TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 034/2015-RA-L

Sucre, 04 de febrero de 2015


Expediente                : La Paz 228/09

Parte Acusadora        : Julio León Prado

Parte Imputada        : Fidel Fernández Rodas

Delitos        : Falsedad Material y otros


RESULTANDO


Por memorial presentado el 24 de abril de 2009 cursante de fs. 309 a 312, Fidel Fernández Rodas, interpone recurso de casación, impugnando el Auto de Vista 104/2009 de 13 de abril, de fs. 303 a 304 vta., pronunciado por la Sala Penal Tercera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso penal seguido por Julio León Prado contra el recurrente, por la presunta comisión de los delitos de Falsedad Material, Falsedad Ideológica, Uso de Instrumento Falsificado, Estafa y Estelionato; previstos y sancionados por los arts. 198, 199, 203, 335 y 337 del Código Penal (CP), respectivamente.


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


  1. En mérito a la acusación particular presentada por Cinthia Lizzel Roca Rodríguez en representación legal de Julio César León Prado (fs. 5 a 9) y una vez concluida la audiencia de juicio oral, se pronunció la Sentencia 19/2008 de 22 de diciembre (fs. 266 a 275), emitida por el Tribunal Segundo de Sentencia de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, por la que declaró al imputado: Fidel Fernández Rodas, autor y culpable del delito de Uso de Instrumento Falsificado, previsto y sancionado por el art. 203 del CP, con relación a los delitos de Falsedad Material y Falsedad Ideológica, tipificados en los arts. 198 y 199 del mismo cuerpo legal; y, cómplice de los delitos de Estafa y Estelionato, contenidos en los arts. 335 y 337 del sustantivo penal, condenándole a la pena de seis años de reclusión en el penal de San Pedro, más multa de cien días a razón de dos bolivianos por día, así como al pago de daños civiles y costas al Estado, a calificarse en ejecución de sentencia.


  1. Contra la referida Sentencia, el imputado Fidel Fernández Rodas, formuló recurso de apelación restringida (fs. 286 a 290), resuelto por Auto de Vista 104/2009 de 13 de abril (fs. 303 a 304 vta.), dictado por la Sala Penal Tercera dela entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, que declaró improcedente el recurso planteado, confirmando la Sentencia apelada.


  1. Notificado el recurrente con el mencionado Auto de Vista, el 21 de abril de 2009 (fs. 305), interpuso recurso de casación el 24 de igual mes y año    (fs. 309 a 312), objeto del presente análisis de admisibilidad.


II. DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN


Del recurso de casación interpuesto, se extraen los siguientes motivos:


  1. Alega que el Tribunal de Sentencia transgredió lo establecido en el art. 360 inc. 2) del Código de Procedimiento Penal (CPP), ingresando en el defecto de la sentencia comprendido en el art. 370 incs. 1), 3), 4), 5), 6), 8), 10) y 11) del mismo cuerpo legal, por haber sido pronunciado con carencia total de fundamento, basándose únicamente en los simples argumentos contenidos en la acusación particular.


  1. Agrega que la Sentencia es incongruente a la acusación particular, pues fue dictada ultra petita, habida cuenta que a tiempo de su pronunciamiento, los jueces infringieron lo determinado en los arts. 329, 340 y 342 del CPP, que determina como base del juicio, la acusación particular; prohibiendo que el juez o tribunal incluya hechos no contemplados en la misma y menos produzca prueba de oficio; sin embargo, en el caso presente, impusieron una sanción oficiosa, extra limitándose a los marcos conceptuales propuestos por la parte; y dieron lugar al desarrollo del juicio en ausencia del acusador particular. Contrariando lo establecido en el Auto Supremo 175 de 15 de mayo de 2006.


  1. Alega que la Sentencia de primera instancia incurrió en defectos procedimentales sancionados por el art. 370 inc. 4) del CPP, puesto que pese que la prueba fue incorporada al juicio violando normas procesales; además de carecer de veracidad y legalidad; puesto que de un lado, las testificales de cargo no aportaron mayores luces; y de otro, la documental no se encuentra respaldada por estudios grafológicos y “documentalógicos”, se le condenó, cuando debió habérselo absuelto, además por “tratarse de materia civil de mejor derecho propietario” (sic).


Invoca como precedentes contradictorios los Autos Supremos 377 de 23 de junio de 2004, referido a la falta de prueba plena, 319 de 24 de agosto de 2006 y 221 de 7 de junio de 2006, relativo a la falta de tipicidad.


  1. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley, conforme a la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de este Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de la Sala Penal, que ante la interposición del recurso de casación, les corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i)        Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)        Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii)        Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte, y por lo tanto, aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


  1. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


De la revisión de antecedentes, se tiene que el presente recurso de casación fue presentado dentro del plazo de cinco días y ante la Sala que lo dictó, teniendo en cuenta que el recurrente fue notificado con el Auto de Vista impugnado, el 21 de abril de 2009 (fs. 305), presentando su recurso el 24 del mismo mes y año; cumpliendo de esta manera con lo preceptuado por el art. 417 del CPP, relativo al plazo, correspondiendo por lo tanto, verificar el cumplimiento de los demás requisitos.


Previo al análisis de los motivos en concreto, resulta necesario resaltar que dentro de las obligaciones el impugnante está el deber de precisar en qué aspecto el Tribunal de alzada incurrió en contradicción al momento de la emisión del Auto de Vista del cual se recurre respecto de la jurisprudencia legal establecida y no pretender retrotraer etapas procesales pretendiendo se realice la revisión de hechos y pruebas cuando se tiene claramente establecido que el recurso de casación es de puro derecho.


En ese contexto, respecto al primer motivo cuestionado, relativo a que los integrantes del Tribunal de alzada hubieran transgredido las normas contenidas en el art. 360 inc. 2) del CPP, ingresando en los defectos de la Sentencia comprendidos en el art. 370 incs. 1), 3), 4), 5), 6), 8), 10), y 11) del mismo cuerpo legal, por considerar que el fallo de mérito fue pronunciado sin respaldo de prueba plena, basándose simplemente en los argumentos de la acusación particular, es posible determinar que se basa en supuestas actuaciones ilegales realizadas por el Tribunal de Sentencia, atacando aquellos defectos en los cuales, a criterio del recurrente, los integrantes del mismo hubieran incurrido a tiempo de emitir su decisión.


Previo a ingresar al análisis del caso concreto corresponde señalar que la labor de este Tribunal Supremo de Justicia se encuentra restringida a efectuar un control eminentemente de derecho sobre el contenido y lo resuelto en el Auto de Vista cuestionado, siempre en correlación a las actuaciones realizadas por el Tribunal de alzada, así se desprende de lo establecido en los arts. 416 y 417 del CPP, referidos a la procedencia y requisitos indispensables que viabilicen la admisibilidad del recurso de casación; en los que se dispone que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia contrarios a otros precedentes pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia, antes Cortes Superiores y Autos Supremos dictados por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia que sienten o ratifiquen doctrinal legal.


En virtud a lo cual, corresponde a quien recurre de casación, motivar en términos claros y precisos la supuesta contradicción entre los argumentos del Auto de Vista y los contenidos en el precedente contradictorio que invocó.


En ese entendido, de la revisión de los agravios denunciados por el recurrente se puede establecer que en el primero de ellos, no invocó ningún precedente y por tanto, tampoco demostró contradicción alguna, incumpliendo con el requisito de procedencia contenido en el art. 416 del CPP; aclarando que si bien se verifica la cita de dos Autos Supremos en el otrosí del memorial; sin embargo, ninguno de ellos resulta pertinente ni aplicable a efectos de su contrastación con el motivo que se analiza; limitándose únicamente a realizar un relato sobre las supuestas actuaciones irregulares que hubieren sido cometidas por el Tribunal del juicio; pretendiendo que este Tribunal realice su función nomofiláctica con relación a la Sentencia, buscando inducir a un nuevo control de legalidad de dicho fallo dentro de una etapa procesal que no se encuentra reservada para ello, puesto que la misma ya fue objeto de análisis por parte del Tribunal de alzada, en todo caso, corresponde al recurrente cumplir con la carga de realizar una fundamentación de forma objetiva, identificando expresamente cuáles son los actos procesales que provocaron la presunta vulneración legal, pero siempre con relación al Auto de Vista emitido a tiempo de resolver la apelación restringida y no así la Sentencia de mérito; en consecuencia, puesto que no es posible legalmente, retozar etapas y menos utilizar un instituto jurídico desnaturalizando su verdadero alcance y objetivo; no resulta coherente, el planteamiento del recurso de casación mediante la reiteración de los mismos puntos reclamados a tiempo de la formulación de la apelación restringida, en atención a su diferente finalidad. Extremos que denotan la inadmisibilidad del presente agravio por incumplimiento de los requisitos establecidos en los arts. 416 y 417 del CPP.


Con relación al segundo motivo, en que se alega que la Sentencia resulta incongruente a los elementos expuestos en la acusación particular, y que se la dictó de manera ultra petita extra limitándose a los argumentos de la misma, violando lo establecido en los arts. 329, 340 y 342 del CPP, delimitando la base del juicio e impidiendo que la autoridad o Tribunal jurisdiccional incluya nuevos hechos o pruebas; dando lugar además a la celebración del juicio en ausencia de la acusación particular; es otro hecho, que se encuentra circunscrito al mismo análisis realizado en el primer motivo, pues si bien, en este caso se invocaron precedentes contradictorios (Autos Supremos 175 de 15 de mayo de 2006 y otros que se invocaron en el Otrosí del memorial como son el 337 de 23 de junio de 2004 referido a la falta de prueba plena, 319 de 24 de agosto de 2006 y 221 de 7 de junio de 2006, relativo a la falta de tipicidad); sin embargo, no realiza un contraste con los argumentos del Auto de Vista que ahora se impugna, limitándose a denunciar nuevamente las actuaciones del Tribunal de Sentencia; de quien se cuestiona su labor de juzgador, extremo que no es admisible en la presente etapa, pues como se estimó, se trata de una fase de puro derecho y no es posible admitir reclamos sobre supuestas ilegalidades o arbitrariedades que se hubieran cometido a tiempo de emitir la Sentencia de primera instancia, puesto que no se trata de someter dicho fallo a control de legalidad, pues lo único que puede invadir el recurso de casación es la actuación de los Vocales que dictaron el Auto de Vista que resolvió la apelación restringida. Argumentos por los cuales, el segundo agravio resulta igualmente inadmisible.


El tercer agravio en el que se alegan defectos procedimentales sancionados por el art. 370 inc. 4) del CPP, relativo a que constituye defecto de la sentencia que la misma se base en medios o elementos probatorios no incorporados legalmente al juicio o incorporados por su lectura en violación a las normas. Al igual que en los casos anteriores, dicha denuncia, no se refiere en lo absoluto a las actuaciones del Tribunal de alzada, tampoco invoca precedente alguno que demuestre alguna contradicción vinculada al Auto de Vista; pues si bien, como se señaló, cita Autos Supremos en el Otrosí; sin embargo, éstos se encuentran consignados de manera aislada sin fundamento legal alguno que implique contradicción alguna con el fallo impugnado; al contrario, sólo se enmarca en hechos ocurridos en etapa de juicio oral por parte de la autoridades jurisdiccionales a cargo de su tramitación, sin demostrarse a tiempo de plant ear la casación, que dicho extremo hubiera sido demandado en la formulación de la apelación restringida y que el Tribunal de alzada no hubiera considerado oportunamente o que al hacerlo, no reparó adecuadamente en caso de verificarse una errónea valoración por parte de la instancia inferior.


En conclusión, se tiene que el recurso de casación motivo de la presente resolución no se encuentra dentro de los parámetros establecidos para la admisibilidad que permita ingresar a conocer el fondo del recurso, pues su argumentación corresponde de un lado a actuados procesales ocurridos en la etapa de juicio y que hubieran sido objeto para la emisión de la Sentencia de mérito.


Consiguientemente, por las razones expuestas precedentemente, ante el incumplimiento de los requisitos detallados en los arts. 416 y 417 del CPP por parte del recurrente, esta Sala se encuentra impedida de ingresar al análisis de fondo de lo demandado.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Fidel Fernández Rodas, de fs. 309 a 312.


Regístrese, hágase saber y devuélvase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrada  Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA