TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 533/2015-RA-L

Sucre, 13 de agosto de 2015


Expediente        : Potosí 7/2011

Parte Acusadora        : Ministerio Público y otro

Parte Imputada        : Cecilia Aguilar Gutiérrez

Delito        : Lesiones Leves


RESULTANDO


Por memorial presentado el 8 de enero de 2011, cursante de fs. 154 a 156 vta., Cecilia Aguilar Gutiérrez, interpone recurso de casación, impugnando el Auto de Vista 52/2010 de 13 de diciembre, de fs. 139 a 140 vta., pronunciado por la Sala Penal Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Potosí, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público a instancias de Julio Constantino Quispe Flores e Hilaria Ramos Callapino de Quispe contra la recurrente, por la presunta comisión del delito de Lesiones Leves, previsto y sancionado por el art. 271 segunda parte del Código Penal (CP).


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


  1. En mérito a las acusaciones pública (4 a 5), y particular presentada por Julio Constantino Quispe Flores e Hilaria Ramos Callapino de Quispe (fs. 7 y vta.), una vez concluida la audiencia de juicio oral, el Juez Primero de Sentencia del Distrito Judicial de Potosí, pronunció la Sentencia 25 de 12 de noviembre de 2007 (fs. 68 a 72 vta.), por la que declaró a la imputada Cecilia Aguilar Gutiérrez, autora del delito de Lesiones Leves, previsto y sancionado por el art. 271 segunda parte del CP, condenándola a sufrir la pena privativa de libertad de nueve meses a cumplir en el penal de Cantumarca de la ciudad de Potosí; concediéndole finalmente el beneficio del perdón judicial.

  1. Contra la mencionada Sentencia, la acusada Cecilia Aguilar de Quispe, interpuso recurso de apelación restringida (fs. 75 a 77 vta.), resuelto por Auto de Vista 1/2008 de 3 de enero (fs. 91 a 93 vta.) dictado por la Sala Penal Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Potosí, que declaró procedente el recurso interpuesto y revocó la Sentencia apelada, absolviendo de culpa y pena a la imputada por insuficiencia de prueba que amerite la condena; el mismo que fue dejado sin efecto por Auto Supremo 458 de 29 de septiembre de 2010 (fs. 129 a 132), que dispuso la emisión de nuevo Auto de Vista aplicando la doctrina legal aplicable; en cuyo mérito, la Sala Penal Primera de la citada Corte Superior, pronunció el Auto de Vista 52/2010 de 13 de diciembre, que declaró procedente el recurso interpuesto y dispuso la nulidad de la Sentencia apelada, ordenando la reposición del juicio mediante el reenvío al Juez de Sentencia más próximo.


  1. Notificada la recurrente Cecilia Aguilar de Quispe, con el último Auto de Vista el 4 de enero de 2011 (fs. 141), interpuso recurso de casación el 8 del  mismo mes y año, cuyos argumentos son motivo del presente análisis de admisibilidad.


II. DEL MOTIVO DEL RECURSO DE CASACIÓN


De la revisión recurso de casación, se extrae el siguiente motivo:


Señala la recurrente que el Auto Supremo “52 de 13 de diciembre de 2010” (sic), dispuso dejar sin efecto el primer Auto de Vista dictado en su favor y ordenó la emisión de un nuevo fallo, observando la doctrina legal; sin embargo, el Tribunal de alzada, inobservando la Resolución suprema, mediante el Auto de Vista 52/2010 dispuso la reposición del juicio, devolviendo obrados ante el Juez de Sentencia más próximo, incurriendo en errónea aplicación del Auto Supremo precitado e inobservancia de lo preceptuado por el art. 370 inc. 1) del  Código de Procedimiento Penal (CPP). Invoca en calidad de precedentes contradictorios el Auto de Vista 1/2008 de 3 de enero, en relación al Auto de Vista 52/2010 de 13 de diciembre, ambos dictados dentro del proceso penal seguido en su contra.


Agrega que el Auto de Vista recurrido incurre en contradicción e incongruencia al declarar procedente la apelación interpuesta por su parte, y luego establecer que no siendo posible subsanar el defecto absoluto, en uso del art. 413 del CPP, anulase anule la Sentencia; lo que denota una incorrecta aplicación de lo preceptuado por el art. 362 del CPP y una actuación observable en función del art. 370 inc. 5) del CPP, aplicable por analogía.


Arguye finalmente que la Resolución de alzada, al disponer la reposición del juicio adoptó una grave decisión, desconociendo todo lo obrado y ordenando la reposición de actos judiciales que no podrán ser repetibles por la impracticabilidad al haber transcurrido más de tres años de ocurridos los hechos; en virtud a lo cual, probablemente correspondía exigir que el Juez de Sentencia, dicte un nuevo fallo.


III. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por las Cortes Superiores de Justicia (actualmente Tribunales Departamentales), que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de Tribunales análogos o del máximo Tribunal de Justicia en la materia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como atribución, que este órgano desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i) Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia (ahora Tribunal Supremo) o Autos de Vista pronunciados por Cortes Superiores de Distrito (ahora Tribunales Departamentales de Justicia); los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii)Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la Sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


De la revisión de antecedentes, se tiene que el presente recurso de casación fue presentado dentro del plazo de cinco días y ante la Sala que lo dictó, teniendo en cuenta que la ahora recurrente fue notificada con el Auto de Vista impugnado el 4 de enero de 2011 (fs. 141), presentando su recurso de casación el 8 del mismo mes y año; cumpliendo de esta manera, con lo preceptuado por el art. 417 del CPP relativo al plazo, correspondiendo por lo tanto, verificar la observancia de los demás requisitos.


En cuanto al motivo denunciado por la recurrente en sentido que el Tribunal de alzada hubiere incurrido en inobservancia del “Auto Supremo 52 de 13 de diciembre de 2010” (sic), el mismo que alude la impugnante ser la Resolución Suprema que dispuso dejar sin efecto el primer Auto de Vista dictado en su favor; y en virtud al cual, se dispuso la reposición del juicio. La impugnante si bien cometió un error en la cita del número de Auto Supremo; sin embargo, en el contexto de la denuncia se señala expresamente que se trata de la “Resolución Suprema” pronunciada en recurso de casación dentro del proceso penal seguido en su contra, siendo ésta la 458 de 29 de septiembre de 2010, es decir, la que ordenó dejar sin efecto el Auto de Vista 1/2008 de 3 de enero, disponiendo que el mismo Tribunal de alzada dicte uno nuevo, observando la doctrina legal establecida al efecto.


A mayor abundamiento, lo que cuestiona la parte recurrente es la decisión del Tribunal de alzada de disponer el reenvío de la causa en incumplimiento de la Resolución Suprema emitida con anterioridad, consistente en el Auto Supremo 458 de 29 de septiembre de 2010, cuya doctrina legal constituye precedente aplicable expresamente al recurso analizado; demostrando adecuadamente la presunta contradicción e incongruencia entre los fundamentos del Auto de Vista ahora recurrido con el Auto Supremo invocado, afirmando que el Tribunal de alzada ingresó en contradicción con el precitado precedente, por cuanto se denota una incorrecta aplicación de lo preceptuado por el art. 362 del CPP y una actuación observable en función a lo preceptuado por el art. 370 inc. 5) del CPP; lo que considera que desconoce todo lo obrado al ordenar la reposición de actos judiciales que no podrán ser repetibles por la impracticabilidad al haber transcurrido más de tres años de ocurridos los hechos; en tal sentido, habiendo la recurrente cumplido con la carga argumentativa para la verificación de contradicción por este Tribunal, el recurso resulta admisible ante la observancia de las normas prescritas por los arts. 416 y 417 del CPP.


De otro lado, para fines pedagógicos, se debe dejar constancia que sólo los Autos de Vista ejecutoriados, pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia y los Autos Supremos dictados en recursos de casación por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia, que sienten o ratifiquen doctrina legal, pueden ser considerados como precedentes contradictorios; sin embargo, en la especie se invocaron en calidad de precedentes, al margen del precitado, además los Autos de Vista 1/2008 de 3 de enero y 52/2010 de 13 de diciembre; con relación a los cuáles, corresponde dejar claramente establecido, que resulta imprescindible demostrar que dichos fallos se encuentren ejecutoriados; puesto que de lo contrario, son pasibles de modificación. Respecto a este punto, la Corte Suprema de Justicia, en el Auto Supremo 211 de 6 de abril de 2004, estableció lo siguiente: “Tan marcada y evidente es la incompatibilidad para determinar si verdaderamente existe contradicción entre los precedentes y el A.V. de fs. 375-377 objeto del recurso de casación, que a esto se suma la duda de que los Autos de Vista invocados como precedentes a fs. 378-379 y 381-384 de obrados, se hallan debidamente ejecutoriados, en los términos que previene el art. 126 de la Ley N° 1970, concordante con el art. 515 del Código de Procedimiento Civil. En efecto, qué validez podría tener una resolución judicial susceptible de modificación por recursos ulteriores, si ésta es ofrecida como precedente?; el entendimiento doctrinario y sentido interpretativo del tercer periodo del art. 416 del Código de Procedimiento Penal, radica en buscar la uniformidad de la jurisprudencia y en tal virtud el presupuesto indispensable es que dichos precedentes invocados por los recurrentes en casación, estén debidamente ejecutoriados, lo que supone del tribunal la exigencia del requisito, y con mayor sigilo si se invocan como precedentes Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Distrito del país en sus Salas Penales”, doctrina de la cual, se desprende que, para que un Auto de Vista sea considerado como precedente contradictorio, resulta imprescindible acreditar su ejecutoria, aspecto que no se advierte en el caso de Autos; el que si bien se invocan los Autos de Vista 1/2008 de 3 de enero; sin embargo, el mismo, tal como estima la propia impugnante, fue anulado por efecto de la emisión del Auto Supremo 458 de 29 de septiembre, y el 52/2010 de 13 de diciembre, se encuentra siendo cuestionado en el presente recurso de casación; por lo que, se entiende que ninguno de ellos, goza de calidad de cosa juzgada y no pueden ser objeto de análisis por parte de este Tribunal.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLE, el recurso de casación interpuesto por Cecilia Aguilar Gutiérrez, cursante de fs. 154 a 156 vta.; asimismo, en cumplimiento del mencionado artículo en su segundo párrafo, dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas; el Auto de Vista impugnado, así como la presente Resolución.


Regístrese, hágase saber y cúmplase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrada Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA