TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 845/2018-RRC

Sucre, 17 de septiembre de 2018


Expediente                        : Oruro 8/2018        

Parte Acusadora                : Ministerio Público y otra

Parte Imputada                : Eddy Wendel Funes Felipes

Delito                        : Lesiones Graves y Leves

Magistrado Relator        : Dr. Edwin Aguayo Arando


RESULTANDO


Por memorial presentado el 22 de febrero de 2018, cursante de fs. 111 a 113 vta., Eddy Wendel Funes Felipes, interpone recurso de casación, impugnando el Auto de Vista 51/2017 de 15 de diciembre, de fs. 87 a 94, pronunciado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público y Carmen Luz Martínez Lizarazu contra el recurrente, por la presunta comisión del delito de Lesiones Graves y Leves, previsto y sancionado por el art. 271 del Código Penal (CP).


I. DEL RECURSO DE CASACIÓN


I.1.  Antecedentes.


  1. Por Sentencia 24/2016 de 19 de agosto (fs. 32 a 46), el Tribunal Primero de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, declaró a Eddy Wendel Funes Felipes, autor de la comisión del delito de Lesiones Graves, previsto y sancionado por la primera parte del art. 271 del CP, imponiendo la pena de cinco años y cinco meses de reclusión, con costas y pago de la responsabilidad civil a favor del Estado y la víctima, averiguables en ejecución de Sentencia.


  1. Contra la mencionada Sentencia, el imputado Eddy Wendel Funes Felipes (fs. 53 a 63), interpuso recurso de apelación restringida, que fue resuelto por Auto de Vista 51/2017 de 15 de diciembre, emitido por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, que declaró improcedente el recurso planteado y confirmó la Sentencia apelada, motivando la interposición del presente recurso de casación.


I.1.1. Motivo del recurso de casación.


Del memorial de recurso de casación y Auto Supremo 460/2018-RA de 29 de junio, se extrae el motivo a ser analizado en la presente Resolución, conforme al mandato establecido en los arts. 398 del Código de Procedimiento Penal (CPP) y 17 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ).


El recurrente denuncia que el Auto Vista impugnado es contrario al Auto Supremo 97/2005 de 1 de abril; toda vez, que mantuvo el error cometido por el Tribunal de mérito en cuanto a la errónea calificación jurídica del hecho imprudente atribuido al tipo penal doloso, incurso en el párrafo primero del art. 271 de la norma Sustantiva Penal, limitándose a confirmar la Sentencia sin sustento legal alguno.


I.1.2. Petitorio.


El recurrente solicita, se de curso a su recurso de casación y deje sin efecto el Auto de Vista, para que dicha instancia emita una nueva resolución en base a la doctrina que se emita en el presente caso.


I.2. Admisión del recurso.


Mediante Auto Supremo 460/2018-RA de 29 de junio, cursante de fs. 123 a 124 vta., este Tribunal admitió el recurso de casación formulado por Eddy Wendel Funes Felipes, para el análisis de fondo.


II. ACTUACIONES PROCESALES VINCULADAS AL RECURSO


De la atenta revisión de los antecedentes venidos en casación y precisado el ámbito de análisis del recurso, se establece lo siguiente:


II.1.        De la Sentencia.


Por Sentencia 24/2016 de 19 de agosto, el Tribunal Primero de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, declaró a Eddy Wendel Funes Felipes, autor de la comisión del delito de Lesiones Graves, previsto y sancionado por la primera parte del art. 271 del CP, imponiendo la pena de cinco años y cinco meses de reclusión, con costas y pago de la responsabilidad civil a favor del Estado y la víctima, averiguables en ejecución de Sentencia, en base a los siguientes argumentos:


Con base a los hechos probados y el análisis del tipo penal de Lesiones graves, previsto y sancionado por el art. 271 del CP, se llegó a la convicción de que el acusado es responsable de haber causado la lesión a la víctima Carmen Luz Martínez Lizarazu, al haberle propinado varias patadas como señaló la propia víctima; por lo que se llegó a demostrar la participación del acusado, lo que significa que le causó una lesión en la integridad física de la víctima en el tobillo del pie izquierdo de la víctima, esa lesión se traduciría en un daño físico que provocó un daño en el cuerpo que resultó ser una fractura del tobillo izquierdo, con impedimento o incapacidad legal de treinta días, demostrando en consecuencia la participación del acusado y se hace inminente la condena  por el delito de Lesiones Graves.


II.2.  De la apelación restringida.


Contra dicha Sentencia Eddy Wendel Funes Felipes, interpuso apelación restringida bajo los siguientes argumentos:


  1. Refiere que existió defectos absolutos, previstos por el art. 169 inc. 3) del CPP, lo que generó la errónea aplicación de la Ley sustantiva prevista en el art. 370 inc. 1) del CPP, vincula esta situación con la errónea aplicación del art. 271 del CP primera parte.  De la misma forma, señala que existió inobservancia de los arts. 13 y 13 quater del CP.


  1. Señala que la Sentencia se basó en hechos inexistentes o no acreditados o en valoración defectuosa de la prueba, prevista en el art. 370 inc. 6) del CPP.


II.3.  Del Auto de Vista impugnado. 

       

La Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, resolvió el recurso de apelación restringida, por Auto de Vista 51/2017 de 15 de diciembre, que declaró improcedente el recurso interpuesto, en base a los siguientes argumentos:


  1. Con relación a la aplicación del art. 271 del CP, refiere que el recurrente no explicó que otra norma o Ley debió aplicarse, cómo debió ser la calificación de los hechos y cual la tipicidad correspondiente y concreta que le correspondía exponer al acusado, por lo que no dio cumplimiento a un requisito de la apelación restringida, al no haber expresado la aplicación que pretende y al no fundamentar los tópicos y presupuestos en forma debida pertinente y específica, debilita la apelación, así también hace referencia a que redunda en la improcedencia del recurso. En la presente causa se advierte que en el presente proceso, el apelante solo y directamente se remite a señalar la errónea aplicación de la Ley sustantiva del primer párrafo del art. 271 del CP, al tenor del art. 370 del CPP; sin embargo de ello, explica que no existió errónea aplicación del art. 271 del CP; aspecto que, lo sustenta con la exposición del Tribunal, en el considerando III Motivos de derecho que fundamentan la Sentencia (Subsunción), en base a una valoración integral de todos los medios de prueba incorporados a juicio oral que no en su criterio no conviene transcribirlos si no dar una lectura del mismo; de donde,  explica que se configuró los elementos constitutivos del tipo penal; en este caso, hace referencia a que el bien jurídico protegido vulnerado es el daño provocado en el cuerpo y en la salud de la víctima, el sujeto activo es el acusado que cometió el delito tipificado en la primera parte del art. 271 del CP, el sujeto activo, en el caso la víctima en contra de ella que se sometió el delito; el elemento subjetivo, que se resume en la culpabilidad del sujeto, en el caso del acusado, en que concurre la realización de los actos materiales que configuran el delito, más la intención del agente de producir el resultado dañoso. En ese entendido refiere la existencia del elemento dolo, como integrante del delito. Para su identificación señala que suficiente con el resultado previsto, o sobre lo debió preverse. En definitiva señala que el apelante no desvirtuó con prueba idónea y fehaciente el hecho acusado; mas al contrario señala que su recuso resultó repetitivo y ampuloso, solo expuso argumentos entreverados, sesgados al sostener el defecto denunciado. Finalmente, el apelante no ataca el quantum de la pena impuesta, demostrando su conformidad.


  1. Con relación a la aplicación del art. 13 y 13 quater del CP, señala que el apelante no fundamenta debidamente este agravio, cómo y por qué el Tribunal inobservó la Ley sustantiva de los arts. 13 y 13 quater y cuál es la vinculación con la Sentencia dictada por el Tribunal A quo, es más el recurrente intitula inobservancia y a su vez aplicación errónea de las mismas normativas, vale decir 13 y 13 quater del CP, sin identificar, si ambos supuestos significan lo mismo, la naturaleza, límites y requisitos de la apelación restringida en el presente caso, no señala cual la pretensión de denunciar defectos de Sentencia, si tiene el mismo entendimiento y conceptualización, cundo son absolutamente opuestos y diferentes el impugnante no fundamenta cuando son absolutamente opuestos y diferentes, el impugnante no fundamenta este supuesto agravio, por lo que no amerita entrar a su análisis.


  1. Con relación al defecto comprendido en el art 370 inc. 6) del CPP,   primer motivo, señala que la interposición del recurso de apelación restringida debe indicarse las leyes que se consideren violadas tratándose de una agravio que aborda la errónea aplicación de la Ley sustantiva y las disposiciones que se consideren violadas o erróneamente aplicadas, resultando necesario que el recurrente exprese cual es la aplicación que pretende; es decir, a partir de los motivos que alega, deberá indicar de manera separada, una por una, sin son varias cada violación con sus respectivos, fundamentos en cada caso, explicando en que consistió el vicio separadamente, cual la errónea aplicación, que es lo que se busca y como debió hacerse aplicado, con el fin de que el medio de defensa puntualice, claramente los errores absolutos que se hubieran cometido en la emisión de la Sentencia para que aquellos deba ser corregidos, lo que en el presente recurso no se mencionan específicamente en que consistió ese error judicial, ni de qué manera debió aplicarse y lo que se pretende menos indicar en forma específica las normas aplicadas erróneamente y el recurrente al no haber cumplido con dichas especificaciones, este motivo es rechazado.


III. VERIFICACIÓN DE LA PROBABLE CONTRADICCIÓN CON EL PRECEDENTE INVOCADO

En el recurso de casación planteado se denuncia que el Auto de Vista, convalidó la errónea aplicación de la Ley sustantiva, prevista en el art. 271 del CP (Primer párrafo), manifestando que el Tribunal de alzada incurrió en contradicción al precedente que hubiera invocado, por lo que corresponde verificar dichos extremos.


III.1. Requisitos que debe cumplir el precedente contradictorio.


Siendo el recurso de casación un mecanismo que busca otorgar a los ciudadanos la posibilidad de cuestionar la inadecuada aplicación o interpretación de las disposiciones legales realizadas por el Tribunal de apelación, contrarios a otros precedentes, debe señalarse que el precedente contradictorio en materia penal, constituye una decisión judicial, previa al caso analizado, que al ser emanado por un Tribunal superior en grado o por uno análogo, debe ser aplicado a casos que contengan similitud con sus hechos relevantes; al respecto, la normativa procesal penal en el país, ha otorgado al precedente contradictorio carácter vinculante (art. 420 del CPP). La importancia de precedente contradictorio, deviene del objetivo y fin del recurso casacional; toda vez, que el más alto Tribunal de Justicia del Estado, tiene la tarea u objetivo de unificar o uniformar la jurisprudencia nacional, con el fin de brindar seguridad jurídica a las partes inmersas en un proceso judicial, asegurando la aplicación uniforme de la ley; y por ende, la efectivización del principio de igualdad y la tutela judicial efectiva,  atribución que se encuentra descrita en los arts. 419 del CPP y 42 inc. 3) de la LOJ y que es conocida como función nomofiláctica (interpretación de la norma en procura de una jurisprudencia uniforme e integrada).


De lo anterior, se establece que únicamente son recurribles en casación, aquellos Autos de Vista que resulten indudablemente contrarios a la jurisprudencia establecida en un hecho similar; por este motivo, para que el planteamiento del recurso casacional sea certero, el recurrente no debe limitarse únicamente a presentarlo dentro el plazo dispuesto por ley y señalar la contradicción en la que creyere que incurrió el Tribunal de alzada respecto al fallo citado, lo que podría derivar en la admisibilidad del recurso; sino debe asegurarse que el o los precedentes invocados, correspondan a situaciones fácticas análogas, como exige el art. 416 del CPP; lo contrario, por simple lógica, imposibilita a este Tribunal, verificar en el fondo la denuncia de contradicción por ser inexistente; es decir, que al no tratarse de situaciones fácticas similares, bajo ningún aspecto podría existir contradicción en la resolución entre uno y otro fallo.


Refiriéndose a la labor de contraste que debe realizar este Tribunal, el Auto Supremo 219/2014-RRC de 4 de junio señaló: “El art. 416 del CPP, instituye que: El recurso de casación procede para impugnar autos de vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia contrarios a otros precedentes pronunciados por otras Cortes Superiores o por la sala penal de la Corte Suprema, en esa línea el art. 419 del CPP, establece como formas de resolución de aquel recurso dos supuestos, a saber: Si existe contradicción la resolución establecerá la doctrina legal aplicable, caso contrario lo declarará infundado y devolverá los antecedentes a la Corte Superior de Justicia. En el primer caso y cuando se deje sin efecto el fallo que motivó el recurso, se devolverán actuados a la sala penal de la Corte Superior que dictó el Auto de Vista recurrido para que pronuncie nueva resolución de acuerdo con la doctrina legal establecida.


En el caso que este Tribunal llegue a determinar la existencia de la contradicción señalada en el art. 419 del CPP; es decir, contradicción entre la Resolución recurrida en casación y el precedente contradictorio invocado, el art. 420 del CPP, señala que los efectos de la doctrina legal establecida: …será obligatoria para los tribunales y jueces inferiores y sólo podrá modificarse por medio de una nueva resolución dictada con motivo de otro recurso de casación, norma que es afín con el inc. 3) del art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que instituye como atribución de las Salas especializadas del Tribunal Supremo de Justicia, de acuerdo a las materias de su competencia, el sentar y uniformar la jurisprudencia.


La cuestión y el efecto de la doctrina legal a ser sentada por este Tribunal Supremo, contiene íntima y estrecha relación con la garantía constitucional contenida en el art. 119.I de la CPE, que garantiza el ejercicio pleno del principio de igualdad de las partes ante el Juez dentro de las jurisdicciones del Estado, así como garantizar seguridad jurídica en la predictibilidad de las decisiones de los tribunales y un igual tratamiento jurídico a los ciudadanos. En resumen la labor de sentar doctrina legal a partir del recurso de casación dentro de la jurisdicción ordinaria, se sintetiza en: a) respeto a la seguridad jurídica; b) realización del principio de igualdad; y c) unidad y uniformidad en la aplicación del derecho por parte de los servidores judiciales en la jurisdicción ordinaria.


En cuanto al precedente contradictorio exigido como requisito procesal de cumplimiento obligatorio a momento de la interposición del recurso de casación, es necesario precisar que el mismo en esencia constituye una cuestión jurídica que ha sido discutida y resuelta anteriormente, la cual puede aplicarse a casos similares, con posterioridad a ese primer pronunciamiento, como vía de solución a la propuesta o reclamo pretendido en casación; vienen a constituir, entonces, criterios interpretativos que han sido utilizados por los entes que conforman la estructura de la jurisdicción ordinaria en materia penal en el Estado, integrada por los Autos Supremos pronunciados por el Tribunal Supremo y Autos de Vista emitidos por las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia.


Bajo esa línea, la legislación nacional dentro del tercer párrafo del art. 416 del CPP, manifiesta: Se entenderá que existe contradicción, cuando ante una situación de hecho similar, el sentido jurídico que le asigna el Auto de Vista recurrido no coincida con el del precedente sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance. En ese ámbito, este Tribunal a través del Auto Supremo 322/2012-RRC de 4 de diciembre, ha puntualizado: Cuando la norma se refiere a una situación de hecho similar, considera esta Sala que el legislador se refiere a supuestos fácticos análogos, siendo necesario precisar que en materia sustantiva el supuesto fáctico análogo exige que el hecho analizado sea similar; en cambio, en material procesal el supuesto fáctico análogo se refiere a una problemática procesal similar.


De ello se concluye que el requisito de invocar un precedente contradictorio dentro del sistema de recursos que el Código de Procedimiento legal prevé, atinge a señalar a una resolución en específico, ya sea un Auto Supremo y/o un Auto de Vista, que dentro la materia, vislumbre la aplicación de la norma sustantiva o adjetiva a un caso determinado, donde se haya formado un criterio de decisión a un caso anterior, para que posteriormente en función de la identidad o de la analogía entre los hechos del primer caso (precedente contradictorio) y los hechos del segundo caso (resolución impugnada) se proceda a la determinación delegada por Ley a este Tribunal”.


III.2.  Análisis del caso concreto.


Respecto del único motivo, el recurrente denuncia que el Auto Vista impugnado es contrario al Auto Supremo 97/2005 de 1 de abril; toda vez, que mantuvo el error cometido por el Tribunal de mérito; en cuanto, a la errónea calificación jurídica del hecho imprudente atribuido al tipo penal doloso incurso en el párrafo primero del art. 271 de la norma Sustantiva Penal, limitándose a confirmar la Sentencia sin sustento legal alguno.


A efectos de verificar el aspecto contradictorio señalado, corresponde observar la doctrina legal emergente del Auto Supremo referido, el cual versa sobre:  


“…que, la insuficiencia de la prueba da lugar a la duda razonable, situación que merece la aplicación del principio in dubio pro reo. La prueba plena despeja la duda razonable y genera convicción en el juzgador. El hecho atribuido al imputado tiene características de no tener el debido cuidado y no puede se subsumido al delito doloso de lesiones gravísimas.


El Código Penal en su artículo 13 Quater indica: "Cuando la ley no conmine expresamente con pena el delito culposo. Sólo es punible el delito doloso". En consecuencia, ningún hecho calificado como imprudente puede subsumirse a un tipo penal que tenga como elemento subjetivo el dolo como es el delito de lesiones gravísimas previsto en el artículo 270 del indicado código penal sustantivo.


Siendo evidente la insuficiencia de prueba que llevó a la duda razonable al juzgador, causando error en la calificación del hecho imprudente como delito de lesiones gravísimas. Esta situación inadvertida por el Tribunal de Apelación a dado lugar a que no se aplique el artículo 413 in fine del Código de Procedimiento Penal. En el sub lite no es necesario la realización de un nuevo juicio, debiendo dictar nueva sentencia conforme la presente doctrina legal aplicable”.


Con la finalidad de realizar al análisis del supuesto contradictorio señalado por el recurrente cabe recordar lo manifestado en el punto III.1. de la presente resolución que establece que se entenderá que existe contradicción, cuando ante una situación de hecho similar, el sentido jurídico que le asigna el Auto de Vista recurrido no coincida con el del precedente sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance. Al respecto como ya se dijo, este Tribunal a través del Auto Supremo 322/2012-RRC de 4 de diciembre, estableció: “Cuando la norma se refiere a una situación de hecho similar, considera esta Sala que el legislador se refiere a supuestos fácticos análogos, siendo necesario precisar que en materia sustantiva el supuesto fáctico análogo exige que el hecho analizado sea similar; en cambio, en material procesal el supuesto fáctico análogo se refiere a una problemática procesal similar”.


Al respecto, sobre el supuesto explicado en el párrafo anterior; es decir, que cuando ante una situación de hecho similar, el sentido jurídico que le asigna el Auto de Vista recurrido no coincida con el del precedente sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance, es preciso analizar lo observado al caso de autos a objeto de aplicarlo al caso concreto; en consecuencia, se advierte que en el presente proceso el hecho emerge de la aplicación de la Ley sustantiva precisamente de la errónea aplicación del art. 271 del CP en su primer párrafo; es decir, sobre el análisis de la supuesta comisión del delito de Lesiones Graves y Leves, el cual señala: “…Se sancionará con privación de libertad de tres (3) a seis (6) años, a quien de cualquier modo ocasione a otra persona un daño físico o psicológico, no comprendido en el caso de autos del artículo anterior, del cual derive incapacidad para el trabajo de quince (15) hasta noventa (90) días. Si la incapacidad fuere hasta de catorce (14) días, se impondrá al autor sanción de trabajos comunitarios de uno (1) a tres (3) años y cumplimiento de instrucciones que la jueza o el juez determine. Cundo la víctima sea una niña, niño, adolescente o persona adulta mayor, la pena será agravada en dos tercios tanto en el mínimo como en el máximo” y el en el precedente contradictorio invocado, se verifica que el hecho emerge de la aplicación del art. 270 del CP; es decir, sobre la aplicación del delito de Lesiones Gravísimas, el cual establece: “Se sancionará con privación de libertad de cinco (5) a doce (12) años, a quien de cualquier modo ocasionare a otra persona, una lesión de la cual resulte alguna de las siguientes consecuencias: 1) Enfermedad o discapacidad psíquica, intelectual, física sensorial o múltiple; 2) Daño psicológico o psiquiátrico permanente; 3) Debilitación permanente de la salud o la pérdida total o parcial de un sentido, de un miembro, de un órgano o de una función; 4) Incapacidad permanente para el trabajo o que sobre pase de noventa (90) días; 5) Marca indeleble o deformación permanente en cualquier parte del cuerpo; y, 6) Peligro inminente de perder la vida; situación, completamente distinta a lo que pretende como contradictorio el recurrente, donde no se advierte el hecho factico similar teniendo en cuenta que lo pretendido es la errónea aplicación del primer párrafo del art. 271 del CP; primero, porque en el presente caso se observa la aplicación de la ley sustantiva con relación a la aplicación del primer párrafo del art. 271 del CP y en el caso del precedente contradictorio invocado, la argumentación emerge de la aplicación del art. 270 del CP, que en su contenido no tiene similitud a lo denunciado; segundo, en el presente proceso el delito por el que se procesa resulta el de Lesiones Graves y Leves previsto en el art. 271 del CP y en el caso del precedente se sustancia sobre el delito de Lesiones Gravísimas, previsto y sancionado por el art. 271 del CP, aspectos contrarios que hacen ver con meridiana claridad la inexistencia del hecho fáctico similar y de la misma forma la imposibilidad de advertir la aplicación de la misma norma con diverso alcance, presupuestos establecidos en el punto III.1. que no son cumplidos por el recurrente, que hacen inviable poder advertir la existencia de contradicción con relación al Auto de Vista impugnado con el precedente contradictorio invocado; en consecuencia, por los argumentos esgrimidos se establece en el presente caso la inexistencia de contradicción entre el Auto de Vista impugnado, con el precedente contradictorio invocado, por lo que el recurso de casación intentado debe declararse infundado.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, en aplicación de lo previsto por el art. 419 del CPP, declara INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por Eddy Wendel Funes Felipes.


Regístrese, hágase saber y devuélvase.


Firmado


Magistrado Relator Dr. Edwin Aguayo Arando 

Magistrado Dr. Olvis Eguez Oliva

Secretario de Sala Dr. Cristhian G. Miranda Dávalos