TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 381/2019-RA

                               Sucre, 23 de mayo de 2019        


Expediente                : La Paz 35/2019

Parte acusadora        : Ministerio Público y otros

Parte imputada        : Yola Márquez Vda. de Medina

Delitos        : Estafa y otros


RESULTANDO


Por memorial presentado el 14 de febrero de 2019, cursante de fs. 1951 a 1956 vta., Yola Márquez Vda. de Medina, interpone recurso de casación impugnando el Auto de Vista 002/2019 de 9 de enero, de fs. 1920 a 1926 vta., pronunciado por la Sala Penal Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público, Juan Roberto Corico Céspedes y Carmen Huayta de Corico contra la recurrente, por la presunta comisión de los delitos de Falsedad Ideológica, Uso de Instrumento Falsificado, Estafa y Estelionato, previstos y sancionados por los arts. 199, 203, 335 y 337 del Código Penal (CP), respectivamente.


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


  1. Por Sentencia 19/2016 de 27 de junio (fs. 1683 a 1699), el Tribunal Primero de Sentencia de El Alto del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, declaró a Yola Márquez Vda. de Medina, autora y culpable de la comisión del delito de Estafa, previsto y sancionado por el art. 335 del CP, imponiendo la pena de tres años de reclusión, con costas al Estado y la reparación de daño civil a la víctima, siendo absuelta de los delitos de Falsedad Ideológica, Uso de Instrumento Falsificado y Estelionato.


  1. Contra la Resolución 031/2016 de 17 de marzo y la referida Sentencia, la imputada Yola Márquez Vda. de Medina, formuló recursos de apelación incidental y restringida (fs. 1727 a 1730 y 1731 a 1736 vta.), que previo memorial de subsanación (fs. 1877 a 1887), fueron resueltos por Auto de Vista 002/2019 de 9 de enero, emitido por la Sala Penal Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, que declaró admisible e improcedentes las cuestiones planteadas en la apelación restringida, de la misma manera rechazó por inadmisible la apelación incidental y confirmó la Sentencia apelada así como la Resolución 031/2016.


c)        Por diligencia de 7 de febrero de 2019 (fs. 1929), fue notificada la recurrente con el referido Auto de Vista; y, el 14 del mismo mes y año, formuló el recurso de casación que es objeto del presente análisis de admisibilidad.


II. DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN


Del memorial del recurso de casación, se extraen los siguientes motivos:

  1. La recurrente aduce que el Auto de Vista impugnado no admitió su impugnación contra la Resolución 031/2016 de 17 de marzo (que resolvió cuestiones incidentales), porque anteriormente no hubiera presentado apelación incidental y erróneamente habría planteado apelación restringida, pues luego de la subsanación no se hubiera emitido proveído alguno de inadmisibilidad de las apelaciones, por cuanto el hecho de no haber resuelto el fondo vulneraría sus derechos al acceso a la justicia e impugnación [arts. 115 y 180 de la Constitución Política del Estado (CPE)], así como al debido proceso en su vertiente de derecho a recurrir. Asimismo refiere que el Tribunal de apelación implícitamente asumió el cumplimiento de las observaciones efectuadas al recurso de apelación restringida, por lo que aplicando los principios pro actione o favor actionis, que determinarían que “las reglas de aplicación en el caso de admisibilidad, deben permitirse antes que restringirse las acciones a los medios de examen de la resolución judicial y el antiformalismo de todos los medios impugnatorios” (sic); invoca y transcribe de forma parcial los Autos Supremos 496/2017 de 30 de junio, 349/2016-RRC de 21 de abril y 158/2016-RRC de 7 de marzo.


  1. En cuanto a la confirmación de la Sentencia, referida que la negativa de considerar como vulneración que en la Sentencia no se hubiera valorado la personalidad y la “autora” a momento de fijar la pena, ello en virtud del art. 40 del CP, denota que el Tribunal de alzada no consideró la jurisprudencia en la propia resolución de alzada, inherente a los Autos Supremos 217/2017 de 21 de marzo y 38/2013 de 18 de febrero, extremo que no se cumple en la Sentencia y solamente se efectuó la valoración del art. 38 del CP, sin considerar el art. 40 de la misma norma, traduciéndose en vulneración e inobservancia al debido proceso como manifestó en el recurso de apelación restringida.


        Asimismo, en apelación restringida denunció que la Sentencia erró por falta de fundamentación, así como en flagrantes contradicciones e incluso incoherencias internas respecto a la absolución y posterior inconcurrencia del delito. Invoca los Autos Supremos 86/2013 de 26 de marzo y 396/2014-RRC de 18 de agosto.


        Expresa que se incurre en el inc. 6) del art. 370 del CPP, indicando que la condena se funda en hechos que no fueron objeto de debate y menos forman parte de ninguna de las acusaciones, siendo ilegales e indebidamente incluidas por el Tribunal de primera instancia como nuevos hechos que no fueron considerados por el Auto de Vista impugnado” pues incluso en el punto 5.3. se indica que estos aspectos acusados no se encuentran en la sentencia en el punto de hechos probados por lo que el mismo no constituye agravio alguno restándole importancia a esta grave ofensa, pues a pesar de que no está en la parte de la sentencia de hechos probados” (sic), además que la Sentencia contiene contradicciones que van a lo ilógico como denunció en apelación restringida, insertando hechos que no fueron objeto del juicio y que la sentencia determinó su culpabilidad y autoría, extremos que fueron minimizados por el Tribunal de alzada constituyéndose en agravios, lesionando el derecho al debido proceso en su vertiente del derecho a la defensa. Invoca el Auto Supremo 65/2012-RA de 19 de abril.  


III.        REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.

       

En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de esta Sala Penal, que ante la interposición del recurso de casación, le corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.

Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i)        Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)        Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.

Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii)        Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


IV.        ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


En el caso de autos, se advierte que la recurrente fue notificada con el Auto de Vista impugnado el 7 de febrero de 2019, interponiendo su recurso de casación el 14 del mismo mes y año; es decir, dentro de los cinco días hábiles que le otorga la ley, en cumplimiento del requisito temporal exigido por el art. 417 del CPP, por lo que corresponde verificar el cumplimiento de los demás requisitos de admisibilidad.


A los efectos de resolver la admisibilidad o inadmisibilidad del primer motivo del recurso de casación expuesto precedentemente, es necesario establecer que si bien el derecho de impugnación está reconocido constitucionalmente, no es menos cierto que también se encuentra regulado por las normas de desarrollo constitucional y procedimental, como la disposición contenida en el art. 394 del CPP, que dispone: “Las resoluciones judiciales serán recurribles en los casos expresamente establecidos por este Código”; lo que implica, que en el examen de admisibilidad, debe considerarse la legitimación objetiva, en el entendido, de que es la norma la que limita los recursos a los establecidos en cada caso por la ley procesal penal, para los supuestos expresamente previstos; en ese entendido, la parte recurrente refiere que el Auto de Vista impugnado no admitió su impugnación contra la Resolución 031/2016 de 17 de marzo (que resolvió cuestiones incidentales), supuestamente por que anteriormente no se hubiera presentado apelación incidental y erróneamente se habría planteado apelación restringida, pues luego de la subsanación no se emitió proveído alguno de inadmisibilidad de las apelaciones, por cuanto el hecho de no haber resuelto el fondo vulneraría sus derechos al acceso a la justicia e impugnación (arts. 115 y 180 de la CPE), así como al debido proceso en su vertiente de derecho a recurrir.


Al respecto, se advierte que la denuncia concierne a una temática que va a atacar una decisión que resolvió el recurso de apelación incidental, lo que evidencia que el reclamo fue resuelto por el Tribunal de alzada a través de un pronunciamiento que no es recurrible vía casación; toda vez, que la apertura y competencia de este máximo Tribunal de Justicia Ordinaria, está delimitada para conocer reclamos contra Autos de Vista que resuelven apelaciones restringidas contra Sentencias, y no así sobre temáticas o cuestiones incidentales como el presente caso advirtiéndose el incumplimiento de los fundamentos de procedencia del recurso de casación, ante una errónea interpretación de la finalidad del Tribunal Supremo de Justicia, en una falencia recursiva que desnaturaliza la propia norma procesal, cuya procedencia desde todo punto de vista vendría a ser ilegal y contrario a la misma doctrina legal aplicable pronunciada por este alto Tribunal de justicia en sus Autos Supremos 219/2014-RRC de 4 de junio y 396/2014-RRC de 18 de agosto, entre otros, que en definitiva han sido inobservados por la recurrente al momento de plantear la temática deducida, careciendo de impugnabilidad objetiva, razones que conllevan a determinar su inadmisibilidad.


En el segundo motivo, la parte recurrente realiza observaciones vinculadas a defectos de la Sentencia porque no se demostró de manera sustentada que el hecho se haya configurado en los hechos del tipo penal sancionado, aduciendo que existió falta de fundamentación y contradicciones en la Sentencia; en ese sentido y a los efectos de contrastar lo denunciado, así como los argumentos de la misma y descubrir un sentido jurídico distinto al que le asignó el Auto de Vista impugnado, se denota que la parte recurrente basa sus argumentos únicamente en contenidos del fallo de mérito emitido en juicio, denunciando las actuaciones del Tribunal de Sentencia; pretendiendo que este Tribunal realice su función nomofiláctica con relación a la Sentencia, buscando inducir a un nuevo control de legalidad de dicho fallo dentro de una etapa procesal que no se encuentra reservada para ello, puesto que la misma ya fue objeto de análisis por parte del Tribunal de alzada, en todo caso, correspondía a la recurrente cumplir con la carga de realizar una fundamentación de forma objetiva, identificando expresamente cuáles son los actos procesales que provocaron la presunta vulneración legal, pero siempre con relación al Auto de Vista emitido a tiempo de resolver la apelación restringida y no así la Sentencia de mérito; en consecuencia, puesto que no es posible legalmente, retrotraer etapas y menos utilizar un instituto jurídico desnaturalizando su verdadero alcance y objetivo; no resulta coherente, el planteamiento del recurso de casación observando aspectos de la Sentencia. Asimismo, si bien invoca los Autos Supremos 86/2013 de 26 de marzo y 396/2014-RRC de 18 de agosto, no se evidencia que hubieran sido invocados a momento de interponer su recurso de apelación restringida tal como lo señala el art. 417 parágrafo II del CPP, por lo referido anteriormente no es posible considerar el análisis de fondo de lo pretendido en el recurso de casación, deviniendo en consecuencia en inadmisible por incumplimiento de los requisitos establecidos en los arts. 416 y 417 del CPP.



POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 418 del CPP, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Yola Márquez Vda. de Medina, de fs. 1951 a 1956 vta. 


Regístrese, hágase saber y devuélvase.