TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 336/2015-RA-L

Sucre, 06 de julio de 2015


Expediente        : La Paz 122/2010

Parte Acusadora        : Escarlen Odalis Lora Callejas

Parte Imputada        : Miguel Alejandro Botello Pereira

Delitos        : Despojo y otros


RESULTANDO


Por memorial presentado el 23 de agosto de 2010, cursante de fs. 293 a 298 vta., Escarlen Odalis Lora Callejas, interpone recurso de casación, impugnando el Auto de Vista 51/2010 de 23 de julio, de fs. 288 a 290, pronunciado por la Sala Penal Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso penal seguido por la recurrente contra Miguel Alejandro Botello Pereira, por la presunta comisión de los delitos de Apropiación Indebida, Abuso de confianza y Despojo, previstos y sancionados por los arts. 345, 346 y 351 del Código Penal (CP), respectivamente.


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


  1. En mérito a la acusación pública (fs. 6 a 9), subsanada por memorial (fs. 11 a 14), una vez concluida la audiencia de juicio oral, el Juez Primero de Sentencia de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, pronunció la Sentencia 011/2010 de 20 de abril (fs. 205 a 223), por la que declaró al imputado, Miguel Alejandro Botello Pereira, autor y culpable de la comisión de los delitos de Apropiación Indebida y Abuso de Confianza, previstos y sancionados por los arts. 345 y 346 del CP, imponiéndole la pena de privación de libertad de tres años a cumplir en la penitenciaria de San Pedro de la ciudad de La Paz, más imposición de costas de los gastos originados durante la tramitación del juicio y habilitación de procedimiento para reparación del daño y perjuicio a favor de la víctima, en ejecución de sentencia; y lo absolvió por el delito de Despojo, tipificado por el art. 351 del CP.


  1. Contra la referida Sentencia, la apoderada legal Elsa Guelly Pereira Salazar del acusado Miguel Alejandro Botello Pereira y la querellante Escarlen Odalis Lora Callejas, a su turno, interpusieron recursos de apelación restringida (fs. 248 a 257 y 260 a 263); resueltos por Auto de Vista 51/2010 de 23 de julio (fs. 288 a 290) dictado por la Sala Penal Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, que anuló totalmente la Sentencia apelada, disponiendo la reposición del juicio por otro juez de sentencia.


  1. Notificada la recurrente con el mensionado Auto de Vista el 18 de agosto de 2010 (fs. 291), interpuso recurso de casación el 23 del mismo mes y año, el cual es objeto del presente análisis de admisibilidad.


II. DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN


De la revisión recurso de casación, se extraen los siguientes motivos:


  1. Alega que el Tribunal de alzada, abstrayéndose de lo previsto por la normativa legal vigente, anuló el juicio por supuesta vulneración al principio de continuidad, bajo el argumento que dicho actuado se suspendió en reiteradas oportunidades, sin tener presente que la recargada carga procesal de los jueces unipersonales, impide que puedan dedicar su tiempo a un solo caso, y que las interrupciones no estuvieron sujetas a la voluntad del Juez de Sentencia; sino, obedecieron a la concurrencia de las causales de suspensión, sin que ello implique vulneración del debido proceso ni de los principios de inmediación y celeridad; resultando un exabrupto pretender aplicar el Auto Supremo 37/2007 que establece que sólo se puede suspender la audiencia de juicio en una sola oportunidad por las causales contenidas en el art. 335 del Código de Procedimiento Penal (CPP), como si la presencia de las partes en el proceso estuviese sujeta a voluntad y disponibilidad del Juez.


  1. Agrega la recurrente que además de lo señalado, se evidencia que el Tribunal de alzada se pronunció sobre la nulidad de la Sentencia por vulneración al principio de continuidad, sin que dicho extremo hubiere sido impugnado por las partes, tal como disponen los arts. 396 inc. 3) y 398 del CPP, incurriendo en defecto absoluto de acuerdo al mandato contenido en el art. 169 inc. 3) del CPP. Invoca en calidad de precedente el Auto Supremo 6 de 26 de enero de 2007, que estaría referido a la obligación de los Tribunales de alzada de dar respuesta a todos los aspectos cuestionados en la apelación restringida, así como el 373 de 22 de junio de 2004, relativo a que el Tribunal de casación no es una instancia con potestad para examinar la causa y corregir los errores de hecho y de derecho que pudieran cometer los jueces de grado, y 152 de 2 de febrero de 2007. Más aún, cuando como en el caso concreto se tratan de defectos relativos que quedaron convalidados por las partes procesales.


  1. El fallo de alzada realiza un cuadro sobre las suspensiones de la audiencia, sin embargo, no toma en cuenta lo siguiente: a) La audiencia de 10 de febrero de 2010 se suspendió por el paro de transportes, lo que le impidió asistir a la misma, pese a lo cual su abogado estuvo presente y explicó el inconveniente; b) La audiencia de 17 de marzo del citado año se declaró en receso en razón a la cual se desarrolló de horas 9:38 a 12:00 am, de manera continua e ininterrumpida; c) Las audiencias de 5, 6 y 9 de abril del mismo año, no se encuentran incluidas en el cuadro, situación que debe ser corregida y entendida como defecto absoluto porque vulnera lo dispuesto por el art. 169  inc. 3) del CPP; incurriendo la Resolución en omisión de fundamentación; entendimiento plasmado en los Autos Supremos 66 de 27 de enero de 2006, 443 de 12 de septiembre de 2007, 1471 de 22 de abril de 2006; y, d) La audiencia de 13 de abril de 2010, que se llevó a cabo y se suspendió después, para continuarse el 15 siguiente, no puede considerarse como suspensión sin motivo alguno, cuando de la revisión del acta se advierte que la defensa propuso introducción de prueba extraordinaria prevista por el art. 335 inc. 1) del CPP, con el fin de recibir la declaración testifical de una persona, razonamiento que implica defecto absoluto al tenor de lo prescrito por el art. 169 inc. 3) del CPP.


Finaliza solicitando que en vía de saneamiento, se aplique de la doctrina remarcada, además de los ya invocados, de los Autos Supremos 431 de 15 de octubre de 2005, 87 de 31 de marzo de 2005 y 132 de 31 de enero de 2007.


III. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la CPE, garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por las Cortes Superiores de Justicia (actualmente Tribunales Departamentales), que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de Tribunales análogos o del máximo Tribunal de Justicia en la materia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como atribución, que este órgano desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i) Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii) Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia (ahora Tribunal Supremo) o Autos de Vista pronunciados por Cortes Superiores de Distrito (ahora Tribunales Departamentales de Justicia); los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii) Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la Sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


De la revisión de antecedentes, se tiene que el presente recurso de casación fue presentado dentro del plazo de cinco días y ante la Sala que lo dictó, teniendo en cuenta que la ahora recurrente fue notificada con el Auto Vista impugnado, el 18 de agosto de 2010 (fs. 291), presentando su recurso el 23 del mismo mes y año; cumpliendo de esta manera con lo preceptuado por el art. 417 del CPP.


El primer y segundo motivos denunciados por la recurrente, que se refieren, el primero, a que el Tribunal de alzada, abstrayéndose de lo previsto por la normativa legal vigente, anuló el juicio oral por vulneración al principio de continuidad al haberse suspendido dicho actuado procesal en reiteradas oportunidades, sin tener presente que las recargadas funciones encomendadas a los jueces de sentencia, les impide dedicarse únicamente a la atención de un solo caso, y que las interrupciones estuvieron enmarcados en los casos previstos por ley, por tanto, a criterio del impugnante, no era posible la aplicación de la doctrina legal contenida en el Auto Supremo 37/2007; y el segundo, que el Tribunal de alzada sobrepasó la competencia otorgada por los arts. 396 inc. 3) y 398 del CPP, incurriendo en defecto absoluto al haber dispuesto la nulidad del juicio por vulneración al principio de continuidad, sin que dicho extremo hubiera sido impugnado por las partes, y por lo tanto, se trata de un defecto relativo convalidado; la recurrente invocó los Autos Supremos 6 de 26 de enero de 2007 que estaría referido a la obligación de los Tribunales de alzada de dar respuesta a todos los aspectos cuestionados en la apelación restringida, así como el 373 de 22 de junio de 2004, relativo a que el Tribunal de casación no es una instancia con potestad para examinar la causa y corregir los errores de hecho y de derecho que pudieran cometer los jueces de grado, y 152 de 2 de febrero de 2007; a cuyo efecto se tiene que argumentó con precisión los antecedentes del caso, contrastándolos adecuadamente con los precedentes citados con relación al motivo que se analiza, como son los Autos Supremos invocados y glosados en su parte pertinente; consiguientemente, al haberse dado cumplimiento a los requisitos exigidos por los arts. 416 y 417 del CPP, los dos motivos planteados devienen en admisibles.


El tercer motivo denuncia que en el cuadro de suspensiones de la audiencia de juicio no se tomó en cuenta que varias de las interrupciones estuvieron debidamente justificadas en su momento, y que no se incluyeron otras suspensiones, provocando defectos absolutos, por falta de fundamentación en la Resolución emitida en apelación; sobre este reclamo, la recurrente invoca los Autos Supremos 66 de 27 de enero de 2006, 443 de 12 de septiembre de 2007; que estarían referidos a la debida fundamentación a la que están obligados los juzgadores a tiempo de emitir sus fallos; afirmando que el Tribunal de alzada ingresó en contradicción con los citados precedentes; en tal sentido, habiéndose cumplido con la carga argumentativa para la verificación de contradicción por este Tribunal, el recurso resulta admisible.


Cabe resaltar que con relación a la cita del Auto Supremo 1471 de 22 de abril de 2006, se constató que no existe en la base de datos de este Tribunal Supremo de Justicia; por consiguiente, no puede ser considerado a efectos de su contrastación en el motivo que se analiza.


Finalmente se denota que la impugnante, en la parte final de memorial solicita que en vía de saneamiento se aplique la doctrina consolidada, entre otros, en los Autos Supremos 431 de 15 de octubre de 2005, 87 de 31 de marzo de 2005 y 132 de 31 de enero de 2007; sobre los cuales, no realiza ningún tipo de fundamentación, tampoco refiere a qué se refieren; y lógicamente, tampoco demuestra contradicción alguna con el Auto de Vista recurrido, razón por la cual, no serán considerados a tiempo de realizar el estudio de fondo de los motivos admitidos.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLE, el recurso de casación interpuesto por Escarlen Odalis Lora Callejas, cursante de fs. 293 a 298 vta.; asimismo, en cumplimiento del mencionado artículo en su segundo párrafo, dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas; el Auto de Vista 51/2010 de 23 de julio, de fs. 288 a 290, así como la presente Resolución.


Regístrese, hágase saber y cúmplase.


Firmado


Magistrada Dra. Presidenta Maritza Suntura Juaniquina

Magistrada Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA