TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 634/2015-RA-L

Sucre, 18 de septiembre de 2015


Expediente                : Cochabamba 94/2011

Parte Acusadora        : María Luz Romero Flores 

Parte Imputada        : Enrique Buenaventura Antezana Torrico y otra

Delitos        : Difamación y otros  


RESULTANDO


Por memorial presentado el 18 de mayo de 2011, cursante de fs. 142 a 143, Enrique Buenaventura y María Lourdes, ambos de apellidos Antezana Torrico, interponen recurso de casación, impugnando el Auto de Vista 78 de 7 de diciembre, de fs. 128 a 139 vta., pronunciado por la Sala Penal Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, dentro del proceso penal seguido por Maria Luz Romero Flores contra los recurrentes, por la presunta comisión de los delitos de Difamación, Calumnia e Injuria, previstos y sancionados por los arts. 282, 283 y 287 del Código Penal (CP), respectivamente.


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes remitidos en casación se establece lo siguiente:


  1. En mérito a la acusación particular presentada por María Luz Romero Flores (fs. 1 a 4), una vez concluida la audiencia de juicio oral, el Juez Segundo de Sentencia de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, pronunció la Sentencia 11/09 de 22 de mayo de 2009 (fs. 84 a 95 vta.), por la que declaró a los imputados Enrique Buenaventura y Maria Lourdes, ambos Antezana Torrico, autores de la comisión de los delitos de Difamación e Injuria, previstos y sancionados por los arts. 282 y 287 del CP, imponiéndoles con la sanción de prestación de trabajo de un año y seis meses, a cumplir al primero como Chofer en la Institución de SEDEGES y para la segunda en el Asilo de Ancianos “San Ramón” de esta Ciudad; asimismo, se los absolvió por el delito de Calumnia previsto por el art. 283 de la citada norma.

  1. Contra la mencionada Sentencia, los imputados Enrique Buenaventura y María Lourdes, ambos Antezana Torrico, interpusieron recurso de apelación restringida (fs. 101 a 105), resuelto por Auto de Vista 78 de 7 de diciembre (fs. 128 a 139 vta.), emitido por la Sala Penal Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, que declaró improcedente el recurso de apelación restringida y en consecuencia confirmó la Sentencia apelada.


  1. Notificados los recurrentes con el referido Auto de Vista el 13 de mayo de 2011 (fs. 140), interpusieron recurso de casación el 18 de mayo del mismo año, el cual es objeto del presente análisis de admisibilidad.


II. DEL MOTIVO DEL RECURSO DE CASACIÓN


De la revisión del recurso de casación, se extrae el siguiente motivo:

Refieren que el Tribunal de alzada  al dictar el Auto de Vista impugnado no tomó en cuenta la prueba testifical y documental en su conjunto, haciendo una descripción de las declaraciones de los testigos Gerson Caero Barrientos, Neyssa Mercado Cabrera, María Elena Cartagena, Paola Andrea Antezana, Marlen Antezana Romero y María del Carmen Escobar Castellón, que al resultar contradictorias con la querella y la acusación particular demuestran que el referido Tribunal hubiese incurrido en los defectos absolutos previstos en el art. 370 incs. 6) y 11) del Código de Procedimiento Penal (CPP), arguyen que dichas declaraciones según el acta de juicio son diferentes en su contenido a lo señalado por el Juez en la Sentencia y refieren que el Tribunal de alzada asumió que la participación de ambos en los hechos fue de la misma manera, cuando el delito no fue probado en absoluto, concluyendo que la Sentencia falseó la verdad de los hechos descritos en el juicio oral a favor de la querellante, trastocando la ley y aplicando erróneamente normas sustantivas como adjetivas de la materia.


Los recurrentes señalan los Autos Supremos: 29 de 10 de enero de 2006, 50 de 27 de enero de 2007, 463 de 24 de agosto de 2004, realizando la descripción de cada uno de los casos correspondientes a las citadas Resoluciones.


III. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por las Cortes Superiores de Justicia (actualmente Tribunales Departamentales), que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de Tribunales análogos o del máximo Tribunal de Justicia en la materia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como atribución, que este órgano desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i) Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii) Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia (ahora Tribunal Supremo) o Autos de Vista pronunciados por Cortes Superiores de Distrito (ahora Tribunales Departamentales de Justicia); los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii) Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la Sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


Estando precisado en el acápite que precede, los requisitos de admisibilidad que necesariamente deben cumplirse; en autos corresponde realizar el análisis pertinente para verificar si en la interposición del recurso de casación se han cumplido con los presupuestos previstos por los arts. 416 y 417 del CPP; en esa labor se advierte que los recurrentes fueron notificados con el Auto de Vista impugnado el 13 de mayo de 2011 (fs.140), habiendo presentado su recurso de casación el 18 de mayo de 2011; es decir dentro del plazo de los cinco días que les otorga la ley.


Respecto al único motivo referido a la existencia de los defectos previstos en el art. 370 incs. 6) y 11) del CPP, en los que hubiese incurrido el Tribunal de alzada, se advierte que los recurrentes únicamente se limitan a citar diferentes Autos Supremos, dando una descripción del caso resuelto por cada uno de ellos, sin señalar la contradicción en términos precisos con el Auto de Vista impugnado, incurriendo en una omisión que no puede ser suplida de oficio.


Esta omisión imposibilita la apertura de la competencia de este Tribunal, a efectos de verificar en una resolución de fondo si las denuncias contenidas en el recurso son o no evidentes, pues la falencia en la que incurren los recurrentes, no puede ser suplida de oficio como se dijo anteriormente con el propósito de identificar cuáles los hechos y las pruebas que hubieren sido revalorizadas o mal valoradas por el Tribunal de alzada.


En consecuencia, de la falencia identificada tampoco existe en el recurso, explicación alguna respecto a cuál la situación de hecho similar y principalmente en qué consistiría la contradicción en relación a lo determinado en el Auto de Vista impugnado, conforme a la exigencia establecida en el art. 416 del CPP, para que este Tribunal, en caso de ser evidente la denuncia efectuada, proceda a enmendar posibles errores y omisiones cometidas por el Tribunal de apelación; requisitos ineludibles para decretar la admisibilidad del recurso, cuya observancia constituye una obligación que tiene trascendental importancia, pues desde ahí, partirá el análisis de contradicción a efectuarse en una resolución de fondo.


De lo expuesto, se establece que el recurso de casación deducido, no cumple con los requisitos exigidos por los arts. 416 y 417 del CPP, correspondiendo; por cuanto, declarar su inadmisibilidad.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Enrique Buenaventura y María Lourdes, ambos de apellido Antezana Torrico (fs. 142 a 143).


Regístrese, hágase saber y devuélvase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrada Dra. Norka N. Mercado Guzmán

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA