TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 288/2018-RA

Sucre, 07 de mayo de 2018

Expediente                : Pando 38/2017

Parte Acusadora        : Ministerio Público y otro

Parte Imputada        : José Romero Saavedra

Delito        : Homicidio y Lesiones Graves y Gravísimas en Accidente de    
   Tránsito y otro

RESULTANDO

Por memoriales presentados el 11 y 15 de septiembre de 2017, José Romero Saavedra, de fs. 716 a 725 vta. y Edgar Terceros García, de fs. 707 a 710 vta., interponen recursos de casación impugnando el Auto de Vista de 25 de agosto de 2017, de fs. 698 a 704 pronunciado por la Sala Penal y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Pando, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público e interpartes por la presunta comisión de los delitos de Homicidio, Lesiones Graves y Gravísimas en Accidente de Tránsito y Omisión de Socorro, previstos y sancionados por los arts. 261 primera parte y 262 del Código Penal (CP), respectivamente.

I. ANTECEDENTES DEL PROCESO

De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:

  1. Por Sentencia 07/2017 de 16 de mayo (fs. 588 a 595), El Juez Público Civil y Comercial en suplencia legal del Juzgado Primero de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de Pando, declaró a José Romero Saavedra autor de la comisión del delito de Homicidio y Lesiones Graves y Gravísimas en Accidente de Tránsito, previsto y sancionado por la primera parte del art. 261 del CP, imponiendo la pena de dos años de reclusión, más el pago de costas, daños y perjuicios averiguables en ejecución de sentencia, siendo absuelto del delito de Omisión de Socorro.


  1. Contra la mencionada Sentencia, Edgar Terceros García (fs. 658 a 661 vta.) y José Romero Saavedra (fs. 672 a 675), interpusieron recursos de apelación restringida, que fueron resueltos por el Auto de Vista de 25 de agosto de 2017, emitido por la Sala Penal y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Pando, que declaró improcedente el recurso del acusador particular; y, admisible y procedente en parte el recurso del imputado, confirmando la Sentencia apelada, complementando la otorgación de perdón judicial a su favor, dejando sin efecto las medidas cautelares dispuestas.


  1. Por diligencias de 6 y 11 de septiembre de 2017 (fs. 705), los recurrentes fueron notificados con el referido Auto de Vista; y, el 11 y 15 del mismo mes y año, interpusieron los recursos de casación, que son objeto del presente análisis de admisibilidad.




II. DE LOS MOTIVOS DE LOS RECURSOS DE CASACIÓN


De los memoriales de los recursos de casación, se extraen los siguientes motivos:


II.1 Recurso de Casación de Edgar Terceros García.


Luego de narrar los contenidos de las acusaciones fiscal y particular, extractar contenidos de las declaraciones testificales de José Romero Saavedra, Eva Romero Saavedra, Carmen Romero Saavedra, Mauricio David Mollinedo Romero y Alan Jordán Romero Flores e indicar como hechos probados que el imputado el 20 de diciembre de 2015 a hrs. 13:40 aprox, por imprudencia y exceso de velocidad produjo un accidente de tránsito que causó lesiones de consideración y determinó el fallecimiento de Edgar Ariel Terceros; el recurrente denuncia inobservancias y errónea aplicación de la norma penal y contradicciones en el Auto de Vista, e invocando los arts. 50 y 169 del Código de Procedimiento Penal (CPP), expresa como motivos de su recurso:


La conclusión arribada por el Tribunal de Sentencia que no podría atribuirse al imputado la comisión del delito de Omisión de Socorro por el solo hecho de no haber llamado a los servicios de emergencia, pues “la idiosincrasia de nuestra gente y la desesperación en ese tipo de hechos hacen que el auxilio sea el hecho de levantar al herido…y trasladarlo al centro de salud” (sic), es contraria a las declaraciones de Roberto Cusi Gastón, Paola Andrea Trigo Vallejos y José Edmundo Gómez Montaño, quienes afirmaron en resumen- que el imputado tardó entre 10 y 15 minutos de ocurrido el hecho en auxiliar a la víctima y que su reacción se vio provocada por la insistencia de los testigos del hecho. Explica que se demostró plenamente que el imputado omitió prestar ayuda y auxilio, ya que si bien es cierto ayudó a terceras personas con ese cometido, ese extremo decantó en una pérdida de tiempo en la que bien, con un socorro inmediato, podía haberse salvado la vida de la víctima.


Expresa que con tales hechos se violó el art. 173 del CPP, al no existir una cabal valoración de la prueba en lo que es la tipificación del delito de Omisión de Socorro. A ese efecto como precedentes contradictorios los Autos Supremos 277 de 12 de mayo de 2004, 307 de 11 de junio de 2003, 499 de 3 de octubre de 2003 y 320 de 14 de junio de 2003, que establecen que en ningún fallo puede existir incongruencia y contradicción entre los fundamentos expuestos en la parte considerativa y resolutiva.


II.2 Recurso de casación de José Romero Saavedra.


Luego de una amplia reseña de los antecedentes del proceso (acusación, sentencia, contenidos de los motivos de apelación restringida y fundamentos del Auto de Vista impugnado), el recurrente fundamenta su recurso de casación manifestando la existencia de defectos absolutos por vulneración a derechos y garantías constitucionales, en el orden del art. 169 inc. 3) del CPP, denuncia falta de fundamentación e incongruencia omisiva en el Auto de Vista recurrido, por la ausencia de pronunciamiento de tres motivos denunciados en apelación restringida:


  1. errónea aplicación del art. 114 inc. a) del Reglamento de Tránsito, con el que pretendió evitar la interpretación que la circulación en carretera asfaltada de 60 u 80 Km/h sea interpretada como infracción de tránsito;


  1. aplicación indebida del principio de retroactividad de la Ley en favor del imputado, cuya intención fue evitar se condene al imputado por un hecho que no constituye infracción de tránsito al haberse abrogado la norma que consideraba como tal a la circulación de más de 80 km/h en carretera asfaltada, siendo la norma vigente el Decreto Supremo 3045; y,


  1. errónea aplicación del principio de imputación objetiva en delitos culposos, pues según esta teoría fue la víctima quien se expuso al riesgo no permitido por ser menor de edad, y realizar un giro imprudente a  la izquierda, y no tener habilitación de conducir vehículos; situación con la que la Sentencia subsumió de manera equívoca los hechos al tipo penal yendo en sentido contrario del Auto Supremo 123/2013 de 10 de mayo.


Más adelante en su recurso bajo los títulos de “Marco Legal y doctrinal” (sic) y “precedentes contradictorios citados en el recurso de apelación restringida” (sic) se extractan partes de los Autos Supremos 109/2012 de 10 de mayo; 86/2013 de 26 de marzo, 190/2012 de 2 de agosto, 27/2013 de 8 de febrero, y, 26/2013 de 8 de febrero; todos explican el deber de fundamentación de los Tribunales de alzada a momento de absolver los reclamos que abren su competencia.


III.        REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN

El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de la Sala Penal, que ante la interposición del recurso de casación, les corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i)          Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)         Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii)         Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.

IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


En el caso de autos se advierte que los recurrentes fueron notificados con el Auto de Vista impugnado el 6 y 11 de septiembre de 2017, interponiendo sus recursos de casación el 11 y 15 del mismo mes y año; es decir, dentro del plazo de los cinco días hábiles que le otorga la ley, en cumplimiento del requisito temporal exigido por el art. 417 del CPP, por lo que corresponde verificar el cumplimiento de los demás requisitos de admisibilidad.


IV.1. En cuanto al recurso de casación de Edgar Terceros García.


El recurrente plantea un solo motivo de casación que es el referido a la transgresión del art. 173 del CPP, por errada valoración de la prueba en torno a la tipificación del delito de Omisión de Socorro, basado en el argumento que las resoluciones que antecedieron no podían desestimar la existencia de éste delito considerando que el imputado por cuestiones de idiosincrasia y un estado emocional exaltado no prestó ayuda de manera inmediata a la víctima luego de ocurrido el accidente de tránsito, más cuando una ágil intervención habría supuesto que la víctima se mantenga con vida. A ese efecto invoca como precedentes contradictorios los Autos Supremos 277 de 12 de mayo de 2004, 307 de 11 de junio de 2003, 499 de 3 de octubre de 2003 y 320 de 14 de junio de 2003, que establecerían que en ningún fallo puede existir incongruencia y contradicción entre los fundamentos expuestos en la parte considerativa y resolutiva.


Situación de la que se constata el cumplimiento de manera suficiente de la exigencia procesal desarrollada en los arts. 416 y 417 del CPP, por cuanto identificando la situación de hecho similar que es el aparente incumplimiento de lo previsto en el art. 173 del CPP en relación a la determinación de la existencia del delito de Omisión de Socorro (art. 162 del CP), se explica en términos claros y precisos la contradicción invocada, restando declarar la admisibilidad de este recurso.


IV.2. En cuanto al recurso de casación de José Romero Saavedra.


El recurrente denuncia existencia de incongruencia omisiva en el Auto de Vista impugnado, pues habría omitido dar respuesta a tres específicas cuestiones planteadas en apelación restringida, a saber, errónea aplicación del art. 114 inc. a) del Reglamento de Tránsito; aplicación indebida del principio de retroactividad de la Ley en favor del imputado; y, errónea aplicación del principio de imputación objetiva en delitos culposos.


Para el cumplimiento de los arts. 416 y 417 del CPP, el recurrente invoca los Autos Supremos 109/2012 de 10 de mayo; 86/2013 de 26 de marzo, 190/2012 de 2 de agosto, 27/2013 de 8 de febrero y 26/2013 de 8 de febrero, determinando con ello la situación de hecho similar que en la perspectiva del recurso fuera contraria a la doctrina legal de los precedentes contradictorios que invoca, cumpliendo de tal manera con la carga procesal argumentativa que abre la competencia de este Tribunal, siendo que, de igual manera restará declarar la admisibilidad de este recurso.


POR TANTO

 

La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLES los recursos de casación interpuestos por José Romero Saavedra, de fs. 716 a 725 vta. y Edgar Terceros García, de fs. 707 a 710 vta. En cumplimiento del mencionado artículo en su segundo párrafo, dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas el Auto de Vista impugnado y el presente Auto Supremo.


Regístrese, hágase saber y cúmplase.


Firmado


Magistrado Dr. Edwin Aguayo Arando 

Magistrado Dr. Marco Ernesto Jaimes Molina 

Secretario de Sala Dr. Cristhian G. Miranda Dávalos