SALA PLENA


RESOLUCION:                        101/2015

FECHA:                                Sucre, 20 de abril de 2015

EXPEDIENTE N°:                        36/2007

PROCESO:        Contencioso Administrativo

PARTES:        Maxus Bolivia Inc. Sucursal Bolivia contra la Superintendencia Tributaria General.


VISTOS: El incidente de recusación formulado por REPSOL  E&P BOLIVIA S.A. , Sociedad incorporante (absorbente) de la “Empresa Petrolera Maxus Bolivia S.A.”, representada legalmente por Marco Antonio García Rodríguez mediante Testimonio de Poder Nº 869/2012 de 1º de agosto de 2012, otorgado ante Notaria de Fe Pública Nº 50 Dra. Claudia Heredia de Suarez, contra los Magistrados Dres. Jorge Isaac von Borries Méndez, Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano, Antonio Guido Campero Segovia y Norka Natalia Mercado Guzmán,  en  la demanda contencioso administrativa interpuesta por Maxus Bolivia Inc. Sucursal Bolivia contra la Resolución de Recurso Jerárquico STG-RJ/0312/2006 de 18 de octubre de 2006, los fundamentos en los que se basa la recusación, informe de los indicados  Magistrados, los antecedentes.

CONSIDERANDO I: Que mediante memorial de 22 de septiembre de 2014, que cursa  de fs. 533 a 536, el señor Marco Antonio García, en su condición de apoderado legal de REPSOL E&P  BOLIVIA S.A., formuló incidente de  recusación contra los  Magistrados  Dres. Jorge Isaac von Borries Méndez, Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano, Antonio Guido Campero Segovia y Norka Natalia Mercado Guzmán, al amparo del art. 347 del Código Procesal Civil y art. 27-8) de la Ley Nº 025; expresa que los Magistrados recusados, emitieron la Sentencia Nº 289/2013 de 2 de agosto de 2013 que declaró improbada la demanda  y Auto Complementario 67/2014 de 14 de mayo de 2014 del expediente original, que denegó la solicitud de aclaración y complementación planteada por el ahora recusante.

Señala que a raíz de la acción de amparo constitucional se concedió la tutela solicitada y en consecuencia, dejó sin efecto la Sentencia Nº 289/2013, así como el Auto Complementario, disponiendo que las autoridades accionadas emitan nueva sentencia en estricta sujeción a los principios de motivación y congruencia extrañados.

En consecuencia, de acuerdo a los antecedentes señalados, manifiesta que al haber los indicados Magistrados ya manifestado de forma anticipada sobre el fondo del litigio o sobre la justicia e injusticia de éste, corresponde su recusación.

Una vez que los Magistrados tomaron conocimiento de la recusación, a su turno emitieron informes en los que manifestaron no estar comprendidos en causales de recusación invocadas, por el recusante.

CONSIDERANDO II: Que revisados los argumentos en los que se basa la recusación, para su resolución es necesario  realizar las siguientes consideraciones:

La Ley Nº 439 Código Procesal Civil de 19 de noviembre de 2013, estableció en las normas de vigencia anticipada la aplicación a partir de su publicación del régimen de excusas y recusaciones que contiene esta norma procesal, por lo que siendo aplicable al caso, es importante destacar que el art. 351 de ese cuerpo procesal, determinó la oportunidad y condiciones en las que puede formularse la recusación, en ese sentido dispuso en su numeral II que: “ La Recusación podrá ser deducida por cualquiera de las partes, en la primera actuación que realice en el proceso. Si la causal fuere sobreviniente, se deducirá dentro de los tres días de tenerse conocimiento de su existencia y hasta antes de quedar la causa en estado de resolución”, por lo que en virtud de esta cita legal, se puede afirmar que no concurre ninguno de los presupuestos que exige.

A su vez el art. 347 del Código Procesal Civil, Ley Nº 439 de 19 de noviembre de 2013, dispone que son causales de recusación…8)  “Haber manifestado criterio sobre la justicia o injusticia del litigio que conste en actuado judicial, antes de asumir conocimiento de él.” Al respecto, se entiende del memorial interpuesto por el recusante que lo que  pretende es el alejamiento de los  Magistrados, una vez en conocimiento de la Resolución de la Acción de Amparo que concedió la tutela dejando sin efecto la Sentencia Nº 289/2013 y su Auto Complementario y ordena se dicte nueva Sentencia de acuerdo de la referida Resolución.

En ese contexto la recusación como  acto procesal, tiene por objeto impugnar la actuación de un juzgador dentro de un proceso, cuando una de las partes duda de la imparcialidad con que pudiera desarrollar su actuación. Se trata de una medida excepcional, a la que puede recurrir la parte, cuando el juez no se excusa de oficio; de otro lado, es excepcional, en relación con el principio  del derecho, expresado en el art. 1 del Código de Procedimiento Civil, ya que de lo contrario, una medida excepcional como es la de la recusación se convertiría en la regla y supondría reconocer al litigante la facultad de elegir el juzgador ante cuyo conocimiento quisiera someter su causa. Por lo que, es importante comprender adecuadamente  el sentido cabal del contenido del  art. 347 de la Ley Nº 349. Para tal efecto, es fundamental remitirse a los antecedentes jurisprudenciales que indican: “La opinión emitida para ser causal de recusación, debe ser fuera del juicio.” (G.J. Nº 674, p. 29). Asimismo, que: “El hecho de dictar el juez una sentencia, que después fue anulada por los superiores, no constituye causal de excusa, puesto que no emitió opinión fuera del acto de juzgamiento.” (G.J. Nº 1179, p. 27).

Otro antecedente jurisprudencial a ser tomado en cuenta, es que en derecho lo nulo y anulado, deja de existir, al respecto la Sentencia Nº 10/2010 de 7 de enero, emitida por la Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia, que en su segundo considerando expresa: “…la Circular N° 16/03 de 20 de septiembre de 2003 con el propósito de evitar el abuso de las causales de excusa, entre ellas la prevista por el num. 9) del art. 3 de la Ley 1760 de emisión anticipada de opinión sobre la justicia o injusticia del pleito; porque, si bien es evidente que la excusa es una decisión voluntaria del juez o magistrado de descalificarse de participar en el proceso por estar comprometida su imparcialidad y que debe ser entendida como un derecho inherente a su personalidad de proceder libremente ante cualquier predisposición o prejuicio que pudiera afectarlo, empero tampoco es menos cierto, que dicha permisión debe ser analizada en el contexto de la normativa que rige su conducta; en este marco, el inc. 10) artículo 13 del Reglamento de la Carrera Judicial, ha establecido como prohibición expresa que los jueces comenten los casos y emitan opinión que pueda generar en el futuro una excusa, precisamente para evitar el abuso de la precitada causal, al prever la Ley de Organización Judicial que por excusa o recusación el magistrado sea eventualmente convocado para dictar resolución. Que el citado inciso 10) del artículo 13 del Reglamento de la Carrera Judicial puntualiza que. únicamente si la opinión ha sido emitida antes de asumir el cargo de juez o magistrado, procede la causal. De ahí que todo juez, debe abstenerse de comentar sobre los casos y no generar opinión. Si lo hace prepara a sabiendas, una futura excusa, lo cual no es ético ni moral" (Las negrillas son añadidas).

Del mismo modo bajo la premisa legal de lo que se anula ya no existe en la vida jurídica, se debe tomar en cuenta la Sentencia Constitucional Nº 1082/2010-R de 27 de agosto, en la que se expresa: “Debiendo entenderse también, que los recursos existentes del proceso, pueden ser modificados por los tribunales superiores, en su defecto ordenando se anulen obrados o se modifiquen resoluciones del tribunal a quo, y que éste vuelva a dictar resolución en su misma condición de juez o tribunal, debiendo ser la misma dentro de parámetros establecidos por el ad quem; siendo que en el presente caso, los demandados, emitiendo en su calidad de alzada el Auto de Vista de 20 de junio de 2005, y que fue anulado por el Auto Supremo N° 225 de 28 de marzo de 2007, en el cual se ordena que el Tribunal inferior, dicte nueva Resolución, no amerita este hecho, es decir, que se dicte nueva resolución, no es una causal de excusa.” En este sentido, si bien en el caso en análisis no se trata de la revisión de una resolución por un tribunal superior, se trata de una revisión producida dentro de una acción de amparo constitucional, por la que la referida Sentencia Constitucional anula y ordena se pronuncie un nuevo Auto Supremo, no constituyendo ese hecho causal de excusa ni de recusación, una interpretación contraria al entendimiento expresado, significaría que en todos los casos en que se accione por la vía del Amparo Constitucional y fuera concedida la tutela, el juez o tribunal que emitió la resolución impugnada se encontraría obligado a excusarse, bajo alternativa de ser recusado, lo que a su vez atentaría contra los principios de igualdad, celeridad, independencia e imparcialidad, convirtiéndose el instituto jurídico de la recusación, en un prejuicio o un preconcepto, desvirtuándose su sentido y alcances.

Que, además de lo fundamentado precedentemente, el memorial del recusante Marco Antonio García Rodríguez, carece de fundamento porque sólo se aboca a citar el art. 347 de la Ley Nº 439 y el art. 27-8) de la Ley Nº 025, sin demostrar que los Magistrados recusados hayan emitido opinión anticipada sobre la justicia o injusticia del litigio, o que se hayan manifestado sobre la pretensión reclamada, además en mérito de que a  raíz de la tutela otorgada por la acción de amparo, se retrotraen los actos hasta el momento de la emisión de la nueva sentencia lo que no priva de la competencia de Magistrados recusados quienes en todo caso deben emitir un nuevo fallo considerando las razones contenidas en la Resolución del Tribunal de Garantías, siendo que en ese escenario no existe la posibilidad de que por la interposición de la recusación formulada se pueda eludir el cumplimiento de una resolución de carácter vinculante como es la dictada en acción de amparo constitucional.   

Finalmente al no ser admisible la recusación sobre pronunciamiento anticipado cuando el propio Tribunal Constitucional Plurinacional, anula la Sentencia Nª 289/2013 es decir deja de existir dicha sentencia y además dispone que los mismos magistrados emitan nuevo fallo.   

POR TANTO: La Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la atribución conferida en el art. 353 parágrafo IV de la Ley Nº 439  vigente al momento de plantearse el incidente, RECHAZA la recusación interpuesta por el recusante Marco Antonio García Rodríguez en el proceso contencioso administrativo presentado por Maxus Bolivia Inc. Sucursal Bolivia contra la Superintendencia Tributaria General, actualmente Autoridad General de Impugnación Tributaria.

No interviene la Magistrada Maritza Suntura Juaniquina por encontrarse en comisión de viaje oficial

Regístrese, notifíquese y cúmplase.



Fdo. Jorge Isaac von Borries Méndez

PRESIDENTE

Fdo. Rómulo Calle Mamani

DECANO

Fdo. Antonio Guido Campero Segovia

MAGISTRADO

Fdo. Pastor Segundo Mamani Villca

MAGISTRADO

Fdo. Gonzalo  Miguel Hurtado Zamorano

MAGISTRADO

Fdo. Rita Susana Nava Durán

MAGISTRADA

Fdo. Norka Natalia Mercado Guzmán

MAGISTRADA

Fdo. Fidel Marcos Tordoya  Rivas

MAGISTRADO


Fdo. Sandra Magaly Mendivil Bejarano

Secretaria de Sala

Sala Plena