TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 516/2019-RA

Sucre, 25 de junio de 2019


Expediente                Santa Cruz 52/2019

Parte Acusadora        Ministerio Público y Misael Pérez Gervacio

Parte Imputada          Víctor Hugo Ortiz Cortez y otros

Delito                      : Allanamiento de domicilio y sus dependencias y otros


RESULTANDO


Por memorial presentado el 23 de enero de 2019, fs. 543 a 548 vta., Misael Pérez Gervacio, interpuso recurso de casación contra el Auto de Vista 73 de 9 de noviembre de 2018, de fs. 534 a 536 vta., pronunciado por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público y Misael Pérez Gervacio contra Víctor Hugo Ortiz Cortez, Guillermo Vaca y Osvaldo Antelo Rivera, por los delitos de Allanamiento de Domicilio o sus Dependencias, Amenazas y Asociación Delictuosa, previstos y sancionados por los arts. 298, 293 y 132 del Código Penal (CP) respectivamente.


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


  1. Por Sentencia 12-18 de 3 de abril de 2018 (fs. 484 a 489), el Juez de Sentencia Segundo del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, declaró la absolución de Víctor Hugo Ortiz Cortez, Guillermo Vaca y Osvaldo Antelo Rivera en la comisión de los delitos de Allanamiento de Domicilio o sus Dependencias, Amenazas y Asociación Delictuosa, en consideración que la prueba aportada por el Ministerio Público y el acusador particular no fue sido suficiente para generar convicción plena e indubitable sobre su responsabilidad penal.


  1. Contra la mencionada Sentencia el recurrente Misael Pérez Gervacio promovió recurso de apelación restringida (fs. 496 a 499 vta.), resuelto por Auto de Vista 73 de 9 de noviembre de 2018, dictado por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, que declaró su admisibilidad e improcedencia, confirmando con la Sentencia apelada.


  1. El 15 de enero de 2019, como informa la diligencia sentada a fs. 538, el recurrente fue notificado con el Auto de Vista impugnado; y, el 23 del mismo mes y año, interpuso el memorial de casación que es objeto del presente análisis de admisibilidad.


II. MOTIVO DEL RECURSO DE CASACIÓN


Previa reseña de antecedentes de hecho, la reproducción casi íntegra del recurso de apelación restringida y contenidos de la sentencia, en los que explica que el fondo del caso “radica en que tanto la parte denunciante como denunciados se habrían agredido verbalmente en forma mutua, sim llegar a provocarse lesiones en su integridad corporal, por tal razón no existe un certificado médico que establezca la incapacidad de la víctima” (sic) el recurrente en casación plantea:


Que el Auto de Vista impugnado omitió “la valoración de la prueba documental adjunta al memorial de apelación de conformidad a lo que establece [el art. 410 del CPP]” (sic), menos se pronunció ni valoró, que los testigos hayan identificado a los acusados como quienes ingresaron al inmueble habitado por su persona, además de amenazarlo e insultarlo, a pesar de que tal extremo fue verificado en inspección ocular, siendo que “los sindicados manifestaron que les abrió la…inquilina” (sic).


También se omitió la valoración del acta de declaración de fs. 495, en la que la Sra. LMD niega haber permitido el ingreso de los imputados al inmueble donde se suscitó el hecho; así como, no fue objeto de pronunciamiento que los acusados reconociesen que su persona, a momento del hecho, era quien se encontraba en posesión del inmueble.


Afirma que existió omisión de pronunciamiento sobre el hecho que “uno de los acusados al momento de que se encontraba declarando, tal y cual consta a fs. 463, señala y ofrece entregar…otro lote de terreno” (sic) y que no se tuvo en cuenta con base a los antecedentes del proceso que los acusados jamás presentaron prueba alguna de descargo que pudieran desvirtuar la denuncia y acusación efectuadas…simplemente se limitaron a señalar de que existía una orden de desapoderamiento que data del año 2013” (sic)


Señala como precedentes contradictorios los Autos Supremos 038/13 de 18 de febrero y 141/06 de 22 de abril, inherentes conforme la redacción del memorial- a máximas sobre la valoración de la prueba y verificación de existencia de defectos absolutos.


III. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN

El art. 180.II de la CPE, garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del Código Procesal de la Materia, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de esta Sala Penal, que ante la interposición del recurso de casación, le corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i)         Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)         Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una  carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii)         Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


Este Tribunal de manera uniforme y reiterada, ha establecido que un supuesto de flexibilización de los requisitos del recurso de casación que permite abrir excepcionalmente su competencia, es aquel en el que se denuncie la existencia de graves y evidentes infracciones a los derechos de las partes y que constituyan defectos absolutos no susceptibles de convalidación; posibilidad que se justifica teniendo presente: 1) Que el fin último del derecho es la justicia; 2) La tarea encomendada por ley al Tribunal Supremo de Justicia referida precedentemente; 3) La necesidad de precautelar se observen las normas procesales que son de orden público y de cumplimiento obligatorio que prevén no se cometan actos procesales defectuosos, teniendo en cuenta que conforme la disposición contenida en el art. 115.II de la CPE, el Estado garantiza entre otros, los derechos al debido proceso y a la defensa; y, 4) Las disposiciones relativas a la nulidad de actos procesales previstas por el art. 17 de la LOJ.


También precisó que este entendimiento, no implica que el recurrente se limite en el recurso de casación a formular una simple denuncia de actividad procesal defectuosa sin la debida fundamentación; por el contrario, en este tipo de situaciones, la parte recurrente deberá formular las denuncias vinculadas a la existencia de defectos absolutos, teniendo la obligación de cumplir con las siguientes exigencias: a) Proveer los antecedentes de hecho generadores del recurso; b) Precisar el derecho o garantía constitucional vulnerado o restringido; c) Detallar con precisión en qué consistente la restricción o disminución del derecho o garantía; y d) Explicar el resultado dañoso emergente del defecto.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


En cuanto al plazo habilitante, se constata que el recurrente fue notificado con el Auto de Vista impugnado el 15 de enero de 2019, como se lee a fs. 538, y presentó su memorial de recurso el 23 del mismo mes y año, como reporta el timbre electrónico de fs. 543, cumpliendo así los tiempos previstos por el art. 417 del CPP.


La Sala advierte que el recurso de casación promovido por el recurrente no concreta las previsiones contenidas en los arts. 416 y ss del CPP, como tampoco su planteamiento posee la suficiencia argumentativa para inferir de ella una supuesta lesión a derechos y garantías constitucionales y así prever una eventual flexibilización a requisitos procesales. Soslayó considerar que este Tribunal tiene específicas atribuciones a tiempo de resolver el recurso de casación, en el que se debe restringir a efectuar un análisis de derecho del Auto de Vista impugnado en comparación con precedentes contradictorios, dirigidos a unificar la jurisprudencia ordinaria en materia penal o bien determinar la existencia de yerros procesales no susceptibles de convalidación, no así a efectuar un análisis sobre los hechos y pruebas que fueron conocidas y valoradas en el proceso.


Así las cosas, el recurrente acude a casación listando una serie de situaciones que en su criterio no habrían sido valoradas por el Tribunal de apelación, deduciendo que ellas debieron merecer pronunciamiento por parte de ese colegiado; sin embargo, más allá de la mera sugerencia y el evidente desarreglo con los resultados del proceso, no brinda en absoluto una plataforma jurídico-procesal que habilite o al menos procure cumplir con las formas exigidas por los arts. 416 y ss del CPP, como tampoco ofrece información jurídicamente útil a efecto de una eventual flexibilización de requisitos de admisibilidad; de manera que, las alegaciones en su abierta superficialidad argumental, no dejan de constituir una opinión propia sobre la percepción de los actos procesales, sin que en ningún tramo del memorial de recurso se advierta un intento de acomodar sus reclamos al marco procesal que rige este tipo de instancias.


En ese entendido, correspondía que el recurrente efectué la descripción clara y precisa de los hechos que considera le causan agravio, explicándolos a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos contenidos en los precedentes invocados que, dicho sea de paso, fueron en el recurso en análisis sólo citados, lo que denota el incumplimiento de los requisitos exigidos por los arts. 416 y 417 del CPP.


Recordar que el recurso de casación en la mecánica adoptada por el sistema de recursos de la Ley 1970, impone una carga argumentativa que, sin recaer un rigor sacramental, debe dotar elementos necesarios y mínimos para una eventual apertura de competencia; empero, el recurso en examen carece ampliamente de esas condiciones pues no ofrece información procesal y jurídicamente suficiente para ser considerado en el fondo. La sola enunciación de antecedentes procesales y la reiteración de una condición, sin argumentar de por medio la validez jurídica de su reclamo hacen que la Sala opte por la declaratoria de inadmisibilidad. En ese entendido, no se apertura la competencia de este Tribunal por incumplimiento de los requisitos establecidos en los arts. 416 y 417 del CPP y la total ausencia de los presupuestos mínimos para una contingente flexibilización.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 418 del CPP, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por, Misael Pérez Gervacio de fs. 543 a 548 vta.


Regístrese, hágase saber y devuélvase.


Firmado

Magistrado Presidente Dr. Olvis Eguez Oliva

Magistrado Dr. Edwin Aguayo Arando 

Secretario de Sala Dra. Judith Zulema Roque Orihuela