TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 238/2019-RA

Sucre, 22 de abril de 2019


Expediente                Santa Cruz 72/2018

Parte Acusadora                Pierre Groleau

Parte Imputada                Juan Carlos Cochamanidis Canelas

Delito                        Calumnia


RESULTANDO


Por memoriales presentados el 7 y 22 de marzo de 2018, Pierre Groleau, de fs. 1022 a 1027; y, Juan Carlos Cochamanidis Canelas, de fs. 1037 a 1040, interponen recursos de casación, impugnando el Auto de Vista 83 de 1 de diciembre de 2017, de fs. 1013 a 1016, pronunciado por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso penal seguido inter partes, por la presunta comisión del delito de Calumnia, previsto y sancionado por el art. 283 del Código Penal (CP).


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


  1. Por Sentencia 24/2017 de 4 de mayo (fs. 939 a 956 vta.), el Juez Cuarto de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, declaró a Juan Carlos Cochamanidis Canelas, autor y culpable de la comisión del delito de Calumnia, previsto y sancionado por el art. 283 del CP, imponiendo la pena de dos años de reclusión, con costas y la reparación del daño civil, concediendo el beneficio de perdón judicial.


  1. Contra la mencionada Sentencia, el acusador particular mediante su apoderado (fs. 974 a 980 vta.), y el imputado Juan Carlos Cochamanidis Canelas (fs. 983 a 989), formularon recursos de apelación restringida, que fueron resueltos por el Auto de Vista 83 de 1 de diciembre de 2017, emitido por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, que declaró inadmisible el recurso de Pierre Groleau e improcedente el recurso del imputado; en consecuencia, confirmó la Sentencia apelada.

  1. Por diligencias de 28 de febrero y 15 de marzo de 2018, Pierre Groleau (fs. 1017) y Juan Carlos Cochamanidis Canelas (fs. 1028), fueron notificados con el Auto de Vista impugnado; y, el 7 y 22 de marzo del mismo año, interpusieron los recursos de casación, que son objeto del presente análisis de admisibilidad. 


II. DE LOS MOTIVOS DE LOS RECURSOS DE CASACIÓN


De los memoriales de los recursos de casación, se extraen los siguientes agravios:


II.1. Del recurso de casación de Pierre Groleau


El recurrente señala que, durante el juicio oral, se apersonó Carlos Jesús Francisco Blacutt Soto como su apoderado legal, a través del Poder Especial, conferido mediante Instrumento Público 232/2017 otorgado ante Notario de fe Pública 88 del Distrito Judicial de Santa Cruz, con las facultades expresas para apersonarse al Juzgado Cuarto de Sentencia, Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz en sus Salas Penales, y Tribunal Supremo de Justicia a objeto de proseguir la causa hasta su conclusión en todas sus instancias.


Señala que, con este mismo poder su apoderado legal planteó recurso de apelación restringida contra la Sentencia 24/2017; sin embargo, el Tribunal de alzada habría considerado que el mismo no cumplía con las reglas establecidas en el art. 396 inc. 2) del Código de Procedimiento Penal (CPP), al no adjuntar el instrumento público que acreditaría el poder conferido y careciendo en consecuencia de legitimación activa para el efecto, con la consiguiente imposibilidad de ingresar en el análisis de fondo de los agravios expuestos, lo cual según el recurrente constituye aplicación errónea del referido precepto, que en su criterio hace referencia al desistimiento del recurso de apelación por parte del imputado, siendo que en el caso concreto habría sido el abogado de la víctima quien actuó en su representación, debiendo haberse aplicado los arts. 11 y 81 del CPP, referidos a la legitimación activa de la víctima a través de su apoderado legal para apersonarse en el proceso penal, máxime tratándose de un poder especial que contiene expresamente la facultad de interponer recurso de apelación.


A tal efecto, invoca el Auto Supremo 177/2005 de 27 de mayo, indicando que la contradicción con el Auto impugnado recaería en que el precedente señalado reconoce la facultad de la víctima para ser representada con poder especial, conforme a las previsiones del art. 81 del CPP y el Auto de Vista impugnado aplicaría el art. 396 inc. 2) del CPP inaplicable al caso concreto; en ese sentido, considera vulnerado su derecho como víctima a intervenir dentro del proceso penal, conforme las reglas establecidas en los arts. 11, 76, 81 y 394 del CPP, por consiguiente vulnerados los principios de igualdad procesal, acceso a la justicia, tutela judicial efectiva, como componentes del debido proceso, citando para ello, el art. 115.II de la Constitución Política del Estado (CPE).


Con los argumentos expuestos, en aplicación del art. 169 inc. 3) del CPP, al considerar la existencia de un defecto absoluto no susceptible de convalidación, y la consiguiente nulidad por la vulneración los derechos y garantías de la víctima, previstos en los arts. 121.II y 180.II de la CPE, aclarando que la trascendencia de pretensión radica en que se busca la nulidad de la Sentencia que erróneamente habría declarado la prescripción del delito de Difamación, no obstante, la existencia de causales de rebeldía que no fueron consideradas, permitiendo así la emisión de una nueva sentencia que modifique la pena impuesta; solicita se declare admisible su recurso y se deje sin efecto el Auto de Vista impugnado, ordenando al Tribunal llamado por ley se dicte uno nuevo, observando la doctrina legal establecida por el Tribunal Supremo de Justicia. 


II.2. Del recurso planteado por el acusado


Invocando el Auto Supremo 278/2012-RRC de 31 de octubre, denuncia la vulneración de los arts. 124 y 398 del CPP, con el argumento de que en la emisión del Auto de Vista impugnado, se omitió el pronunciamiento sobre los siguientes motivos expuestos en su apelación restringida: 1) La denuncia de errónea aplicación de la ley sustantiva [art. 370 inc. 1) del CPP] en cuanto al delito de Calumnia, afirmando que ante la negativa de poder interrogar a la testigo Jessica Roselin Echeverría Br avo sobre los hechos que dieron lugar a que ésta le inicie un proceso a la víctima por Legitimación de Ganancias Ilícitas, su defensa hizo reserva de apelación, no siendo evidente lo aseverado al respecto en el Auto de Vista impugnado; en ese sentido, refiere haber invocado el Auto Supremo 175/2016-RRC de 8 de marzo, señalando que no puede ser posible que el Juez llegue a formar convicción sin haber permitido una respuesta de la testigo en juicio; 2) La denuncia de que la Sentencia se basó en elementos probatorios no incorporados legalmente al juicio [art. 370 inc. 4) del CPP], señalando al efecto que, en su recurso planteó que el Juez se basó en el contenido de unos correos electrónicos que habrían sido excluidos, a través de un incidente de exclusión probatoria por tratarse de fotocopias simples; sin embargo, la propia autoridad jurisdiccional las habría valorado, pronunciándose en Sentencia; 3) Refiere que, el testigo Sergio Jordán Arroyo hizo entrega de una computadora para la realización de una pericia, y que el incidente de exclusión probatoria al respecto habría sido declarado improbado, haciendo también en este caso la reserva de apelación, denunciando la vulneración de los arts. 171 y 172 del CPP y 115.II de la CPE y habiendo citado como precedente contradictorio en su apelación restringida el Auto Supremo 134/2013-RRC de 20 de mayo; 4) La denuncia de que no existe fundamentación en la Sentencia, o que ésta es insuficiente o contradictoria [art. 370 inc. 5) del CPP], refiriendo que dejó sentado en su recurso que, ninguna prueba producida en juicio demostró que el recurrente manifestó que Pierre Groleau haya cometido el delito de Legitimación de Ganancias Ilícitas, siendo la testigo Echevarría quien más bien habría denunciado al acusador, ratificando su denuncia mediante artículos de prensa; asimismo refiere que, los Vocales respecto a la debida subsunción del hecho al tipo penal de Calumnia, no consideraron el Auto Supremo 190/2014-RRC de 15 de mayo invocado en su apelación, agregando que el Juez no manifestó en qué momento se imputó a Pierre Groleau la autoría de algún delito y menos habría manifestado que el acusado sabía que aquel no cometió ningún delito, extrañando una objetiva y específica subsunción del hecho al tipo penal, incurriendo por ello en contradicción con el Auto Supremo 345/2015-RRc de 3 de junio, que también habría sido invocado en el recurso de apelación restringida; por último señala que los Vocales no consideraron que la inadecuada valoración de la prueba vulnera la sana crítica, ocasionando una incorrecta fundamentación a tiempo de subsumir la conducta en la Sentencia y el Auto de Vista impugnado, contradiciendo el Auto Supremo 135/2013-RRC de 20 de mayo, que asegura también fue invocado en su apelación restringida.


Con los argumentos expuestos, solicita se declare admisible su recurso y deliberando en el fondo se declare fundado el mismo, disponiendo que el Tribunal de alzada dicte un nuevo Auto de Vista de conformidad a la doctrina legal que dicte este Tribunal Supremo de Justicia.                                             


III.        REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE 
CASACIÓN


El art. 180.II de la CPE, garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.

En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de las Salas Penales, que ante la interposición del recurso de casación, les corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


  1. Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


  1. Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


       Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


  1. Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la Sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


En el caso de Autos, se advierte que los recurrentes, fueron notificados con el Auto de Vista impugnado el 28 de febrero y el 15 de marzo de 2018, interponiendo sus recursos de casación el 7 y 22 de marzo del mismo año; es decir, dentro del plazo de los cinco días hábiles que les otorga la ley, encontrándose cumplido el requisito temporal exigido por el art. 417 del CPP, por lo que corresponde verificar el cumplimiento de los demás requisitos de admisibilidad.


IV.1. Del recurso interpuesto por Pierre Groleau


El recurrente hace referencia a la nulidad citando el art. 169 inc. 3) del CPP, por considerar vulnerados sus derechos y garantías como víctima a intervenir dentro del proceso penal, conforme las reglas establecidas en los arts. 11, 76, 81 y 394 del CPP, por consiguiente vulnerados los principios de igualdad procesal, acceso a la justicia, tutela judicial efectiva, como componentes del debido proceso, citando para ello, los arts. 115.II, 121.II y 180.II de la CPE; a este efecto, denuncia errónea aplicación del art. 396 inc. 2) del CPP por parte del Tribunal de alzada, que habría establecido la imposibilidad de analizar el fondo de su recurso de apelación restringida, por considerar que el poder 232/2017 conferido a su abogado, no cumplía con las reglas establecidas en dicho precepto, no obstante de que, con este mismo poder su apoderado se apersonó durante el juicio oral, contando con las facultades expresas para apersonarse al Juzgado Cuarto de Sentencia, Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz en sus Salas Penales, y Tribunal Supremo de Justicia a objeto de proseguir la causa hasta su conclusión en todas sus instancias. Al respecto señala que el art. 396 inc. 2) del CPP, hace referencia al desistimiento del recurso de apelación por parte del imputado, siendo que en el caso concreto habría sido el abogado de la víctima quien actuó en su representación, debiendo haberse aplicado los arts. 11 y 81 del CPP, referidos a la legitimación activa de la víctima a través de su apoderado legal, máxime tratándose de un poder especial que contiene expresamente la facultad de interponer recurso de apelación. Invoca el Auto Supremo 177/2005 de 27 de mayo, indicando que la contradicción con el Auto impugnado recaería en que el precedente señalado reconoce la facultad de la víctima para ser representada con poder especial, conforme a las previsiones del art. 81 del CPP y el Auto de Vista impugnado habría aplicado el art. 396 inc. 2) del CPP inaplicable al caso concreto.


Conforme se puede establecer del análisis del recurso planteado, el recurrente cumple suficientemente con su obligación de cuestionar la decisión del Tribunal de alzada en cuanto a la aplicación del art. 396 inc. 2) del CPP, invocando el precedente considerado contradictorio, explicando a su vez en qué consistiría la pretendida contradicción, observando así las disposiciones contenidas en los arts. 416 y 417 del CPP, en cuanto a los requisitos de admisibilidad del recurso de casación, correspondiendo a esta Sala en su labor de contraste, a través de una resolución de fondo, establecer la existencia o no de la contradicción denunciada, debiendo en ese caso declararse admisible el presente recurso de casación. 


IV.2. Del recurso de casación de Juan Carlos Cochamanidis


El recurrente, haciendo referencia a la obligación que tienen los Vocales de pronunciarse sobre todos los aspectos cuestionados en los recursos de apelación restringida, además de invocar como precedente el Auto Supremo 278/2012-RRC de 31 de octubre, denuncia la vulneración de los arts. 124 y 398 del CPP, expresando que el Tribunal de apelación, omitió pronunciarse sobre los siguientes aspectos de su apelación restringida: 1) La denuncia de errónea aplicación de la ley sustantiva [art. 370 inc. 1) del CPP] en cuanto al delito de Calumnia; 2) La denuncia de que la Sentencia se basó en elementos probatorios no incorporados legalmente al juicio [art. 370 inc. 4) del CPP]; 3) La reserva de apelación, con relación a su exclusión probatoria declarada improbada, respecto al testigo Sergio Jordán Arroyo; 4) La denuncia de que no existe fundamentación en la Sentencia, o que ésta es insuficiente o contradictoria [art. 370 inc. 5) del CPP].


En este caso, se observa que el recurrente denuncia incongruencia omisiva en el que habría incurrido el Tribunal de apelación, señalando concretamente los motivos que habrían sido omitidos en alzada, invocando además el precedente jurisprudencial emitido por este alto Tribunal de Justicia, y explicando en qué consistiría la contradicción con el Auto de Vista impugnado, dando cumplimiento de esta manera a los presupuestos para la admisibilidad del recurso de casación previstos por el legislador ordinario en los arts. 416 y 417 del CPP, correspondiendo declarar la admisibilidad del presente recurso de casación, para que a través del análisis de fondo, se establezca la existencia o no de la contradicción denunciada.  


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLES los recursos de casación interpuestos por Pierre Groleau, de fs. 1022 a 1027; y, Juan Carlos Cochamanidis Canelas, de fs. 1037 a 1040; asimismo, en cumplimiento del mencionado artículo en su segundo párrafo, se dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas, el Auto de Vista impugnado y el presente Auto Supremo. 


Regístrese, hágase saber y cúmplase.