TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 782/2018-RRC

Sucre, 30 de agosto de 2018


Expediente                        : Oruro 1/2018

Parte Acusadora                : Ministerio Público y otra

Parte Imputada                : Jorge Daniel Crispín Quiñones

Delito                                : Lesiones Graves y Leves

Magistrado Relator        : Dr. Edwin Aguayo Arando


RESULTANDO


Por memorial presentado el 19 de diciembre de 2017, cursante de fs. 121 a 124, Jorge Daniel Crispín Quiñones, interpone recurso de casación, impugnando el Auto de Vista 46/2017 de 1 de diciembre, de fs. 102 a 106 vta., pronunciado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público y Verónica Norma Flores Delgado contra el recurrente, por la presunta comisión del delito de Lesiones Graves y Leves, previsto y sancionado por el art. 271 del Código Penal (CP).


I. DEL RECURSO DE CASACIÓN


I.1.  Antecedentes.


  1. Por Sentencia 31/2016 de 12 de septiembre (fs. 49 a 60), el Tribunal Primero de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, declaró a Jorge Daniel Crispín Quiñones, autor de la comisión del delito de Lesiones Graves, previsto y sancionado por el art. 271 del CP, modificado por la Ley 369 de 1 de mayo de 2013, imponiendo la pena de cuatro años de reclusión, con costas y pago de la responsabilidad civil a favor del Estado y la acusación particular a calificarse en ejecución de Sentencia.


  1. Contra la mencionada Sentencia, el imputado Jorge Daniel Crispín Quiñones (fs. 65 a 69), interpuso el recurso de apelación restringida, resuelto por Auto de Vista 46/2017 de 1 de diciembre, dictado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, que declaró improcedente el recurso planteado, manteniendo incólume la Sentencia apelada, motivando la interposición del presente recurso de casación.


I.1.1. Motivos del recurso de casación.


Del memorial de recurso de casación y Auto Supremo 028/2018-RA de 1 de febrero, se extrae el motivo a ser analizado en la presente Resolución, conforme al mandato establecido en los arts. 398 del Código de Procedimiento Penal (CPP) y 17 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ).


El recurrente, manifiesta también que el Auto de Vista convalidó la errónea aplicación del art. 271 del CP, por faltar adecuación al tipo penal; ya que, no se habría acreditado que el recurrente ocasionó dichas lesiones a la víctima y que el Tribunal de origen omitió fundamentar la Sentencia, realizando una relación de pruebas de cargo y descargo y no una valoración de la misma.


Cita como precedente contradictorio el Auto Supremo “724/2004”.


I.1.2. Petitorio.


El recurrente solicita que se deje sin efecto el Auto de Vista impugnado a efecto de que se repare el agravio sufrido por el recurrente.

I.2. Admisión del recurso.


Mediante Auto Supremo 028/2018-RA de 1 de febrero, cursante de fs. 134 a 136, este Tribunal admitió el recurso de casación formulado por Jorge Daniel Crispín Quiñones, para el análisis de fondo del motivo identificado precedentemente.


II. ACTUACIONES PROCESALES VINCULADAS AL RECURSO


De la atenta revisión de los antecedentes venidos en casación y precisado el ámbito de análisis del recurso, se establece lo siguiente:


II.1.  De la Sentencia.


Por Sentencia 31/2016 de 12 de septiembre, el Tribunal Primero de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, declaró a Jorge Daniel Crispín Quiñones, autor de la comisión del delito de Lesiones Graves, previsto y sancionado por el art. 271 del CP, modificado por la Ley 369 de 1 de mayo de 2013, imponiendo la pena de cuatro años de reclusión, con costas y pago de la responsabilidad civil a favor del Estado y la acusación particular a calificarse en ejecución de sentencia, en base a los siguientes argumentos:


Del análisis de los hechos probados se estableció que los elementos de prueba aportados y valorados en su conjunto condujeron al conocimiento de la verdad histórica de los hechos acusado por el Ministerio Público y la acusación particular, de la personalidad y responsabilidad del acusado, asignando el valor a cada una de las pruebas con su respectiva valoración, en estricta observancia del art. 173 del CPP, en mérito a los fundamentos de razonamiento expuesto en el debate y valorados en la presente resolución, han encaminado a los miembros del Tribunal de Sentencia sobre la convicción del hecho y la responsabilidad penal de Daniel Crispín Quiñonez, a quien se le encontró culpable del delito de Lesiones Graves, previsto y sancionado por el art. 271 del CPP, al haberse demostrado que el golpe de puño en el pecho que recibió la víctima fue contundente y generó que se diera contra pared, lo que hubiera causado la lesión contusa, con las consecuencias de una costocondritis 5 y 6 en arcos costales.


II.2.  Del recurso de apelación restringida.


Contra dicha Sentencia el imputado, interpuso recurso de apelación restringida, bajo los siguientes argumentos:

  1. Señaló que existió la inobservancia o errónea aplicación de la Ley sustantiva, incurriendo en el defecto comprendido en el art. 370 inc. 1) del CPP, con relación al 271 del CPP.


  1. Por otro lado, también denuncia el defecto de la Sentencia previsto en el art. 370 inc. 5) del CPP, debido a que considera que la Sentencia no contiene la debida fundamentación y motivación en inobservancia de los principios del debido proceso, seguridad jurídica y legalidad, lo cual conllevaría a la existencia de defectos absolutos, previstos en el art. 169 inc. 3) del CPP.


  1. Señala que la Sentencia se basa en hechos inexistentes y no acreditados y en la valoración defectuosa de la prueba, generando la infracción del art. 124 del CPP, incurriendo en la comisión de los defectos absolutos previstos en el art 169 inc. 3) del CPP, al no haberse empleado en su análisis las reglas de la sana crítica en la valoración de las pruebas MP-D1, MP-D3 y JC-D20.


II.3. Del Auto de Vista impugnado.


La Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, emitió el Auto de Vista 46/2017 de 1 de diciembre y declaró admisible e improcedente el recurso de apelación restringida interpuesto, en base a los siguientes aspectos:


  1. Con relación al primer motivo, referido a la infracción del art. 370 inc. 1) con relación al art. 271 del CP, señala que la inobservancia de la Ley o la aplicación errónea, puede ser tanto de la Ley sustantiva como de la Ley adjetiva; en este caso, la inobservancia de la Ley concretamente de la Ley sustantiva, en este caso el recurrente limita sus argumentos a tópicos que no corresponde precisamente a demostrar ninguno de aquellos supuestos; se limita en señalar que ningún medio probatorio estableció el daño sufrido, impedimento físico para trabajar, más aún cuando la prueba JC-D2, informe emitido por el Dr. N Herbert Huarín, que acreditaría que él no tomó placa radiográfica alguna a la víctima y que la víctima se presentó con una radiografía de otro centro; con la prueba JC-D3, consistente en fotocopias legalizadas del libro de atención del Servicio de radiológica, del Hospital General se constata que la víctima Verónica Flores Delgado, no acudió a dicho centro hospitalario para obtener radiografía, argumento no resulta consistente, de la lectura del fallo impugnado en el considerando III motivos de derecho, que fundamenta la Sentencia (Subsunción); en su parte pertinente el Tribunal de Sentencia Nº 1, hubiera señalado que se hubiera efectuado una valoración de toda la prueba, tanto de cargo como de descargo incorporada en audiencia pública de acuerdo al sistema de la sana critica, observando las reglas de la lógica, los conocimientos y las máximas de la experiencia, conforme lo previsto por el art. 173 del CPP, este Tribunal considera haber llegado a la convicción plena sobre la participación del acusado, en la que sostuvo que de todos los elementos de prueba aportados y valorados es su conjunto han conducido al conocimiento de la verdad histórica, del ilícito acusado por el Ministerio Público y la acusación particular de la personalidad y responsabilidad del acusado, asignando el valor a cada uno de las pruebas con su respectiva valoración en estricta observancia del art. 173 del CPP. También, el Auto de Vista señala que en la Sentencia se puede advertir que se afirmó, que expuesto en el debate y valorarlos en su resolución que el Tribunal de Sentencia sobre la convicción del hecho y la responsabilidad penal del acusado, existió voto uniforme de los miembros de este Tribunal, autor del delito de Lesiones Graves, previsto y sancionado por el art. 271 párrafo primero del CP, modificado por la Ley 369 en vigencia; de estas aclaraciones, el Auto de Vista señala que conforme los medios de prueba producidos e incorporados en el juicio oral; independientemente de lo mencionado, la acusación fiscal y particular no fueron enervadas, por el contrario, la agresión fue efectuada por el imputado, prueba de descargo que no enerva a la acusación fiscal y particular; estableciéndose que la conducta del acusado existió, la voluntad de causar daño en la humanidad de la víctima, conducta que se subsume en el delito acusado de Lesiones Leves y Graves, previsto y sancionado en el art. 271 del CPP, este accionar o proceder ciertamente desmiente todo lo manifestado por el acusador en los fundamentos del recurso; es decir, errónea aplicación de la Ley sustantiva respecto del art. 271 del CP, más aún cuando no fueron precisados cuál de los componentes de la inobservancia o errónea  aplicación de la Ley sustantiva tiene sustento el recurso de apelación restringida; toda vez, que la norma sustantiva puede ser: 1) Erróneamente aplicada, (Tipicidad); 2) Errónea concreción del marco penal y; 3) Errónea fijación judicial de la pena, extremo no explicado de manera congruente, sólo se limita a acusar la errónea aplicación de la Ley sustantiva art. 271 del CP y no se menciona que artículo debió aplicarse en su lugar, si consideró erróneamente aplicado dicho artículo por lo que este motivo no cuenta con el debido sustento legal ni jurídico.


  1. Con relación a la falta de fundamentación de la Sentencia, porque la misma fuera insuficiente y contradictoria; al respecto, señala que el Tribunal de alzada advirtió una gran incertidumbre del recurso de apelación restringida, siendo que no se podría corregir el error que no es solamente de forma, sino de fondo, se empieza por el defecto de la Sentencia, falta de fundamentación, insuficiente fundamentación y termina con fundamentación contradictoria de la Sentencia, lo que hace inconsistente el defecto de Sentencia previsto en el art. 370 inc. 5) del CPP, defecto de la Sentencia que no se encuentra debidamente fundamentado en las exigencias de la norma ni explicadas coherentemente y determina pidiendo se anule por defectos absolutos de imposible convalidación; por consiguiente, que el segundo tópico del recurso de apelación restringida lo declara sin mérito siendo que el fallo impugnando cumple con lo previsto por el art. 124 del CPP.


  1. Respecto del tercer motivo en el que se denuncia la existencia del defecto comprendido en el art. 370 inc. 6) con relación al 124 y 169 inc. 3) del CPP, del mismo señala que la denuncia no se halla sustentada en la norma establecida en el art. 370 del CPP y que se presume que se trata de dicha norma, denuncia de la cual manifiesta que no cumple con la labor de argumentar de manera correcta su reclamo siendo que los tres tópicos menciona que son imprecisos e incoherentes, con relación al invocación de la infracción del art. 169 inc. 3) del CPP, se anotan los tres tópicos señalados cual si fueran defectos absolutos sin desarrollar  porque razones cree que el hecho es inexistente, cuando de la lectura del fallo impugnado se tiene establecido en el juicio oral, la comisión del delito de Lesiones Graves, previsto y sancionado por el art. 271 del CP; al respecto, señala que se debe tener en cuenta el considerando II A.2. Valoración de la prueba y participación en el hecho; en el cual, se hubiera señalado los aspectos extrañados por el apelante donde se estableció la prueba producida por el Ministerio Público, documentales codificadas como MP-D1 a MP-D3, MP-D5, MP-D6, MP-D4, MP-D8 a MP-12, estas serían las pruebas que acredita la existencia del hecho y la responsabilidad del sujeto activo, independientemente de estas, las declaraciones de los testigos de cargo: Verónica Norma Flores Delgado, Nicolás Herbert Huarín Canaviri, Betty Palmenia Quiroz Vásquez, Juan Carlos Guzmán Ríos, Agustina Salvador Mamani; en consecuencia, mal podría desconocer estas pruebas que acreditan la existencia del hecho y la participación del acusado en la comisión del delito; por consiguiente, la valoración de la prueba en conjuntó de manera integral y armónica; en consecuencia se colige que la Sentencia cumple con lo dispuesto por el art. 124 del CP; más aún, cuando el imputado en todo momento ejercitó su derechos la defesa, en el recurso de apelación restringida en mismo que es carente de fundamentación e incoherente; por lo que no tiene sustento, ni asidero legal para demostrar el defecto de Sentencia aludida; por cuanto, señala que el Auto de Vista cumplió con lo previsto por el art. 173 del CPP, resultando el motivo rechazado.


III. VERIFICACIÓN DE LA PROBABLE CONTRADICCIÓN CON EL PRECEDENTE INVOCADO


En el recurso de casación plateado se denuncia que el Auto de Vista, convalidó la errónea aplicación de la Ley sustantiva prevista en el art. 271 del CP, manifestando que el Tribunal de alzada incurrió en contradicción al precedente que hubiera invocado, por lo que corresponde verificar dichos extremos.


III.1. Requisitos que debe cumplir el precedente contradictorio.


Siendo el recurso de casación un mecanismo que busca otorgar a los ciudadanos la posibilidad de cuestionar la inadecuada aplicación o interpretación de las disposiciones legales realizadas por el Tribunal de apelación, contrarios a otros precedentes, debe señalarse que el precedente contradictorio en materia penal, constituye una decisión judicial, previa al caso analizado, que al ser emanado por un Tribunal superior en grado o por uno análogo, debe ser aplicado a casos que contengan similitud con sus hechos relevantes; al respecto, la normativa procesal penal en el país, ha otorgado al precedente contradictorio carácter vinculante (art. 420 del CPP). La importancia de precedente contradictorio, deviene del objetivo y fin del recurso casacional; toda vez, que el más alto Tribunal de Justicia del Estado, tiene la tarea u objetivo de unificar o uniformar la jurisprudencia nacional, con el fin de brindar seguridad jurídica a las partes inmersas en un proceso judicial, asegurando la aplicación uniforme de la ley; y por ende, la efectivización del principio de igualdad y la tutela judicial efectiva,  atribución que se encuentra descrita en los arts. 419 del CPP y 42 inc. 3) de la LOJ y que es conocida como función nomofiláctica (interpretación de la norma en procura de una jurisprudencia uniforme e integrada).


De lo anterior, se establece que únicamente son recurribles en casación, aquellos Autos de Vista que resulten indudablemente contrarios a la jurisprudencia establecida en un hecho similar; por este motivo, para que el planteamiento del recurso casacional sea certero, el recurrente no debe limitarse únicamente a presentarlo dentro el plazo dispuesto por ley y señalar la contradicción en la que creyere que incurrió el Tribunal de alzada respecto al fallo citado, lo que podría derivar en la admisibilidad del recurso; sino, debe asegurarse que el o los precedentes invocados, correspondan a situaciones fácticas análogas, como exige el art. 416 del CPP; lo contrario, por simple lógica, imposibilita a este Tribunal, verificar en el fondo la denuncia de contradicción por ser inexistente; es decir, que al no tratarse de situaciones fácticas similares, bajo ningún aspecto podría existir contradicción en la resolución entre uno y otro fallo.


Refiriéndose a la labor de contraste que debe realizar este Tribunal, el Auto Supremo 219/2014-RRC de 4 de junio señaló: “El art. 416 del CPP, instituye que: El recurso de casación procede para impugnar autos de vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia contrarios a otros precedentes pronunciados por otras Cortes Superiores o por la sala penal de la Corte Suprema, en esa línea el art. 419 del CPP, establece como formas de resolución de aquel recurso dos supuestos, a saber: Si existe contradicción la resolución establecerá la doctrina legal aplicable, caso contrario lo declarará infundado y devolverá los antecedentes a la Corte Superior de Justicia. En el primer caso y cuando se deje sin efecto el fallo que motivó el recurso, se devolverán actuados a la sala penal de la Corte Superior que dictó el Auto de Vista recurrido para que pronuncie nueva resolución de acuerdo con la doctrina legal establecida.


En el caso que este Tribunal llegue a determinar la existencia de la contradicción señalada en el art. 419 del CPP; es decir, contradicción entre la Resolución recurrida en casación y el precedente contradictorio invocado, el art. 420 del CPP, señala que los efectos de la doctrina legal establecida: …será obligatoria para los tribunales y jueces inferiores y sólo podrá modificarse por medio de una nueva resolución dictada con motivo de otro recurso de casación, norma que es afín con el inc. 3) del art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que instituye como atribución de las Salas especializadas del Tribunal Supremo de Justicia, de acuerdo a las materias de su competencia, el sentar y uniformar la jurisprudencia.


La cuestión y el efecto de la doctrina legal a ser sentada por este Tribunal Supremo, contiene íntima y estrecha relación con la garantía constitucional contenida en el art. 119.I de la CPE, que garantiza el ejercicio pleno del principio de igualdad de las partes ante el Juez dentro de las jurisdicciones del Estado, así como garantizar seguridad jurídica en la predictibilidad de las decisiones de los tribunales y un igual tratamiento jurídico a los ciudadanos. En resumen la labor de sentar doctrina legal a partir del recurso de casación dentro de la jurisdicción ordinaria, se sintetiza en: a) respeto a la seguridad jurídica; b) realización del principio de igualdad; y c) unidad y uniformidad en la aplicación del derecho por parte de los servidores judiciales en la jurisdicción ordinaria.


En cuanto al precedente contradictorio exigido como requisito procesal de cumplimiento obligatorio a momento de la interposición del recurso de casación, es necesario precisar que el mismo en esencia constituye una cuestión jurídica que ha sido discutida y resuelta anteriormente, la cual puede aplicarse a casos similares, con posterioridad a ese primer pronunciamiento, como vía de solución a la propuesta o reclamo pretendido en casación; vienen a constituir, entonces, criterios interpretativos que han sido utilizados por los entes que conforman la estructura de la jurisdicción ordinaria en materia penal en el Estado, integrada por los Autos Supremos pronunciados por el Tribunal Supremo y Autos de Vista emitidos por las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia.


Bajo esa línea, la legislación nacional dentro del tercer párrafo del art. 416 del CPP, manifiesta: Se entenderá que existe contradicción, cuando ante una situación de hecho similar, el sentido jurídico que le asigna el Auto de Vista recurrido no coincida con el del precedente sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance. En ese ámbito, este Tribunal a través del Auto Supremo 322/2012-RRC de 4 de diciembre, ha puntualizado: Cuando la norma se refiere a una situación de hecho similar, considera esta Sala que el legislador se refiere a supuestos fácticos análogos, siendo necesario precisar que en materia sustantiva el supuesto fáctico análogo exige que el hecho analizado sea similar; en cambio, en material procesal el supuesto fáctico análogo se refiere a una problemática procesal similar.


De ello se concluye que el requisito de invocar un precedente contradictorio dentro del sistema de recursos que el Código de Procedimiento legal prevé, atinge a señalar a una resolución en específico, ya sea un Auto Supremo y/o un Auto de Vista, que dentro la materia, vislumbre la aplicación de la norma sustantiva o adjetiva a un caso determinado, donde se haya formado un criterio de decisión a un caso anterior, para que posteriormente en función de la identidad o de la analogía entre los hechos del primer caso (precedente contradictorio) y los hechos del segundo caso (resolución impugnada) se proceda a la determinación delegada por Ley a este Tribunal”.


III.2.  Análisis del caso concreto.


Respecto del segundo motivo y único admitido en la presente casusa, en el que el recurrente manifiesta el Auto de Vista convalidó la errónea aplicación del art. 271 del CP, por faltar adecuación al tipo penal; ya que, no se habría acreditado que el recurrente ocasionó dichas lesiones a la víctima y que el Tribunal de mérito omitió fundamentar la Sentencia realizando una relación de pruebas de cargo y descargo y no una valoración de la misma y que este actuar sería contradictorio al 724/2004 de 26 de noviembre, el cual se contiene la siguiente doctrina legal aplicable:


“Que el juicio oral, público y contradictorio conforme dispone el artículo 1 del Código de Procedimiento Penal, se halla tutelado por las garantías constitucionales y las normas procesales que son de orden público y de cumplimiento obligatorio. En su desarrollo las partes asumen el papel protagónico de someterse a las reglas del debido proceso en igualdad de condiciones. Los Tribunales de Sentencia o el Juez deben emitir la sentencia fundamentada consignando todos y cada uno de los hechos debatidos en el juicio, con un análisis de todas y cada una de las pruebas de cargo y descargo incorporadas legalmente en el proceso, debiendo la fundamentación ser clara sin contradicción entre la parte considerativa y la resolutiva, con indicación de las normas sustantivas o adjetivas que respalden el fallo requisitos que toda sentencia debe contener, constituyendo su omisión defectos de sentencia insubsanables al tenor del artículo 370 inciso 3) y 5) del Código de Procedimiento Penal, por lo que en esos casos corresponde aplicar el primer parágrafo del artículo 413 del Código de Procedimiento Penal”.


A los fines de realizar el análisis del supuesto contradictorio señalado por el recurrente, cabe recordar lo manifestado en el punto III.1. de la presente resolución que establece que se entenderá que existe contradicción, cuando ante una situación de hecho similar, el sentido jurídico que le asigna el Auto de Vista recurrido no coincida con el del precedente sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance. Al respecto, como ya se dijo, este Tribunal a través del Auto Supremo 322/2012-RRC de 4 de diciembre, estableció: “Cuando la norma se refiere a una situación de hecho similar, considera esta Sala que el legislador se refiere a supuestos fácticos análogos, siendo necesario precisar que en materia sustantiva el supuesto fáctico análogo exige que el hecho analizado sea similar; en cambio, en material procesal el supuesto fáctico análogo se refiere a una problemática procesal similar”.


Al respecto, sobre el supuesto explicado en el párrafo anterior; es decir, que cuando ante una situación de hecho similar, el sentido jurídico que le asigna el Auto de Vista recurrido no coincida con el del precedente sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; por lo que es preciso analizar lo observado al caso de autos a objeto de aplicarlo al caso concreto; en consecuencia, se advierte que en el presente caso el hecho emerge de la aplicación de la Ley sustantiva precisamente de la errónea aplicación del art. 271 del CP; es decir, sobre el análisis de la supuesta comisión del delito de Lesiones Graves y Leves y el en el precedente contradictorio invocado, se verifica que el hecho emerge de la aplicación del art. 370 incs. 3) y 5) y 413 del CPP; es decir, sobre la aplicación de la norma adjetiva referida a los defectos de la Sentencia como ser: 1) Que, no exista fundamentación de la Sentencia o que esta sea insuficiente o contradictoria; 2) Que, la Sentencia se base en hechos inexistentes o no acreditados o en valoración defectuosa de la prueba; y, 3) Sobre la forma de resolución del respecto del recurso de apelación restringida; situación completamente distinta a lo que pretende como contradictorio el recurrente, donde no se advierte el hecho fáctico similar; primero, porque en el presente caso se observa la aplicación de la ley sustantiva y en el caso del precedente contradictorio invocado, la argumentación emerge de la Ley adjetiva; y segundo, en el presente proceso el delito por el que se procesa resulta el de Lesiones Graves y Leves previsto en el art. 271 del CP y en el caso del precedente se sustancia sobre los delitos de Estafa y Estelionato, previstos y sancionados por los arts. 335 y 337 del CP; aspectos contrarios que hacen ver con meridiana claridad la inexistencia del hecho fáctico similar y de la misma forma la imposibilidad de advertir la aplicación de la misma norma con diverso alcance; presupuestos establecidos en el punto III.1. que no son cumplidos por el recurrente que hacen inviable poder advertir la existencia de contradicción con relación al Auto de Vista impugnado con el precedente contradictorio invocado; en consecuencia, por los argumentos esgrimidos se establece en el presente caso la inexistencia de contradicción entre el Auto de Vista impugnado con el precedente contradictorio invocado, por lo que el recurso de casación intentado se declare infundado.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, en aplicación de lo previsto por el art. 419 del CPP, declara INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por Jorge Daniel Crispín Quiñones.


Regístrese, hágase saber y devuélvase.


Firmado


Magistrado Relator Dr. Edwin Aguayo Arando 

Magistrado Dr. Olvis Eguez Oliva

Secretario de Sala Dr. Cristhian G. Miranda Dávalos