TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 155/2015-RA-L

Sucre, 10 de abril de 2015


Expediente                : Santa Cruz 32/2010

Parte Acusadora        : Renato López Vargas y otra

Parte Imputada        : Miguel Ángel Cassal Inza y otra

Delitos                : Estafa y otros


RESULTANDO


Por memoriales presentados el 13 de noviembre de 2009 y 8 de enero de 2010 cursantes de fs. 336 a 339 vta. y 359 a 367 vta., los acusadores particulares Renato López Vargas y Erminia Flores Torrez; y, los imputados Patricia Blanco Rojas y Miguel Ángel Cassal Inza, respectivamente interponen recursos de casación impugnando el Auto de Vista 127 de 03 de noviembre de 2009 de fs. 326 a 328, pronunciado por la Sala Penal Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro del proceso penal instaurado, por la presunta comisión de los delitos de Estafa y Organización de Sociedades o Asociaciones Ficticias, previstos y sancionados por los arts. 335 y 229 del Código Penal (CP) respectivamente. 


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


  1. Desarrollada la audiencia del juicio oral y público, por Sentencia 09/2009 de 15 de agosto (fs. 264 a 291 vta.), dictado por el Juez Octavo de Sentencia de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, declaró a Patricia Blanco Rojas y Miguel Ángel Cassal Inza, absueltos de la comisión del delito de Organización de Sociedades o Asociaciones Ficticias, previsto y sancionado por el art. 229 del CP. Respecto al delito de Estafa previsto en el art. 335 del CP, se los declaró a ambos imputados autores de la comisión de dicho ilícito, imponiéndoles la pena de dos años y seis meses de reclusión en el Centro de Rehabilitación Santa Cruz “Palmasola”.


  1. Contra la mencionada Sentencia, Renato López Vargas y Erminia Flores Torrez; y, Patricia Blanco Rojas y Miguel Ángel Cassal Inza, interpusieron recursos de apelación restringida (fs. 297 a 300 y 303 a 310 vta. respectivamente), resueltos por Auto de Vista 127 de 03 de noviembre de 2009, emitido por la Sala Penal Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, que dispuso declarar admisibles e improcedentes los  recursos planteados; por otra parte el Auto 2012 de 11 de noviembre de 2009 rechazo el incidente de nulidad interpuesto por los imputados.


  1. El 09 de noviembre de 2009 (fs. 332) y el 04 de enero de 2010(fs. 344), los recurrentes fueron notificados con el Auto de Vista impugnado y el Auto de que resuelve la solicitud de explicación, complementación y enmienda, e interpusieron recursos de casación el 13 de noviembre de 2009 y 08 de enero de 2010, los cuales son objeto del presente análisis de admisibilidad.


II. DE LOS MOTIVOS DE LOS RECURSOS DE CASACIÓN


De la revisión de los recursos de casación de fs. 336 a 339 vta. y 359 a 367 vta., se extraen los siguientes motivos:


II.1.        Del recurso de casación de Renato López Vargas y Herminia Flores Torrez.


Alegan que pese a la oportuna invocación de precedente contradictorio (Auto Supremo 50 de 27 de enero de 2007), la Sala Penal Primera a tiempo de pronunciar el Auto de Vista recurrido, ingresó en contradicción a la jurisprudencia vinculante ya que habrían expresado que el Juez de primera instancia no incurrió en ningún error al dosificar la pena; sin embargo, a decir del recurrente no se consideró que, todos los elementos valorados por el Juez de mérito, analizados objetivamente, correspondían a circunstancias agravantes de la conducta de los acusados pues, hacen referencia a que el delito se cometió por personas que se encontraban en situación de superioridad con relación a sus conocimientos en el ramo, y sabían perfectamente el perjuicio que ocasionarían a su patrimonio de consumarse el ilícito penal. En consecuencia, la forma correcta de aplicar las agravantes será imponer la pena máxima del delito de Estafa previsto por el art. 335 del CP.


El Tribunal de alzada, al pronunciar el Auto de Vista recurrido violentó el precedente contradictorio contenido en el Auto Supremo 50 de 27 de enero de 2007, pues no consideró las circunstancias previstas en el art. 37 del CP, las consecuencias emergentes del ilícito cometido, no observó la personalidad de los autores quienes conocían perfectamente la hermenéutica de este tipo de ilícitos, no se tomó en cuenta la extensión del daño causado y se incumplió la previsión del art. 38 del CP que manda a tomar en cuenta en la aplicación de la pena las condiciones especiales, en que se encontraba el autor a tiempo de la comisión del ilícito y finalmente, denuncia que no se observó la premeditación con la que actuaron los imputados.


II. 2.        Del recurso de casación de Patricia Blanco Rojas y Miguel Ángel Cassal Inza.


  1. En cuanto al Auto de Vista recurrido refieren que este adolece de vicios formales y sustanciales, establecidos por ley, afirmando que: a) Simplemente se reiteró y afirmó que el Juez A quo procedió de forma correcta y conforme a derecho, cuando -a decir de los recurrentes- la Sentencia fue parcializada por dar crédito a simples declaraciones testificales, y que el Tribunal de alzada al momento de resolver este aspecto no preciso, cuales son las pruebas que acreditarían su participación y correspondiente culpabilidad; b) La violación a su derecho a la defensa material por parte del Tribunal de Sentencia, al no haberse valorado sus declaraciones que acreditaban que en ningún momento tuvieron poder de decisión en las actividades de la empresa Carbonera los Quemado Itatique, aspecto que no fue subsanado por el Tribunal de alzada; c) La violación a su derecho a la defensa técnica, ya que en ningún punto de la Sentencia se refirió a los argumentos de su defensa y la falta de prueba que acredite su responsabilidad penal en el ilícito de Estafa, aspecto que no fue corregido por el Tribunal de alzada, violándose; además, el debido proceso y seguridad jurídica; puesto que, correspondía se dé curso a su denuncia primero por falta de valoración y segundo por defectuosa valoración de la prueba prevista en el inc. 6) del art. 370 del Código de Procedimiento Penal (CPP); y, d) La Sentencia incurrió a lo previsto en el inc. 3) del art. 169 CPP, y que no fue observada por el Tribunal de alzada, reiterando los recurrentes que no se efectuó una correcta valoración de la prueba testifical y que en todo caso esta fue completamente parcializada y carente de fundamentación, sobre los errores in procedendo, invoca como precedente contradictorio el Auto de Vista 114 de 22 de abril de 2008 pronunciado por la Sala Penal del Distrito de Chuquisaca.


  1. Denuncian el incumplimiento de los requisitos especiales y formales de la Sentencia y que no fueron subsanados por el Auto de Vista recurrido, señalando que de acuerdo a lo previsto en los arts. 360 y 365 del CPP, las sentencias condenatorias deben cumplir con las siguientes formalidades como ser, las de expresar que la sentencia es emitida a nombre del Estado Plurinacional, fijar con precisión las fechas en la que la condena finaliza, las costas entre otros, aspectos que no fueron cumplidos y que la vician de nulidad.


  1. Denuncian la errónea aplicación de la Ley sustantiva, refiriendo que el Juez de instancia les condenó por el delito de Estafa, sin que previamente se haya subsumido su conducta al tipo penal acusado, pues, se emitió condena faltando elementos del tipo penal que debieron necesariamente concurrir; por lo que, el Tribunal de alzada debió haber revocado la Sentencia apelada y dictar una nueva absolviéndoles de culpa y pena, al respecto invoca como precedente contradictorio la Resolución emitida por la Sala Penal Segunda del Distrito Judicial de Chuquisaca el 21 de abril de 2008.


III. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia, desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de las Salas Penales, que ante la interposición del recurso de casación, les corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i)        Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)        Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii)        Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 del CPP, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


Ahora bien, un supuesto de flexibilización de los requisitos del recurso de casación que permite abrir excepcionalmente la competencia de este Tribunal, es aquel en el que se denuncie la existencia de graves y evidentes infracciones a los derechos de las partes y que constituyan defectos absolutos no susceptibles de convalidación; posibilidad que se justifica teniendo presente: 1) Que el fin último del derecho es la justicia; 2) La tarea encomendada por ley al Tribunal Supremo  referida precedentemente; 3) La necesidad de precautelar se observen las normas procesales que son de orden público y de cumplimiento obligatorio que prevén no se cometan actos procesales defectuosos, teniendo en cuenta que conforme la disposición contenida en el art. 115.II de la CPE, el estado garantiza entre otros, los derechos al debido proceso y a la defensa; y, 4) Las disposiciones relativas a la nulidad de actos procesales previstas por el art. 17 de la Ley LOJ.


Este entendimiento, no implica que el recurrente se limite en el recurso de casación a formular una simple denuncia de actividad procesal defectuosa sin la debida fundamentación; por el contrario, en este tipo de situaciones, la parte recurrente deberá formular las denuncias vinculadas a la existencia de defectos absolutos, teniendo como obligación el proveer los antecedentes de hecho generadores del recurso, detallar con precisión la restricción o disminución del derecho o garantía, precisando el mismo y finalmente explicar el resultado dañoso emergente del defecto.


V. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


V.1        Del recurso de casación de Renato López Vargas y Erminia Flores Torrez.


En el caso de autos, se establece que los recurrentes, fueron notificados con el Auto de Vista impugnado el 09 de noviembre de 2009 y el 13 del mismo mes y año, formularon su recurso de casación; es decir, dentro del plazo de cinco días hábiles que les otorga la ley, cumpliendo con el requisito previsto por el art. 417 del CPP.


Respecto al único motivo, referido a que el Tribunal de alzada al pronunciar el Auto de Vista recurrido contradijo el precedente contradictorio contenido en el Auto Supremo 50 de 27 de enero de 2007, pues no se corrigió la ilegal aplicación de la pena impuesta contra los imputados al no considerar las circunstancias previstas en el art. 37 del CP, las consecuencias emergentes del ilícito cometido; además, de la personalidad de los autores, la extensión del daño causado incumpliéndose la previsión del art. 38 del CP, que manda a tomar en cuenta para la aplicación de la pena las condiciones especiales en que se encontraba el autor a tiempo de la comisión del ilícito y finalmente no se observó la premeditación con la que actuaron los imputados. Al respecto del análisis y consideración del recurso, se tiene el cumplimiento de los requisitos previstos en los arts. 416 y 417 del CPP, tanto en el plazo de presentación como se señaló supra, como también en la invocación oportuna del precedente contradictorio y la correspondiente precisión de las presuntas contradicciones del Auto de Vista que se pretende se revea y la jurisprudencia existente en este Tribunal, otorgando las bases suficientes para ingresar a realizar la labor de contrastación solicitada y así determinar lo que corresponda en derecho. 


V.2        Del recurso de casación de Patricia Blanco Rojas y Miguel Ángel Cassal Inza:


En el caso de autos, se establece que los recurrentes, fueron notificados con la complementación solicitada contra el Auto de Vista impugnado el 04 de enero de 2010 y el 08 del mismo mes y año, formularon su recurso de casación; es decir, dentro del plazo de cinco días hábiles que le otorga la ley, cumpliendo con el requisito previsto por el art. 417 del CPP.


En cuanto al primer motivo, referido a que el Auto de Vista recurrido adolece de vicios formales y sustanciales, ya que pese a la existencia de violación a su derecho a la defensa, el debido proceso y seguridad jurídica; correspondía se dé curso a su denuncia primero por falta de valoración y segundo por defectuosa valoración de la prueba prevista en el inc. 6) del art. 370 del CPP; además, de la existencia de defectos absolutos en la Sentencia tal cual lo establece el inc. 3) del art. 169 CPP, no fueron corregidos por el Tribunal de alzada, al respecto invoca como precedente contradictorio el Auto de Vista 114 de 22 de abril de 2008, pronunciado por la Sala Penal del Distrito Judicial de Chuquisaca. De la revisión y consideración del precedente contradictorio invocado, es preciso señalar, que el recurso planteado no cumple con las exigencias establecidas por la normativa procesal penal; toda vez, que se debe considerar que para la aplicación de éste, los recurrentes debieron realizar la fundamentación de su recurso de forma clara y precisa respecto a la contradicción existente entre el precedente invocado y el Auto de Vista recurrido; no siendo suficiente señalar las normas supuestamente vulneradas y realizar una copia o transcripción del precedente contradictorio, pues la simple copia o invocación no implica el cumplimiento a los requisitos de admisibilidad. Asimismo, debe tener presente que ante la invocación de un Auto de Vista como precedente contradictorio, es preciso que este tenga constancia oficial de que dicho fallo se encuentra ejecutoriado, caso contrario significa que fue pasible de modificación, pues respecto a este punto la Corte Suprema en el Auto Supremo Nº 211 de 4 de abril de 2004 dispuso en su Doctrina Legal Aplicable “Tan marcada y evidente es la incompatibilidad para determinar si verdaderamente existe contradicción entre los precedentes y el A.V. de fs. 375-377 objeto del recurso de casación, que a esto se suma la duda de que los Autos de Vista invocados como precedentes a fs. 378-379 y 381-384 de obrados, se hallan debidamente ejecutoriados, en los términos que previene el art. 126 de la Ley N° 1970, concordante con el art. 515 del Código de Procedimiento Civil. En efecto, qué validez podría tener una resolución judicial susceptible de modificación por recursos ulteriores, si ésta es ofrecida como precedente?; el entendimiento doctrinario y sentido interpretativo del tercer periodo del art. 416 del Código de Procedimiento Penal, radica en buscar la uniformidad de la jurisprudencia y en tal virtud el presupuesto indispensable es que dichos precedentes invocados por los recurrentes en casación, estén debidamente ejecutoriados, lo que supone del tribunal la exigencia del requisito, y con mayor sigilo si se invocan como precedentes Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Distrito del país en sus Salas Penales”; consiguientemente, estas deficiencias impiden a este Tribunal cumplir la labor que le asigna la ley.


Las falencias advertidas en el planteamiento del recurso, no pueden ser suplidas de oficio ni con referencia a la denuncia de presunta vulneración a derechos y garantías constitucionales, pues a efectos de ingresar al fondo del agravio vía flexibilización, los recurrentes debieron cumplir con los presupuestos explicados en el acápite III de esta Resolución, mismos que fueron omitidos, pues sólo efectúan una argumentación genérica sin sentar los suficientes elementos básicos que permitan sostener su denuncia, pues, de ninguna manera precisa cuál su relación con lo resuelto por el Tribunal de alzada, en consecuencia, en qué consistiría la restricción o disminución de las citadas garantías, y menos se explica el resultado dañoso emergente, derivando en que el recurso resulte inadmisible, aun acudiendo a los criterios de flexibilización.


Sobre el segundo motivo, en el que se denuncia el incumplimiento de los requisitos especiales y formales de la Sentencia y que no fueron subsanados por el Auto de Vista recurrido, señalando que de acuerdo a lo previsto en los arts. 360 y 365 del CPP, las sentencias condenatorias deben cumplir con las siguientes formalidades como ser las de expresar que la sentencia es emitida a nombre del Estado Plurinacional, fijar con precisión las fechas en la que la condena finaliza, las costas entre otros, aspectos que no fueron cumplidos y que la vician de nulidad. Respecto al presente motivo se tiene el incumplimiento de lo previsto en los arts. 416 y 417 del CPP; es decir, la invocación de precedente contradictorio que permita realizar la labor de contrastación, imposibilitando a este Tribunal de casación realizar la labor encomendada por ley, correspondiendo declarar la inadmisibilidad del motivo alegado.


Sobre el tercer movido, en el que denuncia la errónea aplicación de la Ley sustantiva, refiriendo que el Juez de instancia les condenó por el delito de Estafa, sin que previamente se haya subsumido su conducta al tipo penal acusado, pues se emitió condena faltando elementos del tipo penal que debieron necesariamente concurrir; por lo que, el Tribunal de alzada debió haber revocado la Sentencia apelada y dictar una nueva absolviéndoles de culpa y pena, al respecto invoca como precedente contradictorio la Resolución emitida por la Sala Penal Segunda del Distrito Judicial de Chuquisaca el 21 de abril de 2008. Conforme lo ya señalado en el primer motivo, el recurso carece de precisión en la formulación de sus denuncias ya que en este caso solo se limita a reclamar la falta de “un elemento constitutivo” del delito condenado pero no señala cual sería este, menos precisa cual el argumento contradictorio del Tribunal de alzada respecto de la problemática planteada, incumpliéndose así la previsión del art. 417 del CPP; asimismo, sobre la invocación del Auto de Vista invocado como precedente al no tenerse certeza de su ejecutoría este no puede constituirse en un precedente valido que permita ingresar al fondo de la problemática planteada, deviniendo en inadmisible el motivo denunciado.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara INADMISIBLE el recurso de casación formulado por Patricia Blanco Rojas y Miguel Ángel Cassal Inza, de fs. 359 a 367 vta.; y, ADMISIBLE el recurso de casación formulado por Renato López Vargas y Erminia Flores Torrez, de fs. 336 a 339 vta.; asimismo, en cumplimiento del mencionado artículo en su segundo párrafo, dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas el Auto de Vista impugnado y el presente Auto Supremo.


Regístrese, hágase saber y cúmplase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrada Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA