TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 603/2015-RA-L

Sucre, 17 de septiembre de 2015


Expediente                La Paz 160/2011

Parte Acusadora        Mario Huarina Quispe y otra

Parte Imputada         : Mateo Layme Ticona y otra

Delitos                    Abuso de Confianza y otros


RESULTANDO


Por memorial presentado el 25 de noviembre de 2011 cursante de fs. 143 a 145 vta., Yola Calderón de Layme, interpone recurso de casación impugnando el Auto de Vista 888/2011 de 13 de octubre, de fs. 138 a 140 vta., pronunciado por la Sala Penal Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso penal seguido por Mario Huarina Quispe y Felisa Guillen Chambi contra la recurrente y Mateo Layme Ticona, por la presunta comisión de los delitos de Abuso de Confianza, Daño Simple, Difamación y Calumnia, previstos y sancionados por los arts. 346, 257, 282 y 283 del Código Penal (CP), respectivamente.


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


a)   Desarrollada la audiencia de juicio oral y público, por Sentencia 01/2011 de 26 de mayo (fs. 83 a 88), el Juez Primero de Partido y de Sentencia de El Alto, del Distrito Judicial de La Paz, declaró a Yola Calderón de Layme, autora de la comisión del delito de Injuria, previsto y sancionado por el art. 287 del CP,  imponiéndole la pena de seis meses de prestación de servicios, más el pago de cincuenta días multa a razón de Bs. 5.- por día, además al pago de costas, daños y perjuicios, a ser calificados en ejecución de Sentencia, siendo absuelto por los delitos de Abuso de Confianza, Daño Simple, Difamación y Calumnia, previstos y sancionados en los arts. 346, 257, 282 y 283 del CP. Asimismo, fue absuelto Mateo Layme Ticona, de los delitos de Abuso de Confianza, Daño Simple, Difamación y Calumnia.


b)  Contra la mencionada Sentencia y su Auto Complementario (fs. 89), la imputada, formuló recurso de apelación restringida (fs. 109 a 112 vta.), resuelto por Auto de Vista 888/2011 de 13 de octubre emitido por la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, que declaró improcedente el citado recurso y confirmó la Sentencia apelada.


c)   El 21 de noviembre de 2011 (fs. 141), fue notificada la recurrente con el Auto Vista referido y el 25 del mismo mes y año, interpuso recurso de casación.


II. DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN


De la revisión del recurso de casación, se extraen los siguientes motivos:


1) La recurrente denuncia, incongruencia total en el Auto de Vista, alegando defectos en la redacción y composición del fallo, efectuando una descripción del primer considerando, segundo párrafo final y segundo considerando, aseverando que el contenido de la Resolución recurrida induce a dudar sobre si los miembros del Tribunal de alzada fueron autores de la misma.


2) Afirma que, en apelación restringida, describió didáctica y fundadamente cada uno de los “ACAPITES” vulnerados por el Juez inferior, sobre las bases de la acusación, elementos de prueba, errónea aplicación de la ley sustantiva, valoración defectuosa de la prueba y carencia de fundamentación; sin embargo, el Auto de Vista, no valoró ni resolvió cada uno de los referidos aspectos, ni sobre la petición fundamentada de complementación, que no fue resuelta por la autoridad jurisdiccional de mérito, en violación del art. 125 del CPP, razones por las cuales asegura que la Resolución de alzada es extra petita y nula, a cuyo efecto se refiere al contenido del tercer considerando, citando la Resolución 236 de 4 de agosto de 2006, sosteniendo que ningún Juez de Sentencia puede pedir aclaraciones por delitos privados y acusación defectuosa, sino que debe dictar resolución desestimando y sugiriendo que se repita la acusación, lo que no ocurrió en juicio oral y sobre lo que los miembros del Tribunal de alzada no se pronunciaron, violando el art. 376 inc. 3) del CPP.


Señala, que “AL NUMERAL 2.-”, carece de total motivación y fundamentación sobre cada uno de los puntos apelados y omitidos deliberadamente, por cuanto el Tribunal de alzada, omitió juicio de valor, sobre la existencia de elementos probatorios suficientes para demostrar su actuar, conforme exige el art. 365 del CPP y no se utilizó el principio de duda razonable en su favor, a cuyo efecto describe algunas circunstancias de su accionar. Respecto a las costas, en el numeral “4”, pese al precedente 17 de fs. 102, que ratifica para este recurso, el Auto de Vista no dijo nada, mencionando otras cuestiones que son incongruentes con los fundamentos del recurso de apelación restringida.


Finalmente alega que al no haberse probado la acusación respecto a que dijo “prostitutas” y otros, los de alzada tenían la obligación de verificar la correcta valoración de la prueba, conforme a las reglas de la sana crítica, y que al no estarlo la Sentencia era nula conforme al Auto Supremo 537 de 17 de enero de 2006, afirmando que reproduce y ratifica los precedentes adjuntos al recurso de alzada cursantes de fs. 94 a 108, con los detalles y las partes pertinentes subrayadas para cada motivo, manifestando que adjuntó precedentes contradictorios a fs. 105, Resolución 281, relativa a la validez de las resoluciones y su adecuada fundamentación y motivación.


3)        Arguye que el Tribunal de alzada en el mismo numeral, sostiene que se hizo un análisis integral de toda la prueba, afirmación que conforme refiere, le causa extrañeza y asombro, dado que en los numerales III y V del recurso de apelación restringida, en cuanto a los elementos de prueba incorporados, fueron sólo dos testigos “IN-IDONEOS” (sic), no creíbles por ser el hijo y la yerna de la querellante, lo que considera es causa de duda razonable, a tal extremo -dice- que adjuntó como precedente contradictorio el Auto Supremo 8 de 26 de enero de 2007, relativo a la declaración de la hija de la acusadora; refiere, que fundamentó debidamente respecto a la defectuosa valoración de la prueba, vicio que violenta el inc. 6) del art. 370 y 365 del CPP, resultando el Auto de Vista arbitrario y nulo de pleno derecho, debido a que en los numerales “3 y 4”, los Vocales, de forma lacónica, sostuvieron que la Sentencia cumplía a cabalidad.


Sostiene que el Auto Supremo 111  de 31 de enero de 2007, expresa que se debe anular la Sentencia y disponer la reposición de obrados, cuando el Ad quem advierta que el proceso se sustentó en defectuosa valoración de la prueba que vulnera el art. 173 del CPP e incurre en una de las formas defectuosas señaladas en el inc. 6) del art. 370 del mismo cuerpo de leyes.


III. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana de Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por las Cortes Superiores de Justicia (actualmente Tribunales Departamentales de Justicia), que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de Tribunales análogos o del máximo Tribunal de Justicia en la materia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como atribución, que este órgano desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i)     Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)   Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia (ahora Tribunal Supremo de Justicia) o Autos de Vista pronunciados por las Cortes Superiores de Distrito (ahora Tribunales Departamentales de Justicia); los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii)   Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la Sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


En el caso de autos, respecto al primer requisito del recurso de casación, se constata que la recurrente fue notificada con el Auto de Vista impugnado, el 21 de noviembre de 2011 y que presentó recurso de casación el 25 del mismo mes y año; es decir, dentro del plazo de los cinco días hábiles que otorga el párrafo primero del art. 417 del CPP.


Con relación al primer motivo de casación, referido a la incongruencia en el contenido del Auto de Vista, debido a su redacción y composición, el recurrente omite invocar doctrina legal alguna susceptible de contrastación con la Resolución impugnada, en claro incumplimiento de los arts. 416 y 417 del CPP, cuyos alcances fueron ampliamente desarrollados en el acápite III del presente Auto Supremo; razón por la cual, corresponde declarar la inadmisibilidad del motivo.


Respecto al segundo motivo, relativo a la falta de resolución de algunos puntos impugnados en apelación restringida de parte del Tribunal de alzada, referidos a suficientes elementos de prueba para demostrar su accionar, errónea aplicación de la ley sustantiva, valoración defectuosa de la prueba y carencia de fundamentación, entre los que concreta la omisión en cuanto a la petición fundamentada de complementación a la Sentencia, sobre las aclaraciones que el Juez de Sentencia solicitó respecto a los delitos de acción privada y acusación defectuosa, las circunstancias por las que se tuvo como cumplidos los elementos del tipo penal endilgado y a la imposición de costas, se advierte que el recurrente invoca la Resolución 236 de 4 de agosto de 2006, emitida por la Sala Penal Tercera; Auto Supremo 537 de 17 de enero de 2006; la Resolución de fs. 105, que corresponde al 281 un Auto de Vista emitido por la Sala Penal Segunda de la Corte Superior del Distrito de La Paz, y; la Resolución 17 de fs. 102, que corresponde a una Sentencia.


Al respecto, se tiene que el Auto de Vista 236 de 4 de agosto de 2006, corresponde a un fallo emitido como consecuencia de una apelación incidental, por lo que al no ser producto de una apelación restringida, al tenor del art. 416 del CPP, no es considerada precedente contradictorio.


El Auto Supremo 537 de 17 de enero de 2006, al haber sido simplemente citado por la impugnante, sin efectuar la mínima explicación respecto a la supuesta contradicción que existiría entre la doctrina legal asumida y el Auto de Vista recurrido, no es suficiente para el análisis de fondo del presente motivo.


El Auto de Vista 281 de 10 de octubre de 2005, que acompaña a fs. 104 a 105, conforme al razonamiento varias veces reiterado por este Tribunal y la extinta Corte Suprema de Justicia, para que pueda ser considerado en la labor de unificación jurisprudencial, el recurrente tiene la carga procesal de demostrar que dicha resolución tenga firmeza; es decir, que no haya sido modificado por una resolución ordinaria o extraordinaria posterior, en el caso concreto, se observa que la impugnante no cumplió con dicha obligación; en consecuencia, no puede ser considerada para la admisibilidad del motivo. El fallo 17 cursante a fs. 102, corresponde a una Sentencia, que por disposición del art. 416 del CPP, no constituye precedente contradictorio.


Del análisis precedente, en definitiva corresponde declarar la inadmisibilidad del motivo analizado.


Por último, con relación al tercer motivo, en el que la recurrente denuncia que de forma errónea y lacónica el Tribunal de alzada justificó que toda la prueba fue valorada de forma integral por el inferior, no obstante de haberse valorado a dos testigos familiares de la querellante, lo que debió dar lugar a la duda razonable en su favor, cita los Autos Supremos 8 de 26 de enero de 2007 y 111 de 31 de enero de 2007, sobre los cuales la impugnante omitió explicar cuál la contradicción entre los precedentes invocados y el razonamiento del Tribunal de alzada, incumpliendo la carga procesal asignada a la parte recurrente de casación de expresar en términos claros y precisos la presunta contrariedad denotada en la Resolución de alzada impugnada, razón por la cual corresponde declarar su inadmisibilidad.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Yola Calderón de Layme, de fs. 143 a 145 vta.


Regístrese, hágase saber y devuélvase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrada Dra. Norka N. Mercado Guzmán

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA