TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 088/2015-RA-L

Sucre, 04 de marzo de 2015


Expediente                : Santa Cruz 10/2010

Parte Acusadora        : Ministerio Público y otro

Parte Imputada        : Pablo Sensano Mayta

Delito        : Lesiones Gravísimas


RESULTANDO


Por memorial presentado el 16 de diciembre de 2009, cursante de fs. 194 a 196, Pablo Sensano Mayta, interpone recurso de casación, impugnando el Auto de Vista 260 de 27 de octubre de 2009, de fs. 177 a 179, pronunciado por la Sala Penal Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público y Juan Carlos Suárez Escalante contra el recurrente, por la presunta comisión del delito de Lesiones Gravísimas, previsto y sancionado por el art. 270 inc. 2) del Código Penal (CP).


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


  1. En mérito a las acusaciones pública (fs. 5 a 7) ratificada por memorial (fs. 21 a 23) y particular, presentada por Juan Carlos Suárez Escalante (fs. 29 a 32), desarrollada la audiencia de juicio oral, el Tribunal Quinto de Sentencia de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz pronunció la Sentencia 25 de 27 de agosto de 2009 (fs. 148 a 156), declarando al imputado Pablo Sensano Mayta autor y culpable de la comisión del delito de Lesiones Gravísimas, previsto y sancionado por el art. 270 inc. 2) del CP, condenándolo a la pena privativa de libertad de cuatro años y seis meses de reclusión en el Centro de Rehabilitación Santa Cruz (Cárcel de Palmasola), más pago de costas y daños causados a ser regulados en ejecución de sentencia.


  1. Contra la referida Sentencia, el imputado Pablo Sensano Mayta, interpuso recurso de apelación restringida (fs. 157 a 160 y vta.), resuelto por Auto de Vista 260 de 27 de octubre de 2009 (fs. 177 a 179), dictado por la Sala Penal Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, que declaró improcedente el recurso; y en consecuencia, confirmó la Sentencia apelada.


  1. Notificado el recurrente con el mencionado Auto de Vista, el 10 de diciembre de 2009 (fs. 180), interpuso recurso de casación el 16 del mismo mes y año, el cual es motivo del presente análisis de admisibilidad.


II. DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN


De la revisión del recurso de casación interpuesto, se extraen los siguientes motivos:


  1. Alega el recurrente que el Auto de Vista impugnado incurre en contradicciones, dado que en su recurso de apelación restringida denunció inobservancia o errónea aplicación de la ley sustantiva; además de que el Tribunal de Sentencia consideró medios probatorios no incorporados legalmente a juicio o incorporados por su lectura en violación de la norma; se basó en hechos inexistentes o no acreditados, realizando una valoración defectuosa de la prueba. Detallando a continuación las pruebas que considera ilegales, a saber: i) No existe un registro del lugar del hecho que pueda comprobar los rastros, puesto que el funcionario policial no realizó el acta correspondiente; ii) No se secuestró el “palo” ni se lo puso bajo custodia segura, como dispone el art. 186 del Código de Procedimiento Penal (CPP); y, iii) No se exhibió tal objeto a efectos de que el imputado lo pueda reconocer, incumpliendo lo establecido por los arts. 217 y 355 del CPP. Es decir, no se cumplió con la cadena de custodia, provocando que la prueba caiga en el defecto absoluto contenido en el art. 169 inc. 1) concordante con el art. 167, ambos del CPP. Invoca como precedente contradictorio el Auto de Vista 166, “Registrado a Fs. 252 a 255, del libro de Tomas de Razón Nº 1/2004 de la Sala Penal 1º de la Respetable Corte Superior de Distrito” (sic).


  1. Agrega que en el recurso de apelación restringida, reclamó que la fundamentación de la Sentencia era insuficiente, toda vez que, a su decir, se basó simplemente en apreciaciones subjetivas sin sustento probatorio alguno del que se infiera su participación en los hechos investigados, por lo que, el “Tribunal” inobservó el art. 173 del CPP, incurriendo en defecto de la sentencia previsto en el art. 370 inc. 6) del mismo cuerpo legal.


Sobre este agravio invoca el “Auto de Vista Nº 30 registrado a Fs. 42 del Libros de Tomas de Razón Nº 1/2005 emitido por su misma fecha 31 de marzo de 2005”, el que dispone, entre otras cosas, que los hechos probados deben tener sustento probatorio.


Finaliza señalando que tanto la etapa preparatoria, como el juicio oral, la Sentencia recurrida y el Auto de Vista ahora impugnado contienen defectos absolutos, establecidos por el art. 169 del CPP; asimismo, inobservaron normas adjetivas y sustantivas, vulnerando derechos y garantías fundamentales, como el derecho a la igualdad, a la seguridad jurídica, a la defensa, a la revisabilidad de los fallos y al debido proceso.


  1. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley, conforme a la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de este Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de la Sala Penal, que ante la interposición del recurso de casación, les corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i)        Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)        Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii)        Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte, y por lo tanto, aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


Ahora bien, un supuesto de flexibilización de los requisitos del recurso de casación que permite abrir excepcionalmente la competencia de este Tribunal, es aquel en el que se denuncie la existencia de graves y evidentes infracciones a los derechos de las partes y que constituyan defectos absolutos no susceptibles de convalidación; posibilidad que se justifica teniendo presente: 1) Que el fin último del derecho es la justicia; 2) La tarea encomendada por ley al Tribunal Supremo  referida precedentemente; 3) La necesidad de precautelar se observen las normas procesales que son de orden público y de cumplimiento obligatorio que prevén no se cometan actos procesales defectuosos, teniendo en cuenta que conforme la disposición contenida en el art. 115.II de la CPE, el Estado garantiza entre otros, los derechos al debido proceso y a la defensa; y, 4) Las disposiciones relativas a la nulidad de actos procesales previstas por el art. 17 de la LOJ.


Este entendimiento, no implica que el recurrente se limite en el recurso de casación a formular una simple denuncia de actividad procesal defectuosa sin la debida fundamentación; por el contrario, en este tipo de situaciones, la parte recurrente deberá formular las denuncias vinculadas a la existencia de defectos absolutos, teniendo como obligación el proveer los antecedentes de hecho generadores del recurso, detallar con precisión la restricción o disminución del derecho o garantía, precisando el mismo y finalmente explicar el resultado dañoso emergente del defecto.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


De la revisión de antecedentes, se tiene que el recurrente cumplió con el primer requisito relativo al plazo de interposición del recurso, habida cuenta que fue notificado con el Auto de Vista impugnado, el 10 de diciembre de 2009 (fs. 180), presentando su recurso el 16 del mismo mes y año (fs. 194 a 195 y vta.); acatando lo establecido por el art. 417 del CPP, correspondiendo pronunciarse a este Tribunal sobre los requisitos de admisibilidad del presente recurso.


En cuanto al primer agravio denunciado, referido a que el Auto de Vista incurre en contradicciones, puesto que en su recurso de alzada denunció inobservancia o errónea aplicación de la ley, además de defectuosa valoración probatoria de elementos no incorporados legalmente al juicio o incorporados por su lectura en violación de la norma, basándose en hechos inexistentes o no acreditados. Detallando a continuación las pruebas que considera ilegales.


Al respecto, se tiene que los argumentos que el impugnante alega, se refieren exclusivamente a los cuestionamientos que realizó en su apelación restringida, denunciando contradicciones en el Auto de Vista; sin embargo, no explica de manera clara, cuáles son las contradicciones en las que hubiera incurrido el Auto de Vista, si es con relación a los puntos apelados, o resulta contradictoria en sí misma; limitándose a continuación a realizar un relato sobre las supuestas actuaciones irregulares que hubieren sido cometidas a tiempo de la emisión de la Sentencia de mérito; pretendiendo con ello, que este Tribunal realice su función nomofiláctica con relación a la Sentencia, buscando inducir a un nuevo control de legalidad de dicho fallo dentro de una etapa procesal que no se encuentra reservada para ello, puesto que la misma ya fue objeto de análisis por parte del Tribunal de alzada, en todo caso, corresponde al recurrente cumplir con la carga de realizar una fundamentación de forma objetiva, identificando expresamente cuáles son los actos procesales que provocaron la presunta vulneración, pero siempre con relación al Auto de Vista emitido a tiempo de resolver la apelación restringida y no así la Sentencia de mérito; en consecuencia, puesto que no es posible legalmente, retozar etapas y menos utilizar un instituto jurídico desnaturalizando su verdadero alcance y objetivo; no resulta coherente, el planteamiento del recurso de casación mediante la mención de reiteración de los mismos puntos que hubieren sido reclamados a tiempo de la formulación de la apelación restringida, en atención a su diferente finalidad.


Finalmente y teniendo presente que en último párrafo, anterior al petitorio del memorial del presente recurso, se denuncia presencia de defectos absolutos establecidos en el art. 169 del CPP, dentro de la etapa preparatoria, del juicio oral, como de la “Sentencia recurrida” y el Auto de Vista ahora impugnado; así como inobservancia de la norma sustantiva como adjetiva, lo que a su criterio, vulnera derechos a la igualdad, seguridad jurídica, defensa, “revisabilidad de los fallos”, y debido proceso; resulta necesario revisar si son fundamentos suficientes para ser considerados y analizados bajo la óptica de los supuestos de flexibilización.


En ese entendido, tal como se señaló en la parte final del apartado III precedente, para viabilizar la admisibilidad el recurso de casación por flexibilización resulta necesario el cumplimiento expreso de ciertos cánones; como es que debe explicarse razonablemente cuál es el defecto absoluto en que hubiera incurrido el Tribunal de alzada a tiempo de emitir su Auto de Vista, no pudiendo ser motivo de denuncia los contenidos en la Sentencia y menos en las etapas procesales anteriores, puesto que en cada fase del proceso penal existen medios de defensa en caso de detectarse dichos defectos; los cuales serán analizados por este Tribunal Supremo de Justicia, solamente en el caso que no hubieran sido reparados por el Tribunal de apelación, para lo cual, es imprescindible que el impugnante otorgue los insumos necesarios, demostrando la falta de reparación de presuntas vulneraciones a derechos fundamentales y/o garantías constitucionales, a tiempo de la emisión del Auto de Vista, lesiones que deben estar necesariamente vinculadas a un defecto absoluto no susceptible de convalidación, demostrándose de manera motivada la forma en la que dicho defecto restringió o disminuyó el ejercicio del mismo, así como el resultado dañoso; lo que no ocurrió en el caso de análisis, puesto que como se señaló precedentemente, las denuncias no se centran en los argumentos del Auto de Vista que ahora se impugna, al contrario, éstas se basan en los supuestos actos arbitrarios acaecidos a tiempo del pronunciamiento de la Sentencia.


Por lo señalado, en definitiva, no es posible para este Tribunal declarar la admisibilidad del primer agravio, por imprecisión en la identificación del agravio que habría producido el Tribunal de alzada y por incumplimiento de los requisitos de flexibilización.


Con relación al segundo agravio, relativo a que el Tribunal de Sentencia hubiera inobservado lo establecido en el art. 370 del CPP, dado que en apelación restringida habría demandado insuficiente fundamentación de la Sentencia bajo el argumento que ésta se basó en apreciaciones subjetivas, resulta ser otra denuncia que no deja comprender expresamente el motivo por el cual considera que el “Tribunal” inobserva la precitada normativa, pues ni siquiera se aclara a qué Tribunal se refiere, desnaturalizando el instituto jurídico de la casación, impidiendo que este Tribunal efectúe la labor de contraste jurisprudencial del contenido del Auto de Vista recurrido con algún precedente contradictorio.


Entonces, al no haberse cumplido con los parámetros mínimos que permitan la admisibilidad del segundo agravio, por la omisión en la fundamentación de contradicción existente entre la doctrina legal aplicable y los argumentos del fallo que ahora se impugna, este Órgano se ve impedido de abrir su competencia.


Finalmente en cuanto al último párrafo en el que alega vulneración de derechos y garantías, resulta aplicable similar razonamiento realizado anteriormente con relación a éste aspecto, puesto que al tratarse de un párrafo descrito de manera general, en el que no se realizó fundamentación alguna que demuestre la restricción o disminución en el ejercicio del derecho que invoca, como tampoco que realice una labor de subsunción o vinculación del hecho que denuncia con la supuesta lesión y el resultado dañoso emergente del defecto, al no precisar además de manera adecuada los antecedentes del hecho generadores del agravio; provocan la inadmisibilidad del presente agravio.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Pablo Sensano Mayta, cursante de fs. 194 a 195 y vta.


Regístrese, hágase saber y devuélvase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrada Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA