TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 471/2015-RA-L

Sucre, 13 de agosto de 2015


Expediente        : La Paz 22/2011

Parte Acusadora        : Héctor José Tapia Cortez

Parte Imputada        : Antonio Cecilio Mercado Luján

Delito                : Cheque en Descubierto


RESULTANDO


Por memorial presentado el 27 de enero de 2011, cursante de fs. 276 a 282, Antonio Cecilio Mercado Luján, interpone recurso de casación, impugnando el Auto de Vista 707/10 de 27 de noviembre de 2010, de fs. 272 a 274, pronunciado por la Sala Penal Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso penal seguido por Dafne Portanda Larrea en representación legal de Héctor José Tapia Cortez contra el recurrente, por la presunta comisión del delito de Cheque en Descubierto, previsto y sancionado por el art. 204 del Código Penal (CP).


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


  1. En mérito a la acusación particular presentada por Héctor José Tapia Cortez (fs. 7 a 9), una vez concluida la audiencia de juicio oral, el Juez Tercero de Sentencia de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, pronunció la Sentencia 03/2010 de 4 de febrero (fs. 185 a 188), por la que declaró al imputado, Antonio Cecilio Mercado Luján, autor de la comisión del delito de Cheque en Descubierto, previsto y sancionado por el art. 204 del CP, condenándole a sufrir la pena de tres años de reclusión a cumplirse en el penal de San Pedro de la ciudad de La Paz, más multa de cincuenta días a Bs. 10.- (diez bolivianos) por día, con costas y daños a calificar en ejecución de Sentencia.


  1. Contra la referida Sentencia, Antonio Cecilio Mercado Luján, interpuso recurso de apelación restringida (fs. 208 a 210 vta.), resuelto por Auto de Vista 707/10 de 27 de noviembre de 2010 (fs. 272 a 274) dictado por la Sala Penal Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, que declaró improcedentes las cuestiones planteadas en el recurso; y en consecuencia, confirmó la Resolución apelada.


  1. Notificado el recurrente con el mencionado Auto de Vista el 20 de enero de 2011 (fs. 275), interpuso recurso de casación el 27 del mismo mes y año, el cual es objeto del presente análisis de admisibilidad.


II. DE LOS MOTIVOS DE LOS RECURSOS DE CASACIÓN


De la revisión del memorial del recurso de casación, se extraen los siguientes motivos:


  1. Alega que el Tribunal de alzada, sólo resolvió dos de los tres agravios expuestos en el recurso de apelación restringida: a) Sobre la denuncia de falta de fundamentación de la Sentencia, el Auto de Vista refiere que dicho fallo estaría debidamente motivado, sin hacer referencia a los argumentos reclamados en la apelación, como son que el Juez de Sentencia no se pronunció sobre los alegatos realizados por la defensa; lo que resulta altamente lesivo teniendo presente que ese fue el único mecanismo de defensa que fue utilizado en juicio para oponerse a la pretensión punitiva del acusador particular; y, b) Afirma que se habrían valorado todas las pruebas producidas en juicio y que el mismo es el resultado de la convicción razonada del Juez, y que cumplió los requisitos establecidos en el art. 360 del Código de Procedimiento Penal (CPP), cuando por su parte, no se presentó ninguna prueba de descargo; puesto que la defensa se focalizó en los alegatos razonados en base a principios de la lógica, expuestos para develar la inexistencia del delito en su conducta; dado que al no existir ilícito en su accionar no es posible probar lo evidente.


Señala que sobre ambos extremos, la Sala Penal omitió pronunciarse, incurriendo en incongruencia omisiva, por la falta de absolución de todos los puntos propuestos como defectos, en el recurso de apelación restringida. Invoca en calidad de precedentes contradictorios, los Autos Supremos 256 de 26 de julio de 2006, 356 de 26 de junio de 2009 que estarían referidos a la obligación del Tribunal de alzada de responder de manera fundada a cada uno de los puntos apelados.


  1. Agrega que en el escrito de apelación restringida, hizo evidente el defecto de la Sentencia, consistente en declarar la existencia de dolo, en el hecho material de haber girado el cheque, como si ese acto pueda ser considerado como delictivo, cuando en realidad el sólo hecho del giro del documento, no constituye delito, por ende, no puede declararse que concurre el dolo, puesto que la consumación del delito está en la falta de pago, posterior a la intimación del mismo; es decir, dentro de las setenta y dos horas. Aspecto que no fue resuelto correctamente por la Sala de alzada, puesto que sólo reitera lo referido en la Sentencia, de que el dolo se encuentra en el giro del cheque, basado en una descripción de la hipótesis propuesta por la parte acusadora. Cita el Auto Supremo 289/2002, glosando su doctrina legal aplicable.


Refiere que las contradicciones anotadas vulneran su derecho a la defensa, al principio de legalidad por no haber considerado que el cheque entregado como pago o como garantía de un crédito, es un hecho delictivo cometido por ambas partes, tanto por el acreedor como por el deudor, por ello no se debe resolver en la vía penal; sino, en un juicio ejecutivo. Razonamiento expuesto en el Auto Supremo 028 de 4 de febrero de 2010.


  1. Señala que la negativa injustificada a su solicitud de audiencia de fundamentación de la apelación restringida, solicitada expresamente por su parte, violó su derecho a la defensa y contradijo a lo estimado en el Auto Supremo 372/2004 de 22 de junio de 2004.


III. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por las Cortes Superiores de Justicia (actualmente Tribunales Departamentales), que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de Tribunales análogos o del máximo Tribunal de Justicia en la materia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como atribución, que este órgano desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i) Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii) Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia (ahora Tribunal Supremo) o Autos de Vista pronunciados por Cortes Superiores de Distrito (ahora Tribunales Departamentales de Justicia); los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii)Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la Sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


De la revisión de antecedentes, se tiene que el presente recurso de casación fue presentado dentro del plazo de cinco días y ante la Sala que lo dictó, teniendo en cuenta que el imputado fue notificado con el Auto de Vista impugnado el 20 de enero de 2011 (fs. 275), presentando su recurso el 27 del mismo mes y año; cumpliendo con lo preceptuado por el art. 417 del CPP relativo al plazo.


Cabe hacer notar que mediante Decreto Supremo 0405 de 20 de enero de 2010, el 22 de enero de cada año, se declaró feriado nacional, por el recordatorio del aniversario de la Fundación del Estado Plurinacional de Bolivia, fecha que no se computó para el cálculo del plazo otorgado por la normativa precitada, para la presentación del presente recurso.


En cuanto al primer motivo denunciado por el recurrente, en el que reclama que el Auto de Vista impugnado sólo respondió a dos de los tres agravios denunciados en su apelación restringida, a saber: a) Ante el reclamo sobre falta de pronunciamiento de sus alegatos en la Sentencia, el Tribunal de alzada, le respondió afirmando que dicho fallo se encuentra debidamente motivado, sin referirse a lo expresamente reclamado; y, b) Afirmó que se habrían valorado todas las pruebas producidas en juicio, sin tener presente que por su parte, no presentó prueba de descargo alguna, puesto que su defensa se centró precisamente en los alegatos. El impugnante identificó los precedentes supuestamente contrariados por el Auto de Vista impugnado, realizando una contrastación adecuada entre la doctrina legal contenida en los Autos Supremos 256 de 26 de julio de 2006 y 356 de 26 de junio de 2009, que estarían referidos a la obligación del Tribunal de alzada de responder de manera fundada a cada uno de los puntos apelados y el fallo impugnado, viabilizando su recurso de casación con relación al agravio que se analiza.


En el segundo motivo se impugna que ante la denuncia sobre defecto de la Sentencia, en vista a que en dicho fallo se declaró la existencia de dolo, sólo por el hecho de haber girado el cheque, cuando dicho acto en sí no constituye delito; sino, que se consuma setenta y dos horas después de la intimación de pago, el Auto de Vista no resolvió correctamente, al contrario, se limitó a reiterar los argumentos del fallo de mérito, afirmando que el dolo se encuentra en el giro del cheque, basado en la descripción de la hipótesis propuesta por la parte acusadora. El recurrente, cumple con la carga argumentativa necesaria que demuestra la probable contradicción entre los fundamentos del Auto de Vista con la doctrina legal aplicable contenida en el Auto Supremo 028 de 4 de febrero de 2010, sosteniendo que ello vulnera sus derechos a la defensa y a la legalidad, puesto que en el mismo, se determina que el cheque entregado como pago o garantía de un crédito constituye un hecho delictivo cometido por ambas partes y debe ser resuelvo en un juicio ejecutivo y no por la vía penal. Argumentos necesarios que permitirán a este Tribunal realizar el estudio de contrastación a efectos de verificar o no, los puntos denunciados. Por lo que, el presente motivo resulta admisible.


Se aclara que el Auto Supremo 089/2002 no será tomado en cuenta a tiempo de la resolución de fondo, dado que, no obstante no habérselo identificado de manera adecuada al omitir la fecha de emisión; sin embargo, de la revisión de la base de datos se tiene que el mismo no contiene doctrina legal aplicable, al tratarse de un fallo supremo que declara infundado el recurso de casación.


El tercer motivo referido a la negativa de parte del Tribunal de apelación de señalamiento de audiencia de fundamentación de la apelación restringida, pese a su expresa solicitud que violó su derecho a la defensa y contradijo lo establecido en el Auto Supremo 372/2004 de 22 de junio. Adjunta igualmente el precedente contradictorio pertinente; demostrando la probable contradicción entre lo resuelto en apelación y la doctrina invocada. Lo que permite ingresar al fondo de lo denunciado.


De lo relatado se advierte cumplimiento de los arts. 416 y 417 del CPP, puesto que, como se demostró, en cada motivo se invocaron los precedentes contradictorios que permiten efectuar la labor de contraste entre ellos y el Auto de Vista recurrido, deviniendo todos los agravios en admisibles por cumplimiento de los requisitos exigibles. Consiguientemente, por las razones expuestas precedentemente, esta Sala se encuentra en la obligación de abrir su competencia para ingresar al análisis de fondo de lo demandado, respecto de los agravios denunciados.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Antonio Cecilio Mercado Luján, cursante de fs. 276 a 282; asimismo, en cumplimiento del mencionado artículo en su segundo párrafo, dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas, el Auto de Vista 707/10 de 27 de noviembre de 2010, cursante de fs. 272 a 274, así como el presente Auto Supremo.


Regístrese, hágase saber y cúmplase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrada Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA