TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 418/2015-RA-L

Sucre, 04 de agosto de 2015


Expediente                : Cochabamba 154/2010

Parte Acusadora        : Wackenhut Bolivia S.A.

Parte Imputada        : Marcelo Antonio Tapia Barrera

Delitos                : Apropiación Indebida y otro


RESULTANDO


Por memorial presentado el 31 de agosto de 2010, cursante de fs. 145 a 147, Marcelo Antonio Tapia Barrera, interpone recurso de casación, impugnando el Auto de Vista 43/2010 de 13 de marzo, de fs. 138 a 140, pronunciado por la Sala Penal Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, dentro del proceso penal seguido por Wackenhut Bolivia S.A. representada legalmente por Iván Arzabe Ascarrunz y Rodolfo Antelo Garrido, contra el recurrente, por la presunta comisión de los delitos de Apropiación indebida y abuso de confianza, previstos y sancionados por los arts. 345 Y 346 del Código Penal (CP), respectivamente.


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:

  1. En mérito a la acusación particular (fs. 8 a 10), una vez desarrollada la audiencia de juicio oral y público, por Sentencia 04/2008 de 3 de mayo (fs. 83 a 88), el Juez Primero de Sentencia de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, declaró al imputado Marcelo Antonio Tapia Barrera, autor de la comisión del delito de Apropiación indebida y abuso de confianza, tipificados y sancionados por los arts. 345 Y 346 del CP, imponiéndole la pena privativa de libertad de tres años de reclusión, con costas y el resarcimiento del daño civil a favor de la víctima o empresa acusadora particular, averiguables en ejecución de Sentencia.

  1. Contra la mencionada Sentencia, el imputado Marcelo Antonio Tapia Barrera formuló recurso de apelación restringida (fs. 117 a 121 vta.), resuelto por Auto de Vista 43/2010 de 13 de marzo dictado por la Sala Penal Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba; quien, declaró improcedente el referido recurso; y, confirmó la Sentencia apelada.


  1. Notificado el recurrente con el Auto de Vista impugnado, el 25 de agosto de 2010 (fs. 143), y el 31 del mismo mes y año, interpuso recurso de casación, sujeto al presente examen de admisibilidad. 

II. DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN

Del memorial de fs. 145 a 147, se extraen los siguientes motivos:


Como primer motivo, el recurrente denuncia ante el Tribunal de alzada, que la Sentencia del Juez de mérito fue basado entre otras cosas en la inobservancia o errónea aplicación de la Ley Sustantiva y la misma es insuficiente; empero, a criterio de los Vocales, los elementos probatorios judicializados por la acusación particular son suficientes para demostrar más allá de la duda razonable la autoría del recurrente, argumentos que estuvieron basados en facturas cobradas y una supuesta disposición arbitraria de esos dineros, que en el caso de autos, se dio una interpretación o razonamiento errado por el órgano jurisdiccional, que entre los elementos constitutivos del tipo penal Abuso de Confianza, se requieren de los elementos constitutivos del tipo como ser el dolo, que en el presente caso no existió.

Como segundo motivo, denuncia el recurrente que en la apelación restringida, existió valoración defectuosa de la prueba y que las reglas de la sana crítica no fueron aplicadas correctamente; por lo que, al Tribunal de apelación, al detectar estos errores le correspondía pronunciarse al respecto, de manera fundada; empero, no lo hicieron, vulnerando así la normativa legal vigente en los arts. 124, 173, 359 y 370 inc.6) del Código de Procedimiento Penal (CPP), en consecuencia aplicar el art. 413 del mismo cuerpo legal.


Como tercer motivo denuncia que el Tribunal de alzada, al declarar improcedente la apelación restringida y confirmar la Sentencia, violó el derecho a la defensa y el debido proceso, alejándose de la línea jurisprudencial, sosteniendo, que cuando la prueba es insuficiente y genera duda razonable en el juzgador, es aplicable el principio in dubio pro reo, ya que a criterio del recurrente,  un indicio no puede fundamentar por sí solo una Sentencia condenatoria; sobre este agravio invoca el Auto Supremo 97 de 01 de abril de 2005.


Cabe hacer notar que, el recurrente en el otrosí primero de su recurso de casación señala como precedentes contradictorios los Autos Supremos 223 de 28 de marzo de 2007, que haría referencia sobre la errónea valoración de la prueba, 221 de 7 de junio de 2006, que estaría referido sobre el principio de legalidad en la correspondencia de la conducta en el tipo penal, 67 de 27 de enero de 2006, que haría referencia sobre la introducción al elemento de la tipicidad en la teoría del delito, 369 de 05 de abril de 2007 que referiría que la duda razonable en el proceso inviabiliza dictar Sentencia condenatoria y 97 de 01 de abril de 2005 que versaría sobre la insuficiencia de la prueba por Duda Razonable, aplicación del in dubio pro reo.


III. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por las Cortes Superiores de Justicia (actualmente Tribunales Departamentales), que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de Tribunales análogos o del máximo Tribunal de Justicia en la materia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como atribución, que este órgano desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i) Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii) Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia (ahora Tribunal Supremo) o Autos de Vista pronunciados por Cortes Superiores de Distrito (ahora Tribunales Departamentales de Justicia); los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii) Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la Sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


En el presente caso, se establece que el 25 de agosto de 2010, el recurrente fue notificado con el Auto de Vista impugnado y el 31 del mismo mes y año, formuló el presente recurso de casación; es decir, dentro del plazo de cinco días hábiles siguientes a su legal notificación, cumpliendo el requisito temporal previsto por el art. 417 del CPP.


Como primer motivo, el recurrente sostiene haber denunciado ante el Tribunal de alzada, que el Juez de Sentencia incurrió en inobservancia o errónea aplicación de la ley sustantiva; empero, los Vocales declararon que eran suficientes para demostrar la autoría del imputado, sin observar que para la configuración del tipo penal de Abuso de Confianza se requieren del dolo y otros elementos, que en el caso de autos no existió; se advierte que no invoca precedente contradictorio; y en consecuencia, no cumple con la carga procesal de exponer en qué consiste la contradicción en que habría incurrido el Auto de Vista impugnado, en los términos exigidos por el art. 417 del CPP, impidiendo a este Tribunal hacer la labor encomendada por ley.


Del segundo motivo, se puede deducir que denuncia la falta de fundamentación en que habría incurrido el Tribunal de apelación, al no haberse pronunciado fundadamente sobre la denuncia ante el Juez de mérito, de la mala valoración de las pruebas, contraviniendo los arts. 124, 173, 359 y 370 inc.6) del CPP; se constata que el recurrente no cumplió con su obligación de invocar los precedentes presuntamente contradictorios al Auto de Vista impugnado y menos explicó en qué consistiría la contradicción, de la manera que disponen los arts. 416 y 417 del CPP, presupuestos que permiten a este Tribunal, en virtud a la competencia que le asigna la ley, ingresar al análisis de fondo del recurso y en su caso enmendar posibles errores y omisiones cometidas por el Tribunal de apelación, requisitos ineludibles para decretar la admisibilidad del recurso, cuya inobservancia determina que el recurso devenga en inadmisible.


Como tercer motivo denuncia que el Tribunal de alzada, al declarar improcedente la apelación restringida y confirmar la Sentencia, violó el derecho a la defensa y al debido proceso, alejándose de la línea jurisprudencial, sosteniendo, que cuando la prueba es insuficiente y genera duda razonable en el juzgador, es aplicable el principio in dubio pro reo, ya que a criterio del recurrente,  un indicio no puede fundamentar por sí solo una Sentencia condenatoria; la generalidad expositiva en la que se incurre en el recurso de casación relacionada a la conclusión arribada por el Tribunal de alzada, impide realizar un mayor análisis del motivo, por ser genérico y no explicar de qué forma el Tribunal de apelación no respondió al agravio denunciado o si lo hizo, no mereció una respuesta fundamentada, o si la misma fue contradictoria a la doctrina establecida en el precedente invocado, tampoco identifica los criterios de razonabilidad errados y porqué estaban errados, no precisa si el Auto de Vista, que es la Resolución que es impugnada mediante el presente recurso de casación, ha provocado agravios en sus derechos o garantías ante la inobservancia o errónea aplicación normativa, equivocando de esta manera la forma adecuada de plantear su recurso, abordando los agravios de la Sentencia y olvidando que este recurso procede contra Autos de Vista que hubieren infringido normas legales o en su caso derechos o garantías, pues incluso se limita a invocar y transcribir parcialmente el Auto Supremo 97 de 01 de abril de 2005 en calidad de precedente, sin establecer en forma precisa cuál la contradicción existente con la Resolución recurrida en casación, teniendo en cuenta que este requisito resulta ineludible para decretar la admisibilidad del recurso, pues su cumplimiento permite el análisis de contradicción a efectuarse en una Resolución de fondo. De lo expuesto, se concluye que este Tribunal no puede ingresar al análisis de fondo del presente motivo.


En cuanto a los Autos Supremos 223 de 28 de marzo de 2007, que haría referencia sobre la errónea valoración de la prueba, 221 de 7 de junio de 2006, que estaría referido sobre el principio de legalidad en la correspondencia de la conducta en el tipo penal, 67 de 27 de enero de 2006, que haría referencia sobre la introducción al elemento de la tipicidad en la teoría del delito, 369 de 05 de abril de 2007, que referiría, que la duda razonable en el proceso inviabiliza dictar Sentencia condenatoria y 97 de 01 de abril de 2005 que versaría sobre la insuficiencia de la prueba por Duda Razonable, aplicación del in dubio pro reo; citados en la parte del otrosí primero del recurso; tampoco son tomados en cuenta, pues la recurrente se limitó a su enunciación, sin que se observe el trabajo de explicación de contradicción que exige la ley para posibilitar la admisión del recurso de casación, no bastando la simple mención de precedentes; sino, lo que correspondía era explicar por qué considera que el Auto de Vista impugnado contradijo el contenido doctrinal de dichos precedentes, para que con esos insumos, este Tribunal pueda ingresar a verificar si el reclamo es evidente o no, resultando también en inadmisible este motivo.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara INADMISIBLE el recurso de casación, de fs. 145 a 147 interpuesto por Marcelo Antonio Tapia Barrera.


Regístrese, hágase saber y devuélvase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrada Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA