TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 525/2015-RA-L

Sucre, 13 de agosto de 2015


Expediente                : Potosí 4/2011

Parte Acusadora        : Ministerio Público y otro 

Parte Imputada        : Nelson José Antonio Zamora Wayar

Delito        : Incumplimiento de deberes   


RESULTANDO


Por memorial presentado el 19 de enero de 2011, cursantes de fs. 162 a 165 vta., Nelson José Antonio Zamora Wayar, interpone recurso de casación, impugnando el Auto de Vista 54/2010 de 31 de diciembre, de fs. 156 a 159, pronunciado por la Sala Penal Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Potosí, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público y el Consejo de Judicatura contra el recurrente, por la presunta comisión del delito de Incumplimiento de Deberes, previsto y sancionado por el art. 154 del Código Penal (CP).


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes remitidos en casación se establece lo siguiente:


  1. En merito a la acusación pública y particular, una vez concluida la audiencia de juicio oral, el Juez Segundo de Sentencia de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Potosí, pronunció la Sentencia 15/2008 de 2 de agosto (fs. 69 a 79), por la que declaró a Nelson José Antonio Zamora Wayar, autor y culpable de la comisión del delito de Incumplimiento de Deberes, previsto y sancionado por el art. 154 del CP, imponiéndole a la pena de un año a ser cumplido en el Penal de Cantumarca de la ciudad de Potosí, con costas y responsabilidad civil a favor de la parte querellante. Por otro lado se le concedió el perdón judicial.


  1. Contra la mencionada Sentencia, Nelson José Antonio Zamora Wayar interpuso recurso de apelación restringida (fs. 83 a 89), resuelto por Auto de Vista 43/2008 de 13 de octubre (fs.103 a 105), emitido por la Sala Penal Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Potosí, la cual declaró Improcedente el recurso de apelación restringida planteado; posteriormente, Nelson José Antonio Zamora Wayar interpuesto recurso de casación el cual fue resuelto mediante Auto Supremo 325 de 1 de julio de 2010 (fs. 129 a 132), que determinó dejar sin efecto el Auto de Vista impugnado, a raíz del indicado Auto Supremo se emitió el Auto de Vista 54/2010 de 31 de diciembre (fs. 156 a 159), que determinó declarar improcedente el recurso de apelación restringida planteado y consiguientemente mantuvo firme la Sentencia.


  1. Notificado el recurrente con el referido Auto de Vista el 13 de enero de 2011 (fs. 160), interpuso recurso de casación el 19 del mismo mes y año, el cual es objeto del presente análisis de admisibilidad.


II. DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN


De la revisión del recurso de casación, se extraen los siguientes motivos:


  1. Refiere que existió infracción del debido proceso que constituye un defecto absoluto insubsanable previsto en el art. 169 inc. 3) del Código de Procedimiento Penal (CPP), debido a que el Auto de Vista en su tercer considerando en contradicción al art. 398 del CPP, omite pronunciarse por todos los puntos, teniendo en cuenta que el Auto de Vista señaló que se resolvía los incisos de la a) hasta la e); sin embargo, solo se refirió a dos aspectos que consisten en la no utilización del recurso sobre las excepciones de falta de acción, excepciones e incidentes planteados y a la congruencia de la Sentencia, sin resolver “la errónea aplicación de la ley sustantiva, la valoración defectuosa de la prueba, la violación del art. 360 inc. 3) del CPP a la insuficiencia de individualización”; por lo que, deja sin contestar los puntos reclamados que genera un vació legal y deja en incertidumbre, porque no explica si lo solicitado tiene o no razón; de la misma forma, en el punto dos en la parte del tercer considerando advierte el mismo error porque solo se refiere a los incs. f) y g) dejando sin revolver los demás. Con relación a la temática plateada invocó como precedentes contradictorios los Autos Supremos 417/03 de 19 de agosto, 87/05 de 31 de marzo, 373 de 6 de septiembre de 2006 y 223 de 3 de julio de 2006.


  1. Señala que existió error en la aplicación e interpretación de la Ley sustantiva, porque el Auto de Vista incurrió en su inobservancia, teniendo en cuenta que no consideró los precedentes invocados, en violación del principio de legalidad e incumplimiento del art. 420 del CPP.


  1. Errónea aplicación del art. 235 inc. 2) de la Constitución Política del Estado (CPE) e irretroactividad de la Ley porque el Auto de Vista se basa en la nueva CPE, que fue promulgado el 7 de febrero de 2009 vale decir posterior al hecho juzgado, porque la Sentencia fue del 2 de agosto de 2008; por lo cual, el Auto de Vista no debió basarse en la nueva CPE; por cuanto, se debió aplicar el principio de irretroactividad porque la nueva CPE no es retroactiva.


  1. Señaló la existencia de violación al principio de tipicidad, porque su conducta no se subsumió al art. 154 del CP, porque no omitió ningún deber en forma ilegal; sino, por falta de control en los timbres, falta de sello y otras observaciones de no haber tomado cuidado alguno, lo que constituye imprudencia y no dolo; además, esos hechos se constituirían en faltas disciplinarias que no constituyen tipo penal alguno; por lo que, se vulneró el principio de tipicidad.


  1. Incumplimiento del Auto Supremo 325 de 1 de junio de 2010 porque el mismo señaló en su doctrina que el Tribunal de alzada debe dictar una nueva resolución efectuado un concreto análisis sobre el principio de tipicidad y correcta subsunción de la acción al tipo penal y sobre la duda razonable denunciada ante insuficiencia de la prueba; empero, esta doctrina no fue cumplida por el Tribunal de alzada dejando de lado la línea jurisprudencial.


Señaló como precedentes contradictorios el Auto de Vista 003/04 de 4 de agosto de 2004 emitido en el Distrito Judicial de Potosí, dentro del proceso seguido por José Luís Harvey Acheson contra Jaime Jorge Peñaranda, por el delito de Incumplimiento de Deberes y otros, Auto de Vista 369 de 5 de diciembre de 2001 emitido en el Distrito Judicial de Santa Cruz dentro del proceso penal seguido por Hugo Carrasco Montaño contra Lucas Britez García y otros, por la comisión de los delitos de Incumplimiento de Deberes y otros. Autos Supremos 562/2004, 97 de 1 de abril de 2005, 132 de 31 de enero de 2006, 316 de 28 de agosto de 2006, 97 de 1 de abril de 2005, 221 de 7 de junio de 2006, 639 de 20 de octubre de 2004, 241 de 1 de agosto de 2005, 384 de 26 de septiembre de 2005, 97 de 1 de abril de 2005, 67 de 27 de enero de 2006, 236 de 7 de mayo de 2007 y 437 de 24 de agosto de 2007.


III. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la CPE, garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por las Cortes Superiores de Justicia (actualmente Tribunales Departamentales), que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de Tribunales análogos o del máximo Tribunal de Justicia en la materia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como atribución, que este órgano desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i) Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii) Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia (ahora Tribunal Supremo) o Autos de Vista pronunciados por Cortes Superiores de Distrito (ahora Tribunales Departamentales de Justicia); los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii) Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la Sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


Sin embargo, existen situaciones de flexibilización de los requisitos de admisibilidad del recurso de casación que permite abrir excepcionalmente la competencia en aquellos casos en los que se denuncie la existencia de graves y evidentes infracciones a los derechos de las partes y que constituyan defectos absolutos no susceptibles de convalidación; posibilidad que se justifica teniendo presente: 1) Que el fin último del derecho es la justicia. 2) La tarea encomendada por ley a este Tribunal de justicia referida precedentemente. 3) La necesidad de precautelar se observen las normas procesales que son de orden público y de cumplimiento obligatorio que prevén no se cometan actos procesales defectuosos, teniendo en cuenta que conforme la disposición contenida en el art. 115.II de la CPE, el Estado garantiza entre otros, los derechos al debido proceso y a la defensa. 4) Las disposiciones relativas a la nulidad de actos procesales.


Este entendimiento, no implica que el recurrente se limite en el recurso de casación a formular una simple denuncia de actividad procesal defectuosa sin la debida fundamentación; por el contrario, en este tipo de situaciones, la parte recurrente deberá formular las denuncias vinculadas a la existencia de defectos absolutos, teniendo como obligación el proveer los antecedentes de hecho generadores del recurso, detallar con precisión la restricción o disminución del derecho o garantía, precisando el mismo y finalmente explicar el resultado dañoso emergente del defecto.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


En el caso de autos, se constata que el recurrente cumplió con el primer requisito relativo al plazo para la interposición del recurso de casación, habida cuenta que fue notificado con el Auto de Vista impugnado el 13 de enero de 2011, presentando su recurso de casación el 19 del mismo mes y año; es decir, dentro de los cinco días hábiles que refiere el art. 417 del CPP, teniendo en cuenta que el día domingo 15 no fue día hábil.


Con relación al primer motivo, en el que refiere que existió infracción del debido proceso que constituye un defecto absoluto insubsanable previsto en el art. 169 inc. 3) del CPP, debido a que el Auto de Vista no se pronunció respecto de todos los puntos apelados, infringiendo el art. 398 del CPP.


Con relación a este motivo el recurrente invocó como precedentes contradictorios los Autos Supremos 417 de 19 de agosto, 87/05 de 31 de marzo y 373 de 6 de septiembre de 2006, de los que el que señala que el Tribunal de alzada debe circunscribirse a todos los puntos apelados conforme el art. 398 del CPP; y, el hecho de no hacerlo incurre en defecto absoluto insubsanable, argumentando además que el Auto de Vista recurrido, sobre el agravio referido, dijo que no se pronunció respecto de “la errónea aplicación de la ley sustantiva, la valoración defectuosa de la prueba, la violación del art. 360 inc. 3) del CPP a la insuficiencia de individualización”; por tanto, el recurrente cumplió con la carga argumentativa mínima para la verificación de contradicción por este Tribunal, este motivo resulta admisible.


Con relación al Auto Supremo 223 de 3 de julio de 2006, del cual se debe tener en cuenta que no contiene doctrina legal aplicable susceptible de contrastación, esta situación se debe tener presente porque uno de los fines principales del Recurso de Casación, es el de buscar la uniformidad en la emisión de fallos judiciales por parte de los administradores de justicia a fin de evitar que ante la presentación de hechos similares se aplique normas legales con diverso alcance; por lo que, es primordial la invocación de precedentes contradictorios con doctrina legal aplicable por parte de los recurrentes para proceder a las contrastaciones de estos con el Auto de Vista que se pretende se revea, conforme se entiende de los arts. 416, 419 y 420 del CPP; por lo cual, la labor de contrastación no puede posible debido a que el Auto Supremo que invocó fue declarado infundado; por tanto, rechazada la impugnación que fue motivo de análisis, este razonamiento se encuentra establecido en el Auto Supremo 571/2014 de 15 de octubre de 2014.


Respecto del motivo segundo, en el que señala que existió error en la aplicación e interpretación de la Ley sustantiva, porque el Auto de Vista incurrió en su inobservancia, teniendo en cuenta que no consideró los precedentes invocados, en violación del principio de legalidad e incumplimiento del art. 420 del CPP.


En lo referente al Tercer motivo, en el que señala que existe errónea aplicación del art. 235 inc. 2) de la CPE e irretroactividad de la Ley porque el Auto de Vista se basa en la nueva CPE siendo que la misma no sería retroactiva teniendo en cuenta que el hecho es anterior a promulgación de nuestra Carta Magna.


En cuanto al cuarto motivo, señaló la existencia de violación al principio de tipicidad, porque su conducta no se subsumió al art. 154 del CP.


Con relación a estos motivos, se advierte que el recurrente en casación no invocó precedente contradictorio alguno; por cuanto, tampoco explicó ni fundamentó en qué consistiría la contradicción en que habría incurrido el Tribunal de alzada; en tal sentido, se hace evidente la inobservancia de la norma contenida por el art. 417 del CPP, omisión que no puede ser suplida de oficio y que deriva en que este Tribunal no tenga abierta su competencia para conocer el fondo de los motivos, al no haberse sentado las bases para verificar el sentido jurídico contradictorio; por lo que, el motivo deviene en inadmisible.


Con relación al quinto motivo, que refiere al incumplimiento del Auto Supremo 325 de 1 de junio de 2010 porque el mismo señaló en su doctrina que el Tribunal de alzada debe dictar una nueva resolución efectuando un concreto análisis sobre el principio de tipicidad y correcta subsunción de la acción al tipo penal y sobre la duda razonable denunciada ante insuficiencia de la prueba; al contrario, esta doctrina no fue cumplida por el Tribunal de alzada dejando de lado la línea jurisprudencial.


En este motivo, se constata que la denuncia del recurrente es genérica, pues no indica ni fundamenta claramente, que parte del Auto de Vista ahora impugnado es contrario al Auto Supremo invocado conforme exige los arts. 416 y 417 del CPP; lógicamente tampoco argumenta la contradicción que podría existir entre el Auto de Vista y el precedente invocado; aspecto que no puede ser suplida de oficio, conllevando así a la inadmisibilidad del presente motivo.


Con relación a el Auto de Vista 003/04 de 4 de agosto de 2004 emitido en el Distrito Judicial de Potosí, dentro del proceso seguido por José Luís Harvey Acheson contra Jaime Jorge Peñaranda, por el delito de Incumplimiento de Deberes y otros, Auto de Vista 369 de 5 de diciembre de 2001 emitido en el Distrito Judicial de Santa Cruz dentro del proceso penal seguido Hugo Carrasco Montaño contra Lucas Britez García y otros, por la comisión de los delitos de Incumplimiento de Deberes y otros; al respecto, corresponde dejar claramente establecido, que resulta imprescindible demostrar que dichos fallos se encuentren ejecutoriados; puesto que de lo contrario, son pasibles de modificación. Respecto a este punto, la entonces Corte Suprema de Justicia, en el Auto Supremo 211 de 6 de abril de 2004, estableció lo siguiente: “Tan marcada y evidente es la incompatibilidad para determinar si verdaderamente existe contradicción entre los precedentes y el A.V. de fs. 375-377 objeto del recurso de casación, que a esto se suma la duda de que los Autos de Vista invocados como precedentes a fs. 378-379 y 381-384 de obrados, se hallan debidamente ejecutoriados, en los términos que previene el art. 126 de la Ley N° 1970, concordante con el art. 515 del Código de Procedimiento Civil. En efecto, qué validez podría tener una resolución judicial susceptible de modificación por recursos ulteriores, si ésta es ofrecida como precedente?; el entendimiento doctrinario y sentido interpretativo del tercer periodo del art. 416 del Código de Procedimiento Penal, radica en buscar la uniformidad de la jurisprudencia y en tal virtud el presupuesto indispensable es que dichos precedentes invocados por los recurrentes en casación, estén debidamente ejecutoriados, lo que supone del tribunal la exigencia del requisito, y con mayor sigilo si se invocan como precedentes Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Distrito del país en sus Salas Penales”, doctrina de la cual, se desprende que, para que un Auto de Vista sea considerado como precedente contradictorio, resulta imprescindible acreditar su ejecutoria, aspecto que no se advierte en el caso de Autos; además, los mismos no son acompañados al presente recurso y menos se realizó la labor de contraste con el Auto de Vista impugnado.


Por otro lado, con relación a los Autos Supremos 562/2004, 97 de 1 de abril de 2005, 132 de 31 de enero de 2006, 316 de 28 de agosto de 2006, 97 de 1 de abril de 2005, 221 de 7 de junio de 2006, 639 de 20 de octubre de 2004, 241 de 1 de agosto de 2005, 384 de 26 de septiembre de 2005, 97 de 1 de abril de 2005, 67 de 27 de enero de 2006, 236 de 7 de mayo de 2007 y 437/03 de 24 de agosto de 2007, si bien de los mismo señala a que se refieren los mismos; empero, no explicó ni fundamentó en qué consistiría la contradicción en que habría incurrido el Tribunal de alzada; en tal sentido, se hace evidente la inobservancia de la norma contenida por el art. 417 del CPP, omisión que no puede ser suplida de oficio; por cuanto, no pueden ser considerados para la revisión de fondo del recurso planteado.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Nelson José Antonio Zamora Wayar (fs. 162 a 165 vta.) únicamente con relación al motivo primero; asimismo, en cumplimiento del mencionado artículo en su segundo párrafo, se dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas, el Auto de Vista impugnado y el presente Auto Supremo. 


Regístrese, hágase saber y cúmplase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrada Dra. Norka N. Mercado Guzmán

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA