TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 1098/2018-RA

Sucre, 21 de diciembre de 2018


Expediente                Tarija 60/2018

Parte Acusadora                Ministerio Público y otro

Parte Imputada                Wilson Oropeza Díaz

Delito                        Violación


RESULTANDO


Por memorial presentado el 23 de octubre de 2018, cursante de fs. 153 a 155, Wilson Oropeza Díaz interpone recurso de casación impugnando el Auto de Vista 84/2018 de 3 de octubre, de fs. 139 a 142, pronunciado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público y la Defensoría de la Niñez y Adolescencia contra el recurrente, por la presunta comisión del delito de Violación, previsto y sancionado por el art. 308 del Código Penal (CP).


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


  1. Por Sentencia 09/2017 de 30 de marzo (fs. 24 a 53 vta.), el Tribunal Primero de Sentencia de Yacuiba del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, declaró a Wilson Oropeza Díaz, absuelto de pena y culpa de la comisión del delito de Violación, previsto y sancionado por el art. 308 del CP, ya que la prueba aportada no fue suficiente para determinar su culpabilidad. En sentido paralelo el Juez Técnico Ariel Torrez Hurtado de voto disidente fundamentó la aplicación de la pena de cinco años de presidio contra el acusado.


  1. Contra la mencionada Sentencia, el Ministerio Público interpuso recurso de apelación restringida (fs. 57 a 66), resuelto por Auto de Vista 39/2017 de 6 de octubre (fs. 75 a 78), que fue dejado sin efecto por Auto Supremo 424/2018-RRC de 13 de junio; en cuyo mérito, la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, emitió el Auto de Vista 84/2018 de 3 de octubre (fs. 139 a 142), que anuló la Sentencia apelada y dispuso la reposición del juicio por otro Tribunal de Sentencia llamado por ley.


  1. Por diligencia de 16 de octubre de 2018 (fs. 148 vta.), el recurrente fue notificado con el referido Auto de Vista; y, el 23 del mismo mes y año, interpuso el recurso de casación que es objeto del presente análisis de admisibilidad.


II. SOBRE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN


Arguyendo el derecho al debido proceso y a la defensa, previstos en el art. 115.II de la Constitución Política del Estado (CPE), además de solicitar la aplicación de criterios de flexibilización en la admisión de su recurso, por considerar que el Auto de Vista impugnado tiene defectos absolutos, el recurrente expresa los siguientes agravios:


  1. Señala que el Auto de Vista impugnado, carece de la debida motivación y fundamentación, al referir de manera genérica que no se valoró la declaración de la víctima incorporada a juicio por su lectura, y que se valoró de forma aislada el certificado médico forense, lo cual según el recurrente no sería evidente porque el Tribunal de instancia valoró de manera integral toda la prueba. Asimismo, señala que si bien la víctima no declaró como testigo por la oposición del Ministerio Público, en aplicación del art. 356 última parte se entiende del Adjetivo Penal- ésta negó que fue víctima de agresión sexual. Invoca el Auto Supremo 223 de 22 de agosto de 2012.


  1. Refiere que el Tribunal de alzada anuló la Sentencia absolutoria con argumentos subjetivos, desconociendo que en su momento a través del Auto de Vista 86/2016 anuló una anterior sentencia condenatoria, para luego ser absuelto por el Tribunal de instancia, considerando por ello que el Tribunal de apelación se desdice de sus argumentos expresados en el referido Auto de Vista, prolongando innecesariamente la incertidumbre en que se encontraría el recurrente. 


  1. Argumenta que el Auto de Vista impugnado se sustenta en el voto disidente del Juez Técnico Ariel Torrez Hurtado, lo cual sería contrario al Auto Supremo “268/2015-RRC de 27 de abril de 2014”.


  1. Advierte que, radicada la causa ante el Tribunal de alzada, este se encontraba conformado por los Vocales Carolina Chamón Calvimontes y Ernesto Félix Mur; sin embargo, a tiempo de la emisión del Auto de Vista impugnado se convocó al Vocal Jorge Alejandro Vargas Villagómez de la Sala Penal Primera, circunstancia que alega el recurrente no habría sido notificada, a los efectos de interponer las acciones necesarias como la recusación u otra. Invoca el Auto Supremo 268 de 24 de octubre de 2012.          


III.        REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del Código de Procedimiento Penal (CPP).


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de la Sala Penal, que ante la interposición del recurso de casación, les corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i)          Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)         Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii)         Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


En el caso de autos, se advierte que el recurrente fue notificado con el Auto de Vista impugnado el 16 de octubre de 2018, interponiendo su recurso de casación el 23 del mismo mes y año; es decir, dentro del plazo de los cinco días hábiles que le otorga la ley, encontrándose cumplido el requisito temporal exigido por el art. 417 del CPP, por lo que corresponde verificar el cumplimiento de los demás requisitos de admisibilidad.


En el primer motivo, el recurrente cuestiona la debida motivación y fundamentación del Auto de Vista impugnado, señalando que el Tribunal de apelación hizo referencia de manera genérica a su denuncia de omisión valorativa de la declaración de la víctima incorporada a juicio por su lectura y a la valoración aislada del certificado médico forense, aclarando que si bien aquella no declaró como testigo, en juicio habría negado que fue agredida sexualmente. A tal efecto invoca el Auto Supremo 223/2012 de 22 de agosto, afirmando que, el pronunciamiento del Tribunal de alzada, carece de los parámetros requeridos para que se cumpla con las exigencias de una debida fundamentación.


Al respecto, si bien el recurrente invoca precedente jurisprudencial considerado contradictorio, de la revisión del Auto Supremo 223/2012 de 22 de agosto, se tiene que al haber sido declarado el recurso de casación infundado, el mismo no contiene doctrina legal aplicable, por lo que no es posible realizar una labor de contraste, correspondiendo por ello declarar inadmisible el motivo analizado.


En el segundo motivo, refiere que el Tribunal de alzada anuló la Sentencia absolutoria, desconociendo su propio Auto de Vista 86/2016 que anuló una anterior Sentencia condenatoria, desdiciéndose así de sus argumentos expresados en este primer pronunciamiento y prolongando innecesariamente la incertidumbre del recurrente.


En este motivo, el recurrente simplemente menciona el presunto defecto del pronunciamiento impugnado, omitiendo la invocación de precedente jurisprudencial considerado contradictorio, por lo cual tampoco explica contradicción alguna que pudiera existir, incumpliendo de esta forma la previsión contenida en el segundo párrafo del art. 416 del CPP, en consecuencia corresponde declarar inadmisible el reclamo deducido precedentemente.


En cuanto al tercer motivo, argumenta que el Auto de Vista impugnado se sustenta o es un extracto del voto disidente del Juez Técnico Ariel Torrez Hurtado, lo cual sería contrario al Auto Supremo “268/2015-RRC de 27 de abril de 2014”.


En el motivo analizado , de manera escueta señala el agravio y el precedente jurisprudencial considerado contradictorio; sin embargo, omite dar cumplimiento al segundo párrafo del art. 417 del CPP, que establece la obligación de señalar la contradicción en términos claros y precisos entre el pronunciamiento impugnado y el precedente invocado, impidiendo a este Alto Tribunal de Justicia ingresar en el análisis de fondo de lo pretendido a los efectos de realizar la labor de contraste, deviniendo en consecuencia en inadmisible.


En el cuarto motivo, refiere que el Tribunal de apelación no le notificó la decisión de convocar al Vocal Jorge Alejandro Vargas Villagómez de la Sala Penal Primera, a los efectos de plantear por ejemplo su recusación; en ese sentido, invoca el Auto Supremo 268/2012 de 24 de octubre, refiriendo que por tratarse de una autoridad convocada con posterioridad, debió ser notificado.


Al igual que en el motivo anterior, el recurrente de manera sucinta hace referencia al presunto defecto del pronunciamiento impugnado; sin embargo, no establece las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida, omitiendo así señalar la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y el precedente jurisprudencial invocado, conforme establece el segundo párrafo del art. 417 del CPP, deviniendo el motivo en análisis en inadmisible.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 418 del CPP, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Wilson Oropeza Díaz, de fs. 153 a 155.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.