TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 477/2015-RA-L

Sucre, 13 de agosto de 2015


Expediente        : La Paz 35/2011

Parte Acusadora        : Marianela Gonzáles de Salmón

Parte Imputada        : Blanca Luz Acosta de Rondón

Delitos        : Apropiación Indebida y otro


RESULTANDO


Por memorial presentado el 10 de enero de 2011, cursante de fs. 548 a 552, Blanca Luz Acosta de Rondón, interpone recurso de casación, impugnando el Auto de Vista 725/10 de 2 de diciembre de 2010, de fs. 543 a 545 vta., pronunciado por la Sala Penal Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso penal seguido por Marianela Gonzáles de Salmón contra la recurrente, por la presunta comisión de los delitos de Apropiación Indebida y Abuso de Confianza, previstos y sancionados por los arts. 345 y 346 del Código Penal (CP).


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


  1. En mérito a la acusación particular presentada por Marianela Gonzáles de Salmón (fs. 3 a 4 vta.), una vez concluida la audiencia de juicio oral, el Juez Quinto de Sentencia de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, pronunció la Sentencia 019/2009 de 7 de agosto (fs. 374 a 379 vta.), que recurrida en apelación restringida por el Defensor de Oficio de la imputada Blanca Luz Acosta de Rondón (fs. 388 a 403 vta.), mereció el pronunciamiento del Auto de Vista 04/2010 de 20 de enero (fs. 412 a 415), que anuló totalmente la Sentencia apelada, disponiendo la reposición del juicio por otro Juez de Sentencia. En cumplimiento de lo dispuesto, una vez realizada la nueva audiencia de juicio, el Juez Primero de Sentencia de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, pronunció la Sentencia 014/2010 de 22 de junio (fs. 498 a 507), por la que declaró a la imputada, Blanca Luz Acosta de Rondón, autora de la comisión de los delitos de Apropiación Indebida y Abuso de Confianza, previstos y sancionados por los art. 345 y 346 del CP, condenándole a sufrir la pena de tres años a cumplirse en el Centro de Orientación Femenina, cárcel para mujeres de la zona de Miraflores de la ciudad de La Paz, más costas emergentes de los gastos realizados en el juicio por la parte querellante y la habilitación del procedimiento para la reparación del daño y perjuicio.


  1. Contra la referida Sentencia, la imputada interpuso recurso de apelación restringida (fs. 519 a 523 vta.), resuelto por Auto de Vista 725/10 de 2 de diciembre de 2010 (fs. 543 a 545 vta.), que declaró improcedentes las cuestiones planteadas, confirmando la Sentencia apelada.


  1. Notificada la recurrente con el mencionado Auto de Vista el 4 de enero de 2011 (fs. 546), interpuso recurso de casación el 10 del mismo mes y año, que es objeto del presente análisis de admisibilidad.


II. DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN


De la revisión del recurso de casación, se extraen los siguientes motivos:


Alega la recurrente que a tiempo de plantear su recurso de apelación restringida reclamó los siguientes extremos con relación al fallo de mérito: a) Vulneración de sus derechos a la defensa, al debido proceso y a la presunción de inocencia, por su insuficiente fundamentación a tiempo de resolver las excepciones de prejudicialidad y litispendencia planteados por su parte durante el juicio oral, las que fueron rechazadas bajo el argumento que es un extremo ya conocido y resuelto por el órgano jurisdiccional en su momento, remitiéndose a una Sentencia del mismo proceso penal que fue anulada en alzada; lo que hace presumir que el Juez de reenvío ya tenía formada la convicción de culpabilidad de la acusada, incurriendo en defectos absolutos contenidos en el art. 169 inc. 3) del Código de Procedimiento Penal (CPP); b) Inobservancia y errónea aplicación de la ley sustantiva en la Sentencia, prevista por el art. 370 inc. 1) del CPP; toda vez, que se la condenó por la supuesta comisión de los delitos de Apropiación Indebida y Abuso de Confianza, sin que existan en sus fundamentos, la determinación circunstanciada de los elementos constitutivos de dichos ilícitos en su conducta; de manera subjetiva y fuera de toda objetividad, incurriendo en insuficiente adecuación típica, sin demostrarse la culpa y mucho menos, el dolo y tampoco la autoría de la acusada ni la tenencia del vehículo que implique su obligación de entregar o devolver como refiere la querellante; c) Fundamentación insuficiente y contradictoria porque se basó en hechos inexistentes y no acreditados en el juicio oral y valoración defectuosa de la prueba, porque no le otorgó valor a la declaración testifical de descargo de Marco Antonio Rondón Acosta, quien afirmó tener en su posesión el vehículo y que lo recibió de la querellante como regalo por los servicios de arquitectura prestados en su momento, cuya declaración no tendría valor probatorio al no haberse demostrado con prueba documental alguna lo afirmado, en contradicción con la existencia y presentación de la prueba de cargo, consistente en el memorial de contestación a la demanda de rendición de cuentas; d) Valoración defectuosa de la prueba de cargo y descargo, puesto que no se tiene la certeza plena de la posesión del vehículo por parte de la imputada ni que tuviera intención de apropiarse del mismo, ningún testigo refirió conocer el paradero del vehículo y muchos menos que se encuentre en su posesión; y, e) Carece de fundamento respecto a la necesidad de sanción penal contra la acusada de tercera edad y enferma, en concordancia con las reglas de fijación de la pena, circunstancias de los arts. 37 y 38 del CP, no motiva la mayor o menor gravedad del hecho.


Agrega que ante tales denuncias, el Auto de Vista se limitó a confirmar la Sentencia con el solo fundamento de que dicho fallo, está debidamente motivado sobre cada una de las excepciones conforme a la sana crítica, con objetividad e imparcialidad, luego de valorar todos los datos y elementos existentes, que fueron rechazados con la debida fundamentación; con relación a la errónea aplicación de la ley sustantiva, se concretó a señalar que la acusada apelante no indicó de manera objetiva la aplicación que se pretende, tampoco fundamentó debida y separadamente cada violación; ello, sin observar ni estudiar el recurso de alzada. Invoca en calidad de precedentes contradictorios, invoca las SSCC 0123/2001-R, 0798/2007-R, 0752/2002-R, 1369/2001, 0577/2004-R de 15 de abril; y los Autos Supremos 472 de 8 de diciembre de 2005, 14 de 26 de enero de 2007, 122 de 24 abril de 2006, 702 de 24 de noviembre de 2004 y 417 de 19 de agosto de 2003, que estarían referidos a que la falta de fundamentación provoca defectos absolutos, incursos en los arts. 370 inc. 5) en relación al 169 inc. 3), ambos del CPP.


III. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por las Cortes Superiores de Justicia (actualmente Tribunales Departamentales), que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de Tribunales análogos o del máximo Tribunal de Justicia en la materia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como atribución, que este órgano desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i) Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia (ahora Tribunal Supremo) o Autos de Vista pronunciados por Cortes Superiores de Distrito (ahora Tribunales Departamentales de Justicia); los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii)Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la Sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


De la revisión de antecedentes, se tiene que el presente recurso de casación fue presentado dentro del plazo de cinco días y ante la Sala que lo dictó, teniendo en cuenta que el imputado fue notificado con el Auto de Vista impugnado el 4 de enero de 2011 (fs. 546), presentando su recurso el 10 del mismo mes y año; cumpliendo con lo preceptuado por el art. 417 del CPP relativo al plazo.


En cuanto al motivo denunciado por la recurrente, el mismo que, para fines pedagógicos, fue distinguido en cinco incisos, debe ser analizado a partir de lo señalado en cada uno de ellos, separándolos en tres grupos, a saber:


El inciso a) Referido a que la Sentencia de mérito incurrió en insuficiente fundamentación, vulnerando sus derechos a la defensa, al debido proceso y a la presunción de inocencia, dado que a tiempo de resolver las excepciones de prejudicialidad y litispendencia, interpuestas por la ahora impugnante durante el juicio oral, las que, a decir de la recurrente, fueron rechazadas bajo el argumento que ya fueron conocidas en su momento por el órgano jurisdiccional, remitiéndose a una Sentencia dictada anteriormente; empero, que luego fue anulada en alzada. Con relación a lo cual, corresponde señalar que, conforme establece la normativa que regula los medios impugnatorios, para la revisión excepciones resueltas en la tramitación del proceso penal, se tiene previsto el recurso de apelación incidental, del que surge una decisión definitiva, cuando menos en la vía ordinaria, sin que el recurso de casación sea un medio idóneo para examinar lo resuelto por el Tribunal de alzada, estando la competencia del Tribunal Supremo de Justicia delimitada a los casos previstos expresamente por ley, en tal sentido, este motivo resulta inadmisible.


En el inciso b) se denuncia la presunta inobservancia y errónea aplicación de la ley sustantiva en la Sentencia, prevista por el art. 370 inc. 1) del CPP, porque a criterio de la recurrente, se la condenó sin haberse fundamentado adecuadamente sobre la determinación circunstanciada de los elementos constitutivos de los ilícitos acusados, en su conducta; sin demostrarse la culpa y mucho menos el dolo, como tampoco la autoría ni la tenencia del vehículo que implique una obligación de entregar o devolver el mismo. Extremos con relación a los cuáles, añade  que el Auto de Vista se concretó a señalar que la apelante no indicó de manera objetiva la aplicación que pretendía, como tampoco fundamentó debida y separadamente cada violación; lo que provocaría defectos absolutos incursos en los arts. 370 inc. 5) en relación al art. 169 inc. 3), ambos del CPP; sobre este reclamo, la recurrente invoca los Autos Supremos 472 de 8 de diciembre de 2005, 14 de 26 de enero de 2007, 122 de 24 abril de 2006, 702 de 24 de noviembre de 2004 y 417 de 19 de agosto de 2003, que estarían referidos a que la falta de fundamentación de los fallos, provoca defectos absolutos; afirmando que el Tribunal de alzada ingresó en contradicción con los citados precedentes; por cuanto, le respondió de manera general a su impugnación bajo el argumento que no motivó separadamente cada violación; a criterio de la apelante, sin estudiar ni observar el recurso de alzada; en tal sentido, se demuestra el cumplimiento de la carga argumentativa para la verificación de contradicción por este Tribunal y de lo exigido por los arts. 416 y 417 del CPP; por lo que, el presente motivo resulta admisible.


Con referencia a las Sentencias Constitucionales invocadas como precedentes contradictorios; debe recordarse que, conforme dispone el art. 416 del CPP, sólo los Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia y los Autos Supremos dictados en recursos de casación por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia, que sienten o ratifiquen doctrina legal, son considerados precedentes contradictorios; consiguientemente, cualquier pretensión de hacer valer una Sentencia Constitucional como precedente contradictorio en la jurisdicción ordinaria, no es atendible.


Finalmente, en lo que respecta a los incisos c), d) y e), los tres que denuncian expresamente defectos de la Sentencia de mérito que hubieren sido denunciados en la apelación restringida, consistentes en la insuficiente y contradictoria fundamentación, así como valoración defectuosa de la prueba al no habérsele otorgado valor a la declaración testifical de Marco Antonio Rondón Acosta; como que tampoco se tiene certeza sobre la posesión del vehículo por parte de la imputada ni que ésta hubiera tenido la intención de apropiarse del mismo; y que no se fundamentó con relación a la sanción dispuesta, conforme a las reglas establecidas en los arts. 37 y 38 del CP.


Previo al análisis de las denuncias contenidas en los incisos c), d) y e) del motivo en estudio, resulta necesario revisar la naturaleza jurídica del recurso de casación, el cual se encuentra reservado; primero, para la revisión de presuntas erróneas aplicaciones de la ley por parte de los tribunales de instancia; segundo, para la unificación de criterios jurisprudenciales a efectos de asegurar el ejercicio efectivo del derecho a la igualdad; y tercero, para garantizar el respeto de los derechos fundamentales y/o garantías constitucionales; en aquellos casos en los que, el Tribunal de alzada no hubiere reparado los agravios señalados y fundamentados por el recurrente a tiempo de plantear su recurso de apelación restringida; por esa razón, para su procedencia, el impugnante está constreñido a invocar el precedente contradictorio pertinente.


Ahora bien, existen requisitos indispensables que deben ser cumplidos a tiempo de la presentación del recurso de casación; entre ellos, que sea formulado en términos claros, concretos y precisos, demostrando la contradicción existente entre el precedente invocado y el Auto de Vista que a criterio del recurrente, le causa agravio; ello en virtud a que se trata de una fase en la que se considera la legalidad en la emisión del Auto de Vista que resuelve un recurso de apelación restringida; consiguientemente, lo correcto debe ser que el recurrente precise en qué aspecto el Tribunal de alzada incurrió en contradicción al momento de la emisión del Auto de Vista del cual se recurre respecto de la jurisprudencia legal establecida y no pretender retrotraer etapas procesales pretendiendo se realice la revisión de hechos y pruebas cuando se tiene claramente establecido que el recurso de casación es de puro derecho.


Subsumiendo las denuncias de los tres incisos precitados a los requisitos exigidos, es posible determinar que todas ellas, se refieren a aspectos que se produjeron durante la etapa de juicio y se materializaron presuntamente en la Sentencia de mérito. Con relación a lo cual, se debe dejar claramente establecido que no resulta razonable pretender que se realice un nuevo control de legalidad de dicho fallo dentro de una etapa procesal que no se encuentra reservada para ello, puesto que la misma ya fue objeto de análisis por parte del Tribunal de alzada, en todo caso, corresponde a los recurrentes cumplir con la carga de realizar una fundamentación de forma objetiva, identificando expresamente cuáles son los actos procesales que provocaron la presunta vulneración legal; pero, siempre con relación al Auto de Vista emitido a tiempo de resolver la apelación restringida y no así la Sentencia de mérito; en consecuencia, puesto que no es posible legalmente, retozar etapas y menos utilizar un instituto jurídico desnaturalizando su verdadero alcance y objetivo; no resulta coherente, el planteamiento del recurso de casación mediante la reiteración de los mismos puntos reclamados a tiempo de la formulación de la apelación restringida, en atención a su diferente finalidad.


El extremo señalado precedentemente demuestra que la impugnante no cumplió los requisitos mínimos que permitan su admisibilidad en cuanto a los incisos c), d) y e) del motivo analizado, puesto que reclama aspectos relacionados a la primera fase del proceso penal como es el juicio oral y las actuaciones del Juez de Sentencia, omitiendo demostrar que los agravios denunciados y descritos en este motivo se refieren al fallo de alzada y que los errores denunciados fueron cometidos por los Vocales que resolvieron el recurso de apelación restringida.


Por tanto, los extremos señalados, demuestran que los incisos que se analizan, no se encuentran sustentados con la argumentación mínima necesaria de hechos considerados como ilegales, pues la simple reiteración de los argumentos empleados a tiempo de plantear el recurso de apelación restringida, que ya fueron considerados por las instancias competentes, sin precisar ni establecer de qué manera, la resolución dictada por los Vocales a tiempo de resolver el recurso de alzada, hubiera incurrido en contradicción con el precedente o bien habría infringido derechos fundamentales y/o garantías constitucionales, por consiguiente, no es admisible el tratamiento de fondo del agravio que se analiza, por incumplimiento de los requisitos detallados en los arts. 416 y 417 del CPP.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLE, el recurso de casación interpuesto por Blanca Luz Acosta de Rondón, de fs. 548 a 552; únicamente con relación al inc. b) del motivo denunciado; asimismo, en cumplimiento del mencionado artículo en su segundo párrafo, dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas; el Auto de Vista 725/10 de 2 de diciembre de 2010, de fs. 543 a 545 vta., así como la presente Resolución.


Regístrese, hágase saber y cúmplase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrada Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA