TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO N° 305/2018-RA

Sucre, 14 de mayo de 2018


Expediente                  : Chuquisaca 9/2018

Parte Acusadora        : Ministerio Público y otros

Parte Imputada          : Plinio Vedia Saavedra y otros

Delitos                        : Trata de Seres Humanos y otros


RESULTANDO


Por memoriales presentados el 7 y 15 de febrero de 2018, el Ministerio Público, de fs. 2019 a 2026; Marcelina Saavedra Mamani, de fs. 2029 a 2036 y Gonzalo Ariel Vásquez Ríos en su condición de apoderado legal de Macario Carrizo Sullca, de fs. 2043 a 2057, interponen recursos de casación impugnando el Auto de Vista 39/18 de 11 de enero de “2017”, de fs. 1971 a 1982, y el Auto Complementario 52/2018 de 5 de febrero, de fs. 1985 a 1986, pronunciados por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, dentro del proceso penal seguido por la Defensoría de la Niñez y Adolescencia contra Plinio Vedia Saavedra, Crhistian Fabricio Vedia Saavedra y Carina Paula Guamán Acuña, e inter partes por la presunta comisión de los delitos de Asesinato, Encubrimiento y Trata de Seres Humanos, previstos y sancionados por los arts. 252 inc. 2), 171 y 281 bis incs. 3) y 4) del Código Penal (CP), respectivamente.


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


  1. Por Sentencia 05/2017 de 13 de marzo (fs. 1519 a 1566 vta.), el Tribunal Tercero de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, declaró a: 1) Crhistian Fabricio Vedia Saavedra, autor de la comisión del delito de Asesinato, imponiendo la pena de treinta años de presidio; 2) Marcelina Saavedra Mamani, culpable del delito de Encubrimiento en relación al ilícito de Asesinato y absuelta de los delitos de Trata de Seres Humanos y Asesinato, sancionando con la pena de dos años de reclusión; y, 3) Carina Paula Guamán Acuña y Plinio Vedia Saavedra, fueron absueltos del delito de Trata de Seres Humanos. Siendo sancionados los sentenciados con el pago de costas, más daños y perjuicios, averiguables en ejecución de sentencia.


  1. Contra la mencionada Sentencia, los imputados Crhistian Fabricio Vedia Saavedra (fs. 1763 a 1781) y Marcelina Saavedra Mamani (fs. 1898 a 1901 vta.), presentaron   recursos de apelación restringida, que fueron resueltos por Auto de Vista 39/18 de 11 de enero de “2017”, dictado por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, que declaró procedente el recurso planteado por el imputado; en consecuencia, anuló la Sentencia apelada, ordenando la reposición del juicio por otro Tribunal llamado por ley, eximiendo del pronunciamiento del recurso de la imputada, por hallarse vinculado al fondo del proceso penal, rechazando posteriormente la solicitud de complementación y enmienda de la parte acusadora particular, mediante Resolución 52/2018 de 5 de febrero (fs. 1985 a 1986).


c)         Por diligencias de 6 y 7 de febrero de 2018 (fs. 1987 y vta.), los recurrentes fueron notificados con el Auto Complementario 52/2018; y el 7 y 15 del mismo mes y año, interpusieron los recursos de casación, que son objeto del presente análisis de admisibilidad.


II. SOBRE LOS MOTIVOS DE LOS RECURSOS DE CASACION


De la revisión de los recursos de casación, se extraen los siguientes motivos:


II.1. Del recurso de casación del Ministerio Público.

  1. Como primer motivo, la parte recurrente denuncia la violación del debido proceso por falta de fundamentación, en relación de que en el Auto de Vista impugnado, no se observaría que en la materialización de su resolución, se encuentre debidamente desglosada la justificación de esa decisión; puesto que existiría como característica una falta de desarrollo en los motivos que estarían siendo base suficiente con la que se puede generar convicción a todas las partes; puesto que en la misma, no se hubiese realizado una debida fundamentación. Invocando como precedente contradictorio al Auto Supremo 99 de 24 de marzo de 2005. Finalmente, apoya su reclamo en la Sentencia Constitucional 2023/2010-R de 9 de noviembre.


  1. Denuncia la violación al debido proceso por falta de congruencia en la emisión del Auto de Vista impugnado, que si bien habría considerado el Tribunal de alzada, que ante la contrastación de la Sentencia, sería evidente la vulneración al derecho a la defensa y el debido proceso, dado que se habrían modificado los hechos acusados; sin embargo, no se habría tomado en cuenta justamente el principio de congruencia establecido en el art. 362 del Código de Procedimiento Penal (CPP), siendo el reclamo en apelación restringida que la Sentencia condenatoria no respondía a la acusación interpuesta en relación al ilícito que se le acusó. Invocando como precedentes contradictorios los Autos Supremos 221/2017 de 28 de marzo, 308/2015-RRC de 20 de mayo y 228/2006 de 4 de julio.


  1. Finalmente, denuncia violación al debido proceso, por inadecuada valoración de los antecedentes al momento de emitir el Auto de Vista impugnado; toda vez, que el Tribunal de alzada, no llegó a realizar una valoración objetiva de todos los antecedentes cursantes en el proceso remitidos y puestos a su disposición, conllevando con ello, la emisión de una resolución que se destaca por las imprecisiones valorativas que se han llegado a concretar en el Auto de Vista impugnado. Invocando como precedentes contradictorios los Autos Supremos 41/2012 de 16 de marzo y 228/2006 de 4 de julio. Apoyando su reclamo en la Sentencia Constitucional 115/2016-S1.


II.2. Del recurso de casación de Marcelina Saavedra Mamani.


La recurrente efectúa una explicación de los antecedentes del caso y denuncia, la infracción del derecho al debido proceso, en su vertiente del derecho a una resolución debidamente fundamentada, por incurrir en incongruencia omisiva y violación del derecho a la tutela judicial efectiva, reconocidos por los arts. 115.I y II y 117.I de la Constitución Política del Estado (CPE). Asimismo, invoca la admisión del recurso por flexibilización en consideración a la Sentencia Constitucional Plurinacional 224/2015-S2 de 25 de febrero y el Auto Supremo “234/2012-R” de 1 de octubre, fundamentando que concurren defectos absolutos como defecto del Auto de Vista.


Refiere que en atención de que el Tribunal de alzada al no resolver el único motivo de su recurso de apelación restringida, incurrió en la inobservancia de los arts. 124 y 398 del CPP, por violación del debido proceso respecto al deber de fundamentar por incongruencia omisiva. Invocando en calidad de precedentes contradictorios los Autos Supremos 181/2013 de 27 de junio y 51/2013-RRC de 1 de marzo, que fueron desconocidos por el Tribunal de alzada.


II.3. Del recurso de casación de Gonzalo Ariel Vásquez Ríos.  


  1. La parte recurrente denuncia, que el Tribunal de alzada vulneró su derecho al debido proceso en su elemento derecho a las resoluciones congruentes, afectando su derecho y garantía constitucional a la tutela judicial efectiva, por lo tanto la concurrencia de defectos absolutos, conforme al art. 115 de la CPE.


Que, citando los fundamentos del Auto de Vista al momento de resolver el primer motivo del recurso de apelación restringida del acusado Cristian Fabricio Vedia Saavedra, el Tribunal de alzada, hubiese considerado aspectos ajenos a los reclamados, referentes a la valoración probatoria, por lo que el Auto de Vista impugnado hubiese ingresado en incongruencia aditiva. Por otra parte, el Tribunal de apelación hubiese incurrido en incongruencia externa por notoria contradicción en cuanto a la resolución del primer motivo de apelación restringida, pues el apelante acusa contradicción entre las acusaciones y la Sentencia, en virtud que las acusaciones manifiestan que habría golpeado a la víctima con un objeto contundente y luego la abandono en ese estado, para finalmente quitarle la vida conjuntamente su madre (la coacusada) procediendo a asfixiarla, pero que la Sentencia modificó los hechos, indicando que el apelante fue la persona que golpeó a la víctima con un objeto contundente provocándole un estado de inconciencia y que tras este hecho individualmente procedió a quitarle la vida ahorcándola; acusación que recoge el Tribunal de apelación y que son hechos evidentemente acusados por el apelante; empero, el Tribunal de alzada, al momento de emitir resolución en el fondo de este primer motivo de apelación restringida, de mutuo propio incluye una segunda modificación no acusada por el apelante: “…para concluir que se le causó la muerte en forma inmediata con el objeto contundente..." Por lo que a criterio del recurrente, se evidencia incongruencia externa en el Auto de Vista 39/18, e incongruencia por contradicción, vulnerándose su derecho al debido proceso en su elemento derecho a las resoluciones congruentes, afectando su derecho y garantía constitucional a la tutela judicial efectiva, por lo tanto la concurrencia de defectos absolutos. Invoca en calidad de precedentes contradictorios, los Autos Supremos 431/2005 de 15 de octubre, 205/2015-RRC de 27 de marzo y 550/2016-RRC de 15 de julio. 

  1. Por otro lado, denuncia que el Tribunal de alzada vulneró su derecho al debido proceso en su elemento derecho a las resoluciones debidamente razonables y suficientemente motivadas y fundamentadas, afectando su derecho y garantía constitucional a la tutela judicial efectiva (art. 115 de la CPE), por lo tanto la concurrencia de defectos absolutos [art. 169 inc. 3) del CPP]. Que, al momento de resolver el primer motivo del recurso de apelación restringida del acusado Cristian Fabricio Vedia Saavedra, se evidencia que el Tribunal de alzada llega a la conclusión de que al apelante se le procesó y condenó por hechos diferentes a los establecidos en la acusación, manifiesta que los hechos y circunstancias fueron modificados afectando el derecho a la defensa del apelante; sin embargo, no refiere expresa y claramente qué hechos fueron modificados, por lo que sería indebida e insuficiente la fundamentación y motivación del Auto de Vista. Invoca en calidad de precedente contradictorio el Auto Supremo 044/2014-RRC de 20 de febrero.


Asimismo denuncia que al momento de resolver el segundo motivo del recurso de apelación restringida del acusado Cristian Fabricio Vedia Saavedra, resolvió el mismo manifestando: "En Autos se tiene la conclusión 18 cursante a fs. 84 que el apelante dio un golpe a la víctima en la cabeza con objeto contundente, dejándola inconsciente, provocándole una hemorragia interna, ya que se colectaron del lugar del hecho hisopos con manchas pardo rojizas del suelo que dieron positivo para sangre, develando vulneración de la sub regla de la ciencia como elemento de la sana crítica al concluir de esa manera cuando en verdad científica la hemorragia interna se establece dentro del cuerpo físico no en el suelo y menos le corresponde establecer daño irreversible por la certificación pericial de hemorragia interna, la existencia de lesiones, cuando la niña no presentaba lesiones incurriendo en infracción de valoración al existir conclusiones sin base lógica menos científica”. Por lo que se evidencia que la misma adolece de ausencia de debida fundamentación y motivación, al no describir debidamente esta prueba que observa; manifiestan que no le corresponde establecer daño irreversible por la certificación pericial de hemorragia interna, pero no manifiesta a quién no le corresponde establecer ese daño, ¿a la certificación pericial, al médico o profesional que lo emitió al Tribunal de Sentencia?; manifiesta que no corresponde establecer daño irreversible por la certificación pericial de hemorragia interna ante la existencia de lesiones cuando la niña no presentaba lesiones; sin embargo, no manifiesta por qué no correspondería, pues no manifiesta qué es lo que se encuentra desarrollado en esa certificación pericial de hemorragia interna, si la misma es la que establece que la niña no presentaba lesiones o es que ese hecho lo establece otro documento. Finalmente manifiesta que el Tribunal de alzada incurrió en infracción de valoración al existir conclusiones sin base científica ni lógica; sin embargo, no expresan de manera clara, precisa ni concreta respecto de qué prueba específica y concreta (descripción del testigo o declaración, codificación de la prueba, foja en la que cursa en el expediente del proceso o en el cuaderno de pruebas) se incurrió en infracción de valoración, igualmente no manifiestan los motivos y razones por los cuales no existe base científica ni lógica, así que no indica qué ciencia y cuál de sus leyes debió ser observada o en todo caso no fue observada. De igual manera no manifiesta el Auto de Vista impugnado, qué regla o principio de la lógica se hubiese vulnerado (razón suficiente, identidad, tercero excluido, etc.), por lo que el Auto de Vista no es claro, ni completo. Invoca en calidad de precedente contradictorio al Auto Supremo 044/2014-RRC de 20 de febrero.

  1. Finalmente denuncia la aplicación indebida del art. 362 del CPP, en la que incurrió el Tribunal de alzada al emitir el Auto de Vista impugnado, vulnerando su derecho al debido proceso, en su elemento de derecho a la tutela judicial efectiva, habiendo incurrido en consecuencia en defecto insubsanable. El Tribunal de alzada aplicó un rigorismo matemático, a tiempo de resolver el primer motivo de apelación restringida del acusado, referente a la incongruencia que existiría entre las acusaciones y la Sentencia, determinando que efectivamente existió la modificación de hechos de las acusaciones a la Sentencia; sin embargo, el Tribunal de alzada no toma en cuenta que conforme a la Jurisprudencia sí se puede modificar hechos y circunstancias fácticas que no incidan en lo esencial de los hechos acusados, ni los elementos de los hechos acusados, así, en el caso de autos no se acusó a Fabricio Vedia de que en fecha 26 de noviembre de 2013, al interior de su domicilio golpeó a la menor (víctima) en la cabeza provocándole estado de inconciencia y tras este hecho en la misma fecha procedió a quitarle la vida asfixiándola (privándole de aire), conclusión a la que arribó el Tribunal de origen; es decir, que en coherencia con las acusaciones, sin modificar en lo sustancial ninguno de los elementos de temporalidad, espacialidad ni modalidad. Invocando en calidad de precedente contradictorio al Auto Supremo 044/2014-RRC de 20 de febrero. 

III.        REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la CPE, garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de las Salas Penales, que ante la interposición del recurso de casación, les corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i)         Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)         Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii)         Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la Sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


Sin embargo, existen situaciones de flexibilización de los requisitos de admisibilidad del recurso de casación que permite abrir excepcionalmente la competencia en aquellos casos en los que se denuncie la existencia de graves y evidentes infracciones a los derechos de las partes y que constituyan defectos absolutos no susceptibles de convalidación; posibilidad que se justifica teniendo presente: a) Que el fin último del derecho es la justicia; b) La tarea encomendada por ley al Tribunal Supremo referida precedentemente; c) La necesidad de precautelar se observen las normas procesales que son de orden público y de cumplimiento obligatorio que prevén no se cometan actos procesales defectuosos, teniendo en cuenta que conforme la disposición contenida en el art. 115.II de la CPE, el Estado garantiza entre otros, los derechos al debido proceso y a la defensa; y, d) Las disposiciones relativas a la nulidad de actos procesales previstas por el art. 17 de la LOJ.


Este entendimiento, no implica que el recurrente se limite en el recurso de casación a formular una simple denuncia de actividad procesal defectuosa sin la debida fundamentación; por el contrario, en este tipo de situaciones, la parte recurrente deberá formular las denuncias vinculadas a la existencia de defectos absolutos, teniendo la obligación de cumplir con las siguientes exigencias: a) Proveer los antecedentes de hecho generadores del recurso; b) Precisar el
derecho o garantía constitucional vulnerado o restringido; c) Detallar con precisión en qué consistente la restricción o disminución del derecho o garantía; y, d) Explicar el resultado dañoso emergente del defecto.


Cabe destacar que esta doctrina de flexibilización de los requisitos de admisibilidad y permisibilidad de activar el recurso de casación ante la denuncia de defectos absolutos adoptada por este Tribunal, ha sido ratificada por el Tribunal Constitucional en las Sentencias Constitucionales 1112/2013 de 17 de Julio, 0128/2015-S1 de 26 de febrero y 0326/2015-S3 de 27 de marzo, entre otras, al señalar que guarda conformidad con los valores de justicia e igualdad y el principio de eficacia de los derechos fundamentales, entre ellos el acceso a la justicia y la justicia material, última que exige adoptar criterios que permitan enmendar y reparar la afectación grave de derechos y garantías constitucionales ocurridas en la tramitación de los procesos.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO O NO DE DICHOS REQUISITOS


En el caso de autos se advierte que el 6 y 7 de febrero de 2018, los recurrentes fueron notificados con el Auto Complementario 52/2018, interponiendo sus recursos de casación el 7 y 15 del mismo mes y año; es decir, dentro del plazo de los cinco días hábiles que les otorga la ley, en cumplimiento del requisito temporal exigido por el art. 417 del CPP; toda vez, que el 12 y 13 de febrero fueron declarados feriados por la festividad de carnaval, por lo que corresponde verificar el cumplimiento de los demás requisitos de admisibilidad.


IV.1. Recurso de casación del Ministerio Público:


Respecto al primer y tercer motivo en relación a la denuncia de la violación del debido proceso: a) Por falta de fundamentación, en relación de que en el Auto de Vista impugnado, no se observaría que en la materialización de su resolución, se encuentre debidamente desglosada la justificación de esa decisión; puesto que existiría como característica una falta de desarrollo en los motivos que estarían siendo base suficiente con la que se puede generar convicción a todas las partes; puesto que en la misma, no se hubiese realizado una debida fundamentación; y, b) Por inadecuada valoración de los antecedentes al momento de emitir el Auto de Vista impugnado; toda vez, que el Tribunal de alzada, no llegó a realizar una valoración objetiva de todos los antecedentes cursantes en el proceso remitido y puesto a su disposición, conllevando con ello, la emisión de una resolución que se destaca por las imprecisiones valorativas que se han llegado a concretar en Auto de Vista impugnado. Al respecto nótese que ambos argumentos contenidos, resultan genéricos, además, si bien se establece que el Ministerio Público invocó en calidad de precedentes contradictorios a Autos Supremos 99 de 24 de marzo de 2005, 41/2012 de 16 de marzo y 228/2006 de 4 de julio; empero, se limitó a transcribir los supuestos entendimientos jurisprudenciales, sin precisar e identificar en qué consistirían las contradicciones en las que habría incurrido el Tribunal de alzada en los términos exigidos por la segunda parte del art. 417 del CPP.


Referente al motivo segundo, denuncia la violación del debido proceso y al derecho a la defensa, por lo que el Tribunal de alzada a momento de resolver el agravio referido a la inexistencia de congruencia que hace referencia el art. 362 del CPP, hubiese resuelto de manera equívoca; toda vez, que se habría tomado en cuenta que la Sentencia condenatoria no respondía al tipo penal de la acusación, siendo lo correcto, que no responda a los hechos de la Sentencia. Se evidencia que la parte recurrente invocó los Autos Supremos 221/2017 de 28 de marzo y 308/2015-RRC de 20 de mayo; sin embargo, de igual modo, se limitó a transcribir los precedentes contradictorios sin exponer la contradicción entre la resolución recurrida con los supuestos precedentes que invoca, por lo que se concluye que no ha cumplido con la carga procesal asignada por los arts. 416 y 417 del CPP.


De la misma manera tampoco, en ninguno de los tres motivos expone la forma en la cual el Auto de Vista impugnado le hubiera generado algún agravio que hubiese vulnerado sus derechos constitucionales a los efectos de admitir el recurso vía flexibilización, pues no expone en qué consistió la disminución o restricción de los referidos derechos y principios, por lo que los motivos primero, segundo y tercero devienen en inadmisibles, aún acudiendo los criterios de flexibilización explicados en el acápite anterior de la presente Resolución 


IV.2. Recurso de casación de Marcelina Saavedra Mamani:


La recurrente efectúa una explicación de los antecedentes del caso y denuncia la infracción del derecho al debido proceso en su vertiente del derecho a una resolución debidamente fundamentada por incurrir en incongruencia omisiva y violación del derecho a la tutela judicial efectiva, reconocidos por los arts. 115.I y II y 117.I de la CPE. Incurriendo en la inobservancia de los arts. 124 y 398 del CPP. Conforme lo desarrollado por la recurrente se tiene por suficientemente identificados los agravios, al cumplimiento así con la carga procesal de invocar como precedentes contradictorios los Autos Supremos 181/2013 de 27 de junio y 51/2013-RRC de 1 de marzo, explicando la supuesta contradicción con los precedentes invocados con el fundamento del Auto de Vista recurrido, además de fundar la procedencia de los requisitos de flexibilización de manera adecuada, alegando la afectación de derechos y garantías fundamentales. En compulsa de los antecedentes el recurso deviene en admisible.





IV.3. Recurso de casación de Gonzalo Ariel Vásquez Ríos:


La parte recurrente como primer motivo de su recurso de casación denuncia que el Tribunal de alzada vulneró su derecho al debido proceso en su elemento derecho a las resoluciones congruentes, afectando su derecho y garantía constitucional a la tutela judicial efectiva, por lo tanto la concurrencia de defectos absolutos. En atención de que ha momento de resolver el primer motivo del recurso de apelación restringida del acusado Cristian Fabricio Vedia Saavedra, el Tribunal de alzada, hubiese considerado aspectos ajenos a lo reclamado, referentes a la valoración probatoria, por lo que el Auto de Vista impugnado hubiese ingresado en incongruencia aditiva e incongruencia externa por notoria contradicción en cuanto a la resolución del primer motivo de apelación restringida del acusado, a lo que el Tribunal de alzada, al momento de emitir resolución en el fondo de mutuo propio incluye una segunda modificación no acusada por el apelante.


En cuanto a este primer agravio se tiene el cumplimiento de los requisitos establecidos en los arts. 416 y 417 del CPP; es decir, la invocación de los Autos Supremos 431/2005 de 15 de octubre y 550/2016-RRC de 15 de julio, en calidad de precedentes contradictorios, y precisar cuál la contradicción que se pretende sea resuelta con relación al Auto de Vista impugnado, constituyendo elementos suficientes que permiten disponer la admisibilidad para la verificación del agravio traído en casación. 


Sin embargo de la revisión del Auto Supremo 205/2015-RRC de 27 de marzo, se advierte que fue resuelto como infundado, por lo que no contiene doctrina legal aplicable, imposibilitando su consideración a efectos de contraste.


Como segundo motivo, del recurso de casación el recurrente denuncia, que el Tribunal de alzada vulneró su derecho al debido proceso en su elemento derecho a las resoluciones debidamente razonables y suficientemente motivadas y fundamentadas, afectando su derecho y garantía constitucional a la tutela judicial efectiva, como defectos absolutos, por lo que al momento de resolver el primer motivo del recurso de apelación restringida del acusado Cristian Fabricio Vedia Saavedra, se evidencia que el Tribunal de alzada llegó a la conclusión de que al apelante se le procesó y condenó por hechos diferentes a los establecidos en la acusación; sin embargo, no refiere expresa y claramente qué o cuáles hechos fueron modificados, por lo que sería indebida e insuficiente fundamentación y motivación del Auto de Vista impugnado. Asimismo, denuncia que al momento de resolver el segundo motivo del recurso de apelación restringida del mencionado imputado, expresó argumentos sin la debida fundamentación y motivación, al no describir específicamente la prueba que observa y demás circunstancias a las que se hizo referencia.


De acuerdo a lo desarrollado por el recurrente se tienen identificados los agravios, además de cumplirse con la carga procesal de invocar como precedente contradictorio el Auto Supremo 044/2014-RRC de 20 de febrero, explicando la supuesta contradicción con el precedente invocado con el fundamento del Auto de Vista recurrido; empero, de la revisión del referido Auto Supremo, se advierte que fue resuelto como infundado, por lo que no contiene doctrina legal aplicable, imposibilitando su consideración a efectos de contraste.

En el tercer motivo del recurso de casación el recurrente denunció la aplicación indebida del art. 362 del CPP, en la que incurrió el Auto de Vista impugnado, vulnerando su derecho al debido proceso en su elemento de derecho a la tutela judicial efectiva, habiendo incurrido en consecuencia en defecto insubsanable, previsto por el art. 169 inc. 3) del CPP. El Tribunal de alzada aplicó un rigorismo matemático, a tiempo de resolver el primer motivo de apelación restringida del acusado, referente a la incongruencia que existiría entre las acusaciones y la Sentencia; sin embargo, el Tribunal de origen no modificó en lo sustancial ninguno de los elementos de temporalidad, espacialidad ni modalidad.


El presente motivo al igual que los dos anteriores, también cumplió con los presupuestos establecidos para la admisión, establecidos en el art. 417 del CPP, invocando el Auto Supremo 044/2014-RRC de 20 de febrero y explicando en qué consistiría la contradicción; sin embargo, como ya se vertió en el motivo anteriormente, de la revisión del referido Auto Supremo, se advierte que fue resuelto como infundado, por lo que no contiene doctrina legal aplicable, imposibilitando su consideración a efectos de contraste.


Ahora bien, respecto a los motivos segundo y tercero, este Tribunal advierte que el recurrente fundamentó la vulneración a sus derechos constitucionales, identificando plenamente los hechos concretos que le causan agravio y el argumento del Auto de Vista que habría originado la restricción (la falta de fundamentación y la aplicación indebida del art. 362 del CPP), precisando los derechos vulnerados (al debido proceso en su elemento derecho a las resoluciones debidamente razonables y suficientemente motivadas y fundamentadas, afectando su derecho y garantía constitucional a la tutela judicial efectiva). En consecuencia, de la fundamentación expuesta en el recurso, se observa que la parte recurrente cumplió con los presupuestos de flexibilización, haciendo viable la admisión de los motivos precedentemente analizados de forma extraordinaria.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 418 del CPP, declara INADMISIBLE el recurso de casación intentado por el Ministerio Público, de fs. 2019 a 2026; y, ADMISIBLES los recursos de casación planteados por Marcelina Saavedra Mamani, de fs. 2029 a 2036 y Gonzalo Ariel Vásquez Ríos en su condición de apoderado legal de Macario Carrizo Sullca, de fs. 2043 a 2057. En cumplimiento del mencionado artículo en su segundo párrafo, se dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas, el Auto de Vista impugnado y el presente Auto Supremo.


Regístrese, hágase saber y cúmplase.


Firmado


Magistrado Presidente Dr. Olvis Eguez Oliva

Magistrado Dr. Edwin Aguayo Arando 

Secretario de Sala Dr. Cristhian G. Miranda Dávalos