TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 527/2018-RA

Sucre, 13 de julio de 2018


Expediente                Santa Cruz 50/2018 

Parte Acusadora        Ministerio Público y otros

Parte Imputada         Gabriel Alcides Diez Campos

Delito                      : Robo Agravado


RESULTANDO


Por memorial presentado el 19 de febrero de 2018, cursante de fs. 445 a 451 vta., Gabriel Alcides Diez Campos interpone recurso de casación impugnando el Auto de Vista 40 de 25 de mayo de 2017, de fs. 394 a 396 vta., pronunciado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público, Marina Huailla Soliz y Félix Caraballo Ríos contra el recurrente, por la presunta comisión del delito de Robo Agravado, previsto y sancionado por el art. 332 inc. 2) del Código Penal (CP).


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:

  1. Por Sentencia 01/17 de 4 de enero de 2017 (fs. 337 a 343 vta.), el Tribunal Segundo de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, declaró a Gabriel Alcides Diez Campos, autor y culpable de la comisión del delito de Robo Agravado, previsto y sancionado por el art. 332 inc. 2) del CP, imponiendo la pena de siete años de presidio, más el pago de costas a calificarse en ejecución de sentencia.


  1. Contra la mencionada Sentencia, el imputado Gabriel Alcides Diez Campos (fs. 347 y vta.), ratificada (fs. 353 a 357 vta.), y los acusadores particulares Marina Huailla Soliz y Félix Caraballo Ríos (fs. 350 a 352), al que se adhirió el Ministerio Público (fs. 367), interpusieron recursos de apelación restringida, que fueron resueltos por Auto de Vista 40 de 25 de mayo de 2017, pronunciado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, que declaró admisibles e improcedentes los recursos de ambas partes e inadmisible la adhesión del Ministerio Público y la apelación del imputado; por ende, confirmó la Sentencia apelada.


  1. Por diligencia de 8 de febrero de 2018 (fs. 443), el recurrente fue notificado con el referido Auto de Vista; y, el 19 del mismo mes y año, interpuso el recurso de casación que es objeto del presente análisis de admisibilidad.


II. DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN


Del memorial del recurso de casación, se extraen los siguientes motivos:


  1. El recurrente aduce “Vulneración al principio de in dubio pro reo, vinculante a la defectuosa y errónea valoración de las pruebas de cargo” (sic), dado que la acusación fiscal acusó el delito de Robo Agravado por la participación de dos o más personas; sin embargo en juicio oral, “no pudo identificarse con certeza la existencia del supuesto acompañante” (sic), no pudiendo haberse impuesto una condena por ese delito sin la comprobación del nexo causal entre el impetrante y el hecho, más cuando las atestaciones calificadas en el recurso como dudosas- de quienes fueron personal de seguridad del Mercado la Ramada, no lo identifican como autor así de ser contradictorias entre sí.


Prosigue señalando que en su caso no se demostró la existencia del nexo causal que lo relacione directamente con el hecho, así como asegura- no existió ningún medio objetivo que haya demostrado la existencia de una tercera persona en el hecho. Enfatiza que no se demostró de manera documentada el origen del dinero supuestamente sustraído, lo que conduciría a la duda sobre la existencia física de ese bien. De igual forma cuestiona la no existencia de pericia dactiloscópica en el lugar de los hechos. Todas aquellas razones en consideración del recurso debieron dar pie a la aplicación del principio contenido en el art. 6 del CP, “ya que al notarse una insuficiencia probatoria, no existe una solución más razonable que absolver…en aplicación del principio Iura Novit Curia de imponerse alguna sanción simplemente debería ser por robo” (sic).


Finalmente sostiene que los argumentos explanados en apelación restringida, no fueron objeto de pronunciamiento de parte del Tribunal de alzada, en especial, los referentes a la denuncia de falta de configuración del tipo penal de Robo Agravado, en su modalidad de participación de dos o más personas. Invoca como precedentes contradictorios los Autos Supremos 033/2014-RA de 20 de febrero (transcribiendo a continuación su contenido) y 384 de 26 de septiembre de 2005 (situación sobre la cual manifiesta consideraciones respecto a defecto absoluto originado en la ausencia suficiente de prueba).


  1. Invocando el Auto Supremo 424 de 20 de octubre de 2006, y transcribiendo una porción, arguye que “el tribunal ad-quem de ninguna manera debió haber emitido opinión anticipada sobre la autoridad de los hechos acusados” (sic). Más adelante, solicitó “la aplicación como precedente contradictorio del Auto Supremo Nº 001/2013 del 02 de enero del año 2013, en razón de la inobservancia de la ley sustantiva, materializado una doble y equivocada valoración de la prueba y la apreciación subjetiva de los hechos, citándose como precedentes contradictorios los Autos Supremos 525 de 20 de septiembre de 2004; 251 de 22 de julio de 2005 y 104 de 20 de febrero de 2004” (sic).


  1. Asimismo el recurso contiene una reproducción de pasajes sobre opiniones doctrinales y jurisprudenciales relativas al principio in dubio pro reo, la carga de la prueba en materia penal, el debido proceso, la valoración de la prueba, el principio de presunción de inocencia, citando en medio un segmento del Auto Supremo 131 de 31 de enero de 2007, manifestando en suma que “del contenido de este recurso de casación, se llega a evidenciar que el motivo principal de este recurso se halla directamente vinculado a la denuncia de que el auto de vista impugnado vulneró el principio  in dubio pro reo por omisión al no haber cumplido con la obligación de revisar mediante las reglas de la sana crítica la valoración realizada por el Tribunal de sentencia” (sic). Cita los Autos Supremos 431 de 11 de octubre de 2006, 649 de 21 de octubre de 2004, 97  de 1 de abril de 2005 y 424 de 20 de octubre de 2006, también en calidad de precedentes contradictorios.

III.        REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del Código de Procedimiento Penal (CPP).


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de la Sala Penal, que ante la interposición del recurso de casación, les corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i)          Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)         Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii)         Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


Sin embargo, existen situaciones de flexibilización de los requisitos de admisibilidad del recurso de casación que permite abrir excepcionalmente la competencia en aquellos casos en los que se denuncie la existencia de graves y evidentes infracciones a los derechos de las partes y que constituyan defectos absolutos no susceptibles de convalidación; posibilidad que se justifica teniendo presente: a) Que el fin último del derecho es la justicia; b) La tarea encomendada por ley al Tribunal Supremo referida precedentemente; c) La necesidad de precautelar se observen las normas procesales que son de orden público y de cumplimiento obligatorio que prevén no se cometan actos procesales defectuosos, teniendo en cuenta que conforme la disposición contenida en el art. 115.II de la CPE, el Estado garantiza entre otros, los derechos al debido proceso y a la defensa; y, d) Las disposiciones relativas a la nulidad de actos procesales previstas por el art. 17 de la LOJ.


Este entendimiento, no implica que el recurrente se limite en el recurso de casación a formular una simple denuncia de actividad procesal defectuosa sin la debida fundamentación; por el contrario, en este tipo de situaciones, la parte recurrente deberá formular las denuncias vinculadas a la existencia de defectos absolutos, teniendo la obligación de cumplir con las siguientes exigencias: a) Proveer los antecedentes de hecho generadores del recurso; b) Precisar el derecho o garantía constitucional vulnerado o restringido; c) Detallar con precisión en qué consistente la restricción o disminución del derecho o garantía; y, d) Explicar el resultado dañoso emergente del defecto.


Cabe destacar que esta doctrina de flexibilización de los requisitos de admisibilidad y permisibilidad de activar el recurso de casación ante la denuncia de defectos absolutos adoptada por este Tribunal, ha sido ratificada por el Tribunal Constitucional en las Sentencias Constitucionales 1112/2013 de 17 de julio, 0128/2015-S1 de 26 de febrero y 0326/2015-S3 de 27 de marzo, entre otras, al señalar que guarda conformidad con los valores de justicia e igualdad y el principio de eficacia de los derechos fundamentales, entre ellos el acceso a la justicia y la justicia material, última que exige adoptar criterios que permitan enmendar y reparar la afectación grave de derechos y garantías constitucionales ocurridas en la tramitación de los procesos.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


En el caso de autos se advierte que el recurrente fue notificado con el Auto de Vista impugnado el 8 de febrero de 2018, interponiendo su recurso de casación el 19 del mismo mes y año; es decir, dentro del plazo de los cinco días hábiles que le otorga la ley, en cumplimiento del requisito temporal exigido por el art. 417 del CPP; toda vez, que el 12 y 13 de febrero fueron declarados feriados a nivel nacional por la festividad de carnaval, por lo que corresponde verificar el cumplimiento de los demás requisitos de admisibilidad.


Por su naturaleza jurídica y su condición de recurso extraordinario, el recurso de casación exige claridad en su confección; es decir, no sólo la necesidad de que su exposición tenga una estructura distinta a otro tipo de intervenciones procesales (nótese que no es recurso que trata hechos), sino reclama una razonable claridad gramatical para permitir la individualización del problema jurídico planteado, más cuando los arts. 416 y 417 del CPP, disponen no sólo invocar el precedente contradictorio como requisito medular, sino identificar en él una situación de hecho similar equiparable al aspecto por el cuál se activa el recurso de casación.


En el presente recurso en análisis el recurrente de manera lánguida propone varias insinuaciones a problemáticas jurídicas, que en su posición deben ser analizadas por esta Sala Penal; sin embargo, es necesario dejar establecido que aquellas son realizadas por una argumentación imprecisa, en la que se concentran argumentos de tipo jurídico y fáctico de manera yuxtapuesta, carente de orden, con un uso del lenguaje fragmentario e inconcluso, abarcando cuestiones dispares y con una generalidad que cae en la mera insinuación. Si bien es evidente el descontento con el resultado final del fallo, el impetrante en una desordenada seguidilla de párrafos, pretende que casación se torne en un escenario de revalorización de las pruebas y los hechos sometidos al criterio de los Jueces de grado y apelación, cometido en el que, lanza especulaciones sobre el significado e interpretación de pruebas en específico, especulando conclusiones y sin referir más allá de la reprobación cuál fuera el elemento preciso que el Auto de Vista que impugna haya transgredido. Los planteamientos, como se tiene aludido, se hallan indeterminados entre cuál el acto o momento que se impugna; pues cuestiones de hecho, errónea valoración de la prueba (que son aspectos directamente relacionados con el recurso de apelación restringida) se desarrollan incidiendo de manera indistinta entre el Auto de Vista impugnado y la Sentencia de grado. Imprecisión que no condice de modo alguno a la configuración procesal otorgada al recurso de casación como medio extraordinario de impugnación reservado solamente contra Autos de Vista, cómo lo señala la primera parte del art. 416 del CPP.


El trato descrito es reiterado a lo largo de las 7 fojas que componen el memorial del recurso, un argumento basado en la enunciación de ideas inconexas, y en algunos pasajes desvinculados con la propia realidad procesal que el caso posee, como es el caso de la transcripción de la parte introductoria del Auto Supremo citado a fs. 447 vta.; de igual forma la cita y referencias a jurisprudencia contenida en los Autos Supremos antes mencionados, la misma a fines del recurso de casación es insuficiente, por cuanto el art. 416 y ss. del CPP, obliga en ésta vía argumentar una situación de hecho similar a partir de la que se entienda existe contradicción entre un fallo emitido con anterioridad al que se recurre.


Gabriel Alcides Diez Campos, plantea a partir de una serie de afirmaciones relacionadas a la Sentencia y sus propias percepciones sobre circunstancias del proceso, una indebida labor del Tribunal de apelación; empero, a continuación no realiza esfuerzo alguno para señalar cuál fuese la situación de hecho similar que vincule a los Autos Supremos que cita en su recurso con el sentido jurídico que le asigna el Auto de Vista recurrido, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; es más, conforme el texto del memorial, la transcripción de un fragmento de un determinado Auto Supremo va seguida de una afirmación taxativa de incumplimiento de parte del Auto de Vista impugnado, situación que cómo se tiene dicho no da abasto al cumplimiento suficiente de la exigencia procesal referida.


Tal forma expositiva no condice menos cumple las previsiones procesales para el recurso de casación, pues no se trata de generar en un escenario retórico desacuerdos con los resultados del proceso o bien exhibir una propia interpretación de las pruebas o los hechos, ante todo casación resulta un recurso eminentemente jurídico (incluso teniendo presente una orientación dikelógica), que exige un sustento jurídico debidamente respaldado y jurídicamente solvente, lo que no se aprecia en el caso de autos, pues el recurrente construye su plataforma recursiva en el simple relato de desacuerdos, la reinterpretación y especulación sobre la valoración de pruebas, la sola afirmación de desajustes en la labor de los Tribunales inferiores, y la reproducción estéril de porciones de jurisprudencia, sin que de por medio se reitera- se cumpla con el señalamiento en términos claros y precisos de la situación de hecho similar que se repute contradictoria.   


Por lo expuesto precedentemente, siendo el recurso manifiestamente defectuoso, no cumple los requisitos mínimos necesarios exigidos por la norma procesal menos con los supuestos de flexibilización de admisión, por tanto, resta declarar su inadmisibilidad, por las razones expuestas anteriormente.

POR TANTO

 

La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 418 del CPP, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Gabriel Alcides Diez Campos, de fs. 445 a 451 vta.


Regístrese, hágase saber y devuélvase.


Firmado


Magistrado Presidente Dr. Olvis Eguez Oliva

Magistrado Dr. Edwin Aguayo Arando 

Secretario de Sala Dr. Cristhian G. Miranda Dávalos