la Superintendencia sancionará a la empresa con la revocatoria de la Licencia de Operación en caso de existir alteración de la calidad de los carburantes comercializados, por lo que la sanción aplicada se encuentra establecida en la normativa citada precedentemente.

De lo expuesto se concluye, que las Resoluciones Administrativas pronunciadas por el Superintendente de Hidrocarburos que establecieron cargos contra la Estación de Servicio Yapacaní al haber evidenciado la transgresión al art. 6 del Reglamento de Calidad de Los Carburantes y Lubricantes aprobado por DS Nº 26276 de 5 de agosto de 2001 y sus modificaciones contempladas en los DDSS Nº 26602 y 27064, fueron pronunciadas en el marco legal pertinente, con la facultad prevista en el art. 25 de la Ley de Hidrocarburos Nº 3058, art. 69 del Reglamento para la Construcción y Operación de Estaciones de Servicio de Combustibles Líquidos aprobado por DS Nº 24721 de 23 de julio de 1997, modificado por el art. 2 del DS Nº 26821 de 25 de octubre de 2002, DS Nº 27172 de 15 de septiembre de 2003 Reglamentario de la Ley de Procedimiento Administrativo para el SIRESE, motivo por el cual en un adecuado análisis de las normas legales regulatorias del sector, la Superintendencia del SIRESE pronunció la Resolución Administrativa Nº 1380 de 18 de mayo de 2007, confirmando la Resolución Administrativa SSDH Nº 1665/2006 de 18 de diciembre y la Resolución Administrativa SSDH Nº1403/2006 de 13 de octubre, pronunciadas por la Superintendencia del Sector dentro de un proceso llevado en sede administrativa con estricta observancia de las normas establecidas por el Reglamento de la Ley de Procedimiento Administrativo para el SIRESE.

De lo expuesto, se concluye que en la actuación de la autoridad administrativa, no se encuentra vulneración a norma expresa que amerite dejar sin efecto la resolución impugnada mediante la presente acción, correspondiendo desestimar la pretensión deducida por la empresa demandante.

POR TANTO: La Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, en el  ejercicio de la atribución conferida en el art. 10. I de la Ley Nº 212 de 23 de diciembre de 2011, Ley de  Transición para el Tribunal Supremo de Justicia, Tribunal Agroambiental, Consejo de la Magistratura y Tribunal Constitucional Plurinacional, falla en única instancia declarando IMPROBADA la demanda contencioso administrativa de fs. 200 a 228, en la que impugna la Resolución Administrativa Nº 1380 de 18 de mayo de 2007, pronunciada por la Superintendencia General del Sistema de Regulación Sectorial (SIRESE)y por consiguiente firmes las Resoluciones Administrativas NºSSDH 1665/2006 de 18 de diciembre de 2006 y Nº SSDH 1403/2006 de13 de octubre de 2006.

Procédase a la devolución de los antecedentes administrativos a la autoridad demandada.

No interviene la Magistrada Maritza Suntura Juaniquina por no encontrarse presente.

Regístrese, notifíquese y cúmplase.


Fdo. Jorge Isaac von Borries Méndez

PRESIDENTE

Fdo. Rómulo Calle Mamani

DECANO

Fdo. Antonio Guido Campero Segovia

MAGISTRADO

Fdo. Pastor Segundo Mamani Villca

MAGISTRADO

Fdo. Gonzalo  Miguel Hurtado Zamorano

MAGISTRADO

Fdo. Rita Susana Nava Durán

MAGISTRADA

Fdo. Norka Natalia Mercado Guzmán

MAGISTRADA

Fdo. Fidel Marcos Tordoya  Rivas

MAGISTRADO


Fdo. Sandra Magaly Mendivil Bejarano

Secretaria de Sala

Sala Plena