SALA PLENA


AUTO SUPREMO:                        10/2015

FECHA:                        Sucre, 27 de enero de 2015

EXPEDIENTE N°:                        815/2014

PROCESO:                                Revisión de Sentencia condenatoria.

RECURRENTE:                                Beatriz Carolina Guevara Guillen.

       

VISTOS EN SALA PLENA: El recurso de revisión de sentencia condenatoria, interpuesto por Beatriz Carolina Guevara Guillen respecto del fenecido proceso penal que le siguieron el Ministerio Público y Justiniano Choque Choqueticlla por la comisión de los delitos de estafa y estelionato; antecedentes presentados y el informe de la Magistrada Tramitadora Rita Susana Nava Duran.

CONSIDERANDO I: Que Beatriz Carolina Guevara Guillen por memorial de fs. 26 a 35 y escrito de subsanación de fs. 54 a 57, interpone recurso de revisión de sentencia condenatoria ejecutoriada fundado en los arts. 421 inc. 4) incs. a) y c) del Código de Procedimiento Penal, manifestando que:

  1. El Tribunal de Sentencia N° 1 de la Capital Sucre, emitió sentencia condenatoria en su contra y de su hermana Raquel Frecia Guevara Guillen por la comisión de los delitos de estafa y estelionato, condenándole a cumplir una pena de 5 años en la cárcel de San Roque, misma que recurrida en apelación fue rechazada por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca por Auto de Vista de fecha 4 de marzo de 2013, fundada en no haber subsanado el memorial de apelación.
  2. Las hermanas Guevara Guillen son acusadas por los delitos de estafa y estelionato, que después del desarrollo del juicio oral, fueron condenadas como culpables y autoras de los delitos de estafa y estelionato, previstos en los arts. 335 y 337 del Código Penal (CP) a la pena de 5 años de reclusión a cumplirse en la Cárcel de San Roque. Que bajo el principio de congruencia, de la relación de los antecedentes se tiene que mediante escritura privada suscrita en 18 de octubre de 2006 las acusadas Beatriz Carolina Guevara Guillen y Raquel Frecia Guevara Guillen afirmando ser propietarias del inmueble ubicado en la calle Junín N° 159 de esta ciudad transfirieron este inmueble a favor de los esposos Justiniano Choque Choqueticlla y Máxima Huanca de Choque (víctimas), a través de documento privado (fs. 17 a 18), mismo que fue debidamente reconocido en la misma fecha ante la Notaria de Fe Pública de Primera Clase, Betty Camacho Araño Peredo, según se colige de los sellos insertos en el documento de referencia. Documento que fue protocolizado posteriormente en fecha 15 de enero de 2007, por ante la misma Notaría de Fe Pública (fs. 13 a 14). Sentencia que fue apelada, cuyo memorial fue observado, el mismo que no fue subsanado, y fue declarado inadmisible por Auto de Vista que fue dictado en 4 de marzo de 2013 por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca.
  3. En relación al delito de estafa, la Sentencia señala que: "... La conducta de la acusada Beatriz Carolina Guevara Guillen, se subsume al tipo penal descrito en el Art. 335 Código Penal, ya que se ha demostrado más allá de toda duda razonable , que ella vendió a Justiniano Choque Choqueticlla y su cónyuge fallecida Máxima Mamani Huanca de Choque, el inmueble de calle Junín N° 159 de esta ciudad, en la suma de 20.000.- $us., utilizando engaños y artificios para obtener un beneficio económico indebido...El ardid o engaño elemento constitutivo del ilícito, estuvo configurado en el hecho de que ella entregó a las víctimas, una documentación en la que figuraban ella y su hermana como únicas propietarias del inmueble, hecho este que perjudicó a las víctimas (compradores), porque hasta la fecha no han podido perfeccionar su derecho propietario y registrarlos en Derechos Reales”.En el delito de estafa Raquel Frecia Guevara Guillen resulta ser autora directa al haber realizado el tipo penal conjuntamente su hermana Beatriz Carolina Guevara Guillen y su accionar resulta doloso pues ella tenía conocimiento (no lo ha negado en juicio) de que la parte del inmueble que le pertenecía a su hermana Carolina y que vendieron a las víctimas, ya no pertenecía a su mencionada hermana...”.
  4. Con referencia al delito de estelionato la sentencia menciona que: “la conducta de la acusada Beatriz Carolina Guevara Guillen, se subsume también al tipo penal descrito en el art. 337 del Código Penal, ya que se ha demostrado, más allá de toda duda razonable, que ella vendió a Justiniano Choque Choqueticlla y a su cónyuge fallecida Máxima Mamani Huanca de Choque, el inmueble de calle Junín N° 159 de esta ciudad, en la suma de 20.000.- $us., sabiendo que ella ya no era propietaria para ese entonces de dicho inmueble, es decir sabiendo que vendía una cosa o bien ajeno”. Asimismo añade: “La conducta de la acusada Raquel Frecia Guevara Guillen, se subsume también al tipo penal descrito en el art. 337 del Código Penal (estelionato), ya que se ha demostrado, más allá de toda duda razonable que ella, vendió a Justiniano Choque Choqueticlla y a su cónyuge fallecida Máxima Mamani Huanca de Choque, el inmueble de calle Junín N° 159 de ésta ciudad, en la suma de 20.000.- $us., sabiendo que ella para ese entonces la copropiedad la compartía con sus sobrinas y ya no con su hermana, es decir que vendía una cosa o bien ajeno..”.
  5. Los tipos penales describen conductas que deben cumplirse de manera taxativa y precisa, y esta debe darse en la conducta que supuestamente crea el riesgo jurídico-penalmente relevante o no permitido, los cuales también requieren de una interpretación valorativa a través de la cual se determina si una acción real y concreta es típica, si es una conducta prohibida y cuyo resultado afecta o no al bien tutelado, que definirá tanto los elementos objetivos y subjetivos exigidos por el tipo penal. Valoración que emerge de la estimación hecha de manera conjunta y armónica de toda la prueba producida, valor que se le ha asignado a cada prueba y la que también deriva de la aplicación de las reglas de la sana ctica a los elementos probatorios y apreciación conjunta y armónica de los elementos probatorios.
  6. Recurriendo a la jurisprudencia emitida por el Tribunal Supremo de Justicia, el Auto Supremo N° 431/2006 señala: “la calificación del hecho a un tipo penal determinado es en razón a describir primeramente el hecho para luego comparada las características de la conducta ilícita con los elementos constitutivos del delito... en caso de que falte la adecuación de un elemento constitutivo del tipo penal, el hecho no constituye delito o en su caso se adecúa a tentativa u otra figura delictiva”.
  7. Con relación al delito de estafa previsto por el art. 335 del Código Penal, el Auto Supremo N° 237/2006 ha determinado que: “La estafa tiene como elementos del tipo: a) Existencia de engaños o artificios, b) Relación de Causalidad entre la conducta activa y resultado, c) El elemento psíquico o sea la voluntad  de engañar y d) El enriquecimiento del sujeto activo y la disminución del patrimonio de la víctima”. Sobre este aspecto, el tratadista Benjamín Miguel Harb que en su libro (Derecho Penal Parte Especial) indica cuáles son los elementos del delito de estafa: a) existencia del engaño o artificios, b) relación de causalidad entre conducta activa y resultado; c) el elemento psíquico o sea la voluntad de engañar; y d) el enriquecimiento del sujeto activo y la disminución del patrimonio de la víctima.
  8. Vender o transferir una cosa ajena es un artificio o engaño?, evidentemente se está frente a una conducta que se adecúa a otro tipo penal, que tiene su identidad o identificación, por lo cual resulta excesivamente forzado pretender extender la venta de una cosa ajena, al entendimiento de que el ardid o engaño se entiende a la venta que realiza Beatriz Carolina Guevara Guillen cuando la cosa no era de su propiedad. Más aún cuando no se ha demostrado disminución patrimonial en Justiniano Choque Choqueticlla, tal como señala la Sentencia N° 18/2012 de 13 de diciembre de 2012 en el punto VI señala taxativamente: “...el acusador particular se encuentre actualmente en posesión del inmueble incluso percibiendo alquiler”, esta posesión del inmueble no puede ser considerada como un hecho aislado o secundario, debido a esta situación se está produciendo el incremento patrimonial de Justiniano Choque Choqueticlla con la percepción de un canon de alquiler, aspecto que demuestra que no se cumple uno de los requisitos del tipo penal en el delito de estafa, que es el ardid o engaño en la conducta de Beatriz Carolina Guevara Guillen por la venta de cosa ajena.
  9. Con referencia a la conducta de Raquel Frecia Guevara Guillen, por la declaración de Justiniano Choque Choqueticlla era propietaria del 50% del inmueble de 23 m2 inmueble de calle Junín N° 159 de la ciudad de Sucre, en lo específico del segundo y tercer piso más la terraza, objeto de venta, acto contractual lícito, legal y transferencia realizada de manera libre y alodial por Raquel Frecia Guevara Guillen, por tanto no existe fundamento jurídico para sostener que esta la haya realizado mediante ardid o engaño la venta, por lo que la Sentencia N° 18/2012 de 13 de diciembre de 2012 al sostener que: “..asimismo en que ella hizo expresa mención en el documento de compra venta del inmueble, de que ella y su hermana eran las únicas propietarias, circunstancia que indujo en error a sus víctimas, pues ellos creyeron estar comprando el inmueble a las legítimas propietarias...”, carece de fundamento probatorio y jurídico.
  10. El Auto Supremo N° 237/2006 sobre la doctrina aplicable ha determinado que: “La estafa tiene como fundamento del tipo: “d) el enriquecimiento del sujeto activo y la disminución del patrimonio de la víctima”, como también señala el tratadista Benjamín Miguel Harb (Derecho Penal- Parte Especial). Sobre la disminución patrimonial de la víctima (sujeto pasivo) y el consiguiente enriquecimiento de Raquel Frecia Guevara Guillen, como elemento constitutivo del delito de estafa se debe señalar que no tiene ningún fundamento y si bien ha existido una disposición patrimonial por parte del comprador (víctima) ha sido con el objeto de adquirir el segundo y tercer piso y la terraza del inmueble ubicado en Calle Junín N° 159 de la ciudad de Sucre, si bien se produjo la disposición patrimonial de parte de Justiniano Choque Choqueticlla, no existió disminución patrimonial, como contraprestación goza usa, disfruta, posee y es propietario del segundo, tercer piso y terraza del inmueble objeto de controversia.
  11. El 50% del inmueble objeto de la Litis, correspondía a Alina Mayra Huerta Guevara y Ana Karen Huerta Guevara, quienes a momento de la suscripción de la compra venta del inmueble eran menores de edad, como se tiene acreditado por los certificados de nacimiento, resultando ser estas sobrinas de Raquel Frecia Guevara Guillen con quienes compartía dicha copropiedad como señala la Sentencia N° 2012, estando certeramente identificadas las copropietarias de dicho inmueble, por lo que la conducta de Beatriz Carolina Guevara Guillen se adecúa al tipo penal de estelionato previsto en el art. 337 del Código penal; este accionar ilícito tiene como sujetos pasivos a Alina Mayra Huerta Guevara y Ana Karen Huerta Guevara, por cuanto en sujeción al art. 76 num. 1) del Código de Procedimiento Penal, resultan ser las personas ofendidas por la conducta ilegítima de Beatriz Carolina Guevara Guillen, toda vez que la legitimación activa dentro del proceso penal les corresponde a las hijas de esta y siendo personas menores de edad, esta legitimación debidó haber sido ejercida por sus representantes es decir sus padres Guillermo Huerta Urioste y Beatriz Carolina Guevara Guillen como dispone la segunda parte del art. 76 del Código de Procedimiento Penal y en el supuesto de admitir la conducta ilícita de la madre y se enmarca en el tipo penal de estelionato y las víctimas de este ilícito son Alina Mayra Huerta Guevara y Ana Karen Huerta Guevara, por lo que es de aplicación preferente el art. 359 del Código Penal que dispone la Exención de Pena “no se aplicará sanción alguna, sin perjuicio de la acción civil que corresponda al damnificado, por los delitos de hurto, robo, extorsión, estafa, estelionato, apropiación indebida y daño, que recíprocamente se acusaren: 2) Los ascendiente, descendientes, adoptantes, adoptados, afines en línea recta. Este artículo es un eximente de responsabilidad, aplicable en el caso presente al delito de estelionato, al haberse producido recíprocamente entre ascendiente y descendiente, porque la ley presume que los bienes en este caso Primer Piso, es decir el 50% del inmueble de la calle Junín N° 159 de la ciudad de Sucre es común de todos , máxime si se considera que las víctimas son menores de edad, como no se puede cometer el delito de estelionato contra su propias cosas, hay eximente, por que rigen los vínculos familiares.
  12. Raquel Frecia Guevara Guillen, ha demostrado ser propietaria del segundo, tercer piso y terraza del inmueble sito en calle Junín N° 159 de la ciudad de Sucre, y ha puesto en posesión de Justiniano Choque Choqueticlla de esa parte del inmueble, tal como también señala la Sentencia N° 18/2012 en el punto IV de la fundamentación “...el acusador particular, que se encuentra en posesión del inmueble, incluso percibiendo un alquiler”, no existiendo impedimento alguno para inscribir en Derechos Reales, estamos frente a un hecho atípico pues la conducta atípica atribuida a Raquel Frecia Guevara Guillen, no cubre los elementos estructurales descriptivos y subjetivos del delito de estelionato argumentación esta concordante con el Auto Supremo N° 236/2007 doctrina aplicable, en derecho penal no se admiten las presunciones juris et de jure, es decir considerar que hay ofensa cuando no hay y siendo evidente que junto al sujeto activo, el resultado y el necesario nexo de imputación entre ambos, pertenecen además al tipo múltiples elementos específicos de cada delito y que caracterizan con más detalle la acción del autor, la ausencia en la conducta de una solas de las condiciones exigidas, genera la atipicidad de la conducta del sujeto ajeno, también corresponde aplicar el Auto Supremo N° 316/2006 al caso presente, queda plenamente establecida la obligatoriedad en la aplicación del principio de máxima taxatividad, anulando de esta manera la mínima posibilidad de creación de peligros, de ofensas artificiales. Resulta injusta e ilegal la Sentencia Condenatoria N° 18/2012 de 13 de diciembre de 2012, por cuanto de la doctrina legal aplicable del Auto Supremo N° 329/2006, se deduce que cuando no se califica adecuadamente la conducta se genera una errónea aplicación de la tipicidad, ya que la conducta humana debe adecuarse a la descripción del o de los delitos atribuidos. Además la sentencia condenatoria es injusta ilegal por adolecer de defectos absolutos, como determina el Auto Supremo N° 428/2006.
  13. Por lo anteriormente señalado supra, en el caso recurrido, con meridiana claridad, se puede evidenciar una total falta de precisión sobre la adecuación del hecho ilícito a los elementos constitutivos de los delitos de estafa y estelionato al no cumplirse con la explicación jurídica legal detallada de que los actos imputados se subsume a la norma prohibitiva, contraviniendo el principio de legalidad que implica el derecho a la certeza y la certidumbre que tiene la persona frente a decisiones judiciales, (Sentencia Constitucional 1358/2010-R).
  14. La revisión extraordinaria de sentencia de la procesada Beatriz Carolina Guevara Guillen se funda en la previsión contenida en el art. 421 del Código de Procedimiento Penal que señala sobre la procedencia: “Procederá el recurso de revisión de las sentencias condenatorias ejecutoriadas, en todo tiempo y a favor del condenado, en los siguientes casos. 4. Cuando después de la sentencia sobrevengan hechos nuevos, se descubran hechos preexistentes o existan elementos de prueba que demuestren: a) Que el hecho no fue cometido, y c) Que el hecho no sea punible”. Manifestando que no puede constituir elemento de configuración del tipo penal del delito de estafa previsto en el art. 335 del Código Penal, LA VENTA DE COSA AJENA, por lo que el hecho no fue cometido, siendo aplicado el art. 421 inc. 4) inc. a) del Código de Procedimiento Penal. Presentando como elemento probatorio la Sentencia N° 18/2012 de 13 de diciembre de 2012 (fs. 3 a 10), en lo específico CONCLUSIONES Y FUNDAMENTO JURÍDICO.
  15. Con relación al delito de estelionato (Art. 337 del Código Penal), por previsión del Código de Procedimiento Penal en el art. 75, señala que las víctimas de este ilícito son las hijas menores de edad de Beatriz Carolina Guevara Guillen, quienes tienen la legitimidad activa dentro del proceso penal y siendo menores de edad, esta legitimación fue ejercida por representantes legales, es decir por Guillermo Huerta Urioste y/o Beatriz Carolina Guevara Guillen al ser padres de las víctimas, como dispone la segunda parte del art. 76 de la Ley Nº 1970 y en aplicación del art. 359 del Código Penal procede la “EXENCION DE PENA”, siendo aplicable el art. 421 núm. 4) inc. c) del Código de Procedimiento Penal. Presentando a dicho efecto: 1) la Sentencia N° 18/2012 de fecha 13 de diciembre de 2012, en lo específico CONCLUSIONES Y FUNDAMENTO JURÍDICO. 2) Certificado de Nacimiento de Alina Mayra Huerta Guevara y Ana Karen Huerta Guevara. 3) Documento Privado de Transferencia de Inmueble de fecha 18 de octubre de 2007 y formulario de Reconocimiento de firmas.
  16. Respecto a Raquel Frecia Guevara Guillen en lo referente al delito de estafa reitera que no puede constituir elemento de configuración del tipo penal del delito de estafa previsto en el art. 335 del Código Penal, LA VENTA DE COSA AJENA, por lo que el hecho no fue cometido, siendo aplicado el art. 421 inc. 4 inc. a) del Código de Procedimiento Penal, señalando que como elemento probatorio presenta las CONCLUSIONES Y FUNDAMENTO JURÍDICO de la Sentencia N° 18/2012 de fecha 13 de diciembre de 2012 dictada por el Tribunal de Sentencia N° 1 de la Capital Sucre del departamento de Chuquisaca. Con relación al delito de estelionato, la afirmación de que Raquel Frecia Guevara Guillen vendió una cosa parcialmente ajena carece de sustento legal, pues como define el Código Civil en su art. 105. I:La propiedad es un poder jurídico que permite usar, gozar y disponer de una cosa y debe ejercerse en forma compatible con el interés colectivo, dentro de los límites y con las obligaciones que establece el ordenamiento jurídico”, es con ese poder jurídico inherente a su calidad de propietaria que Raquel Frecia Guevara Guillen transfirió el segundo y tercer piso más la terraza del inmueble sito en calle Junín N° 159 de esta ciudad de Sucre, de acuerdo al Código Civil es válida, toda vez que corresponde a la totalidad de su propiedad legal y legítima como dispone el Código Civil art. 161. I. Cada propietario puede disponer de su cuota”, la conducta de Raquel Frecia Guevara Guillen es atípica con relación al delito de estafa del Código Penal, como consecuencia de esta transferencia Justiniano Choque Choqueticlla, se encuentra en posesión del objeto de la compra venta, bajo el sustento legal de único y legítimo propietario del segundo y tercer piso más la terraza del inmueble sito en calle Junín N° 159, que en esa su condición usa, goza y puede transferir sin que exista impedimento alguno en el ejercicio de este poder jurídico, por lo que no puede constituir elemento del tipo penal previsto en el art. 337 del Código Penal, la venta de cosa propia, toda vez que el hecho no fue cometido, siendo aplicable el art. 421 inc. 4) inc. a) del Código de Procedimiento Penal, presentando como prueba: 1) La Sentencia N° 18/2012 de fecha 13 de diciembre de 2012. 2) Testimonio N° 80/2007 de 15 de enero de 2007. 3) Formulario de información rápida de fecha 18 de octubre de 2006 con el N° 144492 del inmueble registrado bajo la matrícula 101199001745. 4) Testimonio de Escritura Pública de venta de Inmueble, de fecha 5 de marzo de 2001, registrado con el folio real N° 1011990017845. Mandamientos de condena expedidos contra las condenadas Nºs 06/2013 y 05/2012 de fecha 2 de abril de 2012.
  17. En su memorial de subsanación del recurso la recurrente añade a lo señalado anteriormente que la notificación con el Auto de Vista fue realizado en el domicilio de Calle J Aguirre N° 198 cuando en fecha 1 de agosto de 2011 se señaló que el domicilio real era la Calle Emmo Reyez N° 185 de la ciudad de Sucre, por lo cual ante la arbitrariedad descrita presentó nulidad de notificación, pero que no tuvo pronunciamiento de la Sala Penal Segunda por lo que se limitó su derecho a defensa e impidiendo su derecho a recurrir.

CONSIDERANDO II: Que la revisión de sentencia es de carácter extraordinario, y que el art. 421 del CPP dispone que para su admisión se debe cumplir cualquiera de los casos previstos en dicha norma para su procedencia.

Que del análisis y fundamentos del recurso interpuesto se establece que:

  1. El presente recurso de revisión de sentencia condenatoria ejecutoriada se funda en el inc. 4) incs. a) y c) del art. 421 del  CPP que dispone: “Cuando después de la sentencia sobrevengan hechos nuevos, se descubran hechos preexistentes o existan elementos de prueba que demuestren: a) Que el hecho no fue cometido, y c) Que el hecho no sea punible”.
  2. En el caso de autos, al fundarse el recurso en el art. 421 del CPP, inc. 4 incs. a) y c), es necesario definir los presupuestos arriba señalados: hecho nuevo, hechos preexistentes y elementos de prueba nuevos. Así se tiene que: 1) Hecho nuevo que sobrevenga después de la sentencia, se refiere a aquel acontecimiento o suceso fáctico vinculado directamente al delito que fue objeto del proceso penal fenecido, pero que no se conoció en ninguna de las etapas del proceso penal; no se trata, pues, de algo que haya ocurrido después de la sentencia, ni siquiera con posterioridad al delito que se le imputó al procesado y por el cual se le condenó, sino del suceso ligado al hecho punible materia de la persecución penal del que, sin embargo, no tuvo conocimiento el juzgador en el desarrollo del proceso penal, por lo que no fue considerado ni analizado por el juez para emitir sentencia; 2) Hecho preexistente, es aquel acontecimiento o suceso fáctico anterior a la emisión de la sentencia relacionado directamente con el hecho y que determina que no sea punible, es decir aquel acontecimiento o suceso fáctico relacionado con los eximentes de responsabilidad (Legítima Defensa, Ejercicio de un Derecho, etc.), y, 3) Los elementos de prueba nuevos, son aquellos mecanismos probatorios (documental, pericial, testimonial) que por cualquier causa no se incorporaron al proceso, pero cuyo aporte tiene tal valor que podría modificar sustancialmente el fallo que se emitió en la sentencia revisada.
  3. En el caso de autos, mediante providencia de 28 de agosto de 2013, de fs. 37 de obrados, se ordenó a la recurrente hacer mención de forma más precisa de por qué se consideraba prueba nueva los certificados de nacimiento presentados, cuando en la Sentencia Nº  18/2012, ya se conocía que existían menores de edad y en su memorial de subsanación del recurso de revisión de sentencia condenatoria ejecutoriada (fs. 54 a 57), ésta señala que los certificados de nacimiento no pueden probar únicamente la edad de ambas, sino esencial y fundamentalmente que es un elemento de prueba que establece el vínculo de parentesco entre madre e hijas y este vínculo es determinante para los efectos legales del art. 359 numeral 1 de la norma sustantiva penal, respecto al delito de estelionato en la conducta de Beatriz Carolina Guevara Guillen.
  4. La prueba presentada, consistente en copia legalizada de: l) La Sentencia N° 18/2012 de fecha 13 de diciembre de 2012 (fs. 3 a 10); 2) Certificados de Nacimiento de Alina Mayra Huerta Guevara y Ana Karen Huerta Guevara; 3) Testimonio N° 80/2007 de 15 de enero de 2007 de la Protocolización de escritura privada reconocida de la compraventa del inmueble situado en la Calle Junín N° 159 de 123 m2 que otorgan Raquel Frecia Guevara Guilen y Beatriz Carolina Guevara Guillen a favor de Justiniano Choque Choqueticlla y Máxima Mamani Huanta de Choque (fs. 13 a 14); 4) Formulario de información rápida de fecha 18 de octubre de 2006 con el N° 144492 del inmueble registrado bajo la matrícula 101199001745 (fs. 15); 5) Documento Privado de Transferencia de bien inmueble objeto de la Litis, de 5 de marzo de 2001 (fs. 17); 6) Formulario de Reconocimiento de Firmas y Rúbricas N° 4799521; 7) Mandamientos de Condena Nºs 06/2013 y 05/2012 de 2 de abril de 2012 (fs. 1 a 2); 8) Memorial que señala domicilio real (fs. 39); 7) Formulario notificación de 28 de octubre de 2011 (fs. 40); 8) Formulario de notificación personal de fecha 14 de noviembre de 2011 (fs. 41); 9) Formulario de notificación personal de 30 de julio de 2013 (fs. 42); 10) Auto de Vista de fecha 4 de marzo de 2013 (fs. 43 a 44); 11) Memorial de apelación restringida de fecha 2 de enero de 2013 de fs. 45 a 49; 12) Cédulas judiciales de fs. 50 y 51 de 8 de marzo de 2013; y 13) Memorial que solicita nulidad de notificación de 25 de marzo de 2013 (fs. 52) y proveído de 25 de marzo de 2013 (fs. 53), la recurrente no ha acreditado ningún hecho nuevo o elemento de prueba nuevo que haya sobrevenido a la Sentencia, que al ser desconocido por el juez no fue considerado ni valorado en la Sentencia que hoy se quiere revisar, tampoco se ha comprobado ningún hecho preexistente que exima de responsabilidad, ya que por la documentación adjuntada al recurso consistente en fotocopias legalizadas ya indicadas anteriormente, no se demuestra: a) Un acontecimiento o suceso fáctico vinculado directamente al delito que fue objeto del proceso penal fenecido y que no fue conocido por el Tribunal de Sentencia; b) No se comprueba ningún hecho preexistente, relacionado con los eximentes de responsabilidad; y c) No se presentó ningún elemento de prueba nuevo (documental, pericial o testimonial), que por algún motivo no hubiese sido incorporado al proceso y que puede modificar el fallo emitido;
  5. Los certificados de nacimiento que supuestamente son considerados nueva prueba, al establecerse en la Sentencia N° 18/2012 de 13 de diciembre del 2012, emitida por Tribunal de Sentencia en lo Penal N° 1 de la ciudad de Sucre, que existían menores de edad que eran la propietarias del 50 % del inmueble de propiedad de Beatriz Carolina Guevara Guillen, no la eximen de responsabilidad penal, puesto que como señala la propia sentencia, a momento de la compraventa solo se exhibió documentos en los que no figuraban Alina Mayra y Ana Karen Huerta Guevara, por lo que dichos documentos no pueden ser considerados nueva prueba eximente de culpabilidad al tenor del art. 359 núm. 2) del Código Penal, porque la comisión del delito no se produjo entre ascendientes, descendientes u adoptantes, sino entre la recurrente y Justiniano Choque Choqueticlla.
  6. De todo lo mencionado, se deduce que en el caso de autos, el recurso de revisión de sentencia no cumple con las exigencias contenidas en el inc. 4) incs. a) y c) del art. 421 del Código de Procedimiento Penal, como tampoco con los requisitos que hacen procedente este recurso, toda vez que el recurrente no ha probado hechos nuevos, nueva prueba o hecho preexistente que descarté que la recurrente no fue partícipe o autora del delito.

POR TANTO: La Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, de conformidad a los arts. 421 incs. 4) y 5) y 423 del Código de Procedimiento Penal y art. 38 núm. 6 de la Ley del Órgano Judicial, declara INADMISIBLE el Recurso de Revisión de Sentencia condenatoria ejecutoriada interpuesto a fs. 83 a 85, por Beatriz Carolina Guevara Guillen.

Regístrese, notifíquese y archívese.

Fdo. Jorge Isaac von Borries Méndez

PRESIDENTE

Fdo. Rómulo Calle Mamani

DECANO

Fdo. Antonio Guido Campero Segovia

MAGISTRADO

Fdo. Pastor Segundo Mamani Villca

MAGISTRADO

Fdo. Gonzalo  Miguel Hurtado Zamorano

MAGISTRADO

Fdo. Rita Susana Nava Durán

MAGISTRADA

Fdo. Norka Natalia Mercado Guzmán

MAGISTRADA

Fdo. Maritza Suntura Juaniquina

MAGISTRADA

Fdo. Fidel Marcos Tordoya  Rivas

MAGISTRADO


Fdo. Sandra Magaly Mendivil Bejarano

Secretaria de Sala

Sala Plena