TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 224/2018-RRC

Sucre, 10 de abril de 2018


Expediente                        Tarija 30/2017

Parte Acusadora                Jaime Coareti Condori

Parte Imputada                : Oscar Alejandro Villalba Zenteno y otros

Delitos                                Calumnia y otro

Magistrado Relator        : Dr. Olvis Eguez Oliva


RESULTANDO


Por memorial presentado el 30 de mayo de 2017, cursante de fs. 163 a 168 vta., Oscar Alejandro Villalba Zenteno, interpone recurso de casación, impugnando el Auto de Vista 08/2017-SP1 de 17 de febrero de 2017, de fs. 156 a 157, pronunciado por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, dentro del proceso penal seguido por Jaime Coareti Condori contra Oscar Alejandro Villalba Zenteno, Mauricio Villalba Zenteno y el recurrente, por la presunta comisión de los delitos de Injurias y Calumnias, previstos y sancionados por los arts. 283 y 287 del Código Penal (CP), respectivamente.


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


I.1.  Antecedentes.


a)    Por Sentencia 05/2013 de 20 de marzo (fs. 126 vta. a 129), el Juez Primero de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, declaró a Oscar Alejandro Villalba Zenteno y Mauricio Villalba Zenteno, autores y culpables de la comisión del delito de Calumnia, previsto y sancionado por el art. 283 del CP, imponiendo la pena de seis meses de reclusión, más el pago de ciento cincuenta días multa a razón de Bs. 1.- (un boliviano) por día, con costas, siendo absueltos de pena y culpa por el delito de Injuria.


b)         Contra la mencionada Sentencia, el imputado Oscar Alejandro Villalba Zenteno (fs. 144 a 145), interpuso recurso de apelación restringida, resuelto por Auto de Vista 08/2017-SP1 de 17 de febrero, dictado por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, que declaró sin lugar el recurso planteado y confirmó la Sentencia apelada, motivando la interposición del recurso de casación.


I.2. Motivo del recurso de casación.


Del memorial de recurso de casación y del Auto Supremo 642/2017-RA de 8 de agosto, se extrae el motivo a ser analizado en la presente Resolución, conforme al mandato establecido por los arts. 398 del Código de Procedimiento Penal (CPP) y 17 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ).


El recurrente hace una relación de los antecedentes del proceso, explica los requisitos del recurso de casación y transcribe parcialmente los fundamentos del Auto de Vista impugnado, para seguidamente denunciar violación al debido proceso por falta de fundamentación y motivación del Auto de Vista, arguyendo que luego de presentada su apelación restringida, contra una injusta Sentencia condenatoria, el Auto de Vista realizó apreciaciones genéricas y se limitó a señalar que el recurrente no había ingresado a realizar mayor fundamentación respecto a los agravios señalados, arribando a conclusiones subjetivas en franca vulneración del art. 124 del CPP, evidenciándose así la falta de motivación en la Resolución impugnada, que a su vez constituye un defecto absoluto inconvalidable.


Invoca como precedentes contradictorios al Auto de Vista impugnado, los Autos Supremos 189/2012-RRC de 8 de agosto, señalando que no existe congruencia en el Auto de vista, cuando en el mismo se evidencia que el Tribunal de alzada no se pronunció sobre el fondo de los puntos cuestionados en el recurso de apelación restringida y el 164/2012 de 4 de julio, afirmando que el Auto de Vista impugnado es contradictorio al precedente por que omitió resolver sobre los agravios fundamentados en el recurso de apelación restringida.

  

I.1.2. Petitorio.


El recurrente solicita que se admita el recurso y se deje sin efecto el Auto de Vista recurrido.


I.3. Admisión del recurso.


Mediante Auto Supremo 642/2017-RA de 28 de agosto, este Tribunal admitió el recurso de casación, formulado por Oscar Alejandro Villalba Zenteno, para el análisis de fondo.


II. ACTUACIONES PROCESALES VINCULADAS AL RECURSO


II.1.  De la Sentencia.


Por Sentencia 05/2013 de 20 de marzo, el Juez Primero de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, declaró a Oscar Alejandro Villalba Zenteno y Mauricio Villalba Zenteno, autores de la comisión del delito de Calumnia, previsto y sancionado por el art. 283 del CP, imponiendo la pena de seis meses de reclusión, más el pago de ciento cincuenta días multa a razón de Bs. 1.- (un boliviano) por día, con costas, siendo absueltos de pena y culpa por el delito de Injuria, en base a los siguientes argumentos:


Como hechos generadores del proceso penal, se tiene que Jaime Coareti Condori venía sufriendo en forma reiterada injurias y calumnias por parte del acusado y sus hijos, siendo el último hecho suscitado fue el 19 de mayo de 2011, en la comunidad de Tolomosa Sud, donde se tenía que dar lectura a un memorial de retractación de ofensas que realizó Oscar Alejandro Villalba Zenteno contra la víctima, donde empezaron a señalar que éste procedió a cerrar un terreno, aludiendo despojo y perturbación de posesión con la finalidad de desprestigiarlo. Asimismo, se realizó la acción de presentar carta ante el Comando Departamental de la Policía en Tarija el 12 de julio de 2010, por parte de los acusados pidiendo la destitución de la víctima inculpando de invadir propiedad y hacer abuso de poder como la construcción de 135 metros lineales de un terreno que sería motivo de inspección.


La Juez Primero de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, valoró las declaraciones testificales Gertrudis, Estela, Fernando, Walter Suruguay, Angélica Martínez y Marco A. Alfaro, quienes refirieron presenciar la reunión de dicha comunidad, donde no se habría dejado leer y que además injuriaron a Jaime Coareti. Así como de la prueba documental signada como QT-1 consistente en la copia legalizada del memorial presentado ante el Comandante Departamental de Tarija que refiere que el querellante habría influenciado en comunarios y terceros para beneficiarse en dicha comunidad, las pruebas QT-2 consistente en el rechazo policial del proceso disciplinario iniciado por los acusados, como valorando la prueba documental consistente en copia legalizada de acta de juicio oral seguido por la víctima contra Oscar Alejandro Villalba Zenteno, por delitos de Injuria y Calumnia, llegó a la conclusión de que configuran los elementos constitutivos del delito de Calumnia, previsto y sancionado en el art. 283 del CP, imponiendo a Oscar Alejandro Villalba Zenteno y Mauricio Villalba Zenteno, la pena de seis meses de privación de libertad y multa de ciento cincuenta días en razón de Bs. 1.- (un boliviano) por día.

 

II.2.  De la apelación restringida.


Contra la mencionada Sentencia, Oscar Alejandro Villalba Zenteno, interpuso recurso de apelación restringida, refiriendo que se habría incurrido en defectos de Sentencia previsto en el inc. 6) del art. 370 del CPP, así como en contradicciones en los arts. 173, 124, 360 del mismo cuerpo legal y 115 de la Constitución Política del Estado (CPE), como a continuación se detalla:


Denunció que en el considerando segundo de la Sentencia, en la parte de la valoración y fundamentación jurídica la Juez indicó los conflictos recíprocos de tierras entre la víctima y los acusados, apreciación errada por parte de dicha autoridad; ya que, no refirieron tener problemas de derechos propietarios, sino que Jaime Coareti en el saneamiento de los predios de la Comunidad, con engaños logró que cada comunario se hiciera sanear una porción mínima resultando ser ahora tierras comunales y que también dicho ciudadano viene impulsando proyectos de cabañas turísticas que beneficiarían a 15 personas de los cuales 6 serían de la familia Coareti, aspectos no expresados por la Juez, lo cual constituyó una errónea valoración de la prueba por ende una Sentencia viciada de nulidad absoluta.


II.3.  Del Auto de Vista impugnado.


La apelación restringida expuesta precedentemente, fue resuelta por el Auto de Vista impugnado, emitido por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, que declaró Improcedente la apelación formulada, confirmando la Sentencia apelada, en base a los siguientes argumentos:


  1. En cuanto a los agravios contra la Constitución Política del Estado en su art. 115 y el Código de Procedimiento Penal en sus arts. 167, 173, 124 y 360, expresó que se limitó a trascribir el contenido y no a hacer referencia a las contradicciones incurridas por el juzgador que impide ingresar al análisis de fondo.


  1. Como segundo agravio denunció la errónea valoración de la prueba, que habría incurrido la juzgadora, sin que el recurrente haya identificado el medio probatorio erróneamente valorado, ni alegar que reglas de la sana crítica no fueron aplicadas por la Juez. Por lo que, se declaró infundado sus agravios denunciados.


III. VERIFICACIÓN DE LA EXISTENCIA DE CONTRADICCIÓN   


En el presente proceso penal fue admitido el recurso de casación interpuesto por Oscar Villalba, por el cual denuncia la falta de fundamentación al resolver los agravios denunciados en apelación restringida en vulneración al principio del debido proceso, contrario a los Autos Supremos invocados, por lo que corresponde resolver la problemática planteada.


III.1. La labor de contraste en el recurso de casación.


Conforme lo dispuesto por los arts. 42.I inc. 3) de la LOJ y 419 del CPP, las Salas especializadas tienen la atribución de sentar y uniformar la jurisprudencia, cuando un Auto de Vista dictado por una de las Cortes Superiores de Justicia, sea contrario a otros precedentes pronunciados por las otras Cortes Superiores o por la Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia.


El art. 416 del CPP, preceptúa: “Se entenderá que existe contradicción, cuando ante una situación de hecho similar, el sentido jurídico que le asigna el Auto de Vista recurrido no coincida con el del precedente, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance”. En ese ámbito, este Tribunal a través del Auto Supremo 322/2012-RRC de 4 de diciembre, puntualizó: “Cuando la norma se refiere a una situación de hecho similar, considera esta Sala que el legislador se refiere a supuestos fácticos análogos, siendo necesario precisar que en materia sustantiva el supuesto fáctico análogo exige que el hecho analizado sea similar; en cambio, en material procesal el supuesto fáctico análogo se refiere a una problemática procesal similar.


La atribución de este Tribunal, de sentar y unificar jurisprudencia contiene íntima y estrecha relación con la garantía constitucional contenida en el art. 119.I de la CPE, que garantiza el ejercicio pleno del principio de igualdad de las partes, ante el Juez dentro de las jurisdicciones del Estado, así como garantizar seguridad jurídica en la predictibilidad de las decisiones de los Tribunales y un igual tratamiento jurídico a los ciudadanos. En resumen, la labor de sentar doctrina legal a partir del recurso de casación dentro de la jurisdicción ordinaria, se sintetiza en: a) Respeto a la seguridad jurídica; b) Realización del principio de igualdad; y, c) Unidad y uniformidad en la aplicación del derecho por parte de los servidores judiciales en la jurisdicción ordinaria.


Por otro lado, la doctrina legal a ser dictada por este Tribunal en el supuesto caso de verificar la existencia de contradicción entre la Resolución impugnada y los precedentes invocados como contradictorios, será de aplicación obligatoria para los Tribunales y jueces inferiores; y, sólo podrá modificarse por medio de una nueva resolución dictada con motivo de otro recurso de casación, en previsión de lo dispuesto por el art. 420 del CPP.


III.2.        Análisis del caso concreto.


En cuanto al único motivo, que se admitió a través del Auto Supremo 642/2017 de 28 de agosto, referido a que el Auto de Vista es atentatorio al debido proceso, vulnera la previsión del art. 124 del CPP y se constituye además en defecto absoluto no convalidable, porque carece de fundamentación al resolver los agravios denunciados en apelación restringida, limitándose a realizar apreciaciones genéricas y conclusiones subjetivas, al omitir resolver el fondo de los puntos cuestionados en el recurso de apelación restringida.


A tal efecto, se invocó como precedente contradictorio el Auto Supremo 189/2012 de 8 de agosto, dentro del proceso penal seguido por EAT en contra de FRD y otra por el delito de Apropiación Indebida y Abuso de Confianza, que se tiene como hecho generador la incongruencia omisiva, por parte del Tribunal de alzada respecto a los agravios denunciados en apelación restringida, que establece lo siguiente:


DOCTRINA LEGAL APLICABLE


“No existe fundamentación ni congruencia en el Auto de Vista, cuando en el mismo se evidencia que el Tribunal de alzada, no se pronunció sobre el fondo de los puntos cuestionados en el recurso de apelación restringida, no siendo suficiente escudarse en argumentos que tienen por finalidad evadir la responsabilidad de absolver expresamente los cuestionamientos deducidos por los recurrentes, aspecto que vulnera lo establecido por el art. 124 del CPP, constituyendo un defecto absoluto no susceptible de convalidación que vulnera derechos y garantías reconocidos por la Constitución Política del Estado.


Siendo evidente la infracción de la norma penal adjetiva, en la que incurrió el Tribunal de alzada, al haber obviado fundamentar y motivar la resolución impugnada, corresponde velando por el cumplimiento del principio de legalidad y el respeto de la garantía del debido proceso, se ordene se dicte nuevo Auto de Vista, en el que se pronuncie de manera fundamentada y motivada sobre los motivos de la apelación restringida que denuncia, existencia de atipicidad relativa, inexistencia de fundamentación en la Sentencia y defectuosa valoración de la prueba”.


Y por otro lado se invocó también el Auto Supremo 164/2012 de 4 de julio, dentro del proceso penal que sigue VMM y otra en contra de EBMY, por el delito de Difamación e Injuria, teniéndose como hecho generador el defecto de incongruencia omisiva o ex silentio por el Tribunal de alzada respecto a los agravios denunciados en apelación restringida, que establece lo siguiente:


DOCTRINA LEGAL APLICABLE


“Se considera que existe incongruencia omisiva (citra petrita o ex silentio) cuando en el Auto de Vista no se resolvieron todos y cada uno de los puntos denunciados en el recurso de apelación restringida, los cuales deben ser absueltos uno a uno con la debida motivación y en base de argumentos jurídicos individualizados y sólidos, a fin de que se pueda inferir una respuesta con los criterios jurídicos correspondientes al caso en concreto; cumpliendo con los parámetros de especificidad, claridad, completitud, legitimidad, logicidad, lo contrario constituye infracción del principio tantum devolutum quantum apellatum, y al deber de fundamentación que vulnera lo establecido por los arts. 124 y 398 del Código de Procedimiento Penal, siendo obligación del Tribunal de Apelación, realizar adecuada motivación en las resoluciones que pronuncie revisando de manera prolija los antecedentes y las denuncias propias de la causa”.


Bajo este preámbulo corresponde verificar si existe contradicción entre los precedentes citados, por lo que a efectos de contrastar los fundamentos contenidos en el Auto de Vista impugnado respecto a los aspectos apelados, corresponde analizar lo siguiente:


  1. El Tribunal de alzada; en cuanto, al agravio de defectos absolutos, en la que existirían contradicciones contra la Constitución Política del Estado en su art. 115 y el Código de Procedimiento Penal en sus arts. 167, 173, 124 y 360, expresó que el recurrente se limitó a transcribir el contenido y no a hacer referencia a las contradicciones incurridas por el juzgador en cuanto a su aplicación en la Sentencia impugnada que impide ingresar al análisis de fondo, ante la ausencia argumentativa del apelante, citando a la vez el Auto Supremo 93/2016-RRC “referente a la exigencia de la motivación y fundamentación también que es atinente al recurrente identificando claramente los hechos que causaron su planteamiento y que son los argumentos del recurso los que delimitan el ámbito de pronunciamiento”. Por lo que, declaró infundado este agravio.

  1. Como segundo agravio, denunció la errónea valoración de la prueba, que habría incurrido la juzgadora, que se produce cuando el Juez a quo a momento del a valoración de la prueba omite seguir los lineamientos y reglas de la lógica, las máximas de la experiencia, conocimiento científico o sentido común, dando razón positivo o negativo a los medios probatorios sin razón alguna o criterios subjetivos. Por ellos, el apelante debe individualizar el medio probatorio que estima erróneamente valorado, especificando qué reglas de la sana crítica no fueron aplicadas por el Juez para su valoración. Por lo que, nuevamente se advierte la negligencia del recurrente limitándose a señalar que en la Sentencia ha existido una percepción equivocada del conflicto sin entrar a detalles, omisión que no puede ser apelada por este Tribunal de alzada que se halla limitado a los parámetros legales del art. 398 del CPP, por lo que se declaró infundado este agravio.


Con relación a que el Tribunal de alzada al resolver los agravios interpuestos en apelación restringida hubiese incurrido en falta de fundamentación evitando ingresar al fondo de los puntos cuestionados. Al respecto, del análisis a los argumentos esgrimidos en el recurso de apelación restringida, dan cuenta que en su primer agravio interpuesto aludiendo defecto absoluto, el apelante se conformó en citar y transcribir los arts. 115 de la CPE, 173, 124, 360 inc. 2) y 370 del CPP, sin sustentar motivadamente en qué consistía dicho defecto y cómo dicha normativa fue transgredida o mal interpretada. Por otra parte, a tiempo de contemplar el segundo agravio referente a la errónea valoración de la prueba, el apelante nuevamente en forma genérica se limita a expresar que debido a una percepción equivocada del fondo del conflicto por tierras habría desencadenado una errónea valoración de la prueba y por ende una Sentencia viciada, omitiendo identificar qué medio probatorio consideró erróneamente valorado, o especificar qué reglas de la sana crítica se hubiese vulnerado, nuevamente ingresando en generalizaciones.


Como se puede observar, de acuerdo a los argumentos impetrados por el apelante en su recurso no sustenta sus agravios, no delimita su recurso para que el Tribunal de alzada pueda ingresar a resolver cada uno de sus planteamientos, pues dicho Tribunal de conformidad a su competencia conforme el art. 398 del CPP, se encuentra delimitado a resolver el recurso conforme los aspectos cuestionados; pues de lo contrario, conllevaría a considerarse una Resolución extra petita, situación que también se encuentran enmarcados y sometidos al principio tantum apellatum quantum devolutum.


En consecuencia, los vocales de la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Tarija, al resolver el recurso interpuesto no incurrieron en falta de fundamentación ni omitieron ingresar al fondo del recurso planteado por el recurrente, debido a que el Tribunal de alzada se encuentra circunscrito a los aspectos denunciados en el recurso, por lo que no se evidencia vulneración al debido proceso en su vertiente falta de fundamentación; por ende, no existe contradicción entre el Auto de Vista impugnado y los precedentes invocados.


Por los fundamentos expuestos precedentemente, este Tribunal llega a la conclusión de que el Tribunal de apelación, al momento de pronunciar el Auto de Vista impugnado no contradijo los precedentes invocados en su recurso de casación. 


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 419 del CPP y lo previsto por el art. 42.I.1 de la LOJ, declara INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por Oscar Alejandro Villalba Zenteno.


Regístrese, hágase saber y devuélvase.


Firmado


Magistrado Relator Dr. Olvis Eguez Oliva

Magistrado Dr. Edwin Aguayo Arando 

Secretario de Sala Dr. Cristhian G. Miranda Dávalos