TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 323/2018-RRC

Sucre, 15 de mayo de 2018


Expediente                          : Chuquisaca 25/2017

Parte Acusadora                : Ignacio La Fuente Urdininea y otro

Parte Imputada                 : Ricardo Moscoso Moscoso y otra

Delitos                                : Daño Simple y otros

Magistrado Relator        : Dr. Edwin Aguayo Arando


RESULTANDO


Por memorial presentado el 15 de agosto de 2017, de fs. 877 a 887 vta., Ricardo Moscoso Moscoso, interpone recurso de casación, impugnando el Auto de Vista 181/17 de 31 de julio de 2017, de fs. 863 a 872 vta., pronunciado por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, dentro del proceso penal seguido por Ignacio La Fuente Urdininea y Luis Alberto La Fuente Camacho contra el recurrente y Nielcy Moscoso Guzmán (declarada rebelde), por la presunta comisión de los delito de Daño Simple, Abuso de Confianza e Injurias, previstos y sancionados por los arts. 357, 346 y 287 del Código Penal (CP), respectivamente.


I. DEL RECURSO DE CASACIÓN


I.1.  Antecedentes.


  1. Por Sentencia 31/2016 de 29 de diciembre (fs. 784 a 793), el Juez Segundo de Partido Mixto, Liquidador y de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, declaró a Ricardo Moscoso Moscoso autor de la comisión del ilícito de Daño Simple, previsto y sancionado por el art. 357 del CP, imponiendo la pena de nueve meses de reclusión, con costas y responsabilidad civil a favor del querellante, debiendo liquidarse una vez ejecutoriada la Sentencia, siendo absuelto de pena y culpa de los delitos de Abuso de Confianza e Injurias.


  1. Contra la referida Sentencia, el imputado Ricardo Moscoso Moscoso (fs. 797 a 809), interpuso recurso de apelación restringida, que fue resuelto por Auto de Vista 181/17 de 31 de julio de 2017, dictado por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, que declaró improcedentes los cuatro motivos planteados en el recurso; por ende, mantiene incólume la Sentencia apelada, motivando la interposición del presente recurso de casación.


I.1.1. Motivos del recurso de casación.


Del memorial de recurso de casación y del Auto Supremo 799/2017-RA de 17 de octubre, se extrae el motivo a ser analizados en la presente Resolución, conforme al mandato establecido en los arts. 398 del Código de Procedimiento Penal (CPP) y 17 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ).

Se incurrió en falta de fundamentación del Auto de Vista con relación a la sentencia apelada vinculado a la vulneración del debido proceso, debido a que el Tribunal de apelación aduce que el Juez en Sentencia pudo establecer el dolo con el que se hubiese actuado, para ello incluso infieren “que a pesar del conocimiento de su accionar iba a causar daño en el inmueble colindante”, olvidando mencionar que para la configuración del dolo deben concurrir no solo el conocimiento, sino también la voluntad que debe estar demostrada de manera objetiva pese a ser un elemento subjetivo, habiendo reclamado en su apelación restringida el motivo por el que se ha omitido dicho elemento; sin embargo, concluyen “comprendiéndose, que la fundamentación de la sentencia se encuentra suficiente y clara y de contenido descriptivo y analítico”, fundamentación que no es la adecuada, lo cual también contraviene lo establecido en el art. 124 del CPP.


Al respecto, invoca como precedente contradictorio el Auto Supremo 354/2014-RRC de 30 de julio, que refiere se encuentran vinculados a la obligación de que las resoluciones deben ser fundamentadas y motivadas; asimismo, señala que la contradicción radica en que el que el Tribunal de apelación, no fundamentó de manera clara y precisa las circunstancias y razones por las cuales las denuncias fueron acogidas en forma positiva o negativa, emitiendo un razonamiento jurídico propio y las razones de sus conclusiones, así como el porqué de la normativa que respalda el fallo es aplicable al caso concreto y no limitarse únicamente a indicar que la sentencia guarda coherencia con lo acusado y sancionado, olvidando que la apelación restringida es un medio para impugnar sentencias que vulneren derechos y garantías constitucionales como son el debido proceso, derecho a la defensa y acceso a la justicia, ante un Auto de Vista mal estructurado, sin contenido propio, repetitivo y reiterativo, aspectos que deben ser revisados inclusive de oficio por el Tribunal de casación al advertir vulneración flagrante de derechos y garantías constitucionales, que afectan la presunción de inocencia en un proceso que por su naturaleza debió derivar sólo a la vía civil.


I.1.3. Petitorio.


El recurrente solicita, que al haberse advertido que el Tribunal de alzada vulneró sus derechos y garantías constitucionales se deje sin efecto el mismo debiendo dictarse uno nuevo ingresando a analizar todos y cada uno de los motivos impugnados en su recurso de apelación restringida plateado, debiendo hacerlo en base a la doctrina legal aplicable a señalarse.

I.2. Admisión del recurso.


Mediante Auto Supremo 799/2017-RA de 17 de octubre, cursante de fs. 899 a 902 vta., este Tribunal admitió el recurso de casación formulado por Ricardo Moscoso Moscoso, para el análisis de fondo.


II. ACTUACIONES PROCESALES VINCULADAS AL RECURSO


De la atenta revisión de los antecedentes venidos en casación y precisado el ámbito de análisis del recurso, se establece lo siguiente:


II.1.        De la Sentencia.

Por Sentencia 31/2016 de 29 de diciembre, el Juez Segundo de Partido Mixto, Liquidador y de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, declaró a Ricardo Moscoso Moscoso autor de la comisión del ilícito de Daño Simple, previsto y sancionado por el art. 357 del CP, imponiendo la pena de nueve meses de reclusión, con costas y responsabilidad civil a favor del querellante, debiendo liquidarse una vez ejecutoriada la sentencia, siendo absuelto de pena y culpa de los delitos de Abuso de Confianza e Injurias, en base a los siguientes argumentos:


  1. En base a los hechos probados refiere si bien el inmueble y construcción colindante de Ignacio La Fuente Urdininea, se encuentra a nombre de Norma Nelcy Moscoso Guzmán la construcción es también del Señor Ricardo Moscoso Moscoso.


  1. El inmueble del querellante Ignacio La Fuente Urdininea tiene daños provocados con la construcción del inmueble colindante del señor Ricardo Moscoso Moscoso y otra, dichos daños contienen en: 1) Una pared de la fachada manchada con cemento; 2) Destrucción de la parte del fondo del medidor de gas del señor Ignacio La Fuente; 3) Parte Superior del muro perimetral colindante manchado de restos de cemento que hubiere caído de la construcción del Señor Ricardo Moscoso Moscoso; y, 4) Rajaduras de la pared que colinda con Ricardo Moscoso, así como también la pared del lado derecho.


  1. Que, durante la construcción del inmueble del Nelcy Moscoso Guzmán y Ricardo Moscoso no se tomaron precauciones para no afectar al inmueble vecino de Ignacio La Fuente Urdininea.


  1. Que, para los cimientos del inmueble de Ricardo Moscoso se tuvo que nivelar la tierra y se encuentra muy por debajo del nivel de los cimientos del inmueble del señor Ignacio La Fuente, a esto se suma además de que para las zapatas se realizaron excavaciones profundas.


  1. No se tiene demostrado que ninguno de los querellantes le hayan dispensado confianza a Ricardo Moscoso Moscoso y menos que este se haya valido de alguna confianza.


  1. No se demostró por ningún medio probatorio que Ricardo Moscoso Moscoso, haya ofendido de modo directo a alguno de los querellantes.


  1. Se llega a la conclusión que con la construcción del inmueble de Ricardo Moscoso Moscoso, se causó daño al inmueble de Ignacio La Fuente Urdininea.


II.2.  De la apelación restringida.


Contra dicha Sentencia Ricardo Moscoso Moscoso, interpuso recurso de apelación restringida bajo los siguientes argumentos:


  1. Señala que la Sentencia se basó en inobservancia o errónea aplicación de la Ley sustantiva vinculado al juicio de tipicidad, defecto previsto en el art. 370 inc. 1) del CPP, con relación al 357 del CP.


  1. Denuncia que la sentencia se basó en hechos inexistentes o no acreditados en valoración defectuosa de la prueba; es decir, se hubiera incurrido en el defecto previsto por el art. 370 inc. 6) del CPP; aspecto que, hubiera generado la vulneración de su derecho al debido proceso.

  

  1. Refiere que existió falta de fundamentación en la Sentencia vinculado a la vulneración del derecho al debido proceso, defecto previsto en el art. 370 inc. 5) del CPP, vinculado a la previsión contenida por el art. 124 de la norma señalada.


  1. También hace referencia a la violación de su derecho al debido proceso, por existencia de incongruencia entre la Sentencia y la acusación, defecto previsto por el art. 370 inc. 11) del CPP, situación vinculada con la previsión de los arts. 124 y 362 de la norma ya referida.


II.3.  Del Auto de Vista impugnado. 

       

La Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, declaró improcedente el recurso de apelación restringida interpuesto por Ricardo Moscoso Moscoso y confirmó la Sentencia, con los siguientes argumentos:


  1. Con relación al primer motivo, señala que el recurrente invocó de manera simultánea la inobservancia; y por otra, la errónea aplicación de la ley sustantiva y examinada la Sentencia impugnada se evidencia que la misma contiene una debida, suficiente, congruente y pertinente fundamentación, en lo que hace al juicio de tipicidad extrañado por el apelante, con relación a la conducta ilícita del imputado, basado en la calificación que transcurrió desde la acusación particular, relativo al delito de daño simple, previsto y sancionado por el art. 357 del CP. Por otro lado, también señala que la Sentencia fundamenta adecuadamente la existencia, tanto del elemento subjetivo por el conocimiento y voluntad, en el comportamiento del ahora condenado en la comisión del hecho antijurídico sancionado, como cada uno de los elementos constitutivos, como tiene expresado en la conclusión sexta (Fundamentación jurídica) en el punto tres, de manera ampliamente explícita, el Juez de Sentencia aborda sobre el particular; por consiguiente, este primer motivo lo declara improcedente al no ser evidente el defecto acusado.


  1. Respecto del segundo motivo, refiere que no resulta cierto lo denunciado porque el Juez a quo, para llegar a establecer la responsabilidad penal del imputado por el delito de Daño Simple, ha valorado las pruebas esenciales introducidas y judicializadas bajo principios que rigen el sistema oral acusatorio, habida cuenta que la pericia extrañada, constituye uno más de los elementos probatorios y no el único de los que fueron valorados y sustentan la conclusión, Por otro lado, en lo que se refiere a quien fuera el propietario de la construcción, el apelante olvida los alcances de la participación criminal a la que se refiere el art. 20 del CP; aspecto que, cursa en la Sentencia en el epígrafe FUDAMENTACIÓN JUIRIDICA, en el punto 3; en tal sentido, la resolución impugnada actuó en el marco de las reglas de la sana crítica conforme al art. 173 del CPP; por otro lado, también señala que la Sentencia realizó una valoración conforme a lo visto y oído en audiencia; no habiendo el apelante establecido cual fuere el hecho inexistente en que se hubiese basado la Sentencia, ni en que consistiere el defecto en la valoración de la prueba, por lo que este segundo motivo de la apelación carece de mérito, por lo que amerita que sea declarado improcedente.


  1. Con relación al tercer motivo, señala que en la Sentencia se asumió la convicción suficiente con relación a las excavaciones efectuadas en el inmueble del vecino, poniendo en peligro la vivienda del querellante en la que se le ocasionó fisuras en la pared, desprendimientos de pintura entre otros. De ahí la conclusión del Juez de Sentencia en establecer la conducta dolosa del acusado, que a pesar del conocimiento de su accionar iba a causar daño en el inmueble colindante, sin tomar recaudos para ello, como el colocado de apuntalamiento de los muros que pudo haberlo hecho oportunamente para evitar el daño. Comprendiéndose, que la fundamentación de la Sentencia se encuentre suficientemente clara y de contenido descriptivo y analítico; por consiguiente, este motivo tercero, tampoco puede ser acogido, por lo que el mismo resulta improcedente.


  1. Respecto del cuarto motivo; refiere que estos argumentos resultan reiterativos de lo ya alegado y resuelto en los motivos anteriores, de lo que resultaría innecesaria asistir cuando en los motivos precedentes el Tribual de alzada ya se refirió en torno a dichos aspectos. Además, señala que se debe recordar que si bien, la contradicción, la incongruencia, la introducción de hechos o pruebas no comprendidas en la acusación fueron previstas por el art. 370 del CPP, como defectos que habilitan la apelación restringida, el defecto descrito en el inc. 11) del artículo señalado del CPP, está vinculado al art. 342 del CPP; es decir, exige la coincidencia fáctica entre la acusación base del juicio enmarcada en el Auto de Apertura y la referida en la Sentencia; aspecto que, en el presente caso la descripción fáctica guarda coherencia con el hecho expuesto y sancionado en la Sentencia, por cuya razón este cuarto motivo también fue declarado improcedente.


III. VERIFICACIÓN DE LA PROBABLE CONTRADICCIÓN DEL PRECEDENTE INVOCADO

En el recurso de casación plateado se denuncia que el Auto de Vista impugnado incurrió en falta de fundamentación porque el mismo se encontraba mal estructurado, sin contenido propio, repetitivo y reiterativo, situación que sería contradictoria al precedente invocado al efecto, por lo que corresponde verificar dichos extremos.

III.1. Requisitos que debe cumplir el precedente contradictorio.


Siendo el recurso de casación un mecanismo que busca otorgar a los ciudadanos la posibilidad de cuestionar la inadecuada aplicación o interpretación de las disposiciones legales realizadas por el Tribunal de apelación, contrarios a otros precedentes, debe señalarse que el precedente contradictorio en materia penal, constituye una decisión judicial, previa al caso analizado, que al ser emanado por un Tribunal superior en grado o por uno análogo, debe ser aplicado a casos que contengan similitud con sus hechos relevantes; al respecto, la normativa procesal penal en el país, ha otorgado al precedente contradictorio carácter vinculante (art. 420 del CPP). La importancia de precedente contradictorio, deviene del objetivo y fin del recurso casaciones; toda vez, que el más alto Tribunal de Justicia del Estado, tiene la tarea u objetivo de unificar o uniformar la jurisprudencia nacional, con el fin de brindar seguridad jurídica a las partes inmersas en un proceso judicial, asegurando la aplicación uniforme de la ley; y por ende, la efectivización del principio de igualdad y la tutela judicial efectiva;  atribución, que se encuentra descrita en los arts. 419 del CPP y 42 inc. 3) de la LOJ y que es conocida como función nomofiláctica (interpretación de la norma en procura de una jurisprudencia uniforme e integrada).


De lo anterior, se establece que únicamente son recurribles en casación, aquellos Autos de Vista que resulten indudablemente contrarios a la jurisprudencia establecida en un hecho similar; por este motivo, para que el planteamiento del recurso casacional sea certero, el recurrente no debe limitarse únicamente a presentarlo dentro el plazo dispuesto por ley y señalar la contradicción en la que creyere que incurrió el Tribunal de alzada respecto al fallo citado, lo que podría derivar en la admisibilidad del recurso; sino, debe asegurarse que el o los precedentes invocados, correspondan a situaciones fácticas análogas, como exige el art. 416 del CPP; lo contrario por simple lógica, imposibilita a este Tribunal, verificar en el fondo la denuncia de contradicción por ser inexistente; es decir, que al no tratarse de situaciones fácticas similares, bajo ningún aspecto podría existir contradicción en la resolución entre uno y otro fallo.


Refiriéndose a la labor de contraste que debe realizar este Tribunal, el Auto Supremo 219/2014-RRC de 4 de junio señaló: “El art. 416 del CPP, instituye que: El recurso de casación procede para impugnar autos de vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia contrarios a otros precedentes pronunciados por otras Cortes Superiores o por la sala penal de la Corte Suprema, en esa línea el art. 419 del CPP, establece como formas de resolución de aquel recurso dos supuestos, a saber: Si existe contradicción la resolución establecerá la doctrina legal aplicable, caso contrario lo declarará infundado y devolverá los antecedentes a la Corte Superior de Justicia. En el primer caso y cuando se deje sin efecto el fallo que motivó el recurso, se devolverán actuados a la sala penal de la Corte Superior que dictó el Auto de Vista recurrido para que pronuncie nueva resolución de acuerdo con la doctrina legal establecida.


En el caso que este Tribunal llegue a determinar la existencia de la contradicción señalada en el art. 419 del CPP; es decir, contradicción entre la Resolución recurrida en casación y el precedente contradictorio invocado, el art. 420 del CPP, señala que los efectos de la doctrina legal establecida: …será obligatoria para los tribunales y jueces inferiores y sólo podrá modificarse por medio de una nueva resolución dictada con motivo de otro recurso de casación, norma que es afín con el inc. 3) del art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que instituye como atribución de las Salas especializadas del Tribunal Supremo de Justicia, de acuerdo a las materias de su competencia, el sentar y uniformar la jurisprudencia.


La cuestión y el efecto de la doctrina legal a ser sentada por este Tribunal Supremo, contiene íntima y estrecha relación con la garantía constitucional contenida en el art. 119.I de la CPE, que garantiza el ejercicio pleno del principio de igualdad de las partes ante el Juez dentro de las jurisdicciones del Estado, así como garantizar seguridad jurídica en la predictibilidad de las decisiones de los tribunales y un igual tratamiento jurídico a los ciudadanos. En resumen la labor de sentar doctrina legal a partir del recurso de casación dentro de la jurisdicción ordinaria, se sintetiza en: a) respeto a la seguridad jurídica; b) realización del principio de igualdad; y c) unidad y uniformidad en la aplicación del derecho por parte de los servidores judiciales en la jurisdicción ordinaria.


En cuanto al precedente contradictorio exigido como requisito procesal de cumplimiento obligatorio a momento de la interposición del recurso de casación, es necesario precisar que el mismo en esencia constituye una cuestión jurídica que ha sido discutida y resuelta anteriormente, la cual puede aplicarse a casos similares, con posterioridad a ese primer pronunciamiento, como vía de solución a la propuesta o reclamo pretendido en casación; vienen a constituir, entonces, criterios interpretativos que han sido utilizados por los entes que conforman la estructura de la jurisdicción ordinaria en materia penal en el Estado, integrada por los Autos Supremos pronunciados por el Tribunal Supremo y Autos de Vista emitidos por las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia.


Bajo esa línea, la legislación nacional dentro del tercer párrafo del art. 416 del CPP, manifiesta: Se entenderá que existe contradicción, cuando ante una situación de hecho similar, el sentido jurídico que le asigna el Auto de Vista recurrido no coincida con el del precedente sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance. En ese ámbito, este Tribunal a través del Auto Supremo 322/2012-RRC de 4 de diciembre, ha puntualizado: Cuando la norma se refiere a una situación de hecho similar, considera esta Sala que el legislador se refiere a supuestos fácticos análogos, siendo necesario precisar que en materia sustantiva el supuesto fáctico análogo exige que el hecho analizado sea similar; en cambio, en material procesal el supuesto fáctico análogo se refiere a una problemática procesal similar.


De ello se concluye que el requisito de invocar un precedente contradictorio dentro del sistema de recursos que el Código de Procedimiento legal prevé, atinge a señalar a una resolución en específico, ya sea un Auto Supremo y/o un Auto de Vista, que dentro la materia, vislumbre la aplicación de la norma sustantiva o adjetiva a un caso determinado, donde se haya formado un criterio de decisión a un caso anterior, para que posteriormente en función de la identidad o de la analogía entre los hechos del primer caso (precedente contradictorio) y los hechos del segundo caso (resolución impugnada) se proceda a la determinación delegada por Ley a este Tribunal”.


III.2.        Obligación de los Tribunales de emitir resoluciones fundadas en derecho y motivadas adecuadamente.


Las resoluciones para su validez y eficacia, requieren cumplir determinadas formalidades, dentro las cuales se encuentra el deber de fundamentarlas y motivarlos adecuadamente, debiendo entenderse por fundamentación la obligación de emitir pronunciamiento con base en la ley y por motivación el deber jurídico de explicar y justificar las razones de la decisión asumida, vinculando la norma legal al caso concreto; al respecto, el Auto Supremo 111/2012 de 11 de mayo, señaló que: “Este deber se halla sustentado en el principio lógico de la razón suficiente; al respecto, Juan Cornejo Calva, en su publicación Motivación como argumentación jurídica especial, señala: El derecho contemporáneo ha adoptado el principio de la Razón Suficiente como fundamento racional del deber de motivar la resolución judicial. Dicho principio vale tanto como principio ontológico cuanto como principio lógico. La aplicación o, mejor, la fiel observancia, de dicho principio en el acto intelectivolitivo de argumentar la decisión judicial no solamente es una necesidad de rigor (de exactitud y precisión en la concatenación de inferencias), sino también una garantía procesal por cuanto permite a los justificables y a sus defensores conocer el contenido explicativo y la justificación consistente en las razones determinantes de la decisión del magistrado. Decisión que no sólo resuelve un caso concreto, sino que, además, tiene impacto en la comunidad: la que puede considerarla como referente para la resolución de casos futuros y análogos. Por lo tanto, la observancia de la razón suficiente en la fundamentación de las decisiones judiciales contribuye, también, vigorosamente a la explicación (del principio jurídico) del debido proceso que, a su vez, para garantizar la seguridad jurídica.


En definitiva, es inexcusable el deber de especificar por qué, para qué, cómo, qué, quien, cuando, con que, etc., se afirma o niega algo en la argumentación de una decisión judicial en el sentido decidido y no en sentido diferente. La inobservancia del principio de la razón suficiente y de los demás principios lógicos, así como de las reglas de la inferencia durante la argumentación de una resolución judicial, determina la deficiencia en la motivación, deficiencia que, a su vez, conduce a un fallo que se aparta, en todo o en parte, del sentido real de la decisión que debía corresponder al caso o lo desnaturaliza. Esa deficiencia in cogitando, si es relevante, conduce a una consecuencia negativa que se materializa en una decisión arbitraria, (injusta)."


Por otra parte, la fundamentación y motivación de Resoluciones implica el deber jurídico de explicar y justificar de forma lógica y con base en la Ley, las razones de la decisión asumida en apego al principio de congruencia, que es aquella exigencia legal que obliga a establecer una correlación total entre la pretensión de quien recurre y la decisión de la autoridad jurisdiccional; es decir, a la existencia de concordancia entre lo planteado por las partes y la decisión asumida por el Juez o Tribunal; pero además, exige la concordancia o coherencia entre los fundamentos de la Resolución y su parte resolutiva, caso contrario la resolución podría incurrir en vicio de incongruencia que puede ser interna o externa.


III.3. Análisis del caso concreto.

Respecto de las denuncias realizadas por la parte recurrente es preciso evidenciar si existió contradicción del Auto de Vista, con relación al precedente invocado bajo el supuesto de que la resolución impugnada hubiera incurrido en falta de fundamentación al momento de resolver los agravios planteados en el recurso de apelación restringida interpuesto por el ahora recurrente, con relación a la temática planteada el recurrente invocó como precedentes contradictorios el Auto Supremo 354/2014-RRC de 30 de julio, el cual en su doctrina legal contiene la siguiente doctrina legal:

“Conforme la normativa legal precitada, este Tribunal de Justicia, en la amplia doctrina legal emanada (Autos Supremos 342 de 28 de agosto de 2006, 207 de 28 de marzo de 2007, 319 de 4 de diciembre de 2012 y 149 de 29 de mayo de 2013), concordante con la jurisprudencia constitucional, estableció que la fundamentación de las resoluciones judiciales, constituye uno de los elementos esenciales del debido proceso, toda vez que brinda seguridad jurídica a las partes en conflicto, respecto a que sus pretensiones fueron escuchadas y merecieron el debido análisis de fondo, emergiendo  de él una Resolución, no sólo con base y sometimiento en la Ley, sino con explicación clara y precisa de las circunstancias y razones por las cuales las denuncias fueron acogidas de forma positiva o negativa, asegurando con ello, que el fruto de la Resolución, no es el resultado del capricho de los juzgadores, sino, de un estudio analítico y jurídico en procura de otorgar justicia.


Respecto a lo anterior, la jurisprudencia constitucional, desarrolló el alcance y finalidad del derecho a una resolución motivada, en la Sentencia Constitucional Plurinacional 0893/2014 de 14 de mayo, precisando: “…que las finalidades implícitas que determinan el contenido esencial del derecho a una resolución fundamentada o derecho a una resolución motivada (judicial, administrativa o cualesquier otra, expresada en una resolución en general, sentencia, auto, etcétera) que resuelva un conflicto o una pretensión son: 1) El sometimiento manifiesto a la Constitución, conformada por: 1.a) la Constitución formal; es decir, el texto escrito; y, 1.b) Los Tratados Internacionales sobre Derechos Humanos que forman el bloque de constitucionalidad; así como a la ley, traducido en la observancia del principio de constitucionalidad y del principio de legalidad; 2) Lograr el convencimiento de las partes que la resolución en cuestión no es arbitraria, sino por el contrario, observa: el valor justicia, el principio de interdicción de la arbitrariedad, el principio de razonabilidad y el principio de congruencia; 3) Garantizar la posibilidad de control de la resolución en cuestión por los tribunales superiores que conozcan los correspondientes recursos o medios de impugnación; 4) Permitir el control de la actividad jurisdiccional o la actividad decisoria de todo órgano o persona, sea de carácter público o privado por parte de la opinión pública, en observancia del principio de publicidad (SCP 2221/2012 de 8 de noviembre); y, …5) La exigencia de la observancia del principio dispositivo, que implica la exigencia que tiene el juzgador de otorgar respuestas a las pretensiones planteadas por las partes para defender sus derechos (SCP 0100/2013 de 17 de enero)”. (Las negrillas son nuestras).


Lo precedentemente señalado, evidencia que el Tribunal de apelación, no se encuentra exento de fundamentar las Resoluciones que emita, contrariamente, siendo el Tribunal contralor de la legalidad ordinaria y logicidad de la Sentencia, está constreñido a emitir resoluciones, cuya estructura lógico jurídica, permita apreciar y/o entender que el pronunciamiento emanado -que debe estar debidamente fundamentado y motivado- exprese, sobre la base del derecho objetivo, las razones por las cuales se asumió una determinación; lo contrario, infringe el art. 124 del CPP y con ello el debido proceso en sus vertientes de debida fundamentación y seguridad jurídica”.


De la denuncia planteada y el precedente invocado se advierte el hecho fáctico similar procesal debido a que la denuncia emerge de una supuesta falta de fundamentación en el Auto de Vista y el precedente justamente tiene su doctrina legal sobre la debida fundamentación que debe existir en las resoluciones judiciales y cuando no exista esta se incurre en defecto absoluto insubsanable, por lo que corresponde verificar si lo denunciado por el recurrente es evidente o no; en consecuencia, es preciso traer a colación lo denunciado consistente en que el Tribunal de apelación no hubiera fundamentado de manera clara y precisa las circunstancias y razones por las cuales las denuncias fueron acogidas en forma positiva o negativa, emitiendo un razonamiento jurídico propio y las razones de sus conclusiones, así como el porqué de la normativa que respalda el fallo es aplicable al caso concreto y no limitarse únicamente a indicar que la sentencia guarda coherencia con lo acusado y sancionado, olvidando que la apelación restringida es un medio para impugnar sentencias que vulneren derechos y garantías constitucionales como son el debido proceso, derecho a la defensa y acceso a la justicia, ante un Auto de Vista mal estructurado, sin contenido propio, repetitivo y reiterativo; al respecto, corresponde verificar si el Tribunal de alzada incurrió en tales defectos, de donde se advierte que el Auto de Vista de manera muy puntual con relación al primer motivo le explicó al recurrente que de manera simultánea denunció la inobservancia y errónea aplicación de la ley sustantiva y respecto a dicha denuncia señaló que se evidencia la Sentencia es suficiente, es congruente y contiene una pertinente fundamentación, con relación a los dos aspectos denunciados; es decir, con relación al juicio de tipicidad, de la misma manera respecto de la conducta ilícita del imputado señalando que la Sentencia observó la calificación del tipo penal de Daño Simple, previsto y sancionado por el art. 357 del CP, que transcurrió desde la acusación particular. Asimismo, también se observó que la Sentencia fundamentó adecuadamente los elementos constitutivos del tipo penal que estuviera previsto en la conclusión sexta (Fundamentación jurídica) en el punto tres, de esta manera se advierte que el Tribunal de alzada, respecto de este punto en concreto, le dio una respuesta puntual con relación lo pretendido; es decir, que no existió el defecto comprendido en el art. 370 inc. 1) del CPP; lo que hace ver que no existió una respuesta mal estructurada, sin contenido propio, repetitivo y reiterativo. En el mismo orden de cosas, es preciso remitirnos al segundo agravio denunciado por el recurrente en el que se hubiera incurrido en falta de fundamentación; al respecto, se advierte que el Auto de Vista fue claro en señalar que no resulta cierto lo denunciado, porque el Juez de Sentencia para llegar a establecer la responsabilidad penal del imputado por el delito de Daño Simple, valoró las pruebas esenciales introducidas y judicializadas bajo principios que rigen el sistema oral acusatorio, habida cuenta que la pericia extrañada, constituye uno más de los elementos probatorios y no el único de los que fueron valorados y sustentan la conclusión; aspecto que, se contraría ampliamente explicado en la fundamentación jurídica, en el punto 3; en tal sentido, la resolución impugnada actuó en el marco de las reglas de la sana crítica conforme al art. 173 del CPP; por otro lado, también señala que la Sentencia realizó una valoración conforme a lo visto y oído en audiencia; puntualizando que el apelante no estableció cuál fue el hecho inexistente en que se hubiese basado la Sentencia; aspecto que, hace ver que la Sentencia no hubiera incurrido en el defecto previsto en el art. 370 inc. 6) del CPP, de esta manera se advierte que el Auto de Vista otorga al recurrente una respuesta basada en los argumentos de la Sentencia que explican las causas del por qué no se incurrió en el defecto denunciado. Asimismo, con relación al tercer motivo, señala que en la Sentencia se asumió la convicción con relación a las excavaciones efectuadas en el inmueble del vecino, situación que evidenció el peligro en el que puso a la vivienda del querellante, siendo que se advirtió fisuras en la pared, desprendimientos de pintura entre otros. De esos argumentos se advierte, que el Tribunal de alzada llegó a la convicción de que el Juez de Sentencia estableció la conducta dolosa del acusado, siendo que, a pesar del conocimiento de su accionar iba a causar daño en el inmueble colindante, lo hizo, sin tomar las precauciones necesarias, como el colocado de apuntalamiento de los muros que pudo haberlo hecho oportunamente para evitar el daño; aspecto que, hace ver que tanto la Sentencia como el Auto de Vista sustentaron los elementos constitutivos del tipo penal; lo que muestra que el Auto de Vista al señalar que no existió el defecto comprendido por el art. 370 inc. 5) del CPP, actuó de manera correcta con la debida fundamentación. Respecto del cuarto motivo; al sustentar que la Sentencia no incurrió en el defecto comprendido en el art 370 inc. 11) del CPP, señaló que los argumentos esgrimidos en los tres primeros puntos que hacen ver que no existió la comisión del dicha norma y a más abundamiento señaló que en el presente caso la descripción fáctica guarda coherencia con el hecho expuesto y sancionado en la Sentencia, aspectos que muestran; por un lado, que se respondió de manera fundada, explicando los argumentos del por qué la  Sentencia no incurrió en los defectos denunciados del art. 370 del CPP; y por otro, que al no identificarse las denuncias planteadas por el recurrente de apelación restringida obviamente no incurrió en la vulneración de derechos y garantías constitucionales, siendo que el Tribunal de alzada, bajo la labor que le corresponde, cumplió con su deber de controlador de la legalidad en la emisión de su fallo, por lo que no es viable dar curso a la denuncia planteada.    


Por otro lado, en el recurso de casación también se denunció que la fundamentación del Auto de Vista afectaría a la presunción de inocencia en un proceso que por su naturaleza debió derivar sólo a la vía civil. Al respecto, se debe tener en cuenta que el recurrente en su apelación restringida omitió argumentar el porqué de la denuncia ahora observada; situación que hace ver, que el Auto de Vista no pudo pronunciarse de manera puntual respecto del aspecto que ahora señala en casación, debido a que esos extremos el ahora recurrente no los solicitó puntualmente en su recurso de apelación restringida; es decir, (Que este proceso por su naturaleza debió derivar sólo a la vía civil) denuncia que no se advierte en su recurso de apelación restringida, aspectos por lo que la resolución impugnada se emitió en base a las previsiones contenidas por el art. 398 del CPP, que establece que los Tribunales de alzada circunscribirán sus resoluciones a los aspectos cuestionados de la resolución; de la misma forma, de acuerdo al art. 17.II de la LOJ, establece que en grado de apelación, casación o nulidad, los tribunales deberán pronunciarse sólo sobre aquellos aspectos solicitados en los recursos interpuestos, lo que obedece a la congruencia que deben observar los fallos a tiempo de resolver las cuestiones planteadas, sujetándose a los puntos expresamente observados o impugnados en la interposición de los recursos; en consecuencia, se advierte que lo señalado no es evidente al haberse pronunciado el mismo sobre lo reclamado.


En ese entendido, el recurrente pretende que este Tribunal, resuelva directamente una denuncia (este proceso debió derivar sólo a la vía civil), sin que haya sido impugnada previamente ante el Tribunal competente, a través del recurso de apelación restringida, no encontrándose facultado para tal efecto, debido a que la facultad del Máximo Tribunal de Justicia, está constreñida a efectuar una control de derecho sobre las cuestiones conocidas y resueltas por el Tribunal de apelación, ante quien correspondía que el imputado cuestione los extremos que hoy impugna directamente en casación; al no haberlo hecho, su derecho de conseguir pronunciamiento y resolución de su denuncia precluyó por su propia negligencia, razón por la cual no corresponde a este Tribunal efectuar pronunciamiento de fondo alguno, correspondiendo únicamente declarar infundado el recurso de casación.


En consecuencia, el Tribunal de alzada al realizar el control de legalidad de la Sentencia en cuanto a la comisión del delito de Daño Simple, previsto y sancionado por el art. 357 del CP, obró de manera correcta con la debida fundamentación al haberse pronunciado respecto de todos los motivos expuestos en su recurso de apelación restringida, contenido en su argumento la debida motivación explicando y justificando de forma lógica y con base en la Ley, las razones de la decisión asumida en apego al principio de congruencia. Por todos los argumentos expresados en el presente fallo, se pone en evidencia que el Auto de Vista realizó un correcto análisis al resolver los aspectos denunciados; en consecuencia, no resulta cierta la denuncia que el Auto de Vista incurrió en falta de fundamentación expuesto en el recurso de casación interpuesto, siendo que se advirtió lo contrario, siendo que se emitió un Auto de Vista enmarcado en la previsión de los arts. 124 y 398 del CPP; en consecuencia, no corresponde dar curso a lo solicitado al no haberse evidenciado la contradicción con los precedentes invocados, ni se demostró la vulneración de los derechos supuestamente vulnerados, correspondiendo en consecuencia declarar infundado el recurso de casación intentado.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, en aplicación de lo previsto por el art. 419 del CPP, declara INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por Ricardo Moscoso Moscoso.


Regístrese, hágase saber y devuélvase.


Firmado


Magistrado Relator Dr. Olvis Eguez Oliva

Magistrado Dr. Edwin Aguayo Arando 

Secretario de Sala Dr. Cristhian G. Miranda Dávalos