TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 346/2015-RA-L

Sucre, 06 de julio de 2015


Expediente                : Santa Cruz 121/2010        

Parte Acusadora        : Ministerio Público y otro

Parte Imputada        : Jorge Percy Boland España y otros

Delitos        : Sabotaje y otros


RESULTANDO


Por memorial presentado el 08 de junio de 2010, cursante de fs. 1786 a 1791, Alfonso Saavedra Bruno en representación de BOLPET S.R.L., interpone recurso de casación impugnando el Auto de Vista 28/2010 de 22 de marzo, de fs. 1765 a 1769, pronunciado por la Sala Penal Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público y el recurrente contra Jorge Percy Boland España, Alfredo Guzmán Bedoya, Mauricio Eduardo Murillo Maldonado, Pedro Roberto Ricardo Linale Urioste y José Auad Lema, por la presunta comisión de los delitos de Sabotaje, Extorsión, Falsedad Material, Falsedad Ideológica, Uso de Instrumento Falsificado, Estafa, Negociaciones incompatibles con el ejercicio de Funciones Públicas, Resoluciones Contrarias a la Constitución Política del Estado y las Leyes, Mandato Indebido y Complicidad, previstos y sancionados por los arts. 198, 199, 203, 333, 335, 232, 150, 153, 175 y 23 del Código Penal (CP), respectivamente.


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


  1. En mérito a la acusación fiscal (fs. 75 a 85) y particular presentado por Alfonso Saavedra Bruno en representación de BOLPET S.R.L. (fs. 98 a 122  vta.), una vez concluida la audiencia de juicio oral, el Tribunal Sexto de Sentencia y Sustancias Controladas de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, pronunció la Sentencia 9/2009 de 07 de septiembre (fs. 1348 a 1388 vta.), por la que declaró los imputados Jorge Percy Boland España y Alfredo Guzmán Bedoya, absueltos de la comisión del delito de Sabotaje; al imputado Mauricio Eduardo Murillo Maldonado absuelto de la comisión de los delitos de Mandato Indebido, Falsedad de Documento Privado, Uso de Instrumento Falsificado y Extorsión en concurso real; a Pedro Roberto Ricardo Linale Urioste absuelto de la comisión de los delitos de  Falsedad de Documento Privado, Uso de Instrumento Falsificado y Encubrimiento de Mandato Indebido, Sabotaje, Falsedad Ideológica, Mandato Indebido en grado de complicidad y Extorsión en concurso real, y; a José Auad Lema  absuelto de la comisión de los delitos de Uso indebido de Influencias, Extorsión en grado de complicidad, Negociaciones incompatibles con el Ejercicio de Funciones Públicas , Resoluciones contrarias a la Constitución y las Leyes y Extorsión, delitos  previstos y sancionados por los arts. 198, 199, 203, 335, 232, 150, 153, 175, 333 y 23 del CP, por prueba insuficiente que demostrara la comisión de alguno de los delitos denunciados; con costas a la parte querellante a ser tasadas en ejecución de Sentencia.

  1. Contra la referida Sentencia, Alfonso Saavedra Bruno en representación de BOLPET S.R.L., interpuso recurso de apelación restringida (fs. 1437 a 1446); resuelto por Auto de Vista 28/2010 de 22 de marzo (fs. 1765 a 1769), emitido por la Sala Penal Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, que declaró admisible e Improcedente la apelación restringida y, en consecuencia, confirmó la Sentencia. Ante la solicitud de Complementación y Enmienda (fs. 1771), mediante Auto de 11 de abril de 2010 se complementó el Auto de Vista señalando la imposición de costas al acusador particular a ser reguladas por el Tribunal de origen; declarándose No ha lugar la explicación solicitada por el representante de BOLPET S.R.L.


  1. Notificado el recurrente Alfonso Saavedra Bruno en representación de BOLPET S.R.L. con el mencionado Auto de Vista el 01 de junio de 2010 (fs.1773 vta.) y con el Auto de Complementación el 29 de mayo de 2010, interpuso recurso de casación el 08 de junio del citado año, el cual es objeto del presente análisis de admisibilidad.

 

II.  DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN


De la revisión del recurso de casación, se extraen los siguientes motivos:


1)        A manera de preámbulo, refiere que el Auto de Vista lesiona sus derechos procesales vulnerando normas sustantivas y adjetivas por no considerar los defectos de la Sentencia denunciados en su apelación restringida. Como primer defecto de la Sentencia alega: a) Ruptura de los principios de inmediación y continuidad debido a la suspensión de la audiencia de juicio por lapsos mayores al previsto por el art. 336 del Código de Procedimiento Penal (CPP), señalando al efecto varias fechas de suspensión de la referida audiencia de juicio que a criterio del recurrente- constituyen el defecto previsto por el art. 169 inc. 3) del CPP, por violentarse el debido proceso e inobservancia de los arts. 115 y 180 de la Constitución Política del Estado (CPE). Citando como precedente contradictorio la Sentencia Constitucional 1177/2004-R de 30 de junio, que alude los principios de inmediación, continuidad y celeridad del juicio oral y cumplimiento del art. 334 del CPP, referidos al desarrollo del juicio de manera continua y durante todos los días hábiles cuya suspensión estará supeditada a los casos previstos en el código, argumenta que el Auto de Vista resulta contradictorio a la ratio decidendi del mismo;        b) El segundo defecto inobservado por el Auto de Vista, constituye la determinación del tribunal de juicio de resolver junto con la Sentencia, los incidentes de exclusión probatoria y extinción de la acción (acta de 20 de noviembre de 2007), que debieron ser resueltas con carácter previo a dictarse el fallo conforme el art. 308 del CPP; sin embargo, respecto a la exclusión de las pruebas de descargo, concluidos el debate y la deliberación, el 07 de septiembre de 2007, se dictó el veredicto absolutorio sin resolverse los citados incidentes, señalándose en su parte final de manera “amañada”, que los mismos fueron resueltos durante el juicio, cuando en verdad su resolución fue diferida junto con la Sentencia; más aún, la excepción de extinción planteada por su parte lleva fecha de 9 de septiembre de 2009  (fs. 1541) que demuestra su pronunciación posterior a la sentencia, constituyendo un defecto previsto por el art. 169 inc. 3) del CPP, por emitirse una Sentencia inobservando las normas procesales precedentemente señaladas, vulnerando el debido proceso contemplados en los arts. 115.II y 180 de la CPE. Añade que la Sentencia Constitucional 0100/2006-R de 25 de enero, estableció que las excepciones son de previo y especial pronunciamiento; por cuanto, su resolución posterior por el Tribunal de juicio y que no mereció respuesta por los de alzada, plasma la contradicción entre el Auto de Vista y la citada Sentencia Constitucional; c) Como tercer defecto de la Sentencia, argumenta que denunció actividad procesal defectuosa en razón a que, después de la dictación de la parte resolutiva de la Sentencia el 7 de septiembre de 2009, se señaló como fecha de lectura el 10 del mismo mes y año; empero, no se instaló el acto ni se dio la lectura a la Sentencia, no constando el acta donde señale los sujetos procesales presentes; asimismo, por falta de la firma de una Juez ciudadana se le indicó que sería notificado posteriormente, actividad procesal defectuosa que fue reclamada y que aún no cuenta con resolución puesto que el Tribunal de juicio manifestó que la Sentencia se dio por leída, extremo procesal inaceptable conforme el art. 361 del CPP, actuación procesal que violenta la seguridad jurídica y el debido proceso e incurre en el defecto previsto por los arts. 1, 130 y 169 inc. 3) del CPP, con relación a los arts. 361 del CPP y 115 y 180 de la CPE, así como incurrió en pérdida de competencia del Tribunal de juicio por incumplimiento de su lectura íntegra y la notificación con la misma, aspecto contradictorio a lo establecido en el Auto Supremo 131 de 13 de mayo de 2005 SPP; por lo que, correspondía al Tribunal de alzada anular la Sentencia y ordenar su reposición por otro tribunal; sin embargo, también ingresó en contradicción con el referido Auto Supremo, con argumentos forzados que no condicen las cuestiones verdaderas ocurridas. Reforzando su alegato cita la Sentencia Constitucional 1267/2003-R de 27 de agosto.


2)        Alega que la Sentencia incurre en el defecto previsto por el art. 370 inc. 1) del CPP, por inobservancia o errónea aplicación de la ley sustantiva y adjetiva [arts. 363 incs. 2) y 3) del CPP y 232, 175, 199 y 203 del CP], al considerar que ningún delito fue probado cuando existió prueba suficiente, debiendo haberse dictado Sentencia condenatoria. Cita como precedentes contradictorios los Autos Supremos 562 y 646 de la gestión 2004; 88, 101, 370 y 654 de la gestión 2005 que “refieren la repetición del juicio por defectuosa valoración de la prueba” (sic), que no fue considerada por el Tribunal de apelación.


3)        Que la Sentencia incurrió en defectuosa valoración de la prueba [art. 370 inc. 6) del CPP], pese a que en su apreciación conjunta y armónica se evidencia la responsabilidad de los imputados; por cuanto, no se realizó una valoración acorde a las previsiones del art. 173 del CPP; incluso agrega- que se valoró pruebas de descargo (fotocopias), de las cuales se solicitó su exclusión probatoria y se excluyó la prueba pericial a pedido de la parte imputada, cuando la misma debió ser valorada conforme el art. 171 del CPP, a cuyo efecto hizo reserva de apelación incidental que integra a la apelación restringida, invocando como precedentes contradictorios los Autos Supremos 562 y 646 de la gestión 2004 y 88, 101, 370 y 654 de la gestión 2005 que “refieren la repetición del juicio por defectuosa valoración de la prueba” (sic).


4)        Concluye su recurso señalando que el Auto de Vista expresó que su apelación restringida no señalaba las normas vulneradas o erróneamente aplicadas ni cual la aplicación pretendida o que no se separó fundadamente cada violación cuando el recurso técnica y sistemáticamente se encuentra correcto, especificando y fundamentando cada defecto, las leyes infringidas, invocando los precedentes contradictorios y la aplicación pretendida del art. 413 del CPP, en su primer párrafo.

        

III. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la CPE, garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por las Cortes Superiores de Justicia (actualmente Tribunales Departamentales), que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de Tribunales análogos o del máximo Tribunal de Justicia en la materia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como atribución, que este órgano desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i)    Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)  Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia (ahora Tribunal Supremo) o Autos de Vista pronunciados por Cortes Superiores de Distrito (ahora Tribunales Departamentales de Justicia); los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii)  Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la Sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


Sin embargo, existen situaciones de flexibilización de los requisitos de admisibilidad del recurso de casación que permite abrir excepcionalmente la competencia en aquellos casos en los que se denuncie la existencia de graves y evidentes infracciones a los derechos de las partes y que constituyan defectos absolutos no susceptibles de convalidación; posibilidad que se justifica teniendo presente: 1) Que el fin último del derecho es la justicia. 2) La tarea encomendada por ley a este Tribunal de justicia referida precedentemente. 3) La necesidad de precautelar se observen las normas procesales que son de orden público y de cumplimiento obligatorio que prevén no se cometan actos procesales defectuosos, teniendo en cuenta que conforme la disposición contenida en el art. 115.II de la CPE, el Estado garantiza entre otros, los derechos al debido proceso y a la defensa. 4) Las disposiciones relativas a la nulidad de actos procesales.


Este entendimiento, no implica que el recurrente se limite en el recurso de casación a formular una simple denuncia de actividad procesal defectuosa sin la debida fundamentación; por el contrario, en este tipo de situaciones, la parte recurrente deberá formular las denuncias vinculadas a la existencia de defectos absolutos, teniendo como obligación el proveer los antecedentes de hecho generadores del recurso, detallar con precisión la restricción o disminución del derecho o garantía, precisando el mismo y finalmente explicar el resultado dañoso emergente del defecto.


V. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


En el caso de autos, se constata que el recurrente cumple con el primer requisito relativo al plazo para la interposición del recurso de casación; habida cuenta que fue notificada con el Auto de Vista impugnado el 01 de junio de 2010 (fs. 1773 vta.), el 29 de mayo de 2010 con el Auto complementario (fs.1773), no constando la notificación con el Auto de explicación de 04 de junio; por cuanto, se tiene por presentado su recurso de casación de 08 de junio de 2010, dentro del plazo de cinco días previstos por el art. 417 del CPP.


En cuanto a los argumentos del recurso de casación, corresponde verificar el cumplimiento de los requisitos señalados en los arts. 416 y 417 del CPP; es decir, la cita del precedente contradictorio; y, principalmente, la explicación, en términos claros y precisos, referidos a la posible contradicción entre el Auto de Vista impugnado y la doctrina legal aplicable de los precedentes contradictorios, que permitan a éste máximo Tribunal, emitir un pronunciamiento final sobre las cuestiones planteadas; en caso de denuncias de vulneración de derechos y garantías constitucionales, se observará el cumplimiento de los presupuestos de flexibilización contenidos en el acápite III de la presente resolución.


Con relación al primer motivo en sus incisos a) y b) en los cuales alega que el Auto de Vista lesiona sus derechos procesales vulnerando normas sustantivas y adjetivas por no considerar los defectos de la Sentencia denunciados en su apelación restringida como ser la vulneración de los principios de inmediación y continuidad debido a la suspensión de la audiencia de juicio por lapsos mayores al previsto por el art. 336 del CPP; y, la resolución de los incidentes planteados de manera conjunta con la Sentencia; respecto a estos agravios, se evidencia que el recurrente incurre en el error de señalar como precedentes contradictorios las Sentencias Constitucionales 1177/2004-R de 30 de junio y 0100/2006-R de 25 de enero, mismas que, al tenor del art. 416 del CPP, no constituyen precedentes puesto que claramente esta norma señala que el recurso de casación procede para impugnar autos de vista contrarios a otros precedentes dictados por otras Cortes Superiores de Justicia o por la Sala Penal de la Corte Suprema; por cuanto, las Sentencias Constitucionales no pueden ser invocadas como precedentes contradictorios al no encontrarse dentro de las previsiones de la referida norma procedimental; por otra parte, la lesión de sus derechos procesales por vulneración de normas sustantivas y adjetivas por no considerar los defectos de la Sentencia denunciados en su apelación restringida, resultan argumentos genéricos que no señalan con precisión los fundamentos del Auto de Vista que considera lesionan un determinado derecho, no resulta suficiente alegar los defectos de la Sentencia en el entendido que, como se tiene expresado precedentemente, el recurso de casación es un medio de impugnación contra los Autos de Vista, omitiendo el recurrente señalar los antecedentes que generaron el agravio por parte del Tribunal de apelación, si bien alega la violación de los principios de inmediación y continuidad no especifica cómo fueron convalidados por los de alzada, cual la restricción o disminución de éstos, el resultado dañoso emergente de los mismos y su incidencia en la resolución; inobservancia e incumplimiento de los requisitos previstos en los arts. 416 y 417 del CPP y de los supuestos de flexibilización, que impiden a este Tribunal ingresar en su análisis de fondo, deviniendo los incisos  a) y b) del presente motivo en inadmisible.


Respecto al inciso c) donde argumenta que el Tribunal de alzada, con razonamientos erráticos y forzados omite observar la doctrina legal sentada por el Auto Supremo 131 de 13 de mayo de 2005, que fue invocado en su apelación restringida referido a la actividad procesal defectuosa originada por la presunta lectura de la Sentencia en inobservancia del art. 361 del CPP, violentándose la seguridad jurídica, el debido proceso e incurriendo en el defecto previsto por los arts. 1, 130 y 169. 3) del CPP con relación a los arts. 361 del CPP y 115 y 180 de la CPE; sobre este agravio, se advierte que el recurrente, con meridiana claridad establece la presunta contradicción en que incurrió el Auto de Vista con relación a la doctrina legal sentada por el precedente invocado, en ese contexto, corresponde la admisión del motivo por cumplimiento de los requisitos previstos en los arts. 416 y 417 del CPP. Cabe precisar que, como se tiene manifestado, la Sentencia Constitucional 1267/2003-R de 27 de agosto, no puede ser considerada como precedente a efectos de analizar la posible contradicción en que hubiera incurrido el Auto de Vista.


Los argumentos de los motivos segundo y tercero referidos a la errónea aplicación de la norma sustantiva o adjetiva al emitirse una sentencia absolutoria cuando según su criterio- existió prueba suficiente de la comisión de los delitos, defecto previsto por el art. 370 inc. 1) del CPP y la presunta defectuosa valoración de la prueba, defecto previsto por el art. 370 inc. 6) del CPP; como se tiene expuesto en el primer motivo en sus incisos a) y b), el recurrente incurre en los errores de señalar los supuestos defectos de la sentencia de manera directa sin mencionar los fundamentos del Auto de Vista que, con relación a estos motivos, le generan agravios, sea por inobservancia o errónea aplicación de las normas penales o por vulneración de derechos o garantías constitucionales; por otro lado,  si bien invoca los Autos Supremos 562 y 646 de la gestión 2004 y 88, 101, 370 y 654 de la gestión 2005, omite señalar la contradicción del Auto de Vista cuyos fundamentos considere distintos a los asumidos en cada precedente, requisito que se encuentra detallado en los arts. 416 y 417 del CPP que delimita la función nomofiláctica de este máximo Tribunal de Justicia, cual es la de uniformar la jurisprudencia en materia penal, bajo tales parámetros, el motivo deviene en inadmisible. 


En su último motivo, donde el recurrente denuncia que el Auto de Vista no consideró que su recurso de apelación contaba con la técnica y fundamentación recursiva adecuada, resulta un argumento genérico y ambiguo, debido a que no señala cual la violación concreta en que hubiera incurrido el Auto de Vista, que normas fueron inobservadas o erróneamente aplicadas o los derechos o garantías que fueron vulnerados con la resolución impugnada, a cuyo efecto correspondía dar cumplimiento a los requisitos descritos en los arts. 416 y 417 del CPP o los supuestos de flexibilización detallados en el acápite III de la presente Resolución, omisiones que no pueden ser suplidas por este alto Tribunal, por cuanto el motivo deviene en inadmisible.

  

POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLE únicamente el inc. c) del primer motivo del recurso interpuesto por Alfonso Saavedra Bruno en representación de BOLPET S.R.L., cursante de fs. 1786 a 1791; asimismo, en cumplimiento del mencionado artículo en su segundo párrafo, dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas, el Auto de Vista impugnado y el presente Auto Supremo.


Regístrese, hágase saber y cúmplase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrada Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA