TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 172/2019-RA

Sucre, 26 de marzo de 2019


Expediente                : Chuquisaca 5/2019

Parte Acusadora                : Ministerio Público y Elizabeth Ayaviri Díaz

Parte Imputada                : Jheysen Edilberto Vega Aguilar 

Delito                        : Feminicidio    


RESULTANDO


Por memorial presentado el 14 de enero de 2019, cursante de fs. 544 a 559 vta., Jheysen Edilberto Vega Aguilar interpone recurso de casación, impugnando el Auto de Vista 397/2018 de 28 de noviembre, de fs. 483 a 493 vta., pronunciado por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público y Elizabeth Ayaviri Díaz contra el recurrente, por la presunta comisión del delito de Feminicidio, previsto y sancionado por el art. 252 bis num. 1) y 5) del Código Penal (CP).


I. DEL RECURSO DE CASACIÓN


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


  1. Por Sentencia 07/2018 de 5 de abril (fs. 360 a 409), el Tribunal de Sentencia Penal Primero de la Capital del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, declaró a Jheysen Edilberto Vega Aguilar autor de la comisión del delito de Feminicidio, previsto y sancionado por el art. 252 bis num. 1) y 5) del CP, imponiendo la pena de treinta (30) años de reclusión, sin derecho a indulto, con costas a favor del Estado y de la acusadora particular.   


  1. Contra la mencionada Sentencia, Jheysen Edilberto Vega Aguilar, interpuso recurso de apelación restringida (fs. 413 a 431 vta.); a cuyo efecto, la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, emitió el Auto de Vista 397/2018 de 28 de noviembre, que declaró improcedente el recurso.


  1. Por diligencia de 8 de enero de 2019 (fs. 494), el recurrente fue notificado con el referido Auto de Vista; y, el 14 de enero del mismo año, interpuso el recurso de casación objeto del presente análisis de admisibilidad.


II. DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN


El recurrente ampara su recurso de casación en los siguientes motivos:


  1. Bajo el epígrafe, defecto absoluto emergente de la vulneración del derecho al debido proceso, en su vertiente de fundamentación, por incurrir en incongruencia omisiva citra petita o ex silentio (art. 115-II, 117-I de la CPE y art. 8 inc. c) de la CADH), el recurrente dice que el motivo está dividido en 2 partes; la primera del defecto que contiene al resolver el 2° punto y la segunda del defecto que contiene al resolver el 3° punto, ambos del tercer motivo de la apelación restringida: i) Fundamentación del defecto absoluto generado al resolver el 2° punto del tercer motivo de la apelación restringida; transcribiendo lo reclamado expresamente en su recurso de apelación restringida (pág. 23 al 26), así como los fundamentos de respuesta contenidos en el Auto de Vista confutado, el recurrente  para demostrar la vulneración del debido proceso alegada en su motivo de casación, acusa que los miembros el Tribunal de alzada simularon dar respuesta al motivo recursivo que planteó y no dieron respuesta concreta a lo que realmente reclamó en el recurso de apelación restringida, debido a que su reclamo tenía la intención y finalidad de que el Tribunal de alzada explique y fundamente, respecto a si la pericia lógica y/o razonable que el Tribunal de Juicio haya concluido que la víctima se encontraba en un total estado de indefensión y que no podía defenderse ni moverse, pese a que las declaraciones de los propios testigos que fueron ofrecidos por los acusadores, refirieron claramente que la supuesta víctima Karen, discutía con todos, lanzó cosas e insultaba y gritaba en el domicilio; reclamación que no fue respondida, contrariamente de manera discrecional y arbitraria cambiaron el sentido de su reclamo, otorgando a sus cuestionamientos el sentido que mejor les pareció e incurriendo en un grosero defecto de fundamentación, incurriendo en una incongruencia omisiva citra petita vulnerando el debido proceso previsto y reconocido por el art. 115 de la Constitución Política del Estado. Señala que el defecto radica, en que el Tribunal de alzada al emitir el Auto de Vista recurrido ignoró los cuestionamientos que realizó de la Sentencia condenatoria, dejándole en un total estado de indefensión e impidiéndole obtener un pronunciamiento razonable y debidamente fundamentado; cita como precedente y con relación a la congruencia el Auto Supremo 396/2014-RRC.

ii) Fundamentación del defecto absoluto generado al resolver el 3° punto del tercer motivo de la apelación restringida; transcribiendo lo reclamado expresamente en su recurso de apelación restringida (pág. 26 al 30), así como los fundamentos de respuesta contenidos en el Auto de Vista (pág. 19 y 20), de la revisión de ambos fundamentos, acusa que el Tribunal de alzada no consideró sus cuestionamientos y reclamos, cuando enfática y fundadamente reclamó respecto a las conclusiones que llegó el Tribunal de Juicio sobre la personalidad de la occisa, en base a la autopsia psicológica, así como al grado alcohólico y respecto a la escena del supuesto crimen, que el defecto radica en la ilegal omisión que cometió el Tribunal de alzada al no responder, ni siquiera mencionar los cuestionamiento que realizó en su recurso de apelación restringida, de haber cumplido con su labor los miembros del Tribunal de apelación se habrían percatado que cumplió con la obligación de referir que reglas de la sana crítica se vulneraron con la valoración probatoria del Tribunal, cuando fundamentó y explicó suficientemente la vulneración al elemento ciencia como elemento de la sana crítica.


  1. Con el título, defecto absoluto emergente de una arbitraria fundamentación y motivación del Auto de Vista impugnado que vulneró la garantía del debido proceso en su vertiente del derecho a una debida motivación de las Resoluciones (art. 115-II y 117-I de la CPE), defecto que emergió del fundamento expuesto por el Tribunal de apelación al resolver el punto 3 del tercer motivo de la apelación restringida, refiere que del análisis al Auto de Vista impugnado, acusa que los Vocales fundamentaron y motivaron su fallo en base a argumentos no reales y falsos, que carecen de coherencia con los cuestionamientos de su recurso, incurriendo en una motivación arbitraria que vulneró el debido proceso, al ignorar y no responder a los cuestionamientos e interrogantes que alegó en la interposición de su recurso de apelación restringida.


Señalando los motivos de su recurso de apelación restringida divididos en 5 puntos diferentes y específicos, transcribe el contenido del Auto de Vista que resolvió dichos puntos (pág. 19 y 20), indica fundamentar y explicar los defectos de fundamentación que contiene dichos argumentos; el defecto que alega en éste motivo de casación refiere a que todos los argumentos y motivaciones vertidas por el Tribunal de alzada no corresponden a la verdad, cuando en su recurso de apelación cumplió y fundamentó todo lo que el Tribunal de alzada niega (pág. 26 a 30 de la apelación restringida), se cumplió con los requisitos de fundamentación y carga argumentativa estableciéndose con exactitud cuáles fueron los principios de la sana crítica que consideró vulnerados. Con esta base, pide al Tribunal de casación contrastar entre lo referido por los Vocales del Tribunal de alzada y el recurso de apelación restringida que presentó, realizada dicha labor podrá verificarse que lo que refiere el Auto de Vista no es cierto, que estableció con exactitud qué principio de la sana crítica se vulneró con la defectuosa valoración de la autopsia psicológica, estableciendo expresamente la ciencia y la lógica, refiriendo que existía vulneración en razón a que el Tribunal de Sentencia pese habérsele advertido que la autopsia psicológica llegó a conclusiones más allá de lo permitido por la psicología, el Tribunal omitió considerar tal aspecto incurriendo en una defectuosa y arbitraria valoración probatoria; respecto a la lógica, dice que resulta ilógico concluir que su persona padece de un trastorno paranoico-celótipico, cuando nunca se le hizo un examen, contrariamente existe otro elemento probatorio (MPPD30) que desvirtúa lo aseverado en la autopsia psicológica, lo que demuestra una parcializada valoración del elemento probatorio que vulnera el sano y correcto entendimiento humano.


En esta base, acusa que la Resolución confutada es irrazonable, discrecional y arbitraria, ya que pese a que estableció los elementos de la sana crítica vulneradas, haber fundamentado la incidencia de la defectuosa valoración en la parte dispositiva de la Sentencia, el Tribunal de Alzada arbitraria y discrecionalmente, contra toda lógica refiere que no se cumplió con los requisitos; considera que la arbitrariedad se da cuando las autoridades judiciales utilizan argumentos que carecen de sustento fáctico, jurídico y probatorio, al decir que no cumplió y no fundamentó, cuando si lo hizo. 


  1. Citando la vulneración del derecho al recurso e impugnación y al principio pro actione, como elementos integrantes del debido proceso, generados por el Tribunal de alzada al fundar la decisión de improcedencia de la apelación restringida en aspectos formales, pese haber admitido para el análisis de fondo de todo el recurso de apelación, denuncia que el Auto de Vista recurrido vulneró directa y flagrantemente su derecho al recurso efectivo reconocido por el art. 180-II de la CPE y art. 8 de la CIDH de San José de Costa Rica, así como el Principio Pro Actione, ambos como elementos integrantes del debido proceso; que del análisis a los argumentos del Auto de Vista confutado, resulta evidente que declaró la improcedencia del tercer motivo recursivo y que no ingresó a responder los agravios que alegó en los puntos 3, 4 y 5 de su recurso, porque supuestamente no habría cumplido con aspectos formales de la interposición del recurso, como la supuesta carga argumentativa y la indicación de los elementos de la sana crítica vulnerados, pese a que los propios Vocales de la Sala Penal Primera al momento de verificar el cumplimiento de los supuestos defectos formales, consideraron que se encontraban cumplidos por lo que admitieron el recurso para el análisis de fondo, situación que reclama ser ilegal y arbitraria, por qué en su criterio fue sometido su recurso de apelación restringida a un doble juicio de admisibilidad, en una primera instancia establecieron que el recurso cumplió con todas las formalidades y posteriormente declaran la improcedencia del mismo en base a aspectos de forma, que aparentemente estaban cumplidos.


Afirma que el defecto radica en el hecho de que, si el Tribunal de alzada consideraba que el recurso carecía de una carga argumentativa o de la indicación o especificación de los elementos de la sana crítica, tenía la obligación de observar dichos aspectos formales al momento de realizar el juicio de admisibilidad y haberle concedido el plazo de 3 días conforme al art. 399 del Código de Procedimiento Penal (CPP), para la subsanación de los aspectos formales o de fundamentación que tardíamente extrañan los Vocales del Tribunal de alzada, actuar que le dejó en un total estado de indefensión y vulneró el debido proceso, al hacerle conocer supuestos defectos de forma después de haber admitido la integridad del recurso y recién en el momento de que el Tribunal debió ingresar a resolver el fondo de los cuestionamientos planteados, arbitraria e ilegalmente hizo que no pueda hacer uso del plazo legal para subsanar dichos supuestos defectos formales, en razón a que el Tribunal de alzada tardíamente dio a conocer dichas observaciones, vulnerando flagrantemente su derecho a la impugnación y al recurso efectivo, haciendo inútil el recurso que interpuso. Invoca como precedentes contradictorios los Autos Supremos 174/2016-RRC de 8 de marzo y 302/2015-RRC-L de 30 de junio.

                                         

III.        REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE
CASACIÓN


El art. 180.II de la CPE, garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de las Salas Penales, que ante la interposición del recurso de casación, les corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i)         Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)         Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii)         Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la Sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.

El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


Sin embargo, existen situaciones de flexibilización de los requisitos de admisibilidad del recurso de casación que permite abrir excepcionalmente la competencia en aquellos casos en los que se denuncie la existencia de graves y evidentes infracciones a los derechos de las partes y que constituyan defectos absolutos no susceptibles de convalidación; posibilidad que se justifica teniendo presente: a) Que el fin último del derecho es la justicia; b) La tarea encomendada por ley al Tribunal Supremo referida precedentemente; c) La necesidad de precautelar se observen las normas procesales que son de orden público y de cumplimiento obligatorio que prevén no se cometan actos procesales defectuosos, teniendo en cuenta que conforme la disposición contenida en el art. 115.II de la CPE, el Estado garantiza entre otros, los derechos al debido proceso y a la defensa; y, d) Las disposiciones relativas a la nulidad de actos procesales previstas por el art. 17 de la LOJ.


Este entendimiento, no implica que el recurrente se limite en el recurso de casación a formular una simple denuncia de actividad procesal defectuosa sin la debida fundamentación; por el contrario, en este tipo de situaciones, la parte recurrente deberá formular las denuncias vinculadas a la existencia de defectos absolutos, teniendo la obligación de cumplir con las siguientes exigencias: i) Proveer los antecedentes de hecho generadores del recurso; ii) Precisar el derecho o garantía constitucional vulnerado o restringido; iii) Detallar con precisión en qué consistente la restricción o disminución del derecho o garantía; y, iv) Explicar el resultado dañoso emergente del defecto.


Cabe destacar que esta doctrina de flexibilización de los requisitos de admisibilidad y permisibilidad de activar el recurso de casación ante la denuncia de defectos absolutos adoptada por este Tribunal, ha sido ratificada por el Tribunal Constitucional en las Sentencias Constitucionales 1112/2013 de 17 de julio, 0128/2015-S1 de 26 de febrero y 0326/2015-S3 de 27 de marzo, entre otras, al señalar que guarda conformidad con los valores de justicia e igualdad y el principio de eficacia de los derechos fundamentales, entre ellos el acceso a la justicia y la justicia material, última que exige adoptar criterios que permitan enmendar y reparar la afectación grave de derechos y garantías constitucionales ocurridas en la tramitación de los procesos.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


En el caso de autos se advierte que el recurrente fue notificado con el Auto de Vista impugnado el 8 de enero de 2019, interponiendo su recurso de casación el 14 del mismo mes y año; es decir, dentro del plazo de los cinco días hábiles que le otorga la Ley, en cumplimiento del requisito temporal exigido por el art. 417 del CPP, por lo que corresponde verificar el cumplimiento de los demás requisitos de admisibilidad.


Respecto al primer motivo, el recurrente acusa la existencia de defecto absoluto emergente de la vulneración del derecho al debido proceso, en su vertiente de fundamentación, por incurrir en incongruencia omisiva citra petita o ex silentio, el presente motivo lo dividió en dos puntos, manifestando; i) Fundamentación del defecto absoluto generado al resolver el 2° punto del tercer motivo de la apelación restringida, acusa que los miembros el Tribunal de alzada simularon dar respuesta al motivo recursivo que planteó, cuando éste debió explicar y fundamentar, respecto a si la pericia lógica y/o razonable que el Tribunal de Juicio concluyó que la víctima se encontraba en un total estado de indefensión y que no podía defenderse ni moverse, situación contradicha por las declaraciones testificales que dijeron que la víctima (Karen) se encontraba eufórica, discutiendo y tirando cosas, extremos que no fueron respondidos por el Tribunal de alzada, que contrariamente de manera discrecional y arbitraria cambió el sentido de la reclamación, otorgando a sus cuestionamientos otro sentido e incurriendo en un grave defecto de fundamentación, incongruencia omisiva citra petita y vulnerando el debido proceso previsto en el art. 115-II de la CPE. ii) Fundamentación del defecto absoluto generado al resolver el 3° punto del tercer motivo de la apelación restringida, acusa que no consideró los cuestionamientos y reclamos que hizo, respecto a las conclusiones a que llegó el Tribunal de Juicio sobre la personalidad de la occisa, basado en la: Autopsia psicológica, grado alcohólico y la escena del supuesto crimen, que de haber cumplido con su labor los miembros del Tribunal de alzada se habrían percatado que cumplió con la obligación de referir que reglas de la sana crítica se vulneraron con la valoración probatoria del Tribunal, cuando fundamentó y explicó suficientemente la vulneración al elemento ciencia como elemento de la sana crítica.


Señala que en el presente motivo el defecto radica, en que el Tribunal de alzada al emitir el Auto de Vista recurrido ignoró los cuestionamientos que realizó a la Sentencia Condenatoria, dejándole en un total estado de indefensión e impidiéndole obtener un pronunciamiento razonable y debidamente fundamentado.


Con relación a la temática planteada a momento de su fundamentación invocó como precedente contradictorio y referido a la congruencia el Auto Supremo 396/2014-RRC, limitándose a sólo transcribir la parte que creyó pertinente sin realizar la precisión respecto de cómo el Auto de Vista es contradictorio con el precedente, incumpliendo con los requisitos establecidos en los arts. 416 y 417 del CPP.


Sin embargo, el recurrente denuncia la existencia de un defecto absoluto emergente de la vulneración del derecho al debido proceso, en su vertiente de fundamentación por incurrir en incongruencia omisiva citra petita o ex silentio (arts.115-II y 117-I de la CPE, art. 8 inc. c) de la CADH), solicitan expresamente la aplicación de los criterios de flexibilización de los requisitos de casación y teniendo en cuenta que este Tribunal estableció los presupuestos de flexibilización para la admisión excepcional del recurso de casación; se advierte que el recurrente identificó plenamente el hecho concreto que le causa agravio y el argumento del Auto de Vista que habría originado la restricción (Auto de Vista incurrió en incongruencia omisiva citra petita o ex silentio); precisó asimismo la vulneración de sus derechos constitucionales (debido proceso, en su elemento de debida fundamentación e incongruencia); explicó con precisión la restricción o disminución del derecho o garantía vulnerado y que el defecto que denunció le ocasionó una restricción y disminución a su derecho al debido proceso en su vertiente del derecho a la debida fundamentación; y, el resultado dañoso emergente del defecto, consistiría en que el Tribunal de alzada al resolver los puntos 2° y 3° del Tercer Motivo de su apelación restringida, determinó su improcedencia sin resolver los reclamos que realizó en la apelación y otorgó un sentido distinto a sus cuestionamientos, lo que afectó y tiene connotación constitucional en los derechos al debido proceso y a la tutela judicial efectiva establecidos en los arts. 115-II y 117-I de la CPE. De la fundamentación expuesta en el recurso, se observa que el recurrente cumplió con los presupuestos de flexibilización, haciendo viable la admisión de este motivo en forma extraordinaria.


Con relación al segundo motivo, denuncia que existió defecto absoluto emergente de una arbitraria fundamentación y motivación del Auto de Vista confutado, que vulneró la garantía del debido proceso en su vertiente del derecho a una debida fundamentación y motivación, defecto que emergió del fundamento expuesto por el Tribunal de apelación al resolver el punto 3 del Tercer Motivo de la apelación restringida, que del análisis que hizo al Auto de Vista recurrido, acusa que los Vocales fundamentaron y motivaron su fallo en base a argumentos no reales y falsos, con falta de coherencia en relación a los cuestionamientos de su recurso, incurriendo en una motivación arbitraria que vulnera el debido proceso, al ignorar y no responder a los cuestionamientos e interrogantes que alegó en la interposición de su recurso de apelación restringida. Alega como defecto en el presente motivo de casación, que los argumentos y motivaciones vertidas por el Tribunal de alzada no corresponden a la verdad, cuando en su recurso de apelación cumplió y fundamentó todo lo que el Tribunal de alzada niega.


Con referencia al motivo en cuestión, el recurrente inobservó su obligación de invocar precedentes contradictorios para dicha alegación, pues quien activa el recurso de casación, se encuentra normativamente en el deber de invocar precedente contradictorio en la forma señalada en el presente Auto Supremo, en estricto cumplimiento a las exigencias contenidas en el art. 417 del CPP, concordante con el art. 416 del mismo cuerpo legal. No obstante de lo señalado, identificó plenamente el hecho concreto que le causa agravio y el argumento del Auto de Vista que habría originado la restricción (El Auto de Vista presenta defecto absoluto emergente de una arbitraria fundamentación y motivación, que no corresponden a la verdad, cuando en el recurso de apelación cumplió y fundamentó todo lo que el Tribunal de alzada negó); precisando asimismo la vulneración de sus derechos constitucionales (debido proceso en su vertiente del derecho a una debida fundamentación y motivación); a tiempo de explicar en qué consistió las omisiones y deficiencias en que incurrió el Tribunal de alzada; y, el resultado dañoso emergente del defecto (El Auto de Vista hizo una arbitraria fundamentación y motivación). De lo que se observa y concluye que el recurrente cumplió con los presupuestos de flexibilización, haciendo viable de forma extraordinaria su admisibilidad.


Respecto al tercer motivo, acusa la vulneración del derecho al recurso e impugnación y al principio pro actione, como elementos integrantes del debido proceso, generados por el Tribunal de alzada al fundar la decisión de improcedencia de la apelación restringida en aspectos formales, pese haber admitido en todas sus partes para el análisis de fondo el recurso de apelación; alegando en el  presente motivo como defecto absoluto, que el Auto de Vista recurrido vulneró directa y flagrantemente su derecho al recurso efectivo reconocido por el art. 180-II de la CPE y art. 8 de la CIDH de San José de Costa Rica, así como el Principio Pro Actione, ambos como elementos integrantes del debido proceso, debido a que declaró la improcedencia del tercer motivo recursivo (apelación restringida) y no ingresó a responder los agravios alegados en los puntos 3, 4 y 5 del recurso, por qué supuestamente no se habría cumplido con aspectos formales de la interposición del recurso (como la supuesta carga argumentativa y la indicación de los elementos de la sana crítica vulnerados), cuando el propio Tribunal de alzada a momento de verificar el cumplimiento de los supuestos defectos formales, consideró que se encontraban cumplidos, admitiendo el recurso para el análisis de fondo; situación que reclama ser ilegal y arbitraria, por qué habría sido sometido su recurso de apelación restringida a un doble juicio de admisibilidad, ya que si el Tribunal de alzada consideró que el recurso carecía de una carga argumentativa o de la indicación o especificación de los elementos de la sana crítica, tenía la obligación de observar dichos aspectos formales al momento de realizar el juicio de admisibilidad, concediendo el plazo de 3 días conforme al art. 399 del CPP, para la subsanación de los aspectos formales o de fundamentación que tardíamente extrañó, situación que le dejó en un total estado de indefensión y vulneró el debido proceso.


Con relación a la temática planteada invoca como precedentes contradictorios los Autos Supremos 174/2016-RRC de 8 de marzo y 302/2015-RRC-L de 30 de junio, cuyas doctrinas legales aplicables, estarían referidas a que el Tribunal de alzada no podía declarar la improcedencia en base a la existencia de supuestos defectos formales, cuando el recurso de apelación ya estaba admitido para la consideración del fondo; asimismo, a la falta de cumplimiento del art. 399 del CPP y haber sometido el motivo a doble juicio de admisibilidad; y el aspecto contradictorio, radicaría en que el Auto de Vista declaró la improcedencia del tercer motivo recursivo de la apelación restringida considerando la carencia de carga argumentativa y la especificación de los elementos de la sana crítica, cuando dichos aspectos formales estaban admitidos,  lo que ocasionó la vulneración del derecho al recurso e impugnación y al principio pro actione, como elementos integrantes del debido proceso; aspecto que denota el cumplimiento de los requisitos establecidos por los arts. 416 y 417 del CPP; resultando en consecuencia el presente motivo admisible


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Jheysen Edilberto Vega Aguilar, de fs. 544 a 559 vta.; asimismo, en cumplimiento del mencionado artículo en su segundo párrafo, se dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas, el Auto de Vista impugnado y el presente Auto Supremo.


Regístrese, hágase saber y cúmplase.


Firmado


Magistrado Presidente Dr. Olvis Eguez Oliva

Magistrado Dr. Edwin Aguayo Arando 

Secretaria de Sala Dra. Judith Zulema Roque Orihuela