TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 209/2018-RA

Sucre, 21 de marzo de 2018


Expediente                : Cochabamba 5/2018

Parte Acusadora        : Ana María Zambrana Barrenechea

Parte Imputada        : Pamela Sapiencia Zambrana y otros

Delito        : Despojo


RESULTANDO


Por memorial presentado el 18 de enero de 2018, cursante de fs. 428 a 438, Pamela Sapiencia Zambrana y Víctor Macedonio Sapiencia OChávez, interponen recurso de casación, impugnando el Auto de Vista de 11 de agosto de 2017, de fs. 422 a 425 vta., pronunciado por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, dentro del proceso penal seguido por Ana María Zambrana Barrenechea representada por Martín Guillermo Sotelo y Hans Erwin Gutiérrez Montero contra Ronald Méndez Arze y los recurrentes por la presunta comisión del delito de Despojo, previsto y sancionado por el art. 351 del Código Penal (CP).


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


  1. Por Sentencia 23/2015 de 6 de mayo (fs. 352 a 365), el Juez Segundo de Sentencia en lo Penal del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba,  declaró a Pamela Sapiencia Zambrana y Víctor Macedonio Sapiencia OChávez, autores de la comisión del delito de Despojo, previsto y sancionado por el art. 351 con referencia al art. 20 del CP, imponiendo la pena de tres años y seis meses de reclusión, con costas. Por otra parte Ronald Méndez Arze fue absuelto del delito endilgado en su contra.


  1. Contra la referida Sentencia, los imputados Pamela Sapiencia Zambrana y Víctor Macedonio Sapiencia OChávez interpusieron recurso de apelación restringida (fs. 389 a 396 vta.), que fue resuelto por Auto de Vista de 11 de agosto de 2017, dictado por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, que declaró improcedente el recurso planteado; en consecuencia, confirmó la Sentencia apelada, con costas.

  1. Por diligencia de 15 de enero de 2018 (fs. 426), los recurrentes fueron notificados con el referido Auto de Vista; y, el 18 del mismo mes y año, interpusieron el recurso de casación que es objeto del presente análisis de admisibilidad.


II. DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN.


Del memorial del recurso de casación, se extraen los siguientes agravios:


De la revisión del memorial de recurso de casación, los recurrentes señalan que si bien los Vocales se esmeran en doctrina para justificar el ilegal Auto de Vista, se olvidan que no asignaron el valor correspondiente a cada uno de los elementos de prueba de cargo de acuerdo a lo estipulado por el art. 173 del Código de Procedimiento Penal (CPP), bajo los siguientes argumentos: i) Al dictar el Auto de Vista no se habría tomado en cuenta que la Sentencia es la resolución más trascendental del proceso penal y se constituye en la manifestación más eminente de la función jurisdiccional en cuanto acto procesal de aplicación del derecho sustantivo. En el caso de autos si se revisa la Sentencia, solo existe una relación de hechos, sin tomar en cuenta ninguna atenuante, habiéndose dictado una Sentencia sin una correcta valoración de la prueba (se transcribe partes de la querella para desacreditar la concurrencia del delito). Alegan que en base a la querella se presentaron las pruebas de descargo para desvirtuar los hechos que se sindicaron. En ningún momento el Juez puede incluir hechos no contemplados en la acusación (art. 342 CPP). Por ello se considera que se habrían vulnerado normas de orden público y de cumplimiento obligatorio, en base a declaraciones que todos los hechos que se acusan hubieran sido cometidos el día 9 de julio de 2014 y no así como se asevera en la querella el 8 de julio del mismo año. Invocan la Sentencia Constitucional 0487/2004-R de 31 de marzo y precedente cual señala en Labores Judiciales de 1978, página 149. ii) Refiere que en base a la tipificación del art. 351 del CP y por la querella, que fue la base del juicio, los recurrentes no habrían cometido delito alguno, porque la parte querellante confirmó que se les permitió habitar el inmueble, y que por la prueba de descargo se demostró que Pamela Sapiencia Zambrana el día 8 de julio de 2014, se encontraba internada en el Hospital “San Vicente”, por lo que no podría cometer el delito. Invocan el Auto Supremo 254 de 22 de julio de 2005, por lo que el Auto de Vista no hace una valoración de los hechos y sobre todo de las pruebas, no tomando en cuenta las declaraciones de los testigos de cargo. Tampoco el Auto de Vista no hubiera hecho una valoración de la declaración de los testigos de cargo Roberto Alfonso Gutiérrez Montero, Giovana Marlova Gutierrez, Luis Donato Loayza, Tania Mery Caballero Carvallo (transcribe lo pertinente). iii) Al invocar el Auto Supremo 030/2007 de 26 de enero, aduce que el Auto de Vista tampoco hace una valoración de la prueba testifical de descargo, que es uniforme en tiempo y espacio, porque los mismos declararon en forma contundente que Pamela Sapiencia Zambrana siempre vivió en el inmueble, y que nunca se invadió el inmueble, y jamás se habría expulsado al poseedor, porque habitaba el inmueble con autorización expresa de la dueña Ana María Zambrana Barrenechea. El Auto de Vista no toma en cuenta la prueba documental de cargo y descargo, que corresponde al proceso de Usucapión, donde se acredita que Pamela Sapiencia Zambrana se encontraba en posesión pública y pacífica del bien inmueble hace más de 10 años con autorización de Ana María Zambrana Barrenechea. El Auto de Vista no hace referencia al proceso civil que se habría iniciado, que establecería que Ana María Zambrana Barrenechea no estuvo en posesión del inmueble, desde el momento que lo compró. Invocan como precedente la cita en “G.J. No. 113, P. 144”. iv) Invoca como precedente “G.J. No. 1587, p. 147”, señalando que el Auto de Vista hace caso omiso al certificado médico otorgado por el Dr. Edwin Hugo Veizaga Vargas que desvirtúa que los hechos acusados se hayan cometido el día 8 de julio de 2014, porque Pamela Sapiencia Zambrana se encontraba internada en el Hospital “San Vicente”, así como también por renovación de contrato de servicio de gas se evidenciaría que sólo concurre la posesión pacífica, pública del bien inmueble, no habiendo invadido o expulsado a los poseedores. v) Invocan el Auto Supremo 254 de 22 de julio de 2005, afirmando que en Sentencia y en Auto de Vista se condena a una injusta condena máxima sin fundamentar legalmente, ni citar la Ley o leyes que fundan, limitándose a indicar el artículo de Despojo, incurriendo en infracción a las leyes penales. Todo esto demuestra la falta de prueba plena que exige el art. 365 del CPP, cual también señala el Auto Supremo “1585 de 21 de enero de 1975”. EL Auto de Vista en forma ilegal no toma en cuenta que no se aplicaron las atenuantes de la injusta pena impuesta, conforme a los arts. 37, 38, 39 y 40 del “NCPP”. El Tribunal de Sentencia y El Auto de Vista imponen Sentencia y declaran improcedente la apelación contra la Sentencia, que debió ser absolutoria por o existir plena prueba por el delito de Despojo. Lo que demuestra la falta plena de prueba que exige el art. 365 del CPP, cual no señala el Auto Supremo “1585 de 21 de enero de 1975”, invocando a su vez la Sentencia Constitucional “757/2003”.


III.        REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de la Sala Penal, que ante la interposición del recurso de casación, les corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i)          Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)         Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii)         Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


En el caso de autos se advierte que los recurrentes fueron notificados con el Auto de Vista impugnado el 15 de enero de 2018, interponiendo su recurso de casación el 18 del mismo mes y año; es decir, dentro del plazo de los cinco días hábiles que les otorga la ley, en cumplimiento del requisito temporal exigido por el art. 417 del CPP, por lo que corresponde verificar el cumplimiento de los demás requisitos de admisibilidad.


Con relación al primer motivo, se extrae que los recurrentes denuncian que se habría emitido una Sentencia sin haberse realizado una correcta valoración de la prueba, ya que esta se basaría en una relación de hecho, sin ninguna atenuante, haciendo referencia al art. 342 del CPP, con relación a la prueba presentada y la querella de la parte acusadora, siendo que los hechos expuestos difieren de la querella con la prueba aportada durante el juicio en cuanto a fechas entre unas y otras, invocando como precedentes para fundar el recurso la Sentencia Constitucional 0487/2004-R de 31 de marzo y un precedente citado en la edición de Labores Judiciales de 1978, página 149. En lo particular cabe manifestar que el art. 416 y siguientes del CPP, ha establecido una serie de requisitos que deben ser observados por las partes al momento en que hacen uso de su derecho recursivo, donde claramente se ha dejado sentado que al momento de invocar los precedentes contradictorios, estos deben reflejarse en Autos Supremos así como también en Autos de Vista, debiendo señalar a su vez la contradicción al momento de fundar el recurso de casación; lo que no se ha podido observar en el motivo expuesto del recurso, siendo que los recurrentes aparte de no establecer la contradicción requerida con el Auto de Vista, han expuesto como procedentes la Sentencia Constitucional 0487/2004-R de 31 de marzo, que dentro de los alcances del art. 416 del CPP, no es considerada como un precedente contradictorio en materia ordinaria, que si bien la jurisprudencia constitucional es de cumplimiento obligatorio, en materia casacional no puede invocarse como contradictorio para la labor de contraste con el Auto de Vista. Asimismo, habiéndose invocado la edición de Labores Judiciales de 1978, página 149, los recurrentes no señalan de manera precisa a qué Auto Supremo hacen referencia, y constatándose una errónea invocación, no es posible ingresar al fondo del asunto del presente motivo.


En atención al segundo motivo de casación, los recurrentes señalan, que no cometieron el delito de Despojo, por ser que Pamela Sapiencia Zambrana se encontraba el supuesto día del hecho internada en un centro hospitalario, así también refieren que no se habrían considerado estos extremos y las declaraciones testificales de cargo, que establecen esas contradicciones, cuales no fueron debidamente valoradas por el Juez de instancia como por el Tribunal de alzada, invocando el Auto Supremo 254 de 22 de julio de 2005; y analizando el motivo y el precedente, los recurrentes no señalan con precisión la contradicción en que hubiera incurrido el Auto de Vista con el precedente indicado en términos claros y precisos, cuya labor es de vital importancia para que, en caso de ingresar a la cuestión de fondo la labor de contraste se realice de manera lógica y puntual respecto a las contradicciones que los recurrentes deben expresar, para que el Tribunal de mérito no tenga que indagar sobre las razones de los motivos no expresados por las partes, tal como lo ha señalado anteriormente la Sentencia Constitucional 1075/2003-R de 24 de julio; entonces, advirtiéndose la falta de argumentación en el motivo analizado, por una confusa técnica recursiva que permita establecer la contradicción que pretende, el Tribunal de casación, no puede aperturar su competencia al advertirse tal extremo.


Respecto al tercer motivo, referente a que el Auto de Vista tampoco hizo una valoración de la prueba testifical de cargo, donde se habría establecido que los recurrentes ya vivían en el inmueble, que no lo invadieron ni desposeyeron a nadie, que todo se hizo con autorización de la dueña, además que el Auto de Vista tampoco considera los antecedentes de un proceso de Usucapión que acreditaría la posesión pacífica del inmueble; invocando el Auto Supremo 030/2007 de 26 de enero y el precedente citado en “G.J. No. 113, P. 144”.


En consideración al motivo presente, se puede establecer que los fundamentos expuestos, aunque de manera sucinta, establecen criterios que serían contradictorios con el Auto Supremo 030/2007 de 26 de enero, en relación a la ponderación de la prueba con la comisión del delito de Despojo, por lo que los recurrentes, en esta parte cumplen con los requisitos mínimos de admisión previstos por los arts. 416 y 417 del CPP, correspondiendo considerar el fondo de la problemática planteada. A su vez, los recurrentes invocan como precedente, lo citado en “G.J. No. 113, P. 144”; que al no haber especificado y señalado concretamente de qué Auto Supremo se trata, no es posible considerarlo a los fines de establecer la labor de contraste, además que no se ha indicado de qué manera lo citado sería contradictorio con el Auto de Vista impugnado.


En el cuarto motivo de casación, se denuncia que el Auto de Vista hizo caso omiso a un certificado médico que comprobaba que Pamela Sapiencia Zambrana estaba internada el supuesto día del hecho, y que por la renovación del servicio de gas también se prueba la existencia de una posesión pacífica y pública sobre el bien, invocando el precedente “G.J. No. 1587, p. 147”; que de su observación y análisis de admisión, aparte de no haberse cumplido con la carga procesal de establecer la contradicción, no ha invocado cual es el precedente; es decir si se trata de un Auto de Vista o de un Auto Supremo, indicándolo como una cita bibliográfica simplemente, sin considerar que la exposición tanto en la indicación del precedente como de la contradicción debe ser de manera clara y en términos concretos, caso contrario no es viable ingresar a la labor de contraste, por lo que no habiendo cumplido con la carga de los arts. 416 y 417 del CPP, no es factible ni procedente ingresar al análisis del fondo del recurso.


Finalmente, los recurrentes como quinto motivo, argumentan que la Sentencia confirmada por Auto de Vista es ilegal e injusta, ya que no se citan las leyes que la fundan, únicamente se hace mención al Despojo; sin tener plena prueba conforme al art. 365 del CPP, además que no se ha establecido al momento de condenar si eran concurrentes las atenuantes conforme a los arts. 37, 38, 39 y 40 del “NCPP”; por lo que la Sentencia debió ser absolutoria. Para los efectos del fundamento del motivo invocan el Auto Supremo 254 de 22 de julio de 2005, el Auto Supremo “1585 de 21 de enero de 1975” y la Sentencia Constitucional “757/2003”. De la revisión de los precedentes invocados y de los argumentos expuestos en el motivo de casación, los recurrentes no señalaron cuál sería la contradicción entre el Auto Supremo 254 de 22 de julio de 2005 con el Auto de Vista, para poder ingresar a la cuestión de fondo, que es de imperiosa necesidad que se pueda observar en ese entendido para establecer la labor de contraste, caso contrario es impeditivo del Tribunal Supremo de Justicia realizar la labor encomendada por los arts. 418 y 419 del CPP, cuando la parte que recurre no da cumplimiento a uno de los requisitos de admisión previsto en la ley procesal penal, por lo que al no haberse señalado la contradicción requerida, es inviable ingresar al análisis de fondo ante la insuficiente carga recursiva. Consiguientemente, los recurrentes nuevamente invocan jurisprudencia constitucional como precedente a los fines del motivo de casación, empero como ya se ha señalado y fundado anteriormente, la Sentencia Constitucional “757/2003” no puede ser considerada a efectos de realizar la labor de contraste, por no ser considerada como precedente contradictorio, siendo que solo los Autos de Vista y los Autos Supremos que contengan doctrina legal pueden ser admitidos para poder realizar la labor de contraste; y en ese sentido no es admisible recurrir mediante jurisprudencia constitucional, incumpliéndose en consecuencia con lo previsto por los arts. 416 y 417 del CPP.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Pamela Sapiencia Zambrana y Víctor Macedonio Sapiencia OChávez, de fs. 428 a 438, únicamente para el análisis del tercer motivo. Asimismo, en cumplimiento del segundo párrafo del referido artículo, se dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas, el Auto de Vista impugnado y el presente Auto Supremo.


Regístrese, hágase saber y cúmplase.


Firmado


Magistrado Presidente Dr. Olvis Eguez Oliva

Magistrado Dr. Edwin Aguayo Arando 

Secretario de Sala Dr. Cristhian G. Miranda Dávalos